La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘USA’

Me encantaría ser delincuente en USA

Miércoles, abril 25th, 2012

A mí me encantaría ser delincuente en Estados Unidos, pero muchísimo, ni te lo imaginas. No digo estar metido en eso de los estupefacientes, que yo soy de los de drogas no; ni en secuestros, tampoco; sino un delincuente normal, de robos a bancos, por ejemplo, para compensar y para que sepan de qué va ser sinvergüenza.

Y en el fondo, la verdad, es que después de meditarlo mucho, he de reconocer que lo que me gusta no es exactamente ser delincuente sino más bien… Vamos a ver, si la tele representa más o menos la realidad de una sociedad, la de Estados Unidos, si eres delincuente, mola, pese a que cuando te vayan a detener en tu edificio se monte la de Jerusalem en la calle y los vecinos descubran a qué te dedicas.

Y se monta un cirio porque todo el mundo quiere entrar. Que si el FBI, que si la CIA, que si la DEIA que si los SWART, que si los detectives que siguen el caso, que si Asuntos Internos…. Y yo no entiendo porque entre quien entre siempre pasa lo mismo: sacan de arma, van pegados a la pared, apuntan al salón; luego giran a la izquierda o derecha que casi ni lo ves y miran en una habitación, luego en  otra y en otra. Siguen por un pasillo y miran en una más, en un cuarto de baño, en la cocina… y yo lo que pienso es: «¡¡¡ joé, menuda casa tiene el pavo este para ser delincuente !!!». «¿Será aquilada o tendrá una hipoteca?». Y hasta a veces me da ganas de decir a uno de los del SWART: «Mire, podría separarse un poco que no veo bien la sala y de paso encender la luz, que con esas linternillas… ».

Y mientras el del SWART veo que no me hace caso, porque está muy en lo suyo, que es a ver a quien le descerraja el tiro, cavilo: «Pero si con esa casaza para qué discuten quién entra si ahí cabe todo dios: el FBI, la CIA, la DEA, los SWAT, los Rangers, el Séptimo de Caballería, ET, los Simpson… joé que si entran… ». Y entonces piensas que ser delincuente en USA, con tamaña casa y si te pillan a los 60 o 70, pues como que te apuntas porque en España ser caco… no es plan.

En España, cuando te quieren detener, ya para empezar nadie discute para ver quien entra primero, y a los que le tocan le dan una patada a la puerta de la casa/ habitación y lo más seguro es que te cojan de por medio y te esnafren como una mosca contra la pared o que la puerta se empotre con la ventana, si es que la hay, y eso no es delincuencia ni gaitas, eso es de una pobreza, de una indigencia, de una penuria… una habitación de 2 x 2…

Además  me da que en España la Policía, antes de entrar, quien lo hace primero es un equipo de desinfección. Que alguien llama a la puerta, se la abre el delincuente y la limpiadora, bayeta en una mano y con el Pronto en la otra le dice: «¡¡¡ Pero hombre, como me tiene usted esto !!!, ¡¡¡ que vienen a detenerle y está esto así, manga por hombro !!!, ande, ande, ayúdeme a recoger que como vean esto va a ser peor».

Y tras ayudar a la limpiadora sale el tío y bueno; que tal como está de sucio y de desarrapado que nadie lo quiere tocar, que nadie quiere infectarse y empieza un rollo… que yo no me lo llevo, que te lo llevas tú, que en mi coche patrulla no va, que vaya en el tuyo que lo acabo de limpiar, que yo no puedo que tengo moto… ¡¡ ah !!, pues yo bicicleta, que soy de la patrulla verde… Y mientras eso ocurre, en confianza, a mí como si lo fríen o lo meten en un taxi; yo solo pienso en la casaza del caco made in Usa y .. joé que si mola si te pillan a los 60 ó 70, después de usarla tantos años… un chollo.

Norteamérica no es Spain

Lunes, febrero 27th, 2012

Tiene razón mi hija Alejandra, inspiradora de este artículo, cuando dice que los norteamericanos no son como los españoles, aunque matiza, y hace bien en hacerlo, «que eso solo es en la pelis».

Por ejemplo: En Estados Unidos secuestran al presidente y a media cúpula del Gobierno a cambio de que suelten a un preso bajo amenaza de cargárselos a todos uno cada hora, e inmediatamente se crea un Gabinete de Crisis y se comienza a negociar con su tira y afloja; bueno más de tira que de afloja, que estos son así, pero bueno.

En España ocurre lo mismo y antes de negociar con el terrorista sobre la liberación hay que convencer al tipo armado que se necesitan tres o cuatro días para formar el Gabinete porque no hay quien encuentre a los integrantes: Que uno ha dejado el móvil a su esposa e hijos y comunica desde hace tres semanas, que otro no se sabe dónde está que dijo que iba a hacer un informe y no está en su despacho desde hace un mes ni se le espera y que uno más que… y lo único que se le puede decir al terrorista es que no se ponga nervioso, que todo menos nervioso, qie no se le vaya a disparar el arma, «que en cuanto formemos el Gabinete hablamos, pero usted esté tranquilo, ¡¡¡¡ por Dios, tranquilooooo !!!!».

Y es que en Estados Unidos sucede un caso así y se juntan tres o cuatro o veinticuatro, sueltan como quien no quiere la cosa que hay que seguir la Quinta o la Novena enmienda y todos lo tienen claro: «Si el presidente está secuestrado, entonces la toma de decisiones corresponde a… ». Aquí… bueno; aquí sucede eso y ya está medio Ministerio del Interior poniendo en Google: «¿Qué hay que hacer si el presidente está secuestrado?».

Y claro, como somos así de arrebatados, de bestias, en definitiva, pues todo dios a entrar en Google y la página web que se cae o que enlaza con una porno y entonces… llamada al secuestrador para explicarle lo sucedido; que vamos, o el secuestrador es español y lo entiende porque sino… le haces tú eso a cualquier otro tipo del mundo mundial y vete comprando ya unos 15 féretros porque llevas un retaso… tela, que a fiambre por hora…

Y es que Estados Unidos ante una situación así, un portavoz de la Casa Blanca se reúne con la Prensa, da un escueto comunicado, y casi con lágrimas en los ojos pide al pueblo americano que rece, mientras al fondo ondea la bandera de las barras y estrellas y todos en silencio.

Aquí… vamos aquí no hay quien diga nada (el secuestrador obviamente ya va por los 24 tíos) al final sale uno con un papelillo, se confunde y como se le ocurra decir no sé qué de rezar se forma un cirio de organizaciones, asociaciones y fundaciones declarando que el país es aconfesional, todo el mundo se olvida del secuestro, del presidente de la madre del presidente y de los miembros de Gobierno y familia mientras el terrorista se pone a leer la Historia Universal, buscando por la letra E, de España, para averiguar quiénes diablos formamos este país, a la vez que ya informa que mejor que entren yahoo, a ver si así… que a este paso se queda sin rehenes.

Y ya puede el tío encontrar 800.000 enciclopedias en 144,5 idiomas, un millón de artículos y sesudos estudios para saber sobre algo de nosotros, que saber, lo que se dice saber… va a saber como somos, ¡¡¡ y una enmienda !!!.

PD.- Gracias a mi hija Alejandra que con su sentido del humor me dio las claves para escribir este artículo. Un beso, papá (lol)

Mis amigos de Molloy College

Miércoles, diciembre 7th, 2011

Apreciados universitarios de Molloy College, estaba yo pensando que lo que no ha conseguido la NASA lo hemos logrado tú y yo casi en cuestión de segundos: Encontrar más allá vida inteligente (o sea, vosotros y nosotros), porque esto, de alguna forma, es como el primer contacto entre dos civilizaciones, entre dos culturas, más o menos ¿no?.

Sé que ahora, este lunes, termináis el curso de Cultura Española, pero ello no significa que tenga que cesar esta relacion con el blog, ya que en cualquier momento podéis hacer cualquier tipo de comentario (siempre en el último artículo) exponer vuestras ideas, inquietudes, curiosidades y estoy seguro que alguien os contestará porque de esta historia, grande o pequeña, que se llama Al fondo a la derecha, ya formáis parte.

Para mí ha sido y seguirá siendo una gran experiencia, y aún recuerdo cómo al inicio de esta relación transoceánica, con cierto nerviosismo abrí vuestras fotos en el ordenador y os vi sentados con vuestra típica imagen de universitarios estadounidenses, vuestras sonrisas, vuestras camisetas, los póster en la pared de la ciudad de León, y El Guernica de Picasso.

Por momentos me sentí como trasladado en el tiempo, sentado junto a vosotros, con mis libros, con mis apuntes, y seguro que haciendo las mismas bromas o fijándome en la chica o el chico de al lado como seguro que vosotros y vosotras hacéis cada vez que vais a clase. Para mí ha sido muy emocionante estos días en los que hemos hablado de costumbres, de tópicos, de ideas, de… en definitiva, conocernos un poco más a través de algo tan simple y universal como es la escritura, que no es otra cosa que hacer marcas y más marcas como si fuera un jeroglífico que luego hay que interpretar.

Y mientras hacía esas marcas mi mente volaba por ese espacio que es el infinito, donde todo es posible, y pensaba en lo lejos y a la vez en lo cerca que estáis porque al final, en lo más profundo del ser humano te das cuenta que los pensamientos, los sentimientos y las inquietudes son en todos los sitios muy parecidos, aunque en este país que se llama España no haya tantos toreros como creías ni se duerma la siesta, y en Estados Unidos tampoco toda la gente va armada o comiendo hamburguesas por la calle.

Como os digo, esto no es una despedida, sino la continuidad de una relación en el tiempo y no puedo menos que dar las gracias a la Dirección de Molloy College, y muy pero muy especialmente a vuestro profesor Enrique Martínez Bogo porque gracias a que eligió este blog para vuestros estudios nos ha unido en algo que es tan importante y maravilloso para todos los seres humanos: La amistad. Y con esa amistad, con ese cariño (y reconozco que un poco emocionado), tanto yo como quienes leen este blog os decimos, gracias, siempre gracias.

Y con las modelos USA… llegó el caos

Domingo, enero 30th, 2011

(Crónica de urgencia de un acotecimiento.Tres modelos estadounidenses en una aldea. Agencia. Guisande Press)

Si no termina media aldea y el pueblo en cualquier gran premio de tenis, Roland Garros o Forest Hills como aficionados de excepción… el lunes estarán en el ambulatorio porque desde que el mundo es mundo nunca vi a tanta gente girar el cuello de izquierda a derecha y de derecha a izquierda según se movieran Jane ( la sobrina de la sioux, la morena de pelo ondulado) y su amigas, Eirin y Molly, las tres modelos estadounidenses que arribaron/derribaron a la aldea.

Fue llegar y lo primero que hicimos fue ir al bar Pedreira para celebrarlo con unas botellas de champán; y aunque jugaban el Deportivo contra el Sevilla y los vecinos miraba atentos el partido…. fue entrar ellas y estoy seguro que ninguno sabe cómo quedó el resultado y si me apuras hasta es el lugar del mundo en el que se han perdido más quinielas por metro cuadrado.

Y como aquí hablamos con todos, incluso a veces solo; pues nada, todos interesados en saber quiénes eran, a qué venían o, más bien, qué pasaba, porque sí; realmente era eso, ¡¡¡ qué diablos pasaba !!!. Y tras tomarnos varios cavas (que aquello como que no acababa) fuimos a casa a reponer fuerzas, pero las justas.

Y en casa, con la lareira puesta (que estuve por explicarles que atrasados sí, pero que tenemos también calefacción, además de fuego) pues ya sabes; la sioux diciendo lo mucho que valgo, enseñándole los premios enmarcados, y yo, pues con cara de gallego, que te voy a decir. Esa cara de… de papón ¿sabes?, casi pidiendo perdón por haber ganado algunas cosillas.

Pero yo a la sioux la entiendo (que en el otro lado del Atlántico rajan igual que aquí, no te creas, en inglés, pero igual) y aunque ella es muy sencilla me puso por las nubes para cuando volvieran a territorio comanche explicaran al resto de la tribu sioux quien es ese tal Guisande: el único español que sin ir a América conquistó una americana. Vamos, que nadie lo entiende; bueno, no lo entiendo ni yo…

Y como ya todo estaba planificado, a medianoche llegó Javito en su coche (que estaba tan limpio que hasta pensaba que era de otra marca), y allá se fue con ellas a las discotecas de Sada, Betanzos, y supongo que a las de La Coruña mientras… oah, mientras… oah, oah… me me me dormiiaaaa

ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. «¡¡¡ Qué, que pasa, qué que pasa !!!» ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. «¡¡¡ Qué, que pasa, qué que pasa !!!» ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. vZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss.. ZZZzzzsss..

Y al día siguiente, tras pasar la noche con algún sobresalto, pues no estaba seguro de lo que había vivido… si el día anterior fue el caos, por la mañana de hoy, domingo, el recaos; porque a mediodía allá nos fuimos a eso tan típico spanish que es «ir de vinos». Y fuimos al bar de Juanito, a la Regueira, al Crecho, al Cruce, al París… vamos que no quedó bar y tasca que no pisáramos y persona a la que no las presentáramos, y hasta hubo quien se quiso hacer unas fotos con las chicas mientras ellas también ponían una cara al conocer en profundidad lo que es este país… que hay que reconocerlo, que un poquiño salvajes también somos, pero como Jane tiene sangre sioux… ja ja já, ¡¡ miel sobre hojuelas!!!

Y luego, a comer en familia; pero más que en familia en el fondo comimos con todo el restaurante, que a más de uno estuve a punto de cortarle con el cuchillo los ojos y a otros trincharle la mano. Y después, visita escultural, digo cultural por la zona. Y aquí termino esta crónica de urgencia porque creo que no dejan conducir escribiendo.

La aldea está revolucionada, ¡¡ llegan tres modelos estadounidenses !!

Viernes, enero 28th, 2011

(INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA. Agencia Guisande)

jane-and-friends
.
De verdad que yo ya estoy por pedir una subvención a Asuntos Sociales, a Dementes sin Fronteras o a Esquizofrénicos Association y que me internen; porque esto me supera, que venga un notario que cobre menos que el folio a doble espacio (vamos, que sea inteligente) y que levante fe de los que está ocurriendo o va a ocurrir aquí, que yo no quiero saber nada. Yo me fugo, o me hago refugiado, o de las FARC o vuelvo a reorganizar Sendero Luminoso, pero algo tengo que hacer.

¿Y qué es lo que pasa?. Pues que a nuestra aldea de 11 habitantes van a venir la sobrina de la sioux, que se llama Jane, una joven de 20 años, modelo y que está acabando la carrera de Derecho en la Universidad de Duke, en Carolina del Norte (en la foto la del centro), su amiga Erin (a la izquierda, también modelo) y Molly (¡¡¡ pues claro hombre !!!, también modelo).

Y fue ver las fotos en la aldea, como las estás viendo tú, y esto es la locura, una auténtica revolución: Javito, el del bar, dispuesto a llevarlas de marcha todas las noches a no sé cuantos sitios, que ya le dije que cuando se vayan que vengan a despedirse, si no le importa, claro; Manolo, que nos invita a todos a comer y a cenar, «que ten que comer pulpo», si él lo dice…; y Luis… joé Luis, va y dice: «¿Puedo verlas?» y te lo juro que fue oír eso de «puedo verlas» y no pongo una taquilla porque uno tiene decencia, que si no… Dios qué noble soy.

Y cuando pensaba que no podía ocurrir nada especial, que ya más como que no, que todo estaba controlado… Juan, no te lo pierdas, Juan, sí Juan, que casi nunca habla, dice todo serio: «Si se quedan solas en casa lo mejor es que cierren la puerta con llave» con lo cual ya me veo yo llamando al delegado del Gobierno en Galicia pidiendo ayuda y que me mande un par de patrullas o que los Geos tomen posiciones frente a la casa. Joé, y decían que la aldea era tranquila…

De verdad que os voy a contar en el blog, aunque sea resumido, lo que pase, porque algo va a pasar ya que esto… ; y es que además todo sin avisar; bueno, no, avisaron: «¡¡¡ Llegamos mañana !!!» Y claro, como vienen tres, y entonces en casa somos 9, que hasta hora es una casa y no un hotel… pues todo dios ofreciendo habitaciones, que ya no sabes si esto es una casa o un… sí, eso que piensas, porque claro, porque miden casi 1,80 y son modelos, que sino… sino me iban a ofrecer habitaciones… De verdad si en algo me apreciáis, o me dais ánimos o me alojáis en vuestra casa o… o, nada, olvidaros, las FARC casi mejor.

¡¡¡ Esto es América !!!

Lunes, junio 7th, 2010

guisi

Hace unos meses publiqué unos artículos de un viaje (bueno de un viaje… seamos sinceros, del viaje, el único que hice, no vayamos ahora de farol, a Estados Unidos, concretamente a Texas) y no tenía pensado por ahora escribir de este megapaís pero por esas cosas de la vida acabo de recibir esta foto que pedí a mi gran amigo e ingeniero de Dragados Juan Miguel Pérez Rodríguez para saber en qué estaba ahora liado, allí en Miami, que es donde vive este crack.

¿Y qué pasa ahora en Miami?. Pues mira que desgracia, que la autopista que conecta de Este a Oeste la ciudad de Fort Lauderdale con las que rodean Miami (en la foto) los viales se han quedado pequeños, vaya por Dios; se han quedado pequeños, muy pequeños hombre y no vaya a ser que miles de Mackeins lleguen tarde al trabajo.

¿Y qué pinta mi amigo Juanmi en todo este cirio? Pues como ingeniero que es va a meter por bemoles, por arriba, por abajo, de canto o como sea tres autopistas más con un total de 8 o 10 carriles, vamos como la glorieta que tienes tú ahí al lado de casa, a la que llegas en coche y sacas tique para ver cuando te toca pasar.

Yo veo estas fotos y la verdad que me supera pero me animo diciendo que no hay como España; que no hay personas tan amables y alegres como los españoles; que donde mejor se come es en España, que donde uno más se divierte es en España; que donde mejor se vive es en…. y, sí, con nuestras glorietitas tipo tortilla/patata en plan décima potencia mundial y…. Oye Juanmi, ¿no podrás mangar un par de carriles para aquí?, tampoco es tanto, hombre, un par; o sea dos, nada más, si además no se van a enterar… bo

El nuevo sueño americano (y V)

Domingo, abril 25th, 2010

(Y con este artículo pongo fin a la serie USA, hasta dentro de unos meses, si es que os apetece que os cuente más)

En Estados Unidos todo es un puro negocio y si no surge hay que buscarlo. Vas por ejemplo por una carretera de Texas (si no te han ejecutado antes, claro) y en medio de la nada, tras recorrer kilómetros y kilómetros, de repente, como si te hubiera afectado el sol y sufrieras alucinaciones observas que a un lado de la calzada hay veleros y más veleros, motoras y más motoras, y que en el otro lado hay una empresa que vende pequeñas casitas de madera y que más allá hay tiendas de todo para el baño…. gafas de bucear, aletas, bañadores sombrillas…

Y esto es como el juego ese de los títulos de las películas: ¿Qué hay?. Naturalmente, un río o, como son tan bárbaros y todo lo hacen a la bestia, pues dos ríos, con dos bemoles.

Que en vez de un río hubiera un desfiladero, o dos desfiladeros, pues estos aprovecharían la ocasión para venderte de todo para hacer puentin, parapente, vuelo sin motor, con motor, con avión, sin avión… mientras dejes dólares hasta seguro que crearían una plaza de médico interino para atender a los heridos… como que no saben ellos poco.

No sé tú; pero a mí no hay quien me quite de la cabeza que todos estos negocios son obra de las multinacionales. Que alguien en Houston, Washington o Chicago, que está forrado, se levanta por la mañana, reúne a sus directivos y les dice sobre un mapa desplegado en una mesa de caoba: «Veis este río, veis por donde pasan todas estas carreteras cercanas a él, pues ponerme cien docenas de empresas dedicadas al deporte náutico, restaurantes, tiendas… bye bye». Y dicho y hecho, Mackein, porque seguro que se llama Mackein o James, cierra la puerta del despacho, se va, deja a sus ejecutivos que perfilen en detalle el plan… y negocio montado.

¿Y qué ocurriría si el tal Mackein o James no tuvieran dinero?. Ni un problema, pero ninguno, porque seguro que encontrarían a algunos socios inversores. En USA es casi más importante tener ideas que dinero porque el money es algo efímero, pero quien tiene una idea es casi seguro que tendrá otras más y seguro, también, que entre todas habrá alguna que funcione.

Y cuando se tiene una idea que pueda ser rentable, aunque no se tenga ni un centavo en el bolsillo siempre habrá un James, un Stewart o un Mackein dispuesto a embarcarse en la aventura, como los primeros que llegaron, los colonos, los pioneros. Imparables, infatigables y fieles a una convicción y a una idea: Antaño fue conquistar tierras y la libertad; ahora el dólar, o sea, el nuevo sueño americano.

Houston, tenéis un problema (IV)

Miércoles, abril 21st, 2010

Si en el artículo anterior hablé de la decepción que me produjo los rascacielos, ya que no son tan altos como uno imaginaba, en este hablaré de otra. La segunda decepción que me llevé en Estados Unidos fue el Centro Espacial de la NASA, en Houston, donde lo único que impresiona es el nombre: Centroooo Espaciaaaaallllllllllll, porque después… lo que es espacio, espacio sobra porque ver lo que se dice ver no ves mucho.

Un lugar bastante rácano lleno de jueguecitos informáticos que cualquier chaval puede tener en su portátil… nada del otro mundo (ya quisieran ellos), como tampoco sus instalaciones, eso sí, de este mundo.

Y es que el problema está en que todos hemos disfrutado de tan increíbles y maravillosos reportajes sobre la NASA, de cómo se entrenan los astronautas en las piscinas, en el agua, en condiciones similares al espacio, que cuando llegas al Centro Espacial, como mínimo crees que te van a poner en una sala de ingravidez y «mira como vuela el boli Manolitaaaaaaa… », que vas a pisar una superficie similar a la de la Luna o como mínimo que te pondrán imágenes tridimensionales…

Vamos que crees que de allí saldrás casi hablando inglés, despidiéndote de tu mujer y tus hijos en el aparcamiento y dando saltos porque se te metió en la sesera y no hay quien te lo quite que vas a hacer un viaje a otro planeta y que sales mañana mismo; aunque no, que tu coche está estacionado ahí, a la izquierda, que es un Ford y que te vas a Gerona ya. Qué le vas a hacer, más que efectos colaterales lo tuyo son daños irreparables, tómatelo así.

Pues no, en el Centro Espacial, houston es todo lo contrario; te llevan en autobús descapotable a 20.000 sitios, te enseñan maquetas y más maquetas, reproducciones y más reproduciones de cohetes, alguna parte de una nave que voló… y mucha, mucha explicación, tanta que hasta empiezas tú mismo a hacer una cuenta a atrás para ver cuando acaba la visita y como que nunca llegas al three, two, one, zero.

Y en el zero es cuando te das cuenta de que todo lo que has visto, lo que te han mostrado, es el pasado, lo que más o menos conocemos, pero no el futuro, lo que deseamos saber, lo que nos intriga.

Pero cuando tu mente vuelve a la realidad, al presente, te percatas que el presente, el auténtico presente es que tras recorrer las instalaciones, lo único que te queda de consuelo es que si Neil Amstrong pisó la Luna, tú, al menos, pisaste el Centro Espacial de Houston; y se me apuras, allí más que en otro sitio, si eso sigue así de rácano, se puede decir aquello de: «Houston, tenemos un problema». Y lo tienen, que si lo tienen.

Rascacielos, sí… pero no tanto (III)

Viernes, abril 16th, 2010

Estados Unidos es un país impresionante, como tú pero 100 veces más gordo, de eso no me cabe la menor duda porque si la tienes (la duda) es que no has estado en USA, fijo; pero lógicamente también, como todo los países, produce decepciones y hoy te voy a contar una.

¿Cuál?, pues los rascacielos. Sobre los rascacielos se ha escrito la mayoría de las veces en plan exagerado; como que casi llegaban a las nubes, que los últimos pisos se perdían en el firmamento, que mirabas para arriba y que casi la cabeza te daba la vuelta… solo faltaba decir que para curarte de cervicales…. un absurdo eso de tratarse con especialistas en Traumatología, que nada como mirar un rascacielos y ya está, adiós collarín. Pues no, todo tiene un límite, incluso los rascacielos, que cuando los ves no son tan altos, aunque en Nueva York impresionan más al estar apiñados en calles estrechas, que allí también hay estrechas.

De todas formas, claro que son una auténticas moles inmensas, grandiosas, bastante más que el edificio en el que vives y viviremos tú y yo en lo que nos queda de existencia, pero tanto….. vamos, que aunque vivas en el piso 1.497 va a llover igual que si estás en el cuarto o en el quinto, que no creas que hay un parte meteorológico por planta, que aquí al personal cuando se la va la olla… es que descerebra que es un placer.

«Qué buen día hace hoy, ¿eh?», «bueno; eso usted, que vive en el piso 428, que en el 1.469 llevamos un mes con unas tormentas…. Por cierto, que hace tiempo que no veo al del 6.538… », «es que ya no utiliza el ascensor, compró un helicóptero para bajar a la calle es que los niños… ». No, no es así, céntrate por favor, céntrate por favor, por tu bien y el de tu familia.

Si hubiera que definir a los rascacielos la palabra más certera, la que más se aproxime, tal vez sea la de «rascacielos». Y es que son eso, “rasca-cielos”, pero destacan no tanto por su altura sino como por sus formas, por sus colores, y podrías pasarte horas y horas contemplando la belleza de estas edificaciones, lo mismo de día que de noche con sus miles de lucecillas encendidas como si fuera un árbol de Navidad pero sin el rollo ese de «pero mira como beben los peces… » y la familia que si el turrón de antes era más gordo que el de ahora y…

Pero esto de los rascacielos (que me pierdo) no es una apreciación subjetiva que se me haya ocurrido a mí así porque sí, ni no porque no, no. Con la gente que hablé sobre esto, allí en los Usas, todos coincidían en señalar que los turistas creen que los rascacielos tienen más altura; que como que se quedan un poco defraudados al observarlos y hasta preguntan si lo que ven es un rascacielos y si los hay más altos, que si alguno de tanto rascar ha tenido premio… Y no, chaval, no los hay; milagros, los justos. O te agachas, pero te agachas mucho mucho o no los hay. Joé, que es Estados Unidos, sí, un gran país, sí; pero un país, no el Cielo, tío. No, si cuando se te va la olla…. es que descerebras que es un placer.

FOTOS DE RASCACIELOS, DE NUESTRA AMIGA ROSA. Y LOS QUE LEEN ESTE BLOG DESDE USA O HISPANOAMÉRICA ¿QUÉ OPINAN?

Aquí van algunas fotos, están en mi página de flickr, y hay muuuuchas fotos, sentiros libres de cotillear por ellas, si queréis! Y si no pues no lo hagáis. Chicago y sus Rascacielos!

Torres Sears

http://www.flickr.com/photos/blanquina/4510839325/in/set-72157623707058961/?addedcomment=1#comment72157623751876095Vista desde las Torres Sears
http://www.flickr.com/photos/blanquina/4510778979/in/set-72157623707058961/

John Hancock Tower
http://www.flickr.com/photos/blanquina/4510779857/in/set-72157623707058961/
vista desde Hancock Tower
http://www.flickr.com/photos/blanquina/4511466386/in/set-72157623707058961/?addedcomment=1#comment72157623876279178
Vista desde un apartamento en Downtown

http://www.flickr.com/photos/blanquina/4511444448/in/set-72157623707058961/?addedcomment=1#comment72157623751861487

Lo de volar en USA… una película (II)

Miércoles, abril 14th, 2010

(Este artículo forma parte de la serie Un viaje a USA. Sep 2009)

Ya que me ha dado un punto norteamericano de bemoles; estos días, hasta que me echéis del blog, os voy a contar cosas de Estados Unidos, un país en el que lo que ves es como estar volando en otra dimensión. Bueno, pues eso, para nosotros lo de volar siempre ha sido una historia porque, no lo neguemos, lo de coger un vuelo… de vez en cuando que si entre 20 podemos ir en un coche…. pues vamos y que sea lo que Dios quiera, que mientras no terminemos como los del Imserso…

Aquí en España, cuando uno tiene que coger un día un avión ya casi no duerme la noche anterior; pone tres o cuatro despertadores avisas a tu madre para que te llame, a tu tío, a tus primos a un amigo… y al final, claro, te despiertas y siempre hay alguien que llama cuando ya te has ido y se preocupa de si te habrás o no levantado.

Para un condenado viaje en avión montas tal follón que hasta se han dado casos de gente que al no localizarte va a tu casa a ver si estás, llaman a tu familia, a tus conocidos y al aeropuerto para saber si por fin estás en la aeronave. «¿Sabe si Alberto Peláez está en el vuelo 222.344 MNY5?». «Para saber si Alberto Peláez está en el vuelo 222.344 MNY5 pulse 1.428 y almohadilla, en caso contrario… ». Y al final ya no sabes bien si es que te adoran o quieren asegurarte que por fin te has largado de una vez.

En fin, esto ocurre porque nosotros no vamos mucho en avión, es más, casi no viajamos, y cuando lo hacemos es casi un acontecimiento. Y como primerizos que somos en esto de la navegación aérea somos capaces de darle la brasa a otro durante mes y medio contando lo impresionante que son los aviones y los aeropuertos, cómo hacen los controles de seguridad los funcionarios, lo bien que te tratan las azafatas, lo que comiste, lo que bebiste, lo que… pesaditos que somos hasta decir basta, pero pesaditos con un toque entre bucólico e inocente, que siempre se agradece.

En Estados Unidos no; en USA, para muchas personas coger un avión es como ponerse los calcetines, como lavarse las manos, cepillarse los dientes o utilizar un kleenex: una rutina más. Ajustan la alarma del reloj o del móvil, no dan la brasa a nadie para que los despierten, y felices y contentos se levantan y van hacia el aeropuerto con el tiempo justo.

Que llegas tarde… no pasa nada, te meten en otro avión y fuera. ¿Pero por qué te buscan otro avión sin mayores problemas ni complicaciones?, ¿por qué esa facilidad para solucionar lo que para nosotros sería una tragedia, un drama? Pues porque en Estados Unidos, de una ciudad a otra hay más vuelos que paso de cebra en Madrid o Barcelona, y si son las diez y cinco minutos y lo has perdido, ya que era a las diez, pues ya cogerás el de las 10.15, y sino el de las 10.20 o de las 10.30 ó…. como el autobús pero por el aire.

Además, desde el 11-S, el asunto se ha complicado tanto en Estados Unidos para subir a un avión que ya todo el mundo asimila el retraso, como si fuera una deferencia de la compañía: «Bienvenidos a American Airline, hoy solo salimos dos días tarde, si llegamos al destino el comandante Stewart les desea… »

En Estados Unidos la gente llega a la terminal casi a la hora que le peta, espera en la cola y la meten a paladas en las aeronaves como el carbón, sea la hora que sea. Ni horarios ni historias, con que vean que el billete es para el vuelo y que éste pueda llenarse… pues igual que esa salvaje celebración de arriba, abajo, al centro y… ¡¡¡ padentro !!!, pero papadentro del Boeing, claro. ¿será por aviones? Bo.