La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘barcelona’

Los futbolistas, unos cínicos

domingo, octubre 16th, 2011

Después de esos tipejos que son lo políticos y esos pseudoanalistas que ahora dicen que la crisis del ladrillo «se veía venir» (si hombre, pa ladrillo sí que estás tú hecho), los más cínicos son los futbolistas.

Yo comprendo que todo el día utilizando los pies… pues que te olvidas de la cabeza, del cerebro, y si aún encima cuando la usas es para darle un castañazo a un balón de cuero que pesa 400 gramos, casi medio kilo, que va a unos 30 kilómetros a la hora… pues supongo que la materia gris origina una especie de tsunami interior difícil de controlar y que eso… pues afecta y sino afecta, pues peor, que a ver qué tienes ahí dentro en la mollera para que no notes ese golpetazo con el esférico, que a mi ya solo ajustar un sombrero hasta me duele la sien.

Y es que lo de los futbolistas es mucho. Que a un delantero, pongamos por caso Alvarito Touriño, lo entrevisten y le digan que van a fichar para su puesto a un crack megacrack, que mientras él mete 15 goles por temporada el fenómeno hace 300 y que diga: «Que venga, que será bien recibido y ayudará al equipo… », no lo entiendo.

O a Alvaritiño le falta un hervor o remata demasiado de cabeza, porque a mí me dicen en el periódico que a mi sección va a venir un tipo que lo que yo hago en dos días él lo hace en 5,34 segundos, que además hasta le da tiempo a limpiar las ventanas del diario, engrasar la rotativa y pregunta para qué valen los días festivos… y lo primero que hago es pensar en tres posibilidades. 1- Lo enveneno. 2- lo enveneno y 3-, lo enveneno; bueno, hay una más 4- me enveneno y acabo ya con todo, pero el mega ese va primero como me llamo Fernández.

Es que tú imagínate que eres cirujano cardiovascular y que fichan para el hospital a un tío que dice no es necesario cinco salas de operaciones, que con una llega y que bien colocaditos los pacientes interviene a cinco o seis a la vez en plan simultáneas de ajedrez; que no necesita enfermeras para que le pasen el instrumental, que él es muy ordenadito y que los anestesistas tampoco los precisa, que tiene un método de hipnosis aprendido en Burundi que es genial y que…

Yo, la verdad, ante la eventualidad de tener un megahiperpatacrack así y que alguien diga «que venga»… no lo entiendo, de verdad que no lo entiendo por mucho que lo intento, no lo entiendo; claro que si dice: «que venga, que venga… », ¡¡ ah !!, entonces, eso… eso ya es otra cosa ¿no?

UNA GRAN PERIODISTA Y NUEVAMENTE GRACIAS
Siempre es satisfactorio que los colegas triunfen, como el caso de Beatriz Alvariño, que ha sido fichada por la firma de ropa Do Rego & Novoa, seguro que no se arrepentirán. Por otra parte, no puedo menos que agradecer a otra librería, en este caso Maside, de La Coruña, que da a conocer los cuentos de Rodribico, poniendo en sus escaparates los cuentos

Mou, más que un club… el club

domingo, mayo 1st, 2011

Yo sé que este artículo va a causar polémica; vamos, no va a causar polémica ahora un artículo sobre el fútbol si hasta cuando en un partido hay un fuera de banda no se pegan de milagro los de la Cruz Roja… joé, sería el primer caso de la historia del balompié en el que todos estuvieran de acuerdo; pero , que no pasa , que ya pongo yo la cara para recibirlas todas, que uno es así de suicida.

¿Sabes eso de lo de la otra mejilla, no? pues yo pongo la mejilla, el intercostal, los abductores, los meniscos, los gemelos, los trillizos… todo el cuerpo técnico y el alma si hace falta para recibirlas. ¿Y cuál es la cuestión por la que espero que me zurren a base de bien y que terminen identificando lo que quede de mí con la prueba del carbono 14? Pues que me cae bien Mourinho; sí, el entrenador del Real Madrid, el del fútbol, el tío ese que tiene cara de niño y que cuando dice una cosa en España hasta llega el eco a la tribu Gulungugú, en la zona nororiental del Senegal. ¿Y qué quieres que le haga? me cae bien y no lo puedo remediar… ya ves, bo. También a tí te cae bien tu cuñado y yo no digo nada… y mira que es… que lo sabemos todos, que es un plasta, un sabelotodo, que cuando se reúne la familia… bueno, nos conocemos.

A mí este tipo la verdad que ni idea si sabe o no de tácticas en el campo en plan que si poniendo aquí un defensa y el lateral allí, que si juega con un pivote o un trivote o que si sacando en la segunda parte a menganito como interior… yo lo que sé es que no he visto tío tan majo desde hace tiempo; y lo digo en serio, a mí este me cae bien y cada vez que habla yo noto cómo se ríe por dentro mientras al resto del personal le entra unos rebotes, pero unos rebotes tela…

Yo me imagino que Mourinho se levanta por la mañana, se reúne con sus asesores, y como recién llegado que es al fútbol español, mientras se toma un café con leche pregunta: «¿Oi, quis iso do Reiño Navarra, onde istá?». Y tras explicarle que el equipo que juega allí es el Osasuna, ¡¡¡ pues a rajar hombre, a rajar !!!, a mosquear al Osasuna y a todo el Reino excepto al rey, que por ahora no tienen.

Entonces Mourinho, con los informes previos, llega a la rueda de prensa y en voz bajita, con los ojos abiertos, sin pestañear, como extrañado, como si se acabara de levantar, suelta algo así como: «¿Losasuna? un bo equipo, moi bo. ¿O intrenator?, moi intindidu, moi intendidu, sabe moitu e máis cando un día gañe». Y aquí, con «el cando un día gañe»  se monta la del PP es PSOE.

Y éste es el arte de este tío. Ni grita, ni vocifera, ni se enfada, ni levanta la voz (yo sí, porque La Voz es mi periódico), sino que lo hace como si fuera un niño pequeño, un chavalín, con pocas palabras, como confesándose, como si se le escaparan, como en susurros y todos los plumillas y no plumillas al trapo. Vamos, hasta estoy convencido que prefiere cabrear a Guardiola (que era el que le faltaba) que ganar 5 copas seguidas de la Champions… fijo, pero más que fijo.

Pues esto lo consigue Mou con una traquilidad pasmosa y le da lo mismo esperar una semana que ocho meses y estoy seguro que cada día que se levanta dice: «¿Ois, cando hay que falar outra ves do Pep, do Guardiola, era hoxe u mañán?», para añadir «pois si e mañán, entón ¿quen toca agora?». Y es que a él le da lo mismo el Osasuna que el Málaga, la Real que el Almería o el Levante… vamos, yo hasta estoy convencido que le da lo mismo el fútbol que el baloncesto, el hockey que el balonvolea… con tal de rajar y mosquear al personal… un crack total, vamos, que eso de más que un club a él le queda pequeño; él es eso… el club.

LA ESCRITORA ELENA GALLEGO ABAD PUBLICA UN NUEVO LIBRO

Una amiga del blog, la escritora Elena Gallego Abad, acaba de publicar el segundo volumen de su trilogía Dragal, que lleva como título A metamorfose do dragón. La novela, que puede encontrarse ya en todas las librerías gallegas será presentado el 4 de mayo en Cangas de Morrazo. La trilogía (el primer libro se titula Dragal a herdanza do dragón) trata la historia del último dragón gallego y su posterior reencarnación en un joven del siglo XXI. Una bonita historia de aventuras que tendrá su final con el tercer volumen, que ya está escribiendo nuestra amiga Elena Gallego Abad y a la que deseamos un gran éxito

Mi casa sí que es la Mundial

viernes, junio 11th, 2010

(Así se vive el fútbol en una casa en la que hay tres nacionalidades)

Todos tan tranquilos viviendo en la aldea sin alteraciones y llega el Mundial de Fútbol y mi casa, con mi mujer sioux, de Ohio; Noé, francés; Christopher Cameron francoamericano y yo pues español, más que una familia parece la antesala de la Guerra Civil, cada uno sacando pecho de su país, a punto de construir cada uno su trinchera y mirándonos de reojo.

Y más que de reojo porque, vamos a ver: ¿Hay en España alguna casa en la que no se quiera que gane nuestra selección o incluso un ático?, ¿que no?. Pues sí, la hay, que si la hay, y justo va a ser la mía. ¿Cuántas casas hay en España, 100.000, quizás un millón, dos, diez millones?. Pues si hay diez millones hay 9.999.999 en las que puedes ver el mundial feliz y sola una, pero una sola en la que no, en la que todos quieren que gane otro menos España: La mía, mi casa, como ET, pero en balón, mi casa.

Pero es que además, es que es querer ganar por ganar sin tener ni idea porque la sioux, por ejemplo, un día estaba viendo un partido y creía que había once árbitros porque los jugadores (que eran del Atlético de Madrid) iban con la camiseta a rayas, como los colegiados del fútbol americano. Pues sin tener ni idea quiere que gane Estados Unidos, vamos que como si Estados Unidos por ser una potencia mundial lo tuviera que ganar todo, hasta la carrera de sacos.

Y yo entiendo la pasión, el entusiasmo y hasta el delirio, pero hasta cierto punto porque, ¿tú crees que a mí me importaría que España ganara un Campeonato del Mundo de Críquet… ?, pues no, me va a importar ahora a mí el críquet, venga hombre, como si somos campeones de curling… sí, la piedrecita esa que se desliza sobre el hielo y unos imbéciles van limpiando delante de ella con unos cepillos para que llegue a una diana, que bien podrían venir un día a darle un poco de lustre a esta casa y hacer algo útil, que ya pongo yo las bayetas, va a ser ahora por bayetas….

Y claro, es que además es tal la afición que hay en mi casa por el fútbol que, Christopher, el francoamericano, aún no sabe muy bien si quiere que gane Estados Unidos o Francia (España no, claro) y por último, para enloquecer, para comprender lo que pasa en mi casa con el balompié está Noé, que es del Real Madrid y del Barcelona. Y mira que le digo que eso no puede ser, que se es del Real Madrid o del Barcelona, pero que del Real Madrid y el Barcelona a la vez…. Pues no, y su respuesta es «¡¡¡¡ qué más da… !!!!».

Y es tal la afición y el conocimiento que tienen del fútbol que hoy dice Noe al ver la tele así, a bote pronto: «¿Quién gana?». ¡¡¡ Cómo que quien gana…. !!!, ¡¡¡ si es la ceremonia de inauguración…. !!!. Te lo juro que menos mal que esto del Mundial es cada cuatro años que sino… ¿Y a esto le llaman la fiesta del fútbol que une los pueblos, las naciones?. Anda, pásate por mi casa y verás. Fiesta sí, pero un mosqueo…

Pero por Dios, ¡¡¡ en qué trabajas !!!

lunes, abril 5th, 2010

No niego que en esta época sea difícil conseguir trabajo, que está el asunto… tela; pero más, mucho más difícil es saber en qué trabajan los que dicen que trabajan. Yo reconozco que en esto como que soy un poco antiguo, un clásico, más bien. A mí me quitas de lo de médico, abogado, carpintero y fontanero…. y ya no sé muchos más; bueno, está lo de ladrón y político, pero eso no sé si son profesiones o actividades, que nunca me aclaré bien.

El caso es que a mí cuando me presentan, impepinablemente dicen: «Mira, Guisande, de La Voz de Galicia». Y ese de «La Voz de Galicia» es ya como mi nombre, que estoy por ir al Registro Civil y decir que me borren y que pongan «La Voz de Galicia», que más que una persona soy una marca, como el Colacao o la Coca-Cola.

Y ya me imagino al del Registro diciendo: «Nada, perfecto, le pongo solamente La Voz de Galicia o le añado alguna edición…. A Coruña, Vigo, Lugo… » y yo respondiendo con toda normalidad, «no, con simplemente La Voz de Galicia llega». «Vale, La Voz de Galicia» y cuando me voy a ir seguro que aún añade el tío: «Perdone, ¿le pongo Central, de Redacción Central?». Y claro, como no soy violento estaría por decirle que pusiera «página par» y que no me diera ya más la vara; que eso de Central me suena como la Central Lechera Asturiana, y que no, que con el nombre del periódico ya voy bastante servido y empapelado para una buena temporada.

Esto, como digo, me pasa a mí; pero cuando me presentan a alguien, muchas veces me dicen cómo se llama y no a qué se dedica. Entonces al preguntar en qué trabaja, el asunto empieza a tomar tintes de misterio cuando te responde: «Negocios». Hombre, sí, negocios vale, pero de qué, de venta de componentes para la Nasa, de boinas, de colchonetas para el verano, de búfalos…. y si insistes entonces la intriga es mayor cuando te comenta: «Tengo unos socios».

Sí, hombre, si nadie niega que tengas unos socios o como si no tienes a nadie en la vida, que me importa un bledo, que lo que quiero saber es ¡¡¡ a qué te dedicas, en qué curras !!! y hablar de algo y no mirarnos a la cara como si estuviéramos jugando al mus. Que de verdad que me da lo mismo si tienes negocios si trabajas o no, que lo que quiero es irme ya, hombre, pero como nos han presentado… Y a la vez te maldices diciendo a ti mismo casi llorando: «Joé, no, joé, no; otra vez no, otra vez no, cuándo me presentarán a alguien normal, que sea camionero, ingeniero, electricista o que esté en el paro, pero un tipo normal, solo quiero un tipo normal, que no es tanto pedir… joé no, joé no».

Y mientras casi lagrimeas porque parece que tú si no es encontrar gente rara, pues como que te buscan, te das cuenta de que ante estos individuos lo mejor es no insistir porque si lo haces entonces la siguiente frase es: «Estamos en Barcelona, Madrid, Sevilla…». Y tú piensas «mira, a mí como si estás en Laponia» y entonces empiezas a cavilar que el tío que te han presentado va de farol y como diga la palabra enigmática se delata y paso porque ya me está dando la mala. ¿Y cuál es esa palabreja que provoca en mi una decisión tan fulminante, tan radical y drástica?; pues no hay otra: «Internacional».

A mí un petardo de estos me dice que tienen negocios «a nivel internacional» y lo primero que le pasa a mi mente es que se queda en blanco e inmediatamente analiza la situación, miro a mi alrededor y me pregunto: «¿Y qué hace, qué hace un elemento que dice que se dedica a los negocios planetarios, sí, a los negocios planetarios, aquí, justo aquí, en Preisiriños de Abajo, hablando al lado de un hórreo, de un alpendre, junto a una gallinas y frente a la vaca marela y la pinta?».

No, no me encaja y entonces pienso: «¿No sería un negocio, pero un buen negocio, crear una empresa que se dedique precisamente a eso, a saber en qué están metidos éstos que tienen unos socios, que están en Madrid, Barcelona, y Sevilla, que trabajan en todo el globo terráqueo y que tienen un coche y una casa que flipas?». Y cuando piensas que te vas a forrar te das cuenta que ya existe esa empresa, que se llama… ¿cómo se llama esa? Ah, sí, Policía.