La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Una situación increíble

Escrito por Manuel Guisande
5 de Noviembre de 2011 a las 11:18h

En la vida hay situaciones que cuando menos las esperas te pasan a ti; sí, a ti (pero despierta hombre, que ya son más de las diez) y la verdad que le das gracias a Dios porque, digamos, de alguna forma, has sido tú el elegido. Y eso de ser el elegido es mucho, que ya solo en China hay 1.300 millones de personas y que te toque a ti, justo a ti, en esta esquinita llamada Galicia, que como quien dice vivimos cuatro amigos… vamos, esto es milagroso, por eso aquí vive Santiago, el apóstol, supongo.

Y claro, cuando te pasa una cosa genial tienes dos opciones en la vida: patentarla o darla a conocer. Y como patentarla pues como que no, porque siempre hay algún listillo que hace una variantes de la idea y se apropia de ella y tú a verlas vir, pues mejor darla a conocer que, en confianza, entre nosotros, total… incluso con la patente no vas a llegar a final de mes…

¿Y qué fue lo que me pasó que hora te puede pasar a ti ?. Pues que me levanté de cama de una forma tan placentera, pero tan placentera, que hoy mismo lo vuelvo a hacer. ¡¡¡ Que no hombre, que no, que no es nada erótico !!!, que desde que han puesto cerca de tu casa ese sex shop estás pero que muy mal.

El asunto es que estaba durmiendo cuando de repente noté en la espalda, como una especie de caricias, como un hormigueo, un cosquilleo, una sensación tan maravillosa que incluso pensé que si muriera así no me importaría, pero como tenía que ir a trabajar… pues decidí no morirme, y no tenía muy claro si estaba soñando o despierto. Y así, tal cual estaba, en ese momento en que abres los ojos y no sabes si estás o no estás, pero crees que sí, pero que no, vuelvo a sentir esa sensación en la espalda.

Suavemente, con cierta preocupación, también es cierto, deslicé mi mano (sí, joé, la mía; ¡¡¡ que el sex shop no está en tú calle, plasta !!!) suavemente hacia la espalda, hacia el lugar donde se estaba produciendo es microterremoto cuasierótico y sensual. ¿Y qué creéis que encuentro?, ¿qué crees que era lo que me estaba produciendo esa delicia?, el móvil funcionando en tono vibrador. Sí, el mó-vil. Mi pequeño móvil Samsung, en plan geisha masajeándome.

Y te lo juro que fue verlo y lo primero que pensé fue levantarme de cama e ir directo a Moviestar, Movidescansar o Movidormir y preguntar si venden alguno tamaño de 1,80 x 1,50, tipo cama, porque hoy, hoy lo pruebo, vamos que si lo pruebo, y mañana te lo cuento; bueno, te lo cuento si me despierto, claro.

Eso de perder el tiempo… una historia

Escrito por Manuel Guisande
31 de Octubre de 2011 a las 16:26h

Eso de perder el tiempo es muy peligroso; pero mucho más de lo que te imaginas, y mira que tú eres descerebrado, pero cuando te pones a pasmar… todo es posible y más.

Hace unos días estaba esperando a alguien y no me digas cómo me puse a mirar el escaparate de un supermercado y me quedé alelado viendo un bote de ColaCao… Mira que hay que estar aburrido para quedarse mirando y remirando el bote de Colacao, pues aquí lo tienes, ese soy yo, ya ves.

Pues me pasé como 10 minutos viéndolo, y no te creas… llegué a la conclusión (esto sí que es triste, lo reconozco) que los botes de ColaCao no son cualquier cosa… no. Supongo que eso es lo que tiene el hacer tiempo mientras esperas a alguien, que tu mente vuela y no sabes dónde puede acabar y cuando lo hace… a saber; pues la mía terminó allí, viendo a las dos negritas con sus lazos en la cabeza y supongo que lo que tenían entre las manos sería cacao y hasta notaba un calor…

No me digas cómo pero yo estaba en África, rodeado de vegetación, de palmeritas, de cacao por todas partes y me encontré con otros que les había pasado lo mismo, que se les había ido el cerebelo y habían acabado allí. Había gente de Suiza, de Alemania, de Portugal, de Finlandia, Israel… un ambientazo… una interrelación cultural… un «que yo me quedo aquí y no vuelvo… ».

De verdad que estaba feliz. Nos juntamos varios, cogimos unas canoas y navegamos por un río inmenso; vimos leones, tigres, panteras, elefantes… buah, tela tela la aventura hasta que llegamos al lago Lacoste, donde había mogollón de cocodrilos con la boca abierta…

La verdad que hubo un momento en el que pasamos miedo; es cierto, como cuando entramos en un poblado y los nativos nos amenazaron con unas lanzas; pero no sé que dijo el tipo de Israel que estaba con nosotros, que nada, unos minutos de tensión y luego… una fiesta saltando todos por encima de una inmensa hoguera, bebiendo un mejunje rojo, comiendo carne de unos bichos más raros. ¿Pero qué tiene que ver Rubalcaba y Rajoy con esto de África y los bichos?, joé, estás politizado pero que mucho.

Total que estaba tan feliz cuando oigo: «¡¡¡¡Guisande !!!!!»; y ostrás, empecé a notar un frío que no veas, ¡¡¡ qué África ni historias !!!, ¡¡¡ estaba en Lugo !!!; sí, en Lugo, cerca de la estación del tren, a casi -2 grados centígrados y nada de guapas negritas…. ¡¡¡ que va !!!, unas tías enfundadas en unos abrigos que no se les veía ni la nariz y menos mal que reaccioné y que me pilla con esta edad, que es en otra y no sabría si estaba viendo ColaCao o estaba colocao, que todo sería posible.

ALBA NOVOA, UNA ACTRIZ CON FUTURO
La actriz y amiga del blog, Alba Novoa Fajardo actuó recientemente en el café-teatro La Tertulia, en Granada, donde mostró su gran capacidad artística y dotes de improvisación interactuando con el público. Alba Novoa, que actuó junto con Alejandro la Peña es una de las actrices con más proyección en el panorama teatral de Andalucía. Enhorabuena

Hazaña: Consigue escribir un artículo sin oxígeno

Escrito por Manuel Guisande
26 de Octubre de 2011 a las 11:39h

Sí, he sido yo; sí, yo, yo, Manuel Guisande (por cierto, nada de letras de oro que las mango) quien lo ha conseguido: escribir un artículo sin oxígeno. Pero voy a explicarte esta hazaña, esta gesta, esta epopeya, esta proeza, que estoy seguro que marcará un antes y después en mi vida y en el mundo de las letras hispanas. Aunque en España todos conocemos a Edurne Pasaban, como este blog se lee en muchos países explicaré que Edurne es la primera alpinista en ascender los 14 ochomiles (montañas de más de 8.000 metros) que hay en el planeta Tierra.

Y dirás, con razón, ¿y qué le importará ahora al Guisande este el alpinismo, que lo máximo que sube son las escaleras de su casa, que es de planta baja, y cuando va al periódico a veces hasta coge el ascensor para llegar a la Redacción, que está en un primero? Pues nada, absolutamente nada; lo que me importa es que ahora el mérito del alpinismo está en hacer cumbre sin oxígeno; eso, sin oxígeno. Y en estas estaba pensando, en eso de sin oxígeno, cuando me dije: «Y si paso a la historia del periodismo mundial por ser el primer plumillas que escribe un artículo sin oxígeno y sin sherpas… ».

Y fue pensarlo y como que ya me quedaba sin aire, una angustia… pero me sobrepuse, me animé, y así, como Edurne, formé una expedición integrada solamente por mí y empecé a prepararme. Primero pensé en lo que iba a escribir sin oxígeno y luego, crono en mano, a hacer entrenos (inspiraciónnnnn… expiración, inspiraciónnn… expiración…) un tute le di al cuerpo, tela.

Y ya, después de muchas pruebas de resistencia, de ejercicio con los dedos sobre el teclado, fijándome bien en lo que escribía… en fin, haciendo un período de aclimatación y adaptación, me dispuse a coronar la cima del Windows 2000 por la cara, por la mía. El único humano que lo ha conseguido. Y más o menos fue así, me concentré y me dije «allá voy», y para que no quede dudas, la heroicidad la escribí con letra de color rojo, como el sudor y la sangre que me ha costado esta aventura.

«Sé que es un momento trascendental, voy a hacer historia en el periodismo mundial al ser el primero en escribir un artículo sin oxígeno. Miro el crono, pasan los segundos y empiezo a notar los efectos de la falta de aire sobre el cerebro; sí, sobre el cerebro, pero tengo que seguir, tengo que seguir, tengo que conseguirlo. Sé que el mundo de la letras está pendiente de mí, de esta proeza, no puedo desfallecer. La cima, ¿dónde estará la cima?, no la veo, no la veo. El oxígeno, el oxígeno, me estoy quedando sin él; pero aquello, aquello es.. síííí ¡¡¡ la cima !!!, la veo, la veo, ya la veo. Síííííí, está ahí, ahí, tengo que llegar, voy a llegar. Venga, venga Guisande, un paso más, un paso más. ¡¡¡¡ Ya, ya !!!!! ¡¡¡¡ CUMBRE !!!!!!»..

Uffff, uffff, ufffff,uffff, uffff,ufffff, ,uffff, ufffff, uffff,ufffff, uffff,uffff,ufffff,uffff,ufffff,uffff ,uffff,ufffff ,uffff,ufffff,uffff,uffff,ufffff ja, ja ,ja ,ja, ja ,ja ,ja, ¡¡¡ lo conseguí, lo conseguí!!!

¿Que qué sensaciones tengo, qué sensaciones tengo?, ufff, uffff, bueno, bueno, bueno….. el pai, el pai, el paisaje desde el Win Win Windows 2000 es, es es pre precioso, uuuf, uff, uuff precioso, una mara mara maravilla; veo las nubes, el cie el cielo azul inten intenso y allá, allá, allá, uffff ufff allá abajo, abajo, el infinito y pienso en lo po en lo poco, uff ufff que so que so que somos y… «¡¡¡¡ Guisandeeeeeee por dios, quieres acabar el reportaje ya de una veeeeezzzzz !!!». Joé, ni haciendo historia te respetan.

El misterio de los electrodomésticos

Escrito por Manuel Guisande
20 de Octubre de 2011 a las 11:10h

Para mí esto de los electrodomésticos es un misterio. Yo no sé los tuyos, pero cuando te quedas un tiempo solo en casa y los conectas… a mi me dan pavor, por lo menos los míos.

Aunque no te lo creas, tengo un friegaplatos que si los escuchas bien, pero bien bien y le coges el ritmillo, suena a procesión de Semana Santa, en plan «chan… dá, tatachan… dá»; y porque no soy andaluz, pero la primera vez que lo oí a punto estuve de cantar una saeta. Es que me salía del alma, pero me contuve, y eso que el aparato tarda casi una hora en limpiar todo, que te da tiempo más que de sobra para practicar… pero eso, lo dicho, me contuve, y creo que hice bien pues aún mantengo mi puesto de trabajo, empleo, que se dice.

Hombre, exactamente exactamente el paso que era…. pues así en frío, pero el del Silencio fijo que no, porque aquello era un ruido, un bullicio, un estruendo, que cerraba los ojos y si me dicen que estaba apostado frente a la Giralda… que no, que de costalero no iba, que no me dolía la espalda… bo, no seas terco hombre, me lo vas a decir a mí…

Yo pensaba que esto del friegaplatos era una impresión mía, una sugestión, como te diría… una paranoia; pero no, porque la lavadora, por ejemplo, cuando suena en el silencio de la casa parece un avión que va a despegar y más que meter ropa como que te da ganas de llenarla de maletas, pero…

Aunque yo no digo nada en casa, a estos ruidos estoy acostumbrado, y mientras la sioux pregunta si terminó el friegaplatos con su monocorde y espiritual «chan… dá, tatachan… dá», yo digo que falta poco, aunque la verdad que lo que tendría que decirle sería: «ná, un rosario y ya está»; pero como ella de niña veraneaba con su abuela en una reserva y se siente muy india debería decirle: «Cuando pase el espíritu de esa nube y el humo del cigarrillo desaparezca, el aparato blanco se apagará».

Como te decía, yo no digo nada, me callo, pero todavía al que no le encuentro el punto es a la secadora, no se lo encuentro; le doy al botón de on por la noche y por mucho que lo intento, na, na de ná, me quedo dormi… ¿dormido?. Ahora que lo pienso, a ver si va a ser que lo que toca es una nana…

Los futbolistas, unos cínicos

Escrito por Manuel Guisande
16 de Octubre de 2011 a las 18:52h

Después de esos tipejos que son lo políticos y esos pseudoanalistas que ahora dicen que la crisis del ladrillo «se veía venir» (si hombre, pa ladrillo sí que estás tú hecho), los más cínicos son los futbolistas.

Yo comprendo que todo el día utilizando los pies… pues que te olvidas de la cabeza, del cerebro, y si aún encima cuando la usas es para darle un castañazo a un balón de cuero que pesa 400 gramos, casi medio kilo, que va a unos 30 kilómetros a la hora… pues supongo que la materia gris origina una especie de tsunami interior difícil de controlar y que eso… pues afecta y sino afecta, pues peor, que a ver qué tienes ahí dentro en la mollera para que no notes ese golpetazo con el esférico, que a mi ya solo ajustar un sombrero hasta me duele la sien.

Y es que lo de los futbolistas es mucho. Que a un delantero, pongamos por caso Alvarito Touriño, lo entrevisten y le digan que van a fichar para su puesto a un crack megacrack, que mientras él mete 15 goles por temporada el fenómeno hace 300 y que diga: «Que venga, que será bien recibido y ayudará al equipo… », no lo entiendo.

O a Alvaritiño le falta un hervor o remata demasiado de cabeza, porque a mí me dicen en el periódico que a mi sección va a venir un tipo que lo que yo hago en dos días él lo hace en 5,34 segundos, que además hasta le da tiempo a limpiar las ventanas del diario, engrasar la rotativa y pregunta para qué valen los días festivos… y lo primero que hago es pensar en tres posibilidades. 1- Lo enveneno. 2- lo enveneno y 3-, lo enveneno; bueno, hay una más 4- me enveneno y acabo ya con todo, pero el mega ese va primero como me llamo Fernández.

Es que tú imagínate que eres cirujano cardiovascular y que fichan para el hospital a un tío que dice no es necesario cinco salas de operaciones, que con una llega y que bien colocaditos los pacientes interviene a cinco o seis a la vez en plan simultáneas de ajedrez; que no necesita enfermeras para que le pasen el instrumental, que él es muy ordenadito y que los anestesistas tampoco los precisa, que tiene un método de hipnosis aprendido en Burundi que es genial y que…

Yo, la verdad, ante la eventualidad de tener un megahiperpatacrack así y que alguien diga «que venga»… no lo entiendo, de verdad que no lo entiendo por mucho que lo intento, no lo entiendo; claro que si dice: «que venga, que venga… », ¡¡ ah !!, entonces, eso… eso ya es otra cosa ¿no?

UNA GRAN PERIODISTA Y NUEVAMENTE GRACIAS
Siempre es satisfactorio que los colegas triunfen, como el caso de Beatriz Alvariño, que ha sido fichada por la firma de ropa Do Rego & Novoa, seguro que no se arrepentirán. Por otra parte, no puedo menos que agradecer a otra librería, en este caso Maside, de La Coruña, que da a conocer los cuentos de Rodribico, poniendo en sus escaparates los cuentos

¿Por qué en la ciudad la gente no habla?

Escrito por Manuel Guisande
12 de Octubre de 2011 a las 20:45h

Esto de vivir en una aldea, adonde me retiré haces dos años después de hartarme de buscar aparcamiento en la ciudad tiene su aquél. Y es que cuando vuelves a la urbe et orbi después de mucho tiempo alucinas tanto que las líneas de los pasos de peatones y no sé cuantas otras que hay en el asfalto, más que señales de tráfico te parecen los dibujos del desierto peruano ese… ya sabes, el colibrí, la araña, el mono… que nadie sabe para que están pero yo sí, para fotografiarlos.

Y es entonces cuando te das cuenta que ya perteneces al mundo del rural; al mundo de la bestia y del vegetal, de la marela y el grelo, de la yegua y el riejo, que tela con el riejo cuando hay que hacerlo a sacho, que quedas deslomao.

¿Y cómo te das cuenta que ya estás en otra dimensión existencial?, ¿cómo sabes que lo tuyo ya no es esperar al animal de cuatro ruedas en la parada mirándose los caretos unos a los otros con disimulo?, ¿quizás porque cuando vas un día a la ciudad te das cuenta que para aparcar haces unas 1.500 maniobras… porque en la aldea lo dejas así, a granel, en cualquier sitio?, pues no. ¿Entonces, por qué, por qué sabes que ya no perteneces al mundo urbano?, pues porque hablas. Sí, como te lo cuento, porque hablas. Algo tan normal como hablar, en la ciudad resulta extraño, raro y hasta intrigante; vamos, que eres un excéntrico.

Tú entras en un bar en el pueblo y vamos, no tienes que decir nada para que uno te de una palmada en la espalda y dudes si te atravesó o te la dio en el pecho y tras darte cuenta que sigues vivo… pues eso, hablas. Sí, hablas, y lo mismo hablas de la patata, que de si es la época del níspero o del grelo… hablas, qué mas da de qué… si nadie sabe nada.

No hay tema que no toques con cualquiera, aunque no lo hayas visto en tu vida, para charlar; pero en la ciudad… en la ciudad entras es un bar, hablas con alguien que no conoces y oye, te miran con una cara de asesino, de homicida… y entonces… pues te callas, porque te ven raro y extraño que no vaya a ser que…

Y así estás, callado, cuando a lo mejor el interfecto con el que pretendías charlar un ratillo y te miró de reojo con mala cara, coge de móvil y como quien no quiere la cosa dice: «, pues aquí, en el bar, esperando al niño, que está en la Escuela de Idiomas». Y tal cual oyes lo de idiomas piensas: «¿Aprendiendo idiomas?, pues como salga a tí, pa lo que le va servir… ».

Bobadas guisandianas

Escrito por Manuel Guisande
10 de Octubre de 2011 a las 11:54h

Vamos a ver, me piden por correo interno que publique unos «pensamientos y dudas» que tuve en vacaciones, que puse en twitter (@manuelguisande) y en facebook, y que no han podido leer ya que no todos me siguen en esas redes sociales. Total, que yo los pongo, pero allá vosotros

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Un grosería: ¿Alguien me puede decir si el octano es el culo del número 8?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Yo eso del Twiter no lo entiendo, me siguen más de 200 personas y ninguna me coge

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Montar a caballo… no tiene nada de malo ¿verdad?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
¿Por qué hay gente que es muy guapa pero en las autopsias está de muerte?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
¿A los de Bildu les gustan las baladas?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Lo sé: Se nace con el pecado original y se muere con el de fotocopia

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Yo de verdad que soy muy hogareño, me encanta la casa de los Pérez

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Será impresión mía, pero cuando lees algo pie de la letra… ¿no notas mal olor?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
¿A los violinistas cuando tocan les ponen la partitura “torcida” para que la vean?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

Un tartamudo ¿a la vez que estudia está repasando?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

Yo creo que hay muchos maridos que les gustaría ser pilotos de Formula 1, para encontrar una escapatoria

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Cuando yo estudiaba siempre decía «paso de todo, menos de curso»

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Si es anal… o sea, una vez al año ¿no?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

Nunca entendí porque los comercios de los chinos tienen puertas, siempre están abiertos…

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

Decía un amigo, un poco creído: «Yo tengo calor porque nadie me hace sombra»

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Dios dio a todos luces, pero a algunos creo que de bajo consumo

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
¿Tú crees que el humor negro no es cuando te ríes a oscuras?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

Cuando cierras despacio… ¿cuánta superficie te queda?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

El crimen perfecto no existe, ¿pero el pluscuamperfecto?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

Sólo quien tiene cabeza de huevo puede tener el éxito en la yema de los dedos.

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Casi todo el mundo tiene una personalidad interna y otra externa ¿por qué yo la tengo mediopensionista?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

¿Tú crees que los pacifistas escriben con bolígrafos descargados?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Doblar una película es fácil, lo difícil es enderezarla

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Yo era incorregible, hasta que empecé a escribir

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

La hache, la hache, hache no se pronuncia

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
¿Los mudos solo pronuncian las haches?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Si tienes apetito sexual, que lo pides ¿en plato sopero o llano?

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-
Quien me iba a decir a mí cuando nací, que yo, precisamente YO, iba a ser la primera; sí, la primera, persona del singular

PD._ Ya me diréis la que más os gustas, si es que os gusta alguna, claro

Dios, nooooo, un herido en la aldea

Escrito por Manuel Guisande
4 de Octubre de 2011 a las 12:11h

Este año las vacaciones me las he tomado muy tranquilas, pero muchísimo, tanto que no hice nada; pero absolutamente nada, y mira que paradojas tiene la vida que justo por no hacer nada te percatas de todo, como de que no eres necesario para nada… con lo cual me da cierto sosiego pensar que el mundo no depende de mí, que un día creí…

Y así me hallaba, en una paz infinita, en la placidez total, cuando ésta se vio alterada por unos gritos de Maruja, mi vecina. Vamos a ver que esto hay que explicarlo. Los gritos de Maruja son especiales. Tú vas a kazajistan y los oyes; sí, no es que los recuerdes… no, los oyes como si estuviera a tu lado. Y lo mismo los oyes en Kazajistan que en el trayecto en el avión de ida y vuelta por mucho que el aparato esté presurizado y vuele a 10.000 o 120.000 metros, los oyes.

Y así, con los gritos de Maruja, bajé de casa, abrí la puerta y me encontré a su hijo Suso como la estatua de la Libertad, con el brazo en alto, la mano cubierta por un trapo y chorreando sangre… una alegría, vamos. «¡¡¡¡ Que se cortou coa sierra, que se cortou coa sierra !!!», gritaba Maruja mientras en Kazajistán se ponían en alerta roja por temor a una invasión. Y fue oír eso de «se cortou coa sierra» y ya me imaginé que Suso se había llevado toda la mano por delante, porque hay que ver como son los aparatos estos, que tienen unos dientes…. como Ana Belén.

Entonces, inmediatamente lo metí en el coche para ir al hospital, la sioux (mi mujer, traductora y enfermera) le ayudó a hacer un torniquete, mentalmente me puse el casco de Fernando Alonso y te lo juro que no sé en cuanto está el récord Oza de los Ríos-La Coruña (unos 20 kilómetros) pero que lo batí… bueno que si lo batí.

Dos horas de operación, otros tantos días de reposo, unas curas… y para casa con su dedo implantado. Y yo pensaba que había ya pasado todo cuando en la aldea empezaron las conversaciones de los vecinos: «¿Y te acuerdas de Lucho, el hijo de Pastora? pues metió un brazo en una trituradora, se quedo sin él y tuvo que arrancar el mismo la camisa que sino va padentro… », decía uno. «Y Toño, el del supermercado, que se llevó tres dedos con el cuchillo… », explicaba otro. «Y Fidalgo… que perdió un ojo… »

Yo no he estado en Afganistán, te lo juro, pero por lo que decían mis vecinos, aquello más que una conversación parecían un parte de guerra: «¡¡¡ Fidalgo Piñeiro !!!, sin brazos», «¡¡¡ Arturo Ameneiro !!!, sin ojos», «¡¡¡ Pastor Rodríguez !!!, sin pies», «¡¡¡ Lucho Rueiro !!!, muerto».

Yo escuchaba y no decía nada, que el mayor daño que me hice en mi vida creo que fue con una espinita de una sardinilla que se me quedó clavada por no sé dónde en la garganta y me costaba tragar, que lo llego a decir y además de parecer tonto igual me rebanan al través.

Bueno, pues al final de tanta conversación repetida y repetida día tras días, entre lonchas de jamón, queso y vino, llegué a tres conclusiones: 1- Que para conductor de una ambulancia estoy más que preparado, preparadísimo. 2- Que en mi aldea no hace falta tiritas, o te amputan o no te amputan. Y 3- Que en cuanto oiga el ruido de una sierra me meto en cama, me tapo con las mantas hasta las orejas y con los pies cierro las ventanas y las contras como pueda, no vaya a ser que salte la cadena, me trocee y que un día cuenten: «¿Y te acordas do periodista, que con unha serra… ». Ni hablar.

UNA EMPRESA DE TRADUCCIONES QUE VA A MÁS

No hay como que a los amigos del blog le vayan bien las cosas, como le sucede a Luis Rodríguez, gestor de la empresa de traducciones Okodia , asentada en Barcelona, que ha lanzado un nuevo servicio especializado solamente en traducciones de medicina, llamado Okomeds. Vamos que el trabajo y la calidad siempre tienen su recompensa y seguro que habrá algún descuento para quienes leen el blog. ¡¡¡ Enhorabuena Luis !!!

A alguno no se le puede pedir más

Escrito por Manuel Guisande
1 de Octubre de 2011 a las 12:21h

Yo comprendo a Artur Más, ese hombre que por el nombre más bien parece una Agencia de Calificación y como tal, pues eso, califica; y comprendo y tiene razón ese chico que después de intentarlo tropecientas veces (tres) por fin ha llegado a ser presidente de la Generalitat, que también tanto dar la vara para llegar a ese cargo y decir ese parvada de que «los niños gallegos y andaluces hablan castellano, efectivamente, pero a veces a algunos no se les entiende»… ya te vale.

Tiene razón Sir Artur cuando lo dice, porque estoy seguro que si todos los días los gallegos estuviéramos rajando en el Parlamento español, en radios, televisiones y chantajeando al Gobierno para obtener más réditos en forma de infraestructuras, de financiación, de AVE y ReAVE… hasta hablando en chino se nos entendería mejor.

Y también entiendo a este hombre cuando dice lo mismo de los andaluces, que junto con nosotros los gallegos curiosamente es de las autonomías menos favorecida… pero a mi me da que no es que no se nos entienda, sino que no nos hacen caso; por eso, quizás si hiciéramos como él, hablando, coaccionado y amenazando, seguro que nos comprendería mejor; mas ese no es nuestro estilo.

PD. Artur Más es Artur Más, no todos los catalanes.

Garabolis, se pasará al público en el Festival Internacional de Cine de Ourense

Escrito por Manuel Guisande
28 de Septiembre de 2011 a las 11:27h

Vamos a ver, que si surge alguna noticia… pues hay que darla. El día 15 y 16 de octubre, en el Auditorio de Ourense se hace la presentación al público del cortometraje GARABOLIS, que junto con menos de 20 cintas ha llegado a la final del Festival Internacional de Cine de Ourense. Y allí es casi seguro que estaremos el gran director Alfredo Pardo, y éste que escribe, ya que nos han llamado algunas teles para hacer unas entrevistas. Vamos, que si alguien va, que se presente y picamos algo, que es en definitiva lo que quería decir.

Total, que presentaremos Garabolis y nos preguntarán cosas de cómo surgió la idea, la expectativas que tenemos y otras curiosidades, ya que creo, es el único corto mudo que se presenta y es una novedad ya que no suelen hacerse (el Guisandiño siempre dando la nota sin querer).

Según el programa establecido por la organización, el día 14 es la inauguración del festival y la verdad que casi me apetece más ir a este evento con la sioux; así dejamos de embrutecernos en la aldea y pasamos del sacho al cóctel, que tiene su punto porque pesa menos una copa de champán que la herramienta romana (efectiva ella, todo hay que decirlo, pero pesa…) que ya las podían hacer de fibra de vidrio o de carbono, por eso de las nuevas tecnologías, o que funcionara de forma autónoma con un chip o dos….con tal de no doblar el lombo… o que sexa.

LA FICHA Y EL EQUIPO

Dirección: Alfredo Pardo; Guión, Manuel Guisande; Fotografía, David Vázquez; Música, Miguel Costas; Cartel anunciador, Xaquín Marín; Intérpretes: Darío Loureiro, Mela Casal, Carlos Blanco, Leopoldo De Soto, Humy Donado, Julio Cela. Producción, Chantada Film; Empresa Productora, Chantada Film; Formato de rodaje, HD; Duración, 9’ 00’’