La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘comandante’

Lo de volar en USA… una película (II)

miércoles, abril 14th, 2010

(Este artículo forma parte de la serie Un viaje a USA. Sep 2009)

Ya que me ha dado un punto norteamericano de bemoles; estos días, hasta que me echéis del blog, os voy a contar cosas de Estados Unidos, un país en el que lo que ves es como estar volando en otra dimensión. Bueno, pues eso, para nosotros lo de volar siempre ha sido una historia porque, no lo neguemos, lo de coger un vuelo… de vez en cuando que si entre 20 podemos ir en un coche…. pues vamos y que sea lo que Dios quiera, que mientras no terminemos como los del Imserso…

Aquí en España, cuando uno tiene que coger un día un avión ya casi no duerme la noche anterior; pone tres o cuatro despertadores avisas a tu madre para que te llame, a tu tío, a tus primos a un amigo… y al final, claro, te despiertas y siempre hay alguien que llama cuando ya te has ido y se preocupa de si te habrás o no levantado.

Para un condenado viaje en avión montas tal follón que hasta se han dado casos de gente que al no localizarte va a tu casa a ver si estás, llaman a tu familia, a tus conocidos y al aeropuerto para saber si por fin estás en la aeronave. «¿Sabe si Alberto Peláez está en el vuelo 222.344 MNY5?». «Para saber si Alberto Peláez está en el vuelo 222.344 MNY5 pulse 1.428 y almohadilla, en caso contrario… ». Y al final ya no sabes bien si es que te adoran o quieren asegurarte que por fin te has largado de una vez.

En fin, esto ocurre porque nosotros no vamos mucho en avión, es más, casi no viajamos, y cuando lo hacemos es casi un acontecimiento. Y como primerizos que somos en esto de la navegación aérea somos capaces de darle la brasa a otro durante mes y medio contando lo impresionante que son los aviones y los aeropuertos, cómo hacen los controles de seguridad los funcionarios, lo bien que te tratan las azafatas, lo que comiste, lo que bebiste, lo que… pesaditos que somos hasta decir basta, pero pesaditos con un toque entre bucólico e inocente, que siempre se agradece.

En Estados Unidos no; en USA, para muchas personas coger un avión es como ponerse los calcetines, como lavarse las manos, cepillarse los dientes o utilizar un kleenex: una rutina más. Ajustan la alarma del reloj o del móvil, no dan la brasa a nadie para que los despierten, y felices y contentos se levantan y van hacia el aeropuerto con el tiempo justo.

Que llegas tarde… no pasa nada, te meten en otro avión y fuera. ¿Pero por qué te buscan otro avión sin mayores problemas ni complicaciones?, ¿por qué esa facilidad para solucionar lo que para nosotros sería una tragedia, un drama? Pues porque en Estados Unidos, de una ciudad a otra hay más vuelos que paso de cebra en Madrid o Barcelona, y si son las diez y cinco minutos y lo has perdido, ya que era a las diez, pues ya cogerás el de las 10.15, y sino el de las 10.20 o de las 10.30 ó…. como el autobús pero por el aire.

Además, desde el 11-S, el asunto se ha complicado tanto en Estados Unidos para subir a un avión que ya todo el mundo asimila el retraso, como si fuera una deferencia de la compañía: «Bienvenidos a American Airline, hoy solo salimos dos días tarde, si llegamos al destino el comandante Stewart les desea… »

En Estados Unidos la gente llega a la terminal casi a la hora que le peta, espera en la cola y la meten a paladas en las aeronaves como el carbón, sea la hora que sea. Ni horarios ni historias, con que vean que el billete es para el vuelo y que éste pueda llenarse… pues igual que esa salvaje celebración de arriba, abajo, al centro y… ¡¡¡ padentro !!!, pero papadentro del Boeing, claro. ¿será por aviones? Bo.

Profesiones que son envidiables

viernes, octubre 2nd, 2009

La verdad es que hay profesiones envidiables. ¿Cuáles?, pues muchas. Por ejemplo, ¿el tío ese que pone los banderines en los córners del campo de fútbol? Te parecerá una tontería, pero ese ha estado más cerca de Maradona, Johan Cruyff o Beckham de lo que tu puedas imaginar. Y eso no es lo importante, estar cerca de un tío que le da patadas a un balón; lo importante es todo lo que sabe.

Te imaginas mientras el crack argentino calienta en el campo… «Hola Maradona, nada que voy a poner el banderín», y con la excusa del trapito y como a uno de estos lo encuentres en horas bajas y con ganas de rajar… pues te puedes saber toda la intrahistoria del fútbol del mundo mundial: amaños, trampas, estafas, chantajes, amenazas, robos…

¿Y qué me dices del funcionario de aduanas? Allí, junto al detector de metales, oteando como ave de rapiña una fila de personas que acaban de llegar de Colombia y con una mirada trata de buscar al camello. Visual por encima de las Ray Ban y… «para mí que el del chaleco verde…». Y el aduanero tratando de poner nervioso a alguien porque sabe, porque lo sabe, que si no es en este vuelo es en el siguiente alguien tratará de colar algo. ¿Y su colega de profesión?, pues entrado al trapo y ambos haciendo apuestas: «¿Van unas cañas a que hoy pillo yo más que tú… van? Y que si van…. y así todo los días, todo el año.

Hombre, también está el músico que utiliza el triángulo en una orquesta de 4.000 tíos, que parece que no, pero su toque, una vez cada 100 años es fundamental, o el que está con una señal de tráfico en la mano en una carretera para que pasen los coches o el que lanza la bolita en la ruleta, pero éste no es el no va más.

Para mí quien lo supera todo es el tipo ese que cuando llega un Boeing 700007 con licencia para volar, una vez que aterriza, va a la pista y con esos aparatos rojos que parecen dos raquetas de cadena cien que lleva en las manos, a todo un avión de miolos con un comandante, el segundo, seis azafatas, y con más de 800 tíos abordo los hace parar.

Y dicho y hecho «¡¡¡¡ Chuchi, que viene el vuelo de Florida !!!!» Y Chuchi, que minutos antes se estaba tomando un grasiento bocata de sardinillas, va a la pista y con tranquilidad y temple pasmosos … ¡¡¡¡ zas !!!!, levanta los brazos, cruzada de raquetas que te crió y casi mil tíos parados, donde quiere, cuando quiere y como quiere …. Impresionante.

¿Y que Mackein el comandante se despista o Chuchi interpreta que lo vacila? Pues lo tiene claro el James, le puede hacer dar vueltas por la pista a derechas e izquierdas como si estuviera sacando el carné de conducir. Y Chuchi consigue lo que no logra nadie: que 8.000 o 12.000 tipos al día: hombres, mujeres, niños, niñas, altos, bajos, delgados, gordos, blancos, negros, asiáticos y alguno de Arcade pararlos donde le peta con solo dos raquetillas y todos calladitos y sin decir ni mu.

Pero tú por un momento eres capaz de imaginar la esa sensación que tiene que ser estar en la pista, ver un avión de no sé cuantos miles de toneladas de peso, más alto que un edificio de tres plantas, mirar fijamente al morro del monstruo volador y decir: «¡¡¡¡ Ahora !!!!» y ¡¡¡¡ zas !!!, raquetazo «y va por ti Aurora», que puede ser su mujer o su amante.

Dios, si me dieran un día, aunque solo un fuera un día esa oportunidad…. Y pensar que creía que ya lo había hecho todo… Papón soy, Dios