La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘comer’

Las ciudades se parecen a…

Jueves, abril 19th, 2012

Estaba yo pensando que hay muchas ciudades que se parecen. Por ejemplo, La Coruña se parece a Gijón porque ambas tienen una playa en medio de la ciudad, lo mismo que a Cádiz o a San Sebastián; pero no, por mucho que pensaba no era eso.

Así que estaba en esa peligrosa nebulosa mental cuando me di cuenta que las ciudades, pero todas, absolutamente todas, se parecen ¿en qué, a qué?, pues al parchís. Ya ves, yo pensando en playas, en calles, en la gente, en monumentos, en la gastronomía y resulta que para mí se parecen al parchís. De verdad que estoy por tirar este cerebro que tengo; el parchís, el parchís… manda carallo. Ahora entiendo cuando un día dijeron: «¿Guisande?, un gamba, todo aprovechable menos la cabeza», iban a tener razón, la van a tener.

Pues en esas estaba y llegué a la conclusión que las ciudades y el parchís se parecen porque en el juego sales de casa, lo mismo que en las ciudades, y aunque en el parchís lo haces con un 5 (he dicho que se parece, no que sea el parchís) en las urbes puedes hacerlo a la una, a las cuatro, a las cinco o las nueve.

Pero una vez que sales, estás en seguro. Es decir, que ahí no te pasa nada porque todo lo que te rodea es conocido, te sientes protegido, en tu ambiente; pero si decides aventurarte por ahí andando, a dar una vuelta… entonces ya te arriesgas porque así, sin comerlo ni beberlo la gente con la que te encuentras te puede comer, que a lo mejor no te canta las cuarenta, pero sí veinte, que ya es suficiente; o los coches, salvo que estés en el paso de peatones, donde el semáforo, que ahí estás otra vez seguro.

Claro que si abandonas el seguro semafórico y cruzas las calles con otros a la vez, aunque puedan pasar los vehículos formas una barrera y no te pasa nada y también estas seguro, a no ser que a varios se les ocurra correr y te quedes solo y… pues te comen fijo.

Y así vas por la ciudad/parchís en plan ficha, con un peligro… hasta que finalmente llegas a casa. Y ahí ya es la felicidad, no te pasa nada, pero nada de nada, estás con una tranquilidad tras todo lo que te has vivido… Y mira si estoy seguro y convencido que la ciudad se parece a un parchís, que si la volteas, si le dieras la vuelta, te encontrarías con la oca; pero yo de esto no escribo, te lo dejo a ti porque a mí no me toca.

PD. FACEBOOK

Enlace de la página de Me gustan los cuentos de Rodribico

Enlace a la página de Manuel Guisande (aquí escribo artículos nuevos, antiguos , chistes, cortometrajes, frases, idea etc)

Enlace a la página Perfil de Manuel Guisande (Aquóis solo escribo artículos nuevos)

Vaya lío con esto del Ego

Jueves, marzo 8th, 2012

Estaba yo estos días con eso que llaman Ego, que por lo visto lo tenemos todos; pero si te soy sincero yo no lo encuentro y la verdad que si está en alguna parte, pues que a mí que me registren porque yo no noto que se me suba el Ego ese porque midiendo 1,80 para qué quiero más sino me voy a dedicar al baloncesto… pero bueno.

Lo que sé es que me decía: ¿ Y cómo es posible que no tenga más Ego con todas esas hermosas frases que me dicen en el blog como «genio», «crack», «mago de las letras» «la caña de España»… ? Pues nada. Así que estaba buscando cómo autoestimarme, autoendiosarme, autoidolatrarme o autoencumbrarme, que no es fácil.

Y en esas estaba, incluso dándome yo mismo palmadas en el hombro con una mano diciéndome «eres un fenómeno», «tú vales mogollón, Guisande»… y tampoco; es más, no solo no notaba nada internamente sino más bien externamente y me parecía a esos musulmanes que se autoflagelan con una especie de latiguillo de cuerdas y ya tenía un dolor en el costillar…

Ya estaba yo ya que no, que esto del Ego como que no iba mucho conmigo, cuando cansado y aburrido de decirme frases maravillosas decidí cenar, que la verdad no sé si ya por hastío o por hambre y entonces ocurrió el milagro.

Sí, ocurrió. ¿Que qué pasó? Pues que me dispuse a hacer unos huevos fritos, calenté el aceite hasta que casi echaba humo, puse el huevo en vertical sobre el borde de la sartén, golpeé suavemente la cáscara, de repente salió la clara y la yema y entonces, entonces sucedió, ¡¡¡¡ sucedióóóóó !!!.

Allí, en la soledad de la cocina, al contacto de la yema y la clara con el aceite hirviendo escuché un más que sonoro «plas, plas, plas, plas, plas, plas» interminable. ¡¡¡ Síííííi, un aplauso, una ovacióóóóónnn… !!!

Y yo, ante aquello, os lo juro que fue el deliro, el éxtasis; me incliné ante la cocina, frente a la sartén, haciendo una parsimoniosa reverencia y no pude menos que dar las gracias por tamaño reconocimiento a mi labor profesional porque sabía perfectamente que aquellos interminables aplausos y ovaciones era por lo bien que escribo, porque soy el número 1, el no va más, porque… perdonad que os deje, es que tengo la sartén al fuego.

Si te cuento lo que descubrí…

Viernes, enero 20th, 2012

(Cosas que pasan cuando dejas la ciudad y te vas a vivir al campo)

A mí ya me parecía que cuando vine a vivir de La Coruña a esta aldea de Mortoares, el pueblo más cercano, Oza dos Ríos, tenía algo raro. No sabía bien qué, pero algo había. A mí ya me extrañaba que llamándose Oza dos Ríos por la carretera no viera ni un riachuelo: «serán subterráneos», pensé; joé qué inocente era.

El caso es que mi mente barruntaba que algo había que… como te diría, yo lo sentía, lo percibía, pero no sabía qué era, hasta que hace unos días, lo descubrí. Sí, sé que es duro lo que voy a decir, pero que muy duro, pero lo diré: ¡¡¡ Nos quieren matar, nos quieren matar !!!.

No tengo la menor duda. Oza tiene unos 2.500 habitantes, con una media de 60 años y aquí está el quid; en solo 500 metros, que es lo que mide este pueblo pegado a la carretera, ¿a que no sabes lo que hay? Ni te lo imaginas: ¡¡¡ Dos tanatorios !!!; sí ¡¡¡ dooooos !!!. Y además están estratégicamente situados: uno a la entrada y otro a la salida; o sea, que no hay escapatoria, la palmas al principio o al final, no hay otra.

Yo en estos años he visto a tanta gente de negro que a veces estaba por parar y preguntar si había sufrido un viaje astral y en vez de Galicia estaba en algún sitio de Senegal o de Kinshasa, pero me callaba por prudencia (y también porque era blanco), pero dudas tuve…

Yo a los dueños de ambos tanatorios los conozco, me miran y saludan; pero yo ya no sé si me miran y saludan como vecino o como futuro cliente; pero la mirada es tal, siempre fija a los ojos, que de verdad que te da ganas de llevar puesto un termómetro y tras decir «hola» sacarlo disimuladamente para ver si estás a 36º, a 366 o a -86. Oye, que yo he visto mirar a mucha gente, pero de esa forma, tan así, tan tan tan… jamás.

Es duro esto porque, además, de las dos funerarias, una es, digamos, normal, solo es funeraria, para muertos; pero la otra… la otra tiene un bar y un restaurante que dan de comer y beber que no veas y, claro, con la delicada salud que hay por estos lares a mí me da que cuando vas a comer, más que comer te ceban para si te pasa algo te rematen en la funeraria, que una cena son 50 euros y un entierro 3.500 y el negocio es el negocio.

Mira, hasta tal punto veo yo el complot que tienen montado, que lo que no entiendo es porqué la funeraria, ya puestos, además del bar no abre un hospital al lado para así (como el Rey León) completar el ciclo de la vida. Naces, vives/comes en el bar y te mueres en el tanatorio.

Yo es tal la tensión en la que que me hallo que todo lo que sea caja, me suena a féretro y cuando voy al supermercado y oigo que alguien dice: «¿¡¡¡ Dónde está la cajera !!!?»… te lo juro que a mí me sale del alma: «¡¡¡Yo, no; yo, no, que estoy vivo, que estoy vivo !!!».

De verdad que paso unos sinsabores, unos tormentos, unas pesadumbres… yo recuerdo que cuando me daba la mala, estas aflicciones las mitigaba con chucherías y especialmente con todo tipo de chocolate y chocolatinas; pero es que ahora es oír «¿quieres bombones?» y mi primera idea es «bombones, bombones, bombones.. caja de… ¡¡¡ noooooooo !!!». Esto no es vivir, te lo digo yo, esto no es vivir, qué va a ser vivir si lo que quieren es vernos morir.

LA ESCRITORA NIEVES ABARCA PRESENTA SU LIBRO «CRÍMENES EXQUISITOS»
La escritora y amiga del blog Nieves Abarca presentará el día 26, a las ocho de la tarde, en la librería Arenas (La Coruña) su libro Crímenes Exquisitos, un volumen en el que la intriga, el sexo y la pasión son aspectos fundamentales. El acto estará presentado por Pablo Portabales, periodista de Radio Voz.

Adrià, ¿ el restauraqué ?

Lunes, abril 4th, 2011

Se llama Ferrán Adriá, que a mí realmente, así en principio lo único que me molesta de él es buscar en el teclado el acento ese al revés para ponérselo a la (a), en Adrià, porque el resto, la verdad me da lo mismo, como si hace boquerones al chafarís.

Por lo visto, (mira, que busque otro la tilde), este Adriá, que ahora no es cocinero sino restaurador, dicen que es mucho en esto de los fogones, tanto que va a dar unos cursos en la Universidad de Harvard. Hombre visto así, ir a USA parece mucho, pero la verdad que ir a la Universidad de Harvard, a la de Columbus o la de Duke, en Carolina del Norte, para convencer a unos uno tíos que en el mundo hay algo más que comer hamburguesas y que aún siendo gordo como un bolo se puede comer sentado, con cuchillo y tenedor y que la pistola la puedes dejar en el ropero… pues para mí que el asunto no es para tanto, que eso lo puede hacer también Carmiña, la del bar Pedreira, en Oza de los Ríos; pero bueno, que la gente ya se sabe como es, que es decirle Estados Unidos y ¡¡ hala… un fenómeno !!, pues no.

A mí lo que más me gusta de estos tíos es que empezaron como tú y yo, prendiendo un día fuego en una cocina con una cerilla o un mechero, con el mismo movimiento, y mira adonde han llegado. Y digo mira y digo bien, que mires tú porque yo miro y remiro, veo y reveo, observo y reobservo, y no lo entiendo ni reentiendo.

Vamos a recapacitar a no obsesionarnos, que es lo mejor en estos casos, que sino nos obnubilamos, nos ofuscamos y nos desconcertamos y eso es muy malo, supongo que también para el colesterol. Veamos, un tío que hace comidas; sí, las de poner en plato sopero o llano, supongo que algún día haría un huevo frito, pasa a la sopa de letras y de la sopa de letras a la sopa al pustusbús y de ahí, a investigar… ¿a investi… investiqué… ?

A mí me encantaría ver a este artista a final de mes en los hogares de muchos españoles; y ahí sí, hombre, ahí sí que podría demostrar que realmente es restaurador, que te puedes lucir, y que con el trozo de chorizo que ha quedado de ayer, media cebolla, un poco de ajo, un cacho de pan duro como una piedra, sal y aceite si cortas la botella y la rebañas… me haces justo eso, me restauras todo este cristo que tengo montado y me preparas una comida pa cuatro y te dejas de caracolillos en salsa almendrada al rituité o de albondiguillas de naranja en flor del gurusgús.

¿Quieres investigar?, ¡¡ pues hala chaval !!, mira por donde estás de suerte, pero inmensa y sin necesidad de viajar a USA; ahí, en cualquier casa, en la primera que veas sí que tienes un gran campo para indagar, para estudiar; ahí sí que puedes hacer lo que te gusta, ir al más allá de la gastronomía, hacia la nueva frontera del condimento… inspecciona, inspecciona y explora en todas las alacenas a ver qué pillas, qué encuentras y hasta si queda algo de nocilla o un par de aceitunas con hueso a ver si haces la machada de idear un plato y alimentar a una familia patria el último día de mes.

Con dos bemoles, San Adriá, venga, y ponte a ello, que eso sí que es una investigación en toda regla y no esa bobada USA, que me huele que con tanto mamoneo terminarán como terminan todos: «¡¡¡¡ Qué rica es la tortilla de patata, qué rica !!!» , no pierdas el tiempo Adriá, que si realmente eres un crack tu futuro está aquí, en hispanilandia, en mi casa. «¡¡¡ Niñoooo, que no tires el pan que viene el Adriáááá !!!, ¡¡¡guarda el mantel !!!!, ¡¡¡¡ sííííííí, el mantel de Navidad, que a lo mejor se le ocurre hacer un postre con la grasilla que tiene del turróóónnnnn !!!!». Venga, que si vienes te prometo poner bien siempre el acento es de Adrià.

Un viaje de la aldea a la ciudad, creo

Miércoles, febrero 2nd, 2011

(Cosas que pasan en la aldea tras dejar la ciudad)

El viaje fue desde la aldea a la ciudad; eso, de la aldea a la ciudad. Repito, de la aldea a la ciudad. ¿A ver? Sí, está bien escrito, «de la al-de-a a la ci-u-dad» y lo repito porque tardé en asimilarlo como semana, semana y media y hasta de vez en cuando pienso: «¿Realmente hice ese viaje?. Y si lo hice, ¿de verdad fue de la aldea a la ciudad?. ¿fue… fue en coche?, ¿existió?, ¿habré encontrado vida en otro planeta?, ¿soy normal, me llamo Guisande?».

El asunto fue que a Dionisio, uno de los once magníficos que viven en la aldea, lo operaron, y con su mujer se fue a la casa de una hija para recuperarse. Entonces entre todos nos repartimos las tareas de su huerta. Por ejemplo, Maruja es la encargada de darle de comer a las gallinas; Manolo se ha hecho amigo del perro, que para el caso que le hace… ; la sioux, mi mujer, del tema de las nabizas, grelos… de todo lo que es verde, vamos; y yo, del limonero, que parece que no pero es muy serio el asunto, que si llega Dionisio y encuentra el limonero como que no, que no están tan amarillos los limones… oye que un limón es un limón y una responsabilidad una responsabilidad.

Total, con la labor bien realizada decidimos ir a visitarlo, 30 minutos de viaje según la Guía Michelín y según los 100.000 conductores que cada día hacen siempre ese trayecto. Así que, la sioux, yo y Maruja subimos al coche y… bueno. no; primero, para darle una alegría a Dionisio lo que subimos al coche fueron dos docenas de huevos de sus gallinas, no sé cuantos kilos de sus patatas que me parecieron toneladas, y unos manojos de grelos que junto con los limones ni que hubiéramos metido en el maletero un trozo de El Caribe, como te lo cuento que aquello más que un viaje parecía que estábamos en la postguerra haciendo extraperlo o creando un conflicto internacional, por lo de El Caribe, claro.

Y a los cinco minutos de viaje, entre el gallego/castellano de Maruja, y el inglés/francés/castellano y alguna palabra en gallego de la sioux (que yo hasta creo que ella piensa que es inglés) escuché: «Pues hoy comimos lenguaje».

Uno ya está acostumbrado a todo, que como comenté en otros artículos la sioux dice «ternura» en vez de «ternera», pan de «broma» en vez de «brona» (un tipo de pan gallego); pero lo del «lenguaje», te lo juro que yo nunca lo había comido, masticarlo para escribir sí, pero comerlo.. hasta que en esa mezcla de idiomas, sin necesidad de traductor oficial, descubrimos que el «lenguaje» era «lenguado». Con lo que averigüé también varias cosas; que mi mujer con tanto idioma que sabe lo tiene chungo para decir todo correctamente en español y que el pescadero es un listillo de carallo porque de lenguado… , es más me parece que lo que tiene el pesca ese es una lengua y que vende lo que sea el tío.

Y así íbamos de viaje cuando Maruja contó que vio un reportaje de un niño que fue abandonado entre los lobos cuando tenía 9 años; que al principio el niño les daba comida para que no lo atacaran y que al final los lobos lo adoptaron y cazaban para él y que, según Maruja, «a los lobos se les veía tan felices… ». ¡¡¡¡ Pero cómo!!!, ¿¡¡¡ felices los lobos!!!!?, ¿pero tú has visto a alguna vez un lobo reír?, ¿no sería que el que estaba feliz era el niño que no se lo tragaron de un bocado ya el primer día?. Pues no, según Maruja, los que estaban felices eran los lobos, pero todos, vamos una fiesta diaria para la manada. Osea, que según Maruja, la loba decía a sus hijos casi cantando: «¡¡¡ Venir, venir, que viene el niño, que viene el niño !!!», más o menos ¿no?.

Ya de vuelta hablamos de nuestra aldea y de esa conversación tan alegre, tan española y tan hermosa, como es recordar a todos los que la patearon, cómo la patearon dónde y cómo. Y cuando se cambió de tema, casi fue mejor que no se hubiera cambiado y que siguiéramos en plan mortuorio porque la sioux habló de la Navidad y que a Christopher Cameron, su hijo de 12 años, francoamericano y que habla gallego, en una fiesta de Navidad «con el rifle le tocó una cámara de fotos».

A mí eso del rifle, viniendo de un estadounidense, si te soy sincero no me extrañaba mucho, más bien nada, pero en Navidad, una fiesta, un rifle… no me encajaba y a Maruja le desencajaba. Pero como no hay mal que cien años dure, entre todos lo comprendimos: A Christopher Cameron no le tocó con el rifle la cámara de fotos, sino que fue con una «rifa». No te lo pierdas, más de diez minutos para dar con lo de la rifa. Y te lo juro, que fue llegar a esa conclusión, aparcar en casa y si me dices ahora si de verdad hice ese viaje, pues claro claro, lo que se dice claro, aún no lo tengo.

Las madres y las comidas

Lunes, noviembre 29th, 2010

No sé que pasa, pero a veces, cuando estás en el comedor del periódico y por cualquier circunstancia uno habla de platos, siempre hay alguien que dice: «Pues mi madre hace una fabada… », y luego otro añade «pues la mía unas albóndigas… ». Y si hay siete personas en la mesa, seis cuentan las maravillas de la cocina familiar mientras una; osea yo, pues como que me siento un huérfano gastronómico.

¿Tú comprendes que a alguien se le queme unos espaguetis, un caldo, una sopa, incluso un huevo cocido? Pues yo sí, a María Teresiña, mi madre y, claro, te preguntarás ¿entonces que comía yo en casa? Pues como era lo más sencillo de hacer, bistés, bistés y más bistés. Es más, yo creo que si mi padre cuando se casó hiciera un plan estratégico financiero y hubiera comprado 40 vacas, las hubieran abierto en canal, trocearlas en bistés y ponerlos al vacío para los próximos 40 años… un millón de las antiguas pesetas las había ahorrado, o dos o tres.

Yo otra cosa no, pero he visto tantos bistés en mi vida que recuerdo que al final, ya más que comerlos (cómo ya sabía a qué sabían, joé que si lo sabía) me entretenía viendo las chuletas en el plato y con las patatas amarillas a un lado me imaginaba así como un desierto con un calor asfixiante y al fondo el sol resplandeciendo en las montañas/tubérculos.

En muchos bistés, pero no en uno, sino que cuando digo muchos puede ser unos 9.000, para pasar el tiempo veía por su forma el mapa de Alemania, el de Holanda, el de Bélgica e incluso vi venir la desintegración de Rusia y Yugoslavia. Cierto es que con tanto bisté sacaba 10 en Geografía, pero en lo que fue la educación del paladar… pude nacer perfectamente sin él o ya de tenerlo donarlo, total para lo que me sirvió…

Y tanto bisté de vaca me comí en mi vida y tan harto estaba que (y no me duelen prendas) yo soy la única persona en Europa, y si me apuras en el mundo, que cuando comía en un Colegio Mayor o incluso ahora mismo en el periódico, engorda. Como te lo digo, engordo y hasta creo que ancheo; hombre, no te digo que se me ponga una cara rechoncha, que yo como los zapatos, más bien soy de horma estrecha, pero que cojo kilos con esta comida variada… seguro.

En ocasiones he pensado como soy, pero no por la forma de ser, de carácter o si soy noble, no; sino como soy en lo material, de qué estoy hecho, y estoy convencido que si me hicieran una biopsia seguro que los resultados arrojarían que estoy compuesto por un 98% de ganado vacuno y un 1 o 2% de productos varios como lácteos, leguminosas, hidratos etc. Y claro, con un metro ochenta de altura y raspando los 68 kilos, no puedo decir que me sienta fuerte como un toro, no; sino que por lo comido, pues más bien… más bien como tirando a vaca ¿no?.

PD._ Dedicado a mi madre, María Teresiña, a la que quiero y que bastante hace en aguantarne

¿Es bueno tener vacaciones?, pssss

Miércoles, octubre 6th, 2010

¿Es bueno tener vacaciones?; pues depende, porque si los días de vacances son como los últimos que yo viví, a lo rumano/gitano, inmerso en una especie de Plan Sarkozy retirando de casa para el alpendre muebles y más muebles que sobraban… pues que quieres que te diga, terminar con este dolor de lumbago y con sobredosis de ibuprofeno, pues como que no, que ya bastante tengo con arrastrar con mi vida como para ahora acarrear un chinero o una mecedora, venga hombre… «te hubieras casado con un tipo de halterofilia», pienso pero no digo.

Y si es para ir de un lado a otro de fiesta en fiesta y de comilona en comilona, pues tampoco pues así llevo como desde el 58, que mira que no he vivido yo dianas y alboradas sin pegar ojo toda la noche en plan farra, que te voy a contar ahora que tú no sepas del descerebrado que te escribe.

La clave de una buenas vacaciones es no hacer nada para saber si pasa algo, de la nada hacia el todo; quedarte así, a lo lelo, mirando la vida como pasa y que no te mareen. Las vacaciones, salvo que se invente otra cosa, es el mejor momento (siguiendo el lelismo, una tendencia filosófica y existencial) para conocer si tu país, pongamos por caso, está bien o mal, ni PIB, ni Ibex ni Bundesbank F.C.. Y puedo asegurarte, tras estar todo el mes de septiembre sin pegar clavo y alelado totalmente, que España funciona perfectamente, sin un fallo.

Yo me levantaba por la mañana, me sentaba en una silla en el campo, por ejemplo, o en la playa, miraba para el firmamento y… ná, ni un misil tierra-aire surcando el firmamento, ni un ruido de metralletas, ni de un hipersónico avión cruzando por mi cabeza con bombas racimo… como mucho racimos de uvas y bombitas de palenque anunciando unas fiestas a base de churrasco, sardinas, pulpo o la sesión vermú.

Una paz… Iba por ejemplo a un supermercado, y la cajera cogía los productos, los pasaba colocando el código de barras hacia abajo, aparecía una luz rojilla como un flash, sonaba un «pip», y perfecto, el sistema electrónico iba registrando los precios. Y daba lo mismo que pasara un cartón de leche, que un frasquito con mermelada, que un peixe del Gran Sol o un envase con amoníaco o queroseno. Flipante, el mismo «pip» siempre, increíble, y así horas y horas.

Y las puertas automáticas… te acercabas a ellas, aunque fuera de reojo, y como que te miraban, y cuando estabas a unos cuatro metros… ¡¡¡ zas !!!, abiertas, y si te alejabas también otros cuatro metros… ¡¡¡ zas !!!, cerradas. Yo hice un experimento en una de ellas, cogida al azaaaaaaar, por si había sido casualidad y no, entré y salí 725 veces y ni un problema hasta que el local cerró, alucinante.

¿Y las escaleras automáticas?. El no va más; para arriba, para abajo, otra vez para arriba, otra vez para abajo… sin una avería, y así un día y otro, una semana y otra…. la verdad que me quedé con las ganas de saber si bajas por donde se sube y a la misma velocidad si es como si parases el tiempo al estar en el mismo sitio y te vuelves inmortal. Estuve a punto de hacerlo pero como cuando iba estaba con mis hijas me daba un no sé qué por si el experimento no funcionaba, pero solo por ellas, que por mí… Y así todo y por eso sé que España va a la perfección.

¿Y por qué sé que España va perfectamente y no estoy preocupado? Pues es evidente, porque los detalles son muy pero que muy importantes y si funciona una simple escalera o unas sencillas puertas automáticas cómo no lo va a hacer un macroaeropuerto, una central nuclear o una industria de tratamientos de productos químicos….. pero para percatarse de esta realidad es imprescindible estar de vacaciones, con la mente abierta, solo la mente, el cuerpo tumbado, como debe ser, y lo que es fundamental, pero fundamental es eso del lelismo, pero muy muy fundamental.

VAMOS YA EN EL PUESTO 92
En el premio Bitácoras. com vamos ya en el puesto 92. Este es el enlace para votar, pero creo que hay que registrarse http://bitacoras.com/premios10/votar

Y este es el enlace de la minientrevista sobre Rodribico. Sí, porque ya me lo han preguntado, en la grabación se ve una puerta cablada en la finca. http://crtvg.es/reproductor/inicio.asp?canal=tele&hora=06%2F10%2F2010+15%3A15%3A00&fecha=05%2F10%2F2010&arquivo=1&programa=PALABRA+DE+AUTOR.+PALABRA+DE+AUTORA&id_programa=700&corte&mp4=0&medio Gracias a todos porque si no es por vosotros, nada de nada, de verdad.

Mis vacaciones… medir el mar

Lunes, agosto 30th, 2010

Pues al final llega septiembre, ese mes en el que cojo vacaciones y mi mayor responsabilidad (ya sé que es un poco raro esto) es comprobar si el nivel del mar sube. No, si ya sé que a ti lo que te va es atiborrarte de pimientos de padrón, de pulpo, ribeiro blanco y tinto a litros, nécoras, percebes… y alguna tortilla de patata para compensar el gasto.

Que me parece bien, que no tengo nada contra ti, como cuando te empeñas en visitar a alguien, que también son ganas de molestarte en ir a molestar a otros o tener que aguantar a tu cuñado, que todo empezó con eso de «pues cuando quieras en Galicia tienes tu casa y… »; pero claro, yo te entiendo, cómo te ibas a imaginar que fuera a tu casa viviendo él en Huelva… pues vino el tío, y vino a lo bestia, con 40 grados de calor y 4 niños; bueno, 4 fieras.

Y es que esto de la familia… Mira, yo cuando me casé, además de que quería a mi mujer, casi te diría que lo que más me animó fue saber que mi familia política estaba a 8.000 kilómetros, en Ohio, y aún así no creas que los veía tan lejos. Y la verdad que hice bien porque con ellos me llevo genial, son encantadores, y los invito todos los años, pero todos, a ver si un día los conozco, me haría una ilusión… yo ya les dije que para el 2040 o así es una buena época, que es cuando vuelve a ser año santo.

Bueno, a lo que iba, lo mío en verano es otra cosa, controlar el mar, y para ello utilizo una cinta métrica; a mi familia, que la separo unos metros de la playa por si le pudiera ocurrir algo y el agua, que es lo que realmente mido y a dejar descansar la única neurona que me queda activa.

Y esto de medir el mar tiene su aquél porque somos pocos los expertos, muy pocos. Es más, yo solo conozco a dos: uno que se llama Manuel y otro que se apellida Guisande, Jilisande o Paponsande, no sé, algo así; pero quitando esos dos… que yo sepa, ni uno más. Medir el más es una actividad muy tranquila, claro que esto de la serenidad depende de cómo venga septiembre, que si hay indicios de tsunami y tengo que medir desde San Sebastián hasta Faro, en Portugal…. ya te puedes imaginar que curre y que desasosiego, pero desde 1958, que fue cuando empecé este exhaustivo análisis, ni un milímetro oye, ni uno.

No creo que este año cambie mucho, pero de lo que estoy seguro es que en vacaciones lo que mejor me sienta es medir el mar, y de ahí no hay quien me apee. «¿Y Guisande?», «midiendo el mar», dice la sioux, mi mujer. «¿Adónde va Guisande?», a medir el mar; «¿de dónde viene Guisande?», de medir el mar. «¿Pero no va a venir con nosotros a… », «no, no puede, tiene que medir el mar», responde ella. «Pero si estamos en Castilla y no hay mar…», comenta alguien. «Ya, pero él cree que sí porque como siempre está en las nubes mira el cielo de Tierra de Campos, tan azulado, y cree que es el mar, el pobre… », explica con una sonrisa. «Ya verás», dice la sioux: «Guisande ¿subió hoy el mar?». «No, por ahora no, pero no me entretengáis, que me despisto», contesto, si es que oigo algo.

Yo desde que mido el mar y me doy cuenta de la trascendencia que tiene para el ecosistema y el futuro de la raza humana, sobre todo para los que no saben nadar, siento que estoy contribuyendo a un mundo mejor. Y es una faena porque por eso no puedo ir de compras con la sioux, o ver escaparates, ir al súper, esperarla a la salida de la peluquería o tender la ropa, que ya me encantaría a mí porque… ¿y si justo en ese momento cuando tiendo la ropa, por ejemplo, sube el mar, quién avisa, quién da la voz de alarma… ?, ¿a ver si ahora por una tonteriita de esas de ir a por unos fiambres no vaya a ser que…..? .

De todo modos no os perturbéis, no os desconcentréis ni alteréis, por lo menos en septiembre, que estoy al quite y si veo que el mar sube algo o mucho mucho os aviso para que abandonéis la casa; yo, mientras, voy a desalojar mi mente de todo pensamiento palabra, obra u omisión, sobre todo obra, opus, dicen otros. ¿Que si necesito vacaciones?. Bueno, es que yo es repasar lo que he escrito y lo que has leído y es que las necesito pero ya, o me echan o me echo, o me internan o me interno, o me matan o me mato. Un saludo y hasta octubre.

UNA SUGERENCIA Y UN FAVOR
LA SUGERENCIA: Vamos a hacer una terapia de grupo, mientras este mes no hago nada analicemos quién está peor, yo que escribo o tú que lees.

EL FAVOR: ¿Qué os parece si mientras mi mente está en barbecho, cada uno pasáis el enlace del blog a cuatro o cinco amigos y cuando vuelva en octubre me llevo una alegría?. Además, que si no lo envías no te preocupes, que no te vas a quedar sin una pierna, ni tuerto, ni vas a cruzar una calle y te cae una grúa… de

Camareros… cerebros privilegiados

Martes, enero 26th, 2010

Los camareros tienen un cerebro privilegiado, una capacidad de retención que ya me gustaría a mí; pero no solo ahora, que me queda una neurona y la utilizo en el blog, en monodosis, como los medicamentos, sino desde que nací.

Presta atención, pero mucha a lo que voy a escribir. Llegas a un bar con varios amigos, te acercas a la barra pides un café con leche, una cerveza, un cortado, un Coca-cola, una tapa de tortilla, y cuando ya parece que ya está todo, el del café con leche dice que no, que un descafeinado, y el camarero, muy profesional, pregunta «¿De sobre o máquina?, que nunca supe la diferencia, pero por lo visto lo hay. Pues mientras va a preparar todo, otro que también está en la barra a dos metros de ti dice: «Me puede cambiar para tabaco». Todo esto en poco mas de 20 segundos y dando los buenos días.

Pregunta: ¿Eres capaz de recordar todo lo que se acaba de pedir al camarero?. 1 acierto. Sigue durmiendo y no te levantes en todo el día, que ya no sé ni para que saliste de cama, pero como te has levando porque si no sería imposible que leyeras esto, ¡¡¡Ánimo !!!, que a ver si acaba el día y te vas a sobar porque para lo que vas a hacer hoy… 2 aciertos. Anda, vete con el de 1, va a ser mejor, inútil. 3 aciertos. Vale, estás en la media normal, sigue currando. 4 aciertos. Lo tuyo es más que normal, pide un aumento de sueldo. 5 aciertos. Pleno. Realmente lo tuyo es paranormal, bueno no, tú eres camarero.

Pero esto que vive este profesional de la bandeja no es solo en 20 segundos, sino así casi todo el día y no 8 horas, no, 10 o12, mientras el barrigas/bigotes (que suele ser el dueño) mira desde una esquina de la barra como se llena la caja. Y en medio de esta vorágine diaria, otro grupo, otra gente, y cuando ya se ha pedido todo y el camarero se va a por lo solicitado se oye una voz que dice a grito pelado: «¡¡Ah!!, y una ensaimada». ¿Ensaimada?, tienes suerte que él es un profesional porque a mí me pides 7 cosas y al final se te ocurre la ensaimada y te llevas una ensaimada-ensalada de… sí, de eso.

No sé tú, pero si yo estoy como ellos, de un lado a otro de la barra en horas puntas y todo el personal como gallinas cacareando y pidiendo… palabra que saco un par de kalashnikov, hago un barrido que no veas y a los que quedan les digo: «Qué, ¿a que os parece bien a todos café con leche?. Pues en fila de uno y a callar» y fijo que el local, excepto los que han quedado fiambres, ese día hace una caja que no veas, y haces caja porque dijiste café con leche, que llegas a decir camarones y todos uno a uno un ración tras ración… vamos, como me llamo Guisande.

Y es que además en esta dura profesión poco valorada aún encima siempre hay alguien que pide, por ejemplo, un refresco de naranja, y cuando se lo ponen, dice: «¿Es que esta marca?». «¿¡¡¡ Marca !!!? Anda, bebe y calla papón que me acabo de cargar a veinte y te voy a marcar la cara con un copyright de imbécil que vas a ir con ese © en la frente toda la vida».

Yo, la verdad, tengo un bar y es un éxito o me lo cierran al día siguiente, porque mira que hay gente pesadita, que entra y dice: «Yo quería, yo quería…». Y tú piensas: «Pero este tío viene a tomar algo o viene a querer conocerse, a saber como es, que entonces no es aquí, que es en la primera planta, donde pone psi-qui-a-tra, que esto es el bar, solo tres letras B-A-R, que ya con menos no hay nada; bueno, sí, TU».

De verdad, para mí los camareros es un gremio admirable que con esa portentosa memoria podían haber hecho como mínimo notarías, que además el figura este cobra por folio, que ya es triste chapar tanto por ganar por DIN A-4, mientras que él ejercita la memoria y el cerebro todo el día y, además, te da lo que le pides, él, claro, que es el camarero y el profesional, porque yo… vamos yo me mareas como a ellos y… o el kalashnikov o la ensaimada.

COMO EN EL SUPER

CAMPAÑA DE PROMOCIÓN: Si te gusta este blog pasa el enlace a tus amigos, si no te gusta lo pasas igual ¿verdad?. Gracias

Menos mal que se fue el 009

Viernes, enero 1st, 2010

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

¡¡¡¡ HOLA VEiNTE DIEZ !!!!

—————————————————————————————————————————————————————————————————————-