La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Televisión’

La publicidad, ¿es insoportable?

Lunes, abril 25th, 2011

Andaba yo estos días de Semana Santa (me los conozco) que notaba que se me iba a ocurrir una estupidez. Me miraba al espejo y ya apreciaba yo ese careto de parvo y como que alguien me decía: «Sí, Guisandiño, la bobada está al caer, lo siento». Y cayó en forma de teoría sobre la publicidad. Y qué le voy a hacer, si a mí me encantaría que me surgiera una idea para resolver el conflicto árabe/palestino ese o la crisis o… pues no, sobre la publicidad… bo

El caso es que según la sandez/guisandez (no yo, aunque en este caso coincido con ella) el cerebro lo tenemos moldeado, destrozado, fundido y, sobre todo, tan acostumbrado y moldeado que si estás viendo la tele tranquilamente y así porque sí ponen unos anuncios, te parece normal: O sea, tú estás viendo una película de acción, por ejemplo, y de repente cortan la emisión y empiezan con anuncios de lavadoras, de máquinas de café, de afeitar o de pizzas ¡¡¡ y hasta lo ves normal !!!.

Y lo mismo ocurre en la Radio. Estás escuchando un debate sobre política exterior y sin avisar oyes anuncios sobre comidas caseras, sobre viajes o que la mejor leche de España está en Lugo o el mejor criadero de Europa de ostras en Arcade, y luego vuelves a oír el debate sobre política exterior y te parece normal, como si no pasase nada ¿no?. Vale chaval, sigue así, a ver lo que duras.

Pero vamos a ver neniño, a ver cómo te explico yo que no es normal, que no es normal pasar de un «te quiero amor mío» a un «la furia de un 16 válvulas» o «vea la incomparable limpieza del jabón Gorrión». Que no, hombre, que no es normal, por muchas vueltas que le des, que normal no es. ¿Acostumbrados?, sí, pero normal, no.

Entonces por la misma razón te parecerá lógico «Anís la Balandrís, el anís de París», «Compre perfumes Surús, los que no dan mal olor en el bús»; «Cocos Toimil, recién arrancados de las palmeras del Brasil», y que ahora siga con el artículo y te diga tan tranquilamente que esto del marketing y la publicidad puede afectarnos de forma que… «Calcetines girasol, calientan en cualquier posición», «Atunes San Román, para comer con pan», «Calamares Sebastián, 3 euros el kilo más botella de champán».

Pero ¿de verdad serías capaz de leer un artículo así y que cada dos por tres hubiera un anuncio escrito? Pues algo similar sucede en la Radio y en la Televisión y a ti, por lo visto, te parece normal, normalísimo. ¡Ah!, ¿que no te extraña, que lo sigues viendo normal?, pues nada hombre. «Alfombras Hanmmalif, toca Marrueco y sé feliz», «Almendras la vallisoletana, para comerlas de mañana», «Un historia grande, no des la vara Guisande».

Un cortometraje, un guión y unos niños

Miércoles, diciembre 15th, 2010

Vamos a ver. Yo nunca seré Steven Spielberg ni George Lucas, el director de La guerra de las galaxias, y hasta lo mejor tampoco ni Manuel Guisande porque uno llega a un punto que se pregunta ¿pero quién soy?, ¿realmente existo o diástole?, ¿qué bestias pardas he tenido como hijos?. Pero uno, que es muy tranquilo, demasiado, piensa: «Sin son buenos, son cosas de la edad». Joé, pues vaya edad, a ver si crecen, a ver sin en cinco minutos traspasan el tiempo, se meten por un agujero negro y se ponen ya todos con 25 o 30 años, que además ya estarían fuera de casa (joé, que inocente).

Como digo, uno nunca será Steven Spielberg ni George Lucas, pero para el primer guión de un cortometraje que uno escribe, Garabolis… vamos, ni que lo hiciera todos los días, ni que todos los días te imaginaras unas escenas, las visualizaras mentalmente, las escribieras y junto con Alfredo Pardo, el director, te pusieras a rodar durante horas y horas esta primera aventura cinematográfica. No, si por lo visto para mis hijos es normal, pero muy normal. «¿Adónde vas?, a rodar»; «¿de dónde vienes?, de rodar»; «¿Qué hiciste?, rodar»; «¿Qué vas hacer?, rodar». Vamos, todo los días a Hollywood, como Spielberg, como George Lucas, y paseando por la alfromba roja… ya les vale.

Y es que el asunto es que llegas a casa todo contento con una copia del corto, y cuando comentas a los niños que vamos a verlo, va uno y te dice: «Estoy ocupado»; otro, «es que estoy viendo Bob Esponja», y aquellos… «es que va a empezar Patito Feo».

Y lo primero que se te pasa por la cabeza es ir al Registro Civil y comentar: «¿Está usted seguro que yo, Manuel Guisande, he registrado a estos animalillos; está seguro, ande mire, mire a ver?». Y luego al hospital Materno Infantil para preguntar si no hubo una confusión de bebés hace años porque crees… aunque realmente lo primero que piensas, pero lo primero, es en por qué no me gustaría la caza y me cargo al patito ese, que todo el mundo está anestesiado; y hasta te da ganas preguntar dónde está el Juan Sebastián de Elcano, el buque Escuela, para colgar a los niños del palo mayor o el de mesana y de paso, por eso de Escuela, a ver si aprenden algo.

Y como por mucho que insistes notas que no, que no quieren verlo, entonces, explicas: «hombre, Bob Esponja lo puedes ver mañana», al otro que «Patito Feo lo repiten después» y al de «estoy ocupado» ya ni lo escuchas porque igual te da un arrebato y el palo mayor hasta queda pequeño. Y en ese momento, coges, y como en el tenis, te sale un «¡¡¡ No !!! » que lo oyen en Murcia y dices: «Nada, a ver el cortometraje os guste o no, y luego pregunto». Y medio rebotados dicen: «Ni que fuera un examen, ay no, yo no, a mí es que… »

Y entonces, todos viendo el cortometraje; pero todos viéndolo de aquella manera. Unos preguntando que cuándo empieza; otros que cuánto dura; que cuando acaba, que si mejor verlo más tarde, que si Bob Esponja y, naturalmente, el patito ese que me tiene frito.

Te lo juro, no sé, que yo no soy de Estados Unidos y no sigo la actualidad; pero estoy convencido que George Lucas cuando ideó la fantástica película de ficción estaba soltero, separado, divorciado o… pero que sus hijos estaban muy, pero que muy lejos de él, en otra galaxia,o ya en el palo mayor. Ni lo dudo.

PD.- Gracias a todo el equipo técnico que hizo posible el cortometraje, que se presenta este sábado a las 11 de la noche en el Círculo do Saviñao (Escairón), por el esfuerzo que han hecho con los medio limitados que teníamos. También a Miguel Costas (ex Siniestro Total) autor de la música, al humorista Xaquín Marín, que hizo el cartel y a los actores Darío Loureiro (Garabolis), Mela Casal (pordiosera), Carlos Blanco (guarda), Leopoldo de Soto (terrateniente), Humy Donado (buscona) y Julio Cela en el papel de vividor.

Argumento de Garabolis

El corto, mudo, está ambientado en la década de los años 40, en Chantada, y Garabolis es el nombre de un niño que sueña con ser terrateniente y se entremezcla con pordioseros, busconas, vividores, guardas y ricachones para con su picaresca y agudeza robar para poder vivir.
El cortometraje ha sido presentado a varios certámenes de Europa y latinoamérica y no puedo mostrarlo aún en el el blog porque si se publica ya no es inédito y entonces no lo admiten en los concursos. Cuando pueda, lo publicaré en mi-tu-nuestro blog.

Ya tenemos TV de plasma en la aldea

Viernes, agosto 20th, 2010

(Cosas que pasan al cambiar de la ciudad a una aldea sin tener ni idea)

Pues sí, desde hace una tres semanas a la aldea llegó la primera televisión de plasma. Lo que es plasma, plasma, hasta entonces lo que se conocía por estos lares en los que vivimos 11 era eso de la cataplasma, vamos nada que ver, más bien sentir… otra cosa bien distinta.

Pues fue llegar el televisor de plasma a la casa de Virtudes y Dionisio y allá nos fuimos todos a verla. Y bueno, una nitidez… y además, no sé qué sistema tiene la condenada que puede conectar más canales que las nuestras, para mí es tan lista ella que nos los roba, pero bueno, yo no digo nada. Y además lo hace todo automáticamente mientras que en las nuestras sale lo que quiere y si un día no ves la TVE 1, pues qué le vas a hacer, TVE 2, y no hay forma de sintonizar, ni mando ni manda, manda carallo.

Y la TVG (la de Galicia) más que televisión autonómica es autónoma, se ve cuando quiere, como quiere y ¡¡ hala !!, si te apetece mírala y si no… Yo al principio esto lo veía raro, pero ya me he acostumbrado y si quieres una cadena determinada… a mover la antena, que mientras no te claves la varilla en el ojo… todo va bien.

Además, la de plasma no tiene granito en la pantalla, que en la aldea hay algunas que más que granito lo que tiene son aceitunas, y hasta hay momentos que no sabes bien si ves o interpretas; a lo mejor es por eso que a veces digo que he visto una película buenísima y por mucho que explico nadie sabe qué fue lo que vi, puede ser…

Yo la verdad no sé como explicar bien todo lo que pasa en este maravilloso lugar porque disfrutamos de cualquier cosa: cuando alguien hace una obra en casa, si se compra un friegaplatos, cuando cogemos castañas, cerezas, fresas o hablamos al lado del hórreo… y aquí hay su movida, no creas.

Por ejemplo, el año pasado inauguramos el cuarto de baño de la casa de Maruja. Ya tenía uno, pero lo que hizo fue una remodelación total, una reforma completa, integral, con plato amplio porque las bañeras son peligrosas a cierta edad, eso dice Maruja (aunque yo estoy harto de decirle a Maruja que está como de 15, pero ni caso), el agua sale con más fuerza que las cataratas del Niágara, una mampara hecha como con unos azulejos de cristal grueso y de colores que dan una claridad… Tal gozada es el cuarto de baño de Virtudes que (previa invitación) yo ya lo probé varias veces. Llego con la toalla al cuello como quien va a la playa de La Concha o La Lanzada, el gel, la ropa limpia y….. bueno, me rio yo del Villapadierna ese… bo

Y hace unos días las mujeres de varias aldeas nos dieron una lección (una más) de organización. Se juntaron unas 50 y se fueron de fiesta. Dijeron que se iban y que se iban, que estaban hartas de tanta huerta y que mejor la juerga que la juerta. Total, que alquilaron un autobús, embarcaron en él y se fueron a un restaurante donde comieron y bailaron hasta la noche unas con otras, eso dijeron, vete tú a saber, como para preguntar, tal y como llegaron.

A los hombres (cuatro) nos dejaron solos, ¿y qué hicimos nosotros? Pues después de mirarnos como diciendo, «qué le vas a hacer… », organizamos una churrascada acompañada de buen vino, de unos chupitos y para mí que hubo un momento que si no llegan a volver, pues aún estamos ahí. Es más, si me apuras creo que si no volvieran jamás nos apañábamos ya de por vida; pero regresaron y ahora estamos pensando (aunque nadie lo diga) a ver si se van otra vez de fiesta, que por nosotros… claro que tal como llegaron y tal como nos encontraron… no veo yo que vaya a ver pronto otra.

PD.-
La rubia, la yegua, está mucho mejor de la neumonía pero aún no puede salir del establo porque le sienta mal estos calores

Esos chicos de la tele… son mucho

Domingo, mayo 2nd, 2010

Yo pensaba que lo más estresante en los medios de comunicación era la Radio; que un tío va a una rueda de Prensa y tras acabar sale a toda pastilla, se mete en un bar para entrar por teléfono en los informativos, conecta con la radio, le dan paso directamente en antena y cuando pega la grabadora al aparato para que se oiga el corte con las declaraciones del petardo de turno…. ¡¡¡¡¡ Noooooooo !!!!!, la máquina tragaperras que no ha visto suena a todo trapo en plan ¡¡¡¡¡ cataclin clin clin clin kas kas kas kas kas kas kas !!!! porque a un tipo le han tocado tres fresas.

Claro, para el que gana, una felicidad, tres fresas; pero para el colega y el que dirige el programa, no precisamente le han tocado las fresas, más bien los limones y se acuerda de la madre del periodista que fue a la rueda de Prensa, del bar, del tipo que puso la máquina y como un profesional resuelve el asunto con el… «cosas del directo», era boa si colara… hombre, la próxima vez mira desde dónde informas papón, que te veo entrando en un taller de chapa y pintura y Emiliano y hermanos a mazazo limpio con un capó y el becario diciendo: «Es que yo creía… ». Vas a creer tú, vas a creer tú ahora, anda….

Pues pensaba eso, que la Radio era lo más desquiciante, lo más delirante y agobiante, pendientes siempre de la hora, de los informativos, de si llegarán o no con la noticia, si encontrarán un sitio en silencio para informar si…. pues no. Lo más estresante que he visto es un telediario.

¿Que cómo lo sé? Pues porque en La Voz de Galicia están preparando la salida de su TV y allí están unos 12 chavales (una media de 26 años) que están en un sinvivir. Llevan aquí en la Central del diario como dos o tres meses, pero cada vez los veo más delgados y hasta a veces tengo que contarlos de nuevo porque aunque dicen que son 12, y me lo juran, en muchas ocasiones cuento y recuento y me salen 10 y no 12; pero es que hay algunos que para mí (entre nosotros) no es que adelgacen, se están diluyendo, licuando, y no los veo…. pero bueno; serán cosas mías, pero no hay 12, ni de broma.

Y yo entiendo que adelgacen, vamos, yo personalmente estaría rozando la desnutrición, porque dirigir una mesa de Control y Realización de una TV… me rio yo del Centro de Operaciones de Cabo Cañaveral: botones y más botones, pero cientos, lucecillas de colores; pantallas y más pantallas y algunas divididas entre tres y cuatro pantallitas; aparatos con cortes de declaraciones, de grabaciones, de imágenes, de sonido….

Y mientras la presentadora del informativo se retoca el flequillo, desde Control le cantan el tiempo para entrar en directo: «2 minutos», y al poco rato, «30 segundos, prevenida, cámara 1», y luego «4,3, 2, 1, vamos allá, dentro» y ella leyendo el telepronter ese y luego meten el corte grabado «venga, sonido ya» y luego otra vez, la cuenta atrás y ella vuelta a leer.

Y entonces, cuando termina una noticia, de repente una conexión inesperada por que «la rabiosa actualidad manda» (manda carallo) y pulsa que te pulsa botones y otro que habla por línea interna con otro plató en otra ciudad para decir que va a entrar en directo y otra vez…. «2 minutos, prevenida, ahora cámara 2», «30 segundos», «4,3,2,1 vamos allá, sonido, corte, dentro».

Y debido a la nueva noticia, toda la previa de la programación del informativo al garete, a tomar viento, y a reorganizar todo en segundos para hacer un hueco a esa información y todos pulsando botones, cambiando el minutaje, yendo de un lado a otro; que si esto va antes, que no, que se siga con la planificación, que después de esa noticia nueva no le pega la siguiente, que hay que pasar la cuarta a la tercera y la tercera a la quinta… y para mí como que hasta el telepronter toma vida propia y hasta pasa de ellos, no sé. Bueno, sí sé, yo soy el telepronter, me da un subidón electromagnético y me autodestruyo antes de estar un minuto más con estos locos.

Te lo juro que estos fenómenos tienen un temple y una profesionalidad… que soy yo, me pongo de los nervios, me desvalium, me destranxilium, me desquicio y ni telepronter ni presentadora ni flequillo ni directo ni conexiones ni gaitas; le doy una patada a todos los botones y pantallas que vea y ojalá que el tinglado ese conecte no me digas cómo pero que se conecte con el Vaticano y que San Benedictiño XVI del Niño Jesús salga y que diga lo que quiera del Nuevo, el Antiguo o el Posmoderno Testamento pero que salga porque si no se produce ese milagro y no sale San Benedictiño del Niño Jesús, como hay Dios que el que sale, y no precisamente en antena, sino a la puta rue, soy yo.

De verdad, yo que me dedico a escribir, me hace a mí todo eso el bic y te lo juro que lo desmonto, le quito la tinta, me la trago y me enveneno, vamos que si me enveneno y si no me enveneno me atraganto con el tapón, pero algo hago porque yo esa tensión… joé, qué tíos esos chicos de la tele…tela

Y quiénes son los héroes de este cirio, quiénes son esos increíbles y a la vez simpáticos profesionales… pues Millán Castro, Luis R. Ferreiro, Jorge García, Carmela Fernández, Xavi Jácome, Rosa García Huete, Juanqui González, Alberto Piret, Jairo Aldana. Y los becarios Alberto Sierra, Alberto Blanco, Gonzalo Cotelo. Te lo juro, unos crack

PD. Disculpad por el taco, pero es el tercero en 122 artículos; o sea tres entre unas 75.000 palabras

Haz zapping, conócete a ti mismo y no te comas el coco que no merece la pena.es

Lunes, julio 6th, 2009

Perdona, estaba pensando un título más largo para el artículo pero no se me ocurrió, así que centrémonos en el asunto: Ya puede decirte una persona que te conoce mucho, que cuando tenías catorce años, que cuando cuatro, que más que beber empinabas el biberón que… ¿Quieres conocerte a ti mismo?, pues haz zapping. Sí, haz zapping y descubrirás como eres. «¿Y cómo me descubro? », sé que me preguntarás, pues sencillamente, analizándote. «¿Y cómo me analizo? » , estudiándote. «¿Y cómo me estudio? ». Joé, perdona, pero qué varas eres, que si seguimos así vamos hasta el final del artículo y no acabamos nunca.

Pero te explicaré esto de conocerte haciendo zapping. Enciendes el televisor, ves unas imágenes y por lo que sea haces zapping y entonces te preguntas: «¿Por qué justo en este momento hago zapping, por qué cambio de canal? ». Pues piénsalo y ahí empezarás a comprenderte, a conocerte, a saber un poco más quién eres y quién no eres porque el zapping, aunque se hace conscientemente, delata tu inconsciente.

Pero vayamos a la cuestión, ¿por qué haces zapping?. Primero porque tienes televisor ¿no?. Casi sí, porque en Senegal creo que esta prueba es más complicada, pero averigua lo que te ocurre, que es lo importante. Por ejemplo, y para darte una pista, yo, al cambiar de canal oigo la frase «Nunca te olvidaré…» en una película, e inmediatamente hago zapping. ¿Por qué?. Porque eso de «no olvidarte» tras haber vivido en siete ciudades y no tener compañeros de curso porque cuando ya entrabas en confianza cambiabas de población, pues….

Otro ejemplo, veo una imagen de un hospital, pues hago zapping. Sí, sé que hay otros que se quedan enganchados, no sé si es porque esperan una transfusión vía satélite porque otra cosa no comprendo ya que más triste que un hospital… pues hay personal al que le gusta y cuando ve una bata blanca hace contrazapping; es decir, no cambia, que también es otra forma de conocerte. Para facilitarte más las cosas, y es otro ejemplo más, oigo frases como «es que el hombre y la mujer..», «las religiones…», «la existencia…», y para mí son motivo más que suficiente para hacer zapping y… por cierto, a lo mejor lo que escribo no te gusta; si es así, eso, cambia, de blog, haz zapping, pero… analiza el porqué. ¿Sí?