La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘alegría’

No sé si fueron los Reyes pero…

Lunes, enero 9th, 2012

Yo creo en los Reyes Magos; así que la noche del 5 al 6 la pasé… con unos nervios… pero con unos nervios que a punto estuve de tomarme un guiso de choupas en salsa de valium 525 a ver si así… Fíjate si creo que estaba segurísimo (y así fue) que me iban a traer unos zapatos, una corbata y una colonia que, por cierto, este último regalo es la primera vez que me lo hacen desde que vivo en la aldea y capté la indirecta: «Guisande… hueles a vaca»; pero yo hice como si nada, como si oliera a cabra, le di un beso a la sioux, le di al flis-flis del frasco y ¡¡¡ hala !!!, está la aldea que por el aroma parece el Edén allá por donde paso.

El caso que estaba desempaquetando los regalos cuando vi en el suelo un mechero; lo cogí, encendí un cigarrillo y observé que tenía un botoncito. Ya ves en qué cosas me paro; había una gran cantidad de paquetes, muchos, pues en medio de todo el papelamen de colores voy y me fijo en el encendedor y, en concreto, en un botincito pequeño pequeñito, más riquiño el botonciño… lo apreté y se encendió una luz azul.

Pues fue explicar que estaba muy bien para cuando de noche no se ve la cerradura y quieres abrir la puerta de casa, para enfocar algo en la mesilla de noche (de día en casa la quitamos, que somos muy respetuoso con la gramática) y que también servía para ir al alpendre a por leña y… nunca tal cosa dijera oye, porque ahora, desde que tengo el aparatejo este ya he ido cuatro veces.

Enfoco, ando unos 30 metros apartándome de los árboles, de la mesa que tenemos en el jardín, de alguna silla y… es un poco como ir por la jungla de cristal, con temor a tropezar con algo, aunque la realidad sea que más que a la jungla cristalina voy a la caseta maderil y más desanimado… tirando de una carretilla con una desgana o más bien con unas ganas de darle una patada… bo

Y la vida es, pero que rarísima porque en esos 20 o 30 metros que hay de casa al alpendre, yo no sé como explicártelo, con esa especie de minilinterna me entra un punto en el que me siento acomodador de una sala de proyecciones. Sé que es una sensación rara, extraña, pero me da ganas de decir: «Por aquí le parece bien, más cerca de la pantalla, más atrás… », lo único malo es la película, que casi, por no decir siempre, es la misma: «Carga madera paspán». Y pensar que todo fue por un botoncito de ná… De verdad que no sé si el mechero fue un regalo de Reyes, pero que ya estoy pensando en pasarme a Papa Noél, vamos que si lo pienso, que tengo un dolor de espalda…

¿Si te sientes inútil?, ven a mi aldea

Domingo, noviembre 13th, 2011

Yo te lo juro que para curarse de complejos no hay como mi aldea, y no porque allí estemos taladrados, que no lo estamos, que lo que estamos es aturdidos, que es distinto, sino porque allí entre mis 11 vecinos… aquello es otra cosa. ¿Te sientes como que no vales para nada, que eres un no eres, un desecho de la vida, como te diría yo… un gusanillo, una miñoca…?, ¡¡¡ pues nada hombre !!!, ven a mi aldea, que sales como nuevo, te lo digo yo.

Por ejemplo, tú tienes unas gafas Ray Ban o, vamos a ponerlo más fácil, unos calzoncillos con florecitas; pues tú en mi aldea eres pionero; sí, pionero, que es decir que eres el primero que ha llegado con ellos, que parece una tontería, pero no. Porque tú ya puedes presumir de haber enseñado a mis vecinos, al Ser Humano, con lo trascendente que es eso, lo que son unas Ray Ban o cuando los cuelgas del tendal los calzoncillos con florecillas y eso te enorgullece, te hace sentir alguien importante y es como una terapia de choque para quien se siente mal.

Yo cuando instalé Internet y me di cuenta que era eso, el primero, el único en el mundo que había puesto tan avanzada tecnología en mi aldea, ese día fue especial, muy especial. Miraba al infinito como buscando un algo, observaba las casas de mis vecinos, las puertas, las manillas, las flores, la hojarasca… pensaba en la existencia del ser humano, en lo divino, en el más allá y en el más acá y me decía en un silencio total:: «Dios, gracias Señor, gracias, soy el primero, soy pionero» y fue tal la felicidad que incluso creo que no oí a Maruja cuando al verme me dijo: «¡¡¡¡¡¡ Jisandeeeeee !!!!!», aun que sí cuando añadió «¡¡¡¡¡ queres facer casooooo oh»; pero no importaba, estaba tan ensimismado….

Pero a lo que iba, porque ser pionero es de alguna manera ser protagonista, pasar a formar parte de la Historia, aunque sea de una aldea, pero de la Historia, y cuando pasen los años y más años y alguien un día diga, por ejemplo: «¿Recordáis quién fue le primero que trajo un bolígrafo Bic de cuatro colores?», yo sé que todos dirán a una y con un grito no exento de emoción y éxtasis: «¡¡¡ Guisande !!!», y eso… eso emociona.

Y a ti te puede pasar lo mismo. Que te apellidas Fernández… pues nada, cuando pasen los años y alguien pregunte: ¿Quién trajo por primera vez a la aldea unas katiuskas con elefantitos rojos?, todos dirán: «¡¡¡ Fernández !!!, ¡¡¡ Fernández !!!». Y esto lo mismo vale para un Fandiño que para un Álvarez, para un Guitérrez que para un Loureiro o un García.

De verdad, si compromiso, si te encuentras mal, no lo dudes, ven a mi aldea y seguro que eres pionero, que te encontrarás mejor, seguro que… «¡¡¡¡¡ Jisandeeeeeeeeeeeeee, pero cómo se che ocurre pitar as patacas oh !!!!!!!». ¡¡¡ Señor, qué éxtasis !!!, otra vez pionero y sin darme cuenta, sino es por Maruja…

Vacaciones y un favor

Domingo, septiembre 4th, 2011

Mientras viva siempre cogeré vacaciones en septiembre y dado que es septiembre… el día que no, cogeré todo el año, o por lo menos 8 meses porque uno, la verdad que no llega, no da de sí, da de no. Y qué voy a hacer en este mes… pues lo que he hecho siempre en vacaciones NADA, pero absolutamente NADA, que la NADA es TODO cuando sabes disfrutarla, pero para eso… para eso se necesita tiempo, muchos años de experiencia, muchos; vamos, ser un veterano.

Bueno, no digo que a lo mejor no escriba un artículo (lo dudo) pero lo que deseo es a ver si termino de una vez un condenado guión de un cortometraje que se titulará Rojo y Negro: una historia de amor. Sí, hombre, de amor, que sin amor no se puede vivir. Sí, petardo, tú también, tú también, y no me cuentes películas… bueno, ¿qué te dejó el novio o la novia y que desde entonces…?

Pero a quién no le ha dejado un novio o una novia… bo. ¿Y eso te preocupa, de verdad que te preocupa? Venga, déjate de bobadas, abre el atlas y mira en la esquinita que vives, me vas a decir que no hay tíos y tías por el mundo… anda, que es como para darte y no parar, porque me corto pero eres…

Pero bueno, como todo es, o debe ser, proporcional, si yo no hago nada, vosotros podéis hacerlo algo, y ya sé que le echo cara al asunto. ¿Y qué podéis hacer por este petardo que os escribe todo el año? Pues dar a conocer el blog. Cada uno que lo recomiende a varios amigos (más de uno, que te conozco) y ya está, y así, cuando vuelva en octubre, somos más, me dáis un alegría y un año más aporreando el teclado. Joé que tampoco es para tanto, que sí, hombre, que te puedes enamorar de nuevo. Si yo te contara…

EXPOSICIÓN DE MIGUEL CAMARERO

Mi buen amigo, también vuestro y del blog, Miguel Camarero, inaugura este miércoles, día 7, a las ocho de la tarde, una exposición de pintura en el Club del Mar (La Coruña). El tema principal de sus obras es el mar, donde muestra una gran sensinilidad y dominio de la paleta. Un auténtico orgullo tener amigos así, verdaderos artistas. Suerte Miguel

El blog cumple dos años según mi…

Viernes, abril 15th, 2011

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

codigo

Mi hija me ordena escribir

Domingo, enero 9th, 2011

(Cosas que pasan cuando eres padre y aún encima crees que lo haces bien, así nos va)

Yo entiendo que mi director, Xosé Luis Vilela, que el director adjunto Luís Ventoso, y los subdirectores César Casal, Fernando Hidalgo, Francisco Ríos, Carlos Agulló o Alfredo Vara me digan: «Guisande, ¿por qué no escribes un reportaje sobre la posible existencia del guacamayo en Galicia?».

Lo entiendo, como también ellos comprenderían que les insinuara que, tras haber escrito en mi vida como un centenar y medio de Quijotes… «hombre, si quieres escribo sobre el guacamayo, pero con la gente joven que hay aquí y con el lío de coordinar los Monográficos no habrá algún otro pájaro que lo pueda hacer… ». Y casi estoy seguro que dirían algo así como que vale, a la vez que pensaría que sí, que para pájaro el Guisande, y acertarían. Dios, que noble soy.

Como digo, si me ocurriera eso, si tuviera que escribir sobre el guacamayo se escribe (no me conozco yo, que si me pongo… bueno si me pongo… ) y te aseguro que si tuviera que hacerlo no sería causa de zozobra ni de desasosiego ni de desazón; pero lo que sí me ha sorprendido es que en casa, que hay cientos de papeles por todos lados, con notas indescifrables sobre ideas para artículos, me haya encontrado uno que dice: «Papá, escribe de aviones y pájaros». Vamos, eso de «por favor», una insinuación o sugerir, como haría mi director… ná de ná, «escribe», y por la letra deduje que era mi hija Victoria, de 10 años, la que de forma cuasiimperativa me daba las pertinentes instrucciones, a la vez que pensaba que si no lo hacía, capaz era la niña de amordazarme y atarme al teclado, que viene la juveinfancia que no veas.

Y como Victoria, que lleva una temporada así como contra mí, en plan rebelde, rompiéndome el corazón, lo ordena… qué te voy a decir. Y así estaba, meditando en sus instrucciones, en pájaros y aviones, en seres vivos voladores y metálicos que surcan los cielos, cuando me dije: «¿Y si me hago el avión y como pájaro que soy escribo sobre Victoria?».

Y entonces recordé alguna situación como cuando un día Vito, que así la llamamos, le preguntó no sé qué a su hermana Alejandra. Esta, Alejandra, que las hermanas siempre se han llevado a estas edades como se llevan, le contestó algo así como: «¡¡¡¡ Ya te dije que cuando me levanto, que cuando me levanto no tengo humor !!!!», a lo que Victoria, rápida como un rayo le respondió: «¡¡¡¡ No es que tengas mal humor, que son las siete de la tarde, las siete, y lo que tienes es mal carácter !!!!».

Y ya sabes como son los niños, que te cuentan y hablan de sus amigos y amigas con una familiaridad como si tú estuvieras todos los días con ellos en el cole, en el mismo pupitre. Así que un día, Victoria me empezó a hablar de sus compis, Marga, Paula, Julia, Lorena… y por eso de seguir la conversación dije muy en mi papel de buen padre. «¡Ah!, sí, Julia, la niña rubia esa…». «No papá, Julia es morena… », respondió con un tono… ese tono que tú y yo sabemos, que te voy a contar ahora que tú no sepas.

Yo seguía la conversación, más bien escuchaba, hasta que volvió a hablar de sus amigas, que si Lorena, que si otra vez la Julia (obviamente memoricé que era morena, pero morenísima, pero mucho mucho más de lo que te imaginas de morena) y mirándome me dijo: «¿Te acuerdas de Rebe?». La miré, tragué saliva, el corazón se me puso en un puño, sabía que me la jugaba y me la jugué. Así que con toda naturalidad comenté: «Claro Vito, la del parque».

Tras responder con un «no papá… la del cole… », con ese mismo tono que te dije antes pero yo creo que más pronunciado, desde su poco más de 1,40 metros miró hacia arriba, yo hacia abajo, se quedó pensativa y con sus ojos fijos en los míos dijo: «Papá, ¿desde cuándo no entiendes nada?». Glup.

Y TU HIJO, SOBRINO O PRIMO ¿QUÉ HIZO?

Oye, tú, que acaba el 2010, ¿recapitulamos sobre nuestro blog?

Martes, diciembre 28th, 2010

Termina el 2010 y tu yo podemos recapitular ¿no?; venga, no seas petardo, recapitulemos, que he dicho recapitular, no recapacitar, que eso ya sabemos que no, que no es posible. Oye, perdona, pero tengo que invitar a otros; a los casi 2.980 que este año escribieron desde Estados Unidos; los 2.227 de México; los 1.187 argentinos; 698 colombianos; 337 franceses; 516 peruanos; 249 de Groenlandia (me parece increíble que allí haya ordenadores y si los hay, que funcionen y no se congelen) 235 ingleses; 415 venezolanos; 302 chilenos; 22 rusos, con los que me siento identificados, que se han leído todos los artículos porque deben de papar un frío que no salen de casa; 17 chinos, que supongo que serán estudiantes, y todos esos lectores que no recogen las estadísticas y amantes de este hermoso país llamado España, que están lejos, que desean volver aunque sea unos días para pisar su tierra, una tierra que sé que es su vida. Y con esos, con esos que están lejos y a la vez tan cerca; tú y yo, porque siempre escribo para ti, vamos a recapitular sobre este 2010, que será un artículo pero más extenso de lo normal, que es lo que ocurre cuando se habla más con el corazón que con la cabeza.

Petardo Guisande

¿Y qué ha pasado en este año? Pues no sé si os interesa la vida de petardo Guisande, que es el que os escribe unos dos artículos a la semana dándole al teclado, discurriendo las cosas más dispares y disparatadas, que seguro que algunas habrán estado bien, otras menos bien y otras… pues mal o muy mal, que seamos sinceros, que uno no siempre está inspirado y, aún estándolo…. pues que tiene sus limitaciones.

Pero recuerdo que cuando quería ser periodista (con 14 años, más o menos) me atraía todo lo que estuviera relacionado con esta profesión y, sobre todo, con los articulistas que ya siendo un poco mayor habitualmente leía, porque me preguntaba: «¿Quién es, cómo es ese tío que me gusta lo que escribe?». Y también pensaba. «¿Será mejor no conocerlo?, a ver si me llevo una decepción».

Como tú, con hipoteca

Pues yo soy como tú, normal, normalito, con mi hipoteca, como tú, y lo que hago, lo que escribo, trato de hacerlo con el mayor cariño y siempre lo mejor que puedo porque… Y además, entre nosotros, de verdad que esto no es tan complicado, que uno lleva ya tanto tiempo en este tinglado que ya nació así, pensando ideas para escribir; como el sastre que se fija inconscientemente cómo va vestida la gente por la calle cuando pasea por una ciudad nueva, o el albañil que sabe que ese azulejo está mal puesto. Nada especial.

Palabra, que esto no tiene más ciencia ni mérito, que a veces el artículo sale mejor y otras peor y que, sea como sea, bueno o malo, no va a cambiar el mundo, que mérito tienen otras cosas en la vida, pero mucho más; como ayudar al que tienes enfrente y tratar de ser buena persona… eso de verdad que ya es otra cosa, eso es lo importante. ¿Un articulo?, ¿un premio… ? bobadas, salir de casa y que te reciban con una sonrisa… ese es el premio, el premio de la vida, que te aprecien por cómo eres, nada más.

Una cuestión personal

Y en un año no creas que no pasan cosas, que por ejemplo, en el plan personal, algunos de mis hijos (y seguro que a ti te habrá pasado lo mismo o algún día te ocurrirá) han llegado a la adolescencia o preadolescencia, así, casi de sopetón, sin darte cuenta. Bueno sin darte cuenta… tampoco, que abrazas a tus hijas y te dicen: «Papá, no me toques» y piensas en los miles de pañales que les has cambiado, la de veces que con cariño les tocabas el culo, que era un placer y… pues ya no.

Y entonces utilizas unos trucos: «¿Te duele aquí?», y le rozas la espalda. «¿Y ese moratón?, y tocas su brazo. «¿Qué tienes aquí en la cara»?, y acaricias su mejilla recordando cuando era pequeña y juntabas con el mayor de los amores tu cara con la suya porque necesitabas y necesitas tocar la carne de tu carne, tu vida.

Pero así es esto, que los hijos crecen y, creciendo y creciendo me he visto hablándoles de preservativos, de la contraconcepción, de los cambios hormonales… bueno, me he visto y estudiado, que llevo unos meses concentrado en la Biología y Anatomía… menos operar porque no me dieron un bisturí… de todo. Y no operé porque no me ataviaron con una bata blanca y no me dieron un fonendoscopio, que me lo pongo y «rasssssss», les abro el cerebro y les meto las ideas a granel y problema acabado.

Pero esto es… pues lo que hay, que los hijos vuelan, que qué les vas a hacer; que te dicen que te tiñas el pelo, que estás mayor; que por qué no haces deporte (fíjate tú qué ideas tienen, deporte. Y… ¿no vas a tirarlos por la ventana?) pues a aguantar el chaparrón, que aquí en Galicia como que estás más acostumbrados.

Dos situaciones que me emocionaron

Pero ha habido algunas situaciones que me han llegado al alma, como el caso de una mujer que me ha dado las gracias porque estaba atravesando un mal momento en su vida y entraba todos los días en Internet para poder leer mi-tu-nuestro-blog para sonreír y olvidarse por unos minutos de la mala situación que estaba pasando. Y al final, por medio de facebook, pues hemos tenido charlas, muchas charlas, y no sé si le habré podido ayudar, pero… hago lo que puedo porque eso es lo importante en la vida, hacer algo por los demás, sea poco o mucho, pero hacer algo.

O el caso de otra mujer que por medio del blog encontró a sus familiares en Chile porque también curiosamente entraron en Al fondo a la derecha porque alguien le había comentado no sé qué de un tal Guisande. Pues la verdad que eso emociona, y te lo juro que yo soy como tú, muy sencillo, que nunca me imaginé que lo que pudiera hacer al final ayudara a alguien, que algo que escribiera pudiera unir familias o alegrar a una persona que lo estaba pasando mal.

Mi ego

La verdad que me quedo con esto, con los sentimientos de vosotros, con vuestro cariño, con vuestro aprecio, porque en el plano profesional mentiría si no digo que me ha hecho mucha ilusión publicar los 5 libros de cuentos de Rodribico, que eran los que les contaba a mis hijas cuando eran pequeñas; hacer el guión del cortometraje Garabolis, que hemos presentado a varios certámenes; quedar de 22 en el premio Bitácoras.com; colaborar con el plantel de guionistas de Voz TV o alguna conferencia que me llamaron, que la verdad no sé muy bien para qué, que hubo una, sobre la Blogosfera y redes sociales, que rozando el infarto estuve. Pero eso, os lo puedo asegurar, que si tengo algo de ego ya se ha cumplido hace muchos, muchos años, la verdad no creas que a estas alturas me importa mucho.

Menudo lío

Pero también te digo una cosa, que esto del blog que empecé así a lo tonto, y que al final llevo ya casi 180 artículos, me ha creado mucha responsabilidad (vamos ya era hora, que nací así, como inconsciente, tanto que soy ojino. Mi madre dice que no, ya sabes lo buenas que son las madres, pero yo, que tengo un ojo…) porque a veces, cuando escribo algo, y sé por las estadísticas que lo pueden leer unas 1.000 personas, te lo juro que noto un sudor frío de si estaré o no a la altura de las circunstancias en el próximo artículo.

Sí, tu ríete, que aún vas a ser más petardo que yo (difícil, pero posible) pero he pasado momentos este año, cuando las estadísticas se disparaban, que andaba como medio flipado, alelado, y mi amigo Nacho de la Fuente, un crack que tiene el blog La Huella digital me decía: «Eso es normal, eso es normal». «Joé será normal para ti, pero yo estoy que no sé si ese ruido es que llueve o son las gotas del gotero».

Es que este Nacho, que está acostumbrados al éxito y a premios, para el tío este… como que todo es normal, pero yo… pues neniño, que quieres que te diga, a mi esto por momentos me sobrepasa y mientras en ocasiones me supera y en otras pues me aclimato…. pues en ese intervalo temporal pienso que viene el 2011, que si no sucede nada seguiré con vosotros y que os deseo lo mejor y que aquí, Alfondo a la derecha estará siempre vuestro amigo Guisande.

ALGUNOS DATOS DEL BLOG
Artículos 178
Artículos leídos 1 200 378
Comentarios 3.200
Visitas 60.000

Artículos más leídos

Los delgados pudimos ser gordos


¡¡¡ Vuela Rodribico, vuela, vuela !!!


A vosotros no os interesa España

¿Pero de verdad que eso son deportes?

Ay!, esas chicas

Martes, noviembre 16th, 2010

(Esas cosas que pasan cuando eres padre)

Desde hace unas semanas, yo diría que casi un mes, en casa oigo: «Jó, papá, que ya te lo dije», «¿estás sordo?», «solo quiero oír músicaaaaa» y «noooooo, no me pasa nadaaaaa». Yo no entendía muy bien qué le pasaba a mi hija Alejandra, y como a ella a otra amiga suya que se llama también Alejandra y otra que es Candela, las dos muy agradables, simpáticas y educadas, todo hay que decirlo. Pero eso, como todo hay que decirlo, no confundamos ¡eh!, son amigas de mi hija y si hacen alguna movi… yo como si fuera un padre actuando por delegación, les riño y tan pancho; que los padres de verdad, Checho Cousillas y Alejandro Caramés lo saben y me han dado poderes plenipotenciales, como yo a ellos, que sino nos ayudamos entre nosotros, los pater…

Total, que no comprendía qué le ocurría a Alejandra y pensé: «¿A ver si no le pasa nada, pero nada de nada, que está fenomenal y a quien le está pasando algo es a mí, que la edad empieza a pasar factura, sobre todo por lo de ¿”estás sordo”?».

Y así estaba, un poco descentrado, a punto de mirar el librillo de Sanitas para buscar un especialista, cuando a la cabeza me vino la palabra adolescencia o preadolescencia; no sé, pero la palabra es lo de menos; la palabra rebotó en mi cerebro de un lado a otro, de arriba a bajo, en paralelo, en diagonal, hizo no sé cuantas piruetas, cabriolas, y me entró un escalofrío…. se me autoelectrocutó el cuerpo, la vista se me nubló, los brazos se me quedaron inmóviles, las piernas me dolían, no sé si sudaba, si me ahogaba o me asfixiaba, si me subía la tensión o me bajaba, y el corazón se paró, te lo juro que se paró, no sé si 10 o 15 minutos, pero se paró, y… ¡¡¡ warningggggg, warninggggg, adolescencia !!!. ¡¡¡ warningggggg, warninggggg, adolescencia, adolescencia !!!.

Como estaba en la calle a punto estuve de abrazarme llorando a un peatón; pero no (Dios, que valía tengo). Al percatarme de la situación, en décimas de segundo hice un retroceso mental a mi adolescencia para conocer los síntomas, y de verdad que hasta las pestañas se me pusieron de punta pensando en lo que me viene encima y entonces busqué y rebusqué mentalmente palabras con el fin de hallar una solución inmediata. Y la encontré, encontré la palabra.

Las mejores fueron Tranquilizante, Calmante, Sedante, Ansiolítico, Analgésico, Anestésico y también estaba Amnesia; pero al final me quedé con «Paciencia»; no porque sea una palabra natural y ecológica (sin nada de química y aditivos), sino porque como mi padre era palentino, y como «Palencia» y «Paciencia» se parecen tanto y voy a necesitar ayuda por parte de él desde el más allá porque detrás de Alejandra, con 14, al rebufo viene Victoria con 10…

Así que, ya en casa, al primer «jó, papá, que ya te lo dije», me respondí: «Paciencia»; en el segundo «jó, papá que ya te lo dije»; pensé: «Paciencia»; y en el tercer «jó, papá.. », no sé por qué imaginé una descarga eléctrica personalizada, fíjate qué cosas, un lápsus, supongo, porque volví con un «Paciencia», pero si te soy sincero era un «Paciencia» distinto, como con menos «Paciencia», tú ya me entiendes.

La verdad que en el decimocuarto «jó, papá que ya te lo dije», estuve a punto de ir a la farmacia y que me diera cualquier cosa que terminara en «ante»; pero como de «jó papá… », cambió al «noooooo, no me pasa nadaaa» y la frase tenía otro tono… pues mira, fue como un cambio de ritmo, como otro disco, otra musiquilla, otro punto. Así que entre «jo, papá que ya te lo dije… », «noooooo, no me pasa nadaaa», y «solo quiero oír músicaaaaa», vamos tirando y cada día mi hija me da más alegrías porque hace poco me dijo: «Prefiero estar callada» y «me gusta el silencio», con lo cual el repertorio musical se va ampliando.

Yo sé que esto de la adolescencia es una edad difícil, muy difícil, que hay que hablarles aunque recibas unos 700 o 6.000 «jó, papá que ya te lo dije»; pero todo tiene solución, y además, en confianza y entre nosotros y para nosotros, los analgésicos están…, pero que tirados de precio, ti-ra-dos.

PD.- Este artículo se lo dedico a mis hijas Alejandra y Victoria, que las adoro, y con mucho cariño a Alejandra Fernández y a Candela Cousillas, que además hace unos días estuvo de cumple. Y espero que al leer esto no digáis: «¡¡¡ Vaya sobrada !!!».

En verano lo mejor es no veranear

Domingo, octubre 10th, 2010

Mientras paseo con paraguas, me embarro los zapatos en la finca, se me empapan las gafas y mi ropa chorrea estoy pensando no sé porqué que éste debería ser el último artículo que escriba sobre el verano, y es que además como que noto una vocecilla que viene de no sé dónde que dice: «el plasta de Guisande no se entera, que aún está con la historia de cuando tomó unos mejillones en una terraza, se puso el bañador, se meció en el mar y… anda Guisandiño, no des ya la vara, déjate de mecerte, de meces y memeces y escribe algo normal, que estás que no estás, que ya sé que en este mundo tiene que haber de todo pero es que lo tuyo…. o sea lo mío… » y va a tener razón ese susurrillo, chafsss (dios qué charco).

La verdad que también, joé con esto del subconsciente y la rayada esa del Freud… vale, el último sobre el verano. Pues bueno; cuando llega el verano, si tienes muchos parientes (porque fusilarlos no te dejan) lo mejor es no veranear y, a poder ser, si estás vivo morirte y si no mueres residir en Cuenca, Toledo, Segovia o Ciudad Real Madrid….. o cualquiera del interior porque a ver quién es el chulo que se desplaza a tu casa para pasar unos días con 40 grados a la sombra sin tocar el agua y con un par de infantes con el flota en la mano diciendo: «Quiero ir a la playa, quiero ir a la playa, quiero ir a la playa».

Y es que como cojas una casa para el verano… Tú coges una casa para el verano y más que una casa lo que has cogido es un almacén de seres humanos. Allí, misteriosamente, de un día para otro se dan cita sin ser invitados, tus primos, tus sobrinos, cuñados, concuñados, suegro, nuera, un tipo con el que estudiaste el bachillerato hace 25 años o más que dice llamarse Eladio… y todos te quieren; eso sí, un amor infinito mientras también precisamente tú miras al infinito pensando en si alguno se va, que no se va, qué se va a ir… bo. Va a cambiar ahora la playa, la terracita, la cervecita y los boquerones por hacer alpinismo escalando una chorrada de roca en Huesca, sudando y liándose con los arneses esos de colores, venga, no jodas.

Yo sospecho que las inmobiliarias, con esto de la crisis, cuando alguien alquila un piso en la costa, en cuanto le das el nombre entran en un fichero, contactan con todos tus amigos, les cobran una comisión, les dan tu teléfono, la dirección y ¡¡¡ hala !!!, a intentar pasar unos días por la cara a ver si cuela.

Y por lo general cuela porque llegan a tu casa con tres niños (que dicen que son sus hijos, pero que no me extrañaría que los alquilasen para la ocasión porque no se parecen en nada) y cómo los vas a dejar en la calle… que pasen hombre que pasen, total, entre 30 personas más ni se va a notar porque salvo que venga Sanidad o Emigración…

Y así pasas las vacaciones, sin dormir porque te despiertan, sin tranquilidad porque los niños gritan, como si estuvieras en una disco porque suenan diez móviles cada una con su melodía, sin tocar la playa porque si vas es como hacer una peregrinación al Rocío pero sin fe.

Y así, a la semana, ya te has hecho amigo del farmacéutico; pero no porque te caiga bien, ni porque no sepas qué hacer, sino para explicarles que no te drogas, sino que tu casa es como el Clínico, en al que todo dios le duele algo.

Pero como no hay sufrimiento ni angustia que dure, cuando ya estás desesperado, pensando incluso en empezar a trabajar y recuerdas lo bien que estás frente al ordenador haciendo una noticia o incluso cavando en la N-VI, un día alguien dice que se va y entonces… bueno, entonces te lo juro que te entra un subidón… en segundos cuentas cuántos van a desaparecer de una tacada y cuando los despides en la puerta de casa, de verdad que miras al cielo, por la mente se te pasa todo el santoral, todas las estampitas que te dieron de niño, cruzas los dedos y piensas: «Por dios por dios, por lo que más quieras, que no le falle ahora el coche, que no le falle».

CONCURSO Y EXPOSICION DE PINTURA DE MARIOLA HEREDERO
Quedan dos semana para que termine el concurso Bitácoras.com. Este es el enlace para votar, pero creo que hay que registrarse http://bitacoras.com/premios10/votar

Por otra parte, una amiga del blog y excelente pintora, pues ha mostrado sus obras en diversos países de Europa y Estados Unidos, Mariola Heredero expone en el Casino del Atlántico, en La Coruña, del 13 de octubre al 2 de noviembre. Domingos festivos de 8 de la tarde a 3 de la madrugada. Para entrar es preciso DNI o pasaporte al tratarse de un casino de juego.

Ya tenemos TV de plasma en la aldea

Viernes, agosto 20th, 2010

(Cosas que pasan al cambiar de la ciudad a una aldea sin tener ni idea)

Pues sí, desde hace una tres semanas a la aldea llegó la primera televisión de plasma. Lo que es plasma, plasma, hasta entonces lo que se conocía por estos lares en los que vivimos 11 era eso de la cataplasma, vamos nada que ver, más bien sentir… otra cosa bien distinta.

Pues fue llegar el televisor de plasma a la casa de Virtudes y Dionisio y allá nos fuimos todos a verla. Y bueno, una nitidez… y además, no sé qué sistema tiene la condenada que puede conectar más canales que las nuestras, para mí es tan lista ella que nos los roba, pero bueno, yo no digo nada. Y además lo hace todo automáticamente mientras que en las nuestras sale lo que quiere y si un día no ves la TVE 1, pues qué le vas a hacer, TVE 2, y no hay forma de sintonizar, ni mando ni manda, manda carallo.

Y la TVG (la de Galicia) más que televisión autonómica es autónoma, se ve cuando quiere, como quiere y ¡¡ hala !!, si te apetece mírala y si no… Yo al principio esto lo veía raro, pero ya me he acostumbrado y si quieres una cadena determinada… a mover la antena, que mientras no te claves la varilla en el ojo… todo va bien.

Además, la de plasma no tiene granito en la pantalla, que en la aldea hay algunas que más que granito lo que tiene son aceitunas, y hasta hay momentos que no sabes bien si ves o interpretas; a lo mejor es por eso que a veces digo que he visto una película buenísima y por mucho que explico nadie sabe qué fue lo que vi, puede ser…

Yo la verdad no sé como explicar bien todo lo que pasa en este maravilloso lugar porque disfrutamos de cualquier cosa: cuando alguien hace una obra en casa, si se compra un friegaplatos, cuando cogemos castañas, cerezas, fresas o hablamos al lado del hórreo… y aquí hay su movida, no creas.

Por ejemplo, el año pasado inauguramos el cuarto de baño de la casa de Maruja. Ya tenía uno, pero lo que hizo fue una remodelación total, una reforma completa, integral, con plato amplio porque las bañeras son peligrosas a cierta edad, eso dice Maruja (aunque yo estoy harto de decirle a Maruja que está como de 15, pero ni caso), el agua sale con más fuerza que las cataratas del Niágara, una mampara hecha como con unos azulejos de cristal grueso y de colores que dan una claridad… Tal gozada es el cuarto de baño de Virtudes que (previa invitación) yo ya lo probé varias veces. Llego con la toalla al cuello como quien va a la playa de La Concha o La Lanzada, el gel, la ropa limpia y….. bueno, me rio yo del Villapadierna ese… bo

Y hace unos días las mujeres de varias aldeas nos dieron una lección (una más) de organización. Se juntaron unas 50 y se fueron de fiesta. Dijeron que se iban y que se iban, que estaban hartas de tanta huerta y que mejor la juerga que la juerta. Total, que alquilaron un autobús, embarcaron en él y se fueron a un restaurante donde comieron y bailaron hasta la noche unas con otras, eso dijeron, vete tú a saber, como para preguntar, tal y como llegaron.

A los hombres (cuatro) nos dejaron solos, ¿y qué hicimos nosotros? Pues después de mirarnos como diciendo, «qué le vas a hacer… », organizamos una churrascada acompañada de buen vino, de unos chupitos y para mí que hubo un momento que si no llegan a volver, pues aún estamos ahí. Es más, si me apuras creo que si no volvieran jamás nos apañábamos ya de por vida; pero regresaron y ahora estamos pensando (aunque nadie lo diga) a ver si se van otra vez de fiesta, que por nosotros… claro que tal como llegaron y tal como nos encontraron… no veo yo que vaya a ver pronto otra.

PD.-
La rubia, la yegua, está mucho mejor de la neumonía pero aún no puede salir del establo porque le sienta mal estos calores

Menos mal que se fue el 009

Viernes, enero 1st, 2010

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

¡¡¡¡ HOLA VEiNTE DIEZ !!!!

—————————————————————————————————————————————————————————————————————-