La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Respuestas a tus preguntas periodísticas

Escrito por Manuel Guisande
18 de marzo de 2012 a las 16:20h

Cuando tenía 15 o 17 años, todo lo que caía en mis manos en forma de artículos sobre Periodismo o del trabajo de un periodista, lo devoraba; pero los plumillas escribían tan poco de ellos y de la profesión que a lo mejor por eso estoy delgado… de devorar ná, aunque también puede ser que tenga tipo fideo porque nací a final de mes, no lo sé, pero algo de eso hay, fijo. Y todo esto viene a cuento porque por correo interno me han preguntado en varias ocasiones algunas cosas, como por ejemplo, si pienso mucho los artículos que escribo, en qué me inspiro.

Si fuera normal diría que, bueno, que para escribir un artículo parto de un pensamiento profundo, un gran análisis de la realidad, de un minucioso estudio, y que luego estoy unas tres o cuatro horas ante el ordenador para darle forma… y que es así cómo los hago mientras a la izquierda de la pantalla tengo un cenicero y el tabaco, a la derecha dos cochecitos de cuando era pequeño y por la ventana veo el campo.

Añadiría, si fuera normal, que esto requiere una profunda formación intelectual, pero muchísima, ni te imaginas; que no hay tanta gente capaz y que yo y que yo y que yo… Pues no, excepto lo de los cochecitos, el tabaco y el campo… lo demás no es cierto, todo mentira, excepto lo de normal «Pensamiento: Sí, oh !!!  era boa… ». Pues eso, ni estudios, ni profundidad, ni análisis ni conceptos ni gaitas; estáis ante un imbécil al que le surgen ideas bobas y absurdas a borbones, digo a bobortones, como las aguas de los balnearios pero con algo mejor de salud que ese tipo de clientela made in carbono 14 parcheada con baypas.

Y es que esto, lo mío, como te lo diría, es una forma de ser. Por ejemplo, un diseñador va a un país, ve cómo viste la gente e inconscientemente piensa en ropa, en qué cambios haría, qué modificaría. Pues igual me sucede a mí; entro en un sitio, oigo o veo cualquier cosa y cambio esa realidad por otra: la subrrealista (idiotez también vale). ¿Y hay un algo más en los artículos, un fondo, una enseñanza, un… ?. Ay neniño !!, eso lo tendrás que contestar tú, que no voy a responder yo a todo… bo

Ya sé que te estás haciendo una pregunta: ¿Y tú (o sea yo) siempre soy así, siempre estoy escribiendo como si fuera ese intelectualillo con gafas y medio parvo que está dale que te dale a la tecla o que siempre estoy pensando sin parar… ?, pues no; de intelectual… pues como tú con lo del «viento es el aire en movimiento», que fue lo que me quedó de mis años de estudios, además de esa duda de que para qué servía un logaritmo neperiano.

Y ya puestos, en este arrebato de sinceridad, te voy a contar un secreto: ¿Sabes cuántos «amigos» tengo en Facebook?, pues casi 3.000. ¿Sabes cuántos hablan conmigo cuando entro?, pues prácticamente ninguno porque cuando chatean conmigo lo primero que me dicen es: «Perdona, que seguro que te molesto» o «disculpa, seguro que te interrumpo, que estarás escribiendo» o (hasta de usted me tratan) «no le importaría… ».

Mira chaval, ni molestas, ni interrumpes, ni perdona ni nada; lo que sí haces es mosquearme pero mucho que mucho porque cuando entro en el Face estoy mirando como un bobo a la gente que está a la derecha, en el chat, y lo que pienso es: «¿Joé, de casi 3.000 tíos no habrá uno, ni tan siquiera uno que desee hablar conmigo, ¡¡¡¡ pero ni unoooo !!!!?» Y te lo juro que me mosqueas pero me mosqueas mogollón, hombre mucho mucho lo que se dice muchísmo no, que gracias a tu pregunta por correo interno he escrito un artículo: este, dios qué noble soy y que morro le echo.

Para morro, el de algunos artistas

Escrito por Manuel Guisande
12 de marzo de 2012 a las 13:14h

Yo pensaba que esto del arte pues que era sencillo; que una persona tenía unas cualidades, pongamos para pintar… y eso, cogía de pinceles y paleta, mezclaba colores y… pues un cuadro, qué iba hacer… un huevo frito… pues no, un cuadro. Más claro… cuadro.

Y lo mismo un escultor, un músico o un escritor, que este último coge las 28 letrillas esas que están esparramadas por el teclado, las mira, les sopla, dan vueltas por su imaginación y allí en el aire, donde todo es posible, hasta los más increíbles sueños, hace múltiplos de dos en dos, un par de piruetas y ¾ de volteretas y luego ellas, las preciosas letras, como las gotas de agua a cámara lenta se posan juntas suavemente sobre el fino papel y… ¡¡¡ flassss !!!, una frase y a esa… otro malabarismo aéreo y ¡¡¡ flassss !!!, otra; y a esa otra… pues otra. Y así… pues una novela, una obra de teatro, un poema… yo que sé, algo que al leerlo te haga pensar, reír, llorar, soñar… lo que sea.

Pues parece ser que no; por lo que a veces oigo resulta que hay gente que lo de pintar un cuadro o hacer una escultura, crear un poema o escribir una novela dice que es un trabajo… pero un trabajo… que se pasa horas y horas cavilando, haciendo pruebas y más pruebas y que casi como mínimo necesita ir al Benelux para inspirarse… y cuando dicen esto, te lo juro que pienso lo bien que haría este tío alicatando mi cuarto de baño o lijando los muebles del comedor en vez de perder el tiempo, que además, por lo general estos tipos hace una obra de «arte» y las otras no son más que copias, como si en vez de tener un medio para crear, como un pincel o una espátula, tuvieran un fusil de repetición.

A mí me da que estos que dicen estas cosas (si es cierto que para ellos es un trabajo) es que entonces de artistas no tienen nada, más bien son unos torpes de mucho carallo, como decimos en Galicia, y que nunca lo que hagan llegará a ser nada en especial porque el arte tiene que ser o debe ser un entretenimiento, un juego, pero un trabajo…

Claro que si realmente es una diversión y hacen creer al resto del personal que lo suyo es de una trascendencia infinita, fruto de un análisis y de un estudio sobrenatural y que hasta es preciso en cerrarse en un monasterio o ir al Benelux para tener inspiración… entonces que son unos pedantes que no hay por donde cogerlos; bueno sí, pero no te dejan y, además, bien pensado, por mucho que vayas al Benelux, como no tengas lux… apaga y vámonos.

MARCOARTE RENUEVA INSTALACIONES
El colega y amigo del blog, Jorge Calvo de la Iglesia, dueño de Marcoarte, calle Juan Canalejo 2 (A Coruña) ha renovado las instalaciones haciendo más atractivo el local. Así que habrá que hacerle una visita y, como todos los colegas, a los que leen el blog Al Fondo a la derecha le hará un descuento si van a enmarcar un cuadro.

Vaya lío con esto del Ego

Escrito por Manuel Guisande
8 de marzo de 2012 a las 12:14h

Estaba yo estos días con eso que llaman Ego, que por lo visto lo tenemos todos; pero si te soy sincero yo no lo encuentro y la verdad que si está en alguna parte, pues que a mí que me registren porque yo no noto que se me suba el Ego ese porque midiendo 1,80 para qué quiero más sino me voy a dedicar al baloncesto… pero bueno.

Lo que sé es que me decía: ¿ Y cómo es posible que no tenga más Ego con todas esas hermosas frases que me dicen en el blog como «genio», «crack», «mago de las letras» «la caña de España»… ? Pues nada. Así que estaba buscando cómo autoestimarme, autoendiosarme, autoidolatrarme o autoencumbrarme, que no es fácil.

Y en esas estaba, incluso dándome yo mismo palmadas en el hombro con una mano diciéndome «eres un fenómeno», «tú vales mogollón, Guisande»… y tampoco; es más, no solo no notaba nada internamente sino más bien externamente y me parecía a esos musulmanes que se autoflagelan con una especie de latiguillo de cuerdas y ya tenía un dolor en el costillar…

Ya estaba yo ya que no, que esto del Ego como que no iba mucho conmigo, cuando cansado y aburrido de decirme frases maravillosas decidí cenar, que la verdad no sé si ya por hastío o por hambre y entonces ocurrió el milagro.

Sí, ocurrió. ¿Que qué pasó? Pues que me dispuse a hacer unos huevos fritos, calenté el aceite hasta que casi echaba humo, puse el huevo en vertical sobre el borde de la sartén, golpeé suavemente la cáscara, de repente salió la clara y la yema y entonces, entonces sucedió, ¡¡¡¡ sucedióóóóó !!!.

Allí, en la soledad de la cocina, al contacto de la yema y la clara con el aceite hirviendo escuché un más que sonoro «plas, plas, plas, plas, plas, plas» interminable. ¡¡¡ Síííííi, un aplauso, una ovacióóóóónnn… !!!

Y yo, ante aquello, os lo juro que fue el deliro, el éxtasis; me incliné ante la cocina, frente a la sartén, haciendo una parsimoniosa reverencia y no pude menos que dar las gracias por tamaño reconocimiento a mi labor profesional porque sabía perfectamente que aquellos interminables aplausos y ovaciones era por lo bien que escribo, porque soy el número 1, el no va más, porque… perdonad que os deje, es que tengo la sartén al fuego.

Prof. Enrique M. Bogo, (firma invitada). Mi hermosa lavandería

Escrito por Manuel Guisande
6 de marzo de 2012 a las 12:51h

(Un orgullo invitar Enrique M. Bogo, profesor universitario de Lengua y Literatura Española en Molloy College, Nueva York, para que escriba en el blog).

Como bien sabe mi amigo Guisande, llevo casi 10 años viviendo en Estados Unidos, y nada, que no me acostumbro. ¿Y por qué no? Pues no sabría qué decir, quizás porque ya estaba o llegué muy acostumbrado a otra cosa. Quizás es algo del todo natural. Porque los gringuitos que vienen a España parecen acostumbrarse bastante bien a la vida española (especialmente a la nocturna) pero todavía los ves enganchados a un Starbucks o frecuentando uno de esos centros de comida rápida y digestión lenta y atormentada. Tal vez sea porque la fuerza de la costumbre te lleva a evocar lo pasado y a no innovar con el presente. No sé. Tampoco se trata de un caso generalizado. Para nada.

Aunque sé que no soy un ejemplo aislado, conozco a muchos nuevos habitantes españoles en USA (y en otros lugares), o simplemente visitantes, que presentan una adaptabilidad mejor e incluso sorprendente a su nuevo entorno. Pero a mí no me ha ocurrido eso. Valoro el estar donde estoy, es interesante estar en el país que sirve de (¿mal?) ejemplo y reflejo en tantos y tantos campos para la mayor parte del mundo occidental y no tan occidental, pero no hago de ello mi tarjeta de visita.

La anécdota que viene seguidamente parte de un investigador visitante en la insigne Princeton University, New Jersey. Había llegado hacía casi un mes y después de tres semanas en una habitación carente de los más mínimos servicios se encontró con un típico problema: la ropa sucia. En Estados Unidos realmente ese problema no es tal, ya que se pueden encontrar lavanderías –hermosas o no tanto– en cualquier esquina de cualquier pueblo que disponga de esquinas.

Y el joven scholar español ya no tenía una sola pieza de ropa limpia. Así que recurrió a mí o fui yo quien se ofreció, no lo recuerdo con certeza, para prestarle los servicios de mi gigante pero ineficaz lavadora y de su secadora compañera de cuarto. Cuando llegó a mi apartamento, después de unos comentarios superfluos y aburridos sobre su vida académica y sus paseos por Chelsea, el Village y «la quinta con la 42» (pues otro tema sería la presteza de estos tipos en la adquisición de conocimientos sobre el callejero y la ubicación en la City), me comentó: «Pues nada, tío, no sabes el favor que me haces al ofrecerme los servicios de tu basement, porque si no hiciera el laundry esta semana no tendría nada que ponerme, porque, ¡joder! ¿Cómo se dice laundry en español? Tío, es que con el inglés ya se me pierden algunas palabras en español».

Increíble, realmente es difícil de creer que el cerebro del investigador ya hubiera adoptado la palabra laundry y abandonado «colada» –por cierto, un vocablo muy español– cuando todavía no había lavado nunca la ropa y jamás había usado ni lavadora ni secadora en el país de las oportunidades.

¿Sería que la neurolingüística se adelantaba a los hechos? ¿Sería que los días en Estados Unidos le habían hecho un laundry cerebral? No sé. Lo importante es que lavó su ropa y pudo perderse nuevamente por Lexington Avenue, en el Lincoln Center o por los alrededores de Union Square. Así, pulcro y con buena presencia, conseguiría que cualquier viandante le sirviera explicaciones para conseguir llegar sin problemas a Penn Station antes de que llegara la noche.

Y parecía una simple ferretería…. ya

Escrito por Manuel Guisande
29 de febrero de 2012 a las 19:29h

(Cosas que pasan y puende pasar en cualquier pueblo)

Ni subida de impuestos, ni prima de riesgo, ni la reunión esa de Davos (Suiza) para ver qué se hace con la Economía, que mejor no pensarlo. El asunto que nos trae a todos de cabeza en el pueblo desde hace ya varias semanas es la nueva ferretería. Ya ves, una cosa tan sencilla como una ferretería; sí, donde venden clavitos, y todos desquiciados porque…

Vamos a ver; yo comprendo que en una ciudad abran una ferretería… pues no tiene importancia, vamos como si la cierran, arde o se inmola el propietario, nos vamos a preocupar ahora por eso… bo, pero aquí… aquí es otro asunto, pero precisamente el asunto no es la ferretería en sí, sino de quién es el establecimiento.

Así que durante días no ha habido más que habladurías y habladurías hasta que una voz autorizada (autorizada porque gritó más que ninguna otra, obviamente, pero que todos la aceptamos como autorizada) no dejó lugar a dudas. «Quien está en el mostrador es familiar de uno que es de la Guardia Civil de Tráfico», y esto es… ni te lo imaginas.

El grado de consanguinidad no está claro, más bien difuso, pero que muy difuso, porque entras en un bar, sacas el tema, y entre grito y grito, entre «¡¡¡que va ho !!!», entre «¡¡¡ cala home cala !!!» y «¡¡¡ que dis home que dis !!!»… si es la esposa, la prima o la suegra, creo que nunca se sabrá, pero que el pariente es guardia civil de Tráfico, de eso no hay duda, y con la de comilonas que hay por aquí y con lo que se bebe, que otra cosa no pero darle al tintorro… ser amigo de uno de Tráfico… vamos, ni te cuento.

Así que en el pueblo, de forma callada, soterrada, como quien no quiere la cosa, cada uno tiene su estrategia para contactar con el de la DGT. Ya hay quien ha ido a por chinchetas sin necesitarlas, otros que han ido a preguntar por cualquier herramienta y quienes están esperando a que salga algún empleado para cuando lo vea… placarlo como el fútbol americano y llevarlo por la oreja al bar para invitarlo a algo, a lo que sea, pero invitarlo aunque tenga que abrirle la boca para meterle una cerveza. Da lo mismo, invitado e invitado, que aquí cuando se dice invitado, el asunto es serio.

Pero claro, no todo iban a ser alegrías. Como la gente del pueblo es muy noble hay un problema colectivo que afecta las cociencias y es el siguiente: ¿Se va a dejar de ir a la ferretería de siempre, a la que se ha ido toda la vida?. Y esto de verdad que es un lío. Y es comentarlo… y bueno, es que hay de todo.

«Yo no pienso ir a la nueva», dice uno en el Bar Pedreira, a la vez que añade «no tengo coche, a qué voy a ir… », y como atacando a la yugular otro le contesta apostado en la barra y desde unos 1.500 metros: «¡¡¡ Y tu hijo qué, y tu hijo qué… !!! », que por la forma de cómo lo dice y por la preocupación hasta piensas de quien es el hijo, pero callas, no la vayas a liar más.

Total, que así llevamos varias semanas y me imagino que un día pararan a uno y entonces ese uno bajará del coche y dirá al agente: «Miref feñof agente que foi del guefblo. Fenga, fenga, mire lo que fone ahíf. Farfetería Jofvi.  Miregf, confré un guevo de juchillofs, una refarfaradora, dofs marfillogfs neugmáticofs, cuatro falfalicates… ¿llamagmos a su jonfañero?». Y como el agente no le conteste «Ferogf fief del guefblo no fasfssa nada, no fasfassa nada, vag fasfarrr. Figa afelante, figa falantegf fuen hombregf, figa figa». Pues aún contestando así el de la Benemérita…. veo a más de uno en el trullo.

NACHO DE LA FUENTE, UN AMIGO Y UN CRACK DE LA BLOGOSFERA

Más que actividad tienen mi buen amigo y compañero Nacho de la Fuente. Los próximos días 7 y 8 participará en la isla de San Simón (Pontevedra) en una reunión a la que asistirán los más destacados expertos en redes sociales de España, y unos días después, el 22 y 23, asistirá al II Congreso Iberoamericano sobre Redes Sociales que se celebrará en Burgos. En fin, que mi amigo Nacho, el que tanto me ha ayudado en esto de la Blogofera,está que no para con su bitácora Lahuelladigital, y yo no paro de alegrarme por él.

Norteamérica no es Spain

Escrito por Manuel Guisande
27 de febrero de 2012 a las 16:59h

Tiene razón mi hija Alejandra, inspiradora de este artículo, cuando dice que los norteamericanos no son como los españoles, aunque matiza, y hace bien en hacerlo, «que eso solo es en la pelis».

Por ejemplo: En Estados Unidos secuestran al presidente y a media cúpula del Gobierno a cambio de que suelten a un preso bajo amenaza de cargárselos a todos uno cada hora, e inmediatamente se crea un Gabinete de Crisis y se comienza a negociar con su tira y afloja; bueno más de tira que de afloja, que estos son así, pero bueno.

En España ocurre lo mismo y antes de negociar con el terrorista sobre la liberación hay que convencer al tipo armado que se necesitan tres o cuatro días para formar el Gabinete porque no hay quien encuentre a los integrantes: Que uno ha dejado el móvil a su esposa e hijos y comunica desde hace tres semanas, que otro no se sabe dónde está que dijo que iba a hacer un informe y no está en su despacho desde hace un mes ni se le espera y que uno más que… y lo único que se le puede decir al terrorista es que no se ponga nervioso, que todo menos nervioso, qie no se le vaya a disparar el arma, «que en cuanto formemos el Gabinete hablamos, pero usted esté tranquilo, ¡¡¡¡ por Dios, tranquilooooo !!!!».

Y es que en Estados Unidos sucede un caso así y se juntan tres o cuatro o veinticuatro, sueltan como quien no quiere la cosa que hay que seguir la Quinta o la Novena enmienda y todos lo tienen claro: «Si el presidente está secuestrado, entonces la toma de decisiones corresponde a… ». Aquí… bueno; aquí sucede eso y ya está medio Ministerio del Interior poniendo en Google: «¿Qué hay que hacer si el presidente está secuestrado?».

Y claro, como somos así de arrebatados, de bestias, en definitiva, pues todo dios a entrar en Google y la página web que se cae o que enlaza con una porno y entonces… llamada al secuestrador para explicarle lo sucedido; que vamos, o el secuestrador es español y lo entiende porque sino… le haces tú eso a cualquier otro tipo del mundo mundial y vete comprando ya unos 15 féretros porque llevas un retaso… tela, que a fiambre por hora…

Y es que Estados Unidos ante una situación así, un portavoz de la Casa Blanca se reúne con la Prensa, da un escueto comunicado, y casi con lágrimas en los ojos pide al pueblo americano que rece, mientras al fondo ondea la bandera de las barras y estrellas y todos en silencio.

Aquí… vamos aquí no hay quien diga nada (el secuestrador obviamente ya va por los 24 tíos) al final sale uno con un papelillo, se confunde y como se le ocurra decir no sé qué de rezar se forma un cirio de organizaciones, asociaciones y fundaciones declarando que el país es aconfesional, todo el mundo se olvida del secuestro, del presidente de la madre del presidente y de los miembros de Gobierno y familia mientras el terrorista se pone a leer la Historia Universal, buscando por la letra E, de España, para averiguar quiénes diablos formamos este país, a la vez que ya informa que mejor que entren yahoo, a ver si así… que a este paso se queda sin rehenes.

Y ya puede el tío encontrar 800.000 enciclopedias en 144,5 idiomas, un millón de artículos y sesudos estudios para saber sobre algo de nosotros, que saber, lo que se dice saber… va a saber como somos, ¡¡¡ y una enmienda !!!.

PD.- Gracias a mi hija Alejandra que con su sentido del humor me dio las claves para escribir este artículo. Un beso, papá (lol)

Todos que sí, y yo sin entender nada

Escrito por Manuel Guisande
24 de febrero de 2012 a las 12:56h

He dejado pasar unas semanas para ver si con el tiempo notaba algo dentro de mí, lo que fuera, incluso un dolor de estómago o de muelas, que más da y… bo, nada. Y mira que yo creía que era sensible, que tenía como un don especial hacia el arte… pues ni don ni sensibilidad ni bobadas, una desgracia. Y todo porque vi un cuadro de Tapies y como si viera el corcho de una botella: ni siento ni padezco, no me transmite ni me provoca nada y como a todo el mundo por lo visto sí, y a mí no, pues como que te sientes raro, pero muy raro. Una pena.

Bueno,  si soy sincero, al ver el cuadro me acordé de cuando estudiaba Derecho, en Santiago, en una buhardilla y tenía una pared  que la cal se caía a trozos y con un manchón como amarillento y verdoso…. pero no creo que Tapies hiciera un cuadro para retrotraerme a lugares como el hueco en el que habitaba.

Además, aquél medio desván en el que vivía era curioso porque tenía una gotera y para que no cayera el agua había puesto un vaso y un cordón que caía justo en el medio, así la gota se deslizaba por el hilillo y no oía el pesado y monótono ruido que no me dejaba dormir, pero no creo yo que Tapies intentara que recordara… no, imposible, que va, no puede ser…

Pues allí estaba yo, frente a un cuadro, sin sentir nada, como anestesiado, y entonces pensé que como dicen que es un pintor universal, pues que a lo mejor las instrucciones de cómo colgar la obra venía en inglés y que los que la instalaron pues no sabían idiomas y lo pusieron así, a lo que caiga, a lo bruto, a granel, que yo me conozco bien como es este mi país,  que ante un problema pues… «¡¡¡ Ponlo así, Pepe, que el que sepa ya lo hará !!!!, vamos a estar aquí toda la tarde… », «¡¡¡ Pepeeeeeeee !!!, ¡¡¡ vente yaaaaaa, lechesssss; y deja eso hombre, que tenemos que ir a barnizar !!!».

Pero no creo que fuera por lo de las instrucciones en inglés porque bien pensado por algún lado del cuadro tendría que tener alcayatas o algo para anclar con la pared. Yo, de todos modos, como soy tan así, y por si se habían confundido, ladeé el cuello a la izquierda y… nada, luego a la derecha.. nada, incluso mentalmente traté de verlo al revés… tampoco; bueno, miento, pensé que por qué aquello no sería redondo, para evitar forzar tanto las cervicales.

Pues así estaba y me entró… un así como  que creía que era pero que no; y callado y en silencio me llevaba la mano a la barbilla, miraba, remiraba, pensaba y repensaba…  todo era inútil. De verdad que tenía un malestar, una sensación de frío, de autopsia, y ya cuando me iba a ir vi unos recortes de varios periódicos en una mesita en los que decía que Tapies era un genio y en otro lo mismo: un genio; pero claro, como yo no lo traté, pues no sé realmente cómo era su carácter. Total,  llevo un día Tapies… fatal, no entiendo nada.

 

PD.– ver cosa, de Tapies

Dejarlo todo y cambiar de vida

Escrito por Manuel Guisande
22 de febrero de 2012 a las 13:39h

Con esto de la Reforma Laboral, está el personal… y no es de extrañar porque empleo no se va a crear sino a repartir, que es distinto; es decir, que si somos mil los que trabajamos y ganamos pongamos 1.000 euros, pues ahora trabajarán 2.000 a 500 euros cada uno, más o menos, y claro, así creo yo empleo todo el que quieras, total los que se mueren nunca protestan…

Pues como digo, el personal ante esta situación está tan harto que me dice una amiga. «Mira, es que da ganas de dejarlo todo e irse a vivir a África». Tal cual lo dijo, sencillo sencillo, lo que es sencillo, no lo veo; porque yo me veo llegando con, pongamos Marta, a un arrabal de Senegal, donde se habla el gurungurú y lo primero hay que hacer es una choza.

Y como nosotros somos así, pues te olvidaste del cuchillo y ya te veo a los cinco minutos de llegar dando la vara pidiendo prestado un cuchillo, aunque sea de piedra, y dale que te dale al árbol para cortar ramas y más ramas. Unas 400, porque Marta, por lo visto, aunque se vive en taparrabos quiere un vestidor y un cajoncito para las joyas: ya sabes, cuatro conchitas, un huesecillo de albaricoque y poco más, pero… como quiere un vestidor… Y luego, después de cortar no sé cuantos arbolitos delgados, pues te toca unas 700 palmeras para el tejado y todo eso en un día… vamos que empiezas a pensar que quien te diera poder montar muebles de Ikea, pero como quisiste cambiar…

Y ya cuando tienes construido lo mínimo para pasar la primera noche…  pues Marta que te dice que hay varias goteras, entonces coges de libro que llevas sobre Cómo Vivir en la Sabana Africana…  y joé, tío, te das cuenta por el dibujito de la página 12.434 has puesto palmera de hoja simple y no de doble hoja y estas encharcado hasta el cuello… y con un frío…

Pero entonces piensas que nada, que haces un fuego y… ¡¡¡¡¡¡ calorcito !!!!. Sí hombre, calorcito es lo que crees tú porque aunque llevas mechero (no te vas a poner ya el primer día con palitos a ver si sale alguna chispa) pues que no enciende. Y vuelta a coger el libro y…  ostras, que te has confundido de madera, que la que arde es la Yanacokta, pero es que se parece tanto a la Tinajokcota… y se lo enseñas a Marta y lo único que recibes es un bofetón y piensas que no llevas ni 24 horas y que cómo se parece la chabola a cualquier piso de Madrid o Barcelona, en lo que es la intimidad, claro.

Y como has ido así, tan desesperado para cambiar de vida, solo con lo puesto, pues tienes acribillado el cuerpo de picaduras de insectos y piensas que a ver si pasas la noche y al día siguiente le puedes preguntar al jefe de la tribu si hay algo. Y en efecto, al día siguiente el gran jefe te dice que sí, que hay algo, la planta de nabilurus, que son unas hojas… Y con el nabilurus, a refregarte horas y horas, a diestro y siniestro, pero como tu cuerpo está hecho ya a hamburguesas te sale una reacción y una erupción cutánea que hasta medio poblado huye al verte y tú, que no sabes nada de gurungurú, tratas de explicarle que no se vayan, que no pasa nada, te acercas a ellos y te dan una somanta de palos…

Total, que a la semana de comenzar una nueva vida, de cambiar Sevilla, Fuengirola, La Coruña o Pamplona por un poblado del sureste africano; un día, de noche, mirando fijamente a Marta le dices lo que llevas pensando desde el segundo día que llegaste al poblado: «O te emparientas con el jefe gurungurú y nos vamos a vivir su chabola o volvemos ya al aeropuerto de Barajas para que nos pongan en cuarentena». Y me da que terminas en Barajas al grito de «¡¡¡¡ CC OO, trabajo sí, paro no !!!!». Cambiar de vida… ni pa eso servimos ya.

LA LIBRERÍA ESPACIO LECTOR NOVEL FERROL Y RODRIPICO
La Librería Espacio Lector Nobel, de ferrol, sita en la C/ Galiano, nº 15, ha hecho un espectacular montaje con los cuentos de Rodribico, y qué menos que darle las gracias a su propietario Fernando Ramos Armesto y a su hermana Conchi

1,2,3,4,5,6,7,8,9,10

Escrito por Manuel Guisande
16 de febrero de 2012 a las 23:02h

1,2,3,4,5,6,7,8,9,10. Bueno; más: 1,2,3,4,5,6,7,8,9,10. Pues ni así; y aunque dicen que antes de hablar/escribir hay que contar hasta 10 puedo contar hasta 10.000 ó 110.000 y pienso igual porque para vosotros, los políticos de cualquier signo y color, no encuentro otro calificativo que vividores y caraduras que ganando como mínimo 60.000 euros al año y dietas de toda clase lo único que da de sí vuestros cerebros planos es exprimir hasta el límite con impuestos y despidos a quien os paga: nosotros.

Sí, nosotros, esos que veis todos los días por la calle y a los que nadie hace caso porque lo tenéis todo tan perfectamente controlado y atado y bien atado que pensáis que su silencio es como si os aceptaran y no, os equivocáis, es el silencio de la amargura, de la desesperación, de quien no puede más, de quien está harto.

Y no me habléis de representatividad, no me habléis de esa trampa legal llamada elecciones amañada por vosotros para seguir viviendo del resto, como en la Edad Media, como señores feudales, como nuevos ricos, que es lo que sois. Y eso, no me habléis de representatividad; porque yo hablo de otra cosa, hablo de lo que tenemos los que no somos como vosotros, hablo de ética, de integridad, de honradez, de gente de bien porque ¿qué moralidad tienes tú para representar a alguien que solo cobra el sueldo base en comparación con lo que te llevas a fin de mes?, ¿pero qué ética, qué decencia, tienes tú para representarnos vistiendo trajes de 2.000 euros?, ¿qué puedo esperar de ti que cambias las leyes para asegurarte tu futuro y el de tus familiares colocándolos a dedo en todos los puestos que puedes?

Y luego, así, dentro de vuestra chulería y de desfachatez, tengo que oírte a ti, Rato, (presidente de Bankia, que recibes 2,4 millones de euros al año), decir que los políticos españoles ganan menos que los europeos…

¿Pero qué quieres, que os paguemos más cuando entre todos habéis conseguido superar los 5 millones de parados?, ¿pagaros más?. ¿Pagaros más cuando hay ya más de 300.000 jóvenes, una ciudad mayor que Vigo, inmejorablemente preparados y que se ven obligados a emigrar porque aquí no encuentran posibilidades?. ¿Pagaros más para luego construir obras sin sentido como aeropuertos sin aviones, paradas de AVE que no funcionan o megaedificos que luego quedan abonadonados?, ¿pagaros más para que deis con el dinero de todos los españoles subvenciones a empresas para que luego éstas se instalen en China y no creen puesto de trabajo en nuestro país?.

¿Pagaros más?, ¿pagaros más para hacer las cacicadas como la que hizo el hasta hace un mes presidente de la Diputación de Orense que cedió su cargo a su hijo?,  ¿pagaros más cuando tenéis a vuestras huestes colocadas en las 17 ruinosas autonomías en las que hay 1,5 millones de funcionarios con cargos que despilfarran dinero a manos llenas y no tenéis el valor de decir que este sistema así ya no funciona, que no podemos sostenerlo y que hay que cambiarlo porque resulta inviable? ¿Pagaros más cuando no queréis juntar pequeños ayuntamientos que duplican gastos pero que no lo hacéis porque entonces sobran amiguetes y se tienen que ir a la calle?

¿Pagaros más?, ¿pagaros más cuando ya estamos pagando vuestros partidos, que solo deberían costearlos vuestros los afiliados?, ¿pagaros más para seguir con listas cerradas y que solo os falte hacer un ritual de sangre como la mafia para sellar bocas? , ¿pagaros más cuando rajais de todo y ahora calláis porque no os atrevéis a decir lo que piensa toda España, que la infanta Cristina, la socia de Urdangarín, debería ser también investigada?.

¿Pagaros más?, ¿pagaros más cuando de cualquier chanchullo salís con una fianza al segundo día mientras el ciudadano de a pie va la cárcel sin ninguna posibilidad?, ¿pagaros más cuando vemos que no tenéis una idea de servicio al país, que es lo que se esperan de quienes representan a una sociedad, sino ambición de poder y solo poder, a ver si gana uno otro, como si esto fuese un juego y no pensáis que detrás de cada cifra, de cada voto, hay una familia?, ¿pagaros más cuando ya no podemos porque hemos llegado al punto que ya hay gente que pasa hambre y todos los días va a centros de Caridad?.

Mira, cuento de nuevo: 1,2,3,4,5,6,7,8,9,10 y podría contra hasta 10.000 ó 110.000 y pienso igual: Sois unos vividores y mi país, España, no merece esta clase política; pero no os olvidéis, nuestro silencio llegará un día en que hable.

PD.- OS ACONSEJO VER EL ENLACE, NO TIENE DESPERDICIO

En la adea se viaja, pero vaya viajes

Escrito por Manuel Guisande
8 de febrero de 2012 a las 14:08h

(Cosas que suceden cuando te vas a vivir al campo)

En la aldea pasan cosas inconcebibles y si las concibes… no le des vuelta tú no eres normal, puedes ser parecido, similar o asimilado a la realidad pero normal… no, ¡¡¡ qué vas a ser normal … !!! mira neniño, no mares y tómate el café.

Hace unos días en la aldea entré en la casa de Maruja; ya sabes, esa buena vecina que cuando habla la oyen en el sureste de Kazajistan; pues bueno, entré y de repente oigo: «¡¡¡ El veñe hoxe de Canarias, veñe hoxe !!!, ¡¡¡ que su padre hace un año viño de Alemania, de Alemaniaaa !!!», repitió Maruja, que hasta me hizo pensar que los alemanes no es que se levanten pronto porque sean trabajadores, sino porque los despierta Maruja, pero bueno esto son cosas que se me ocurren que no las tengo muy claras. Investigaré.

Yo la verdad, he de reconocerlo, no entendía nada de lo que decía Maruja y menos por la mañana, que estoy sopas total hasta las 12, así que seguí callado tratando de averiguar de qué hablaba porque la realidad es que a la aldea, en los últimos 10 años, el único que recuerde que vino fue un conductor que se perdió, y cuando salimos casi todos a indicarle por dónde regresar, el automovilista no nos hizo ni caso y salió escopetado.

Mis vecinos dijeron que era un maleducado; yo la verdad callé, pero tal como salimos todos, a gritos y algunos con aperos de labranza con hachas en la mano, palas, picos y otras arma, no me extraña que se fuera, que estoy seguro que más que pensar que le estábamos señalando por donde tenía que ir, seguro que creyó que los íbamos a linchar; pero bueno, esto es otra historia.

El caso es que Maruja, con un paño en la cabeza y sobre el paño un gorro, que parecía un tuareg, seguía contando: «Quen veñe es Raúl, que non, que non é Jonzalo, que é Raúl, que é o mais novo, o mais noviño, que antes estuvo en Suiza, ¡¡¡¡ en Suizaaaaa !!!!!», gritaba Maruja, que creo que los suizos se despiertan también a la misma hora que los alemanes.

Por momentos, más que la aldea aquello me parecía más un aeropuerto, pero sin maletas, hablando de Argentina, de Suiza, de Alemania… como si fueran vuelos: unos que iban, tros que venían… pero como no veía balizas ni Torre de Control y olía a vaca como que estaba seguro que seguía en la aldea, que si estaba…

De repente, Maruja me habló al oído y fue tal el toinnnnngggggg que sentí que no me fui a Urgencias de milagro, y aún estaba yo con un infinito sonido interior en el oído cuando pregunté entre contento y extrañado: ,«¿Pero quién es el que viene?, ¿quién viene de Canarias?. Y Maruja contestó: «Ti non o coñoces, ven Raúl, ven Raúl». «¿Qué Raúl?», volví a preguntar intrigado. Y entonces Maruja lo dejó meridianamente claro: «Veñe Raúl; bueno Raúl no, suas cenizas, as ceniza, que morreo hoxe». Joé con la aldea, viajar se viaja pero por lo visto, todo de una tacada y así… como que no mola.

PD.- Utilizo un gallego bastante castellanizado para que pueda ser entendido el artículo.

ALGUNA CONFERENCIA, CONTRATADA

Bueno; desde que hace unas semanas La Xunta de Galicia me ha incorporado a un programa de conferencias, ya he concertado dos (250 euros, tampoco es tanto) en otros tantos colegios a los que hablaré de guiones de Radio, Televisión y Teatro, (también prácticas, para que no sean aburridas) además de un coloquio en el que podrán preguntar sobre blogs, cuentos, chistes, Maedios de Comunicación… en fin, que espero que los alumnos se lo pasen bien