La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Ñu’

Lo que yo daría por ser…

Lunes, junio 13th, 2011

El oso pardo, la cigüeña negra, el lagarto gigante del Hierro o la foca monje son especies protegidas y yo no, y yo esto no lo entiendo porque yo soy bastante más listo que ellas, pero mucho más; claro que a lo mejor va a ser por eso, que por ir de listillo no me han puesto en la lista como el Guisande del Gran Atlántico, por ejemplo, que si es por nombre que no quede.

A mí esto de no estar catalogado me produce una gran desazón… y si te soy sincero, cada vez que hablan de este tema… es tal la tristeza, la angustia y la desgana que me embarga, que me domina… porque personalmente creo que debería ser una especie protegida; pero no porque valga mucho, ni porque valga poco, sino justo porque aún no se sabe para qué vale realmente un Guisande del Gran Atlántico.

A mí me encantaría un día verme en la dichosa guía, que llegaran a casa unos funcionarios de Medioambiente y me dijeran: «Es usted una posible especie protegida». Y al comentarles que bueno, que lo hablaremos más tarde que voy a currar, contestaran: «De trabajar nada, no vaya ser que le pase algo, que mire que no hay accidentes laborales… y en itínere, mientras se va al trabajo… nada nada, usted a descansar».

Y tras decirle que vale, y preguntarles si hay que celebrarlo, cuestiono como quien no quiere la cosa: «¿Y tengo que vivir en cautividad o…?», «¡¡¡Por dios!!!, hasta que no sepamos que tipo de bicho… perdón por lo de bicho, es que es la costumbre de tratar con animales, que un caso como usted es nuevo también para nosotros. Como le decía, hasta que no sepamos que tipo de humano es… nada de cautividad, no queremos que se perturbe, haga lo que quiera».

Y ya empatado con ellos y visto el chollo que es esto de la especie protegida, pues entonces les digo que si puedo (para ir adelantando camino, y sobre todo para que no se echen patrás) ponerme un nombre en latín, como el resto, para no desentonar, y que si les parece bien Guisandium grandisimun atlantiquorum, y que si pongo «depredador» o simplemente «animal», así a secas.

Y como yo me tomo las cosas muy a pecho, que si puedo añadir que habito por toda España, que si soy omnívoro y que si (y esto es delicado) para mí cualquier época del año es buena para el apareamiento y que si no puede ser todo el año… pues en invierno, que es cuando hace más frío; pero que si no les molesta, claro, que si puedo elegir, que entonces cojo Semana Santa, en temporada baja.

Y tras recibir el okey, pues les comento que creo que un viajecillo a Cuba, pasando por Italia, Francia, París, Groenlandia, Rusia, Egipto y Hawai… que me iría bien, que no sé exactamente si estoy o no en vías de extinción, pero que si es así, qué mejor que me conozcan en otro países y contribuir aunque de forma modesta a la ciencia.

Y mira que son profesionales estos funcionarios de Medioambiente, que ya pueden morir 600.000 tipos en Sudáfrica oye, que ellos… su trabajo es su trabajo y lo llevan a extremos que hasta para dormir en el trayecto me ponen un sonajero y me cantan a coro cuatro esquinitas tiene mi cama, cuatro… es que con gente así, experta y competente da ganas de estar, hombre, ¡¡¡ da ganas de estar !!!.

Y entonces, entonces… a vivir, a disfrutar, sin reparar en gastos ni nada; pero eso sí (sin que ellos lo sepan) pensando siempre en a ver si me cruzo con un oso pardo, una cigüeña negra, un lagarto gigante del Hierro o una foca monje y los voy estrangulando uno a uno para poder entrar por derecho propio en lo que tanto deseo: «La Guía de Especies Protegidas». Dios, qué animaladas escribo.

UN AMIGO, UNA REVISTA
Un gran amigo del blog, javier Sanz, he ha metido de lleno en una aventura, publica una revista en papel, Entropía; o sea un papelón. Aquí os dejo el enlace y espero que la revista tenga éxito y no un catastrófico desenlace. http://historiasdelahistoria.com/2011/06/02/el-numero-1-de-la-revista-entropia-ya-esta-en-la-calle/

Ese bicho llamado ñu

Sábado, mayo 23rd, 2009

Yo no sé usted, pero personalmente no aguanto ya más documentales sobre el ñu, y cerca de él, a muy poca distancia, está el petardo ese del oso cogiendo salmones con su zarpa, que me tiene harto; pero lo del ñu, la verdad, me supera y no exagero si le digo que conozco mejor la vida de este tipo que la de mis hijas.

Para la mayoría de la gente la vida suele estar marcada por ciertos acontecimientos o recuerdos: una canción de cuando eras joven o te enamoraste, una película que te impresionó por el argumento o porque era muy diferente, el primer coche que compraste y que te hizo mucha ilusión y, si eres de A Coruña, el penalti que falló Djukic; vamos, lo normal, pero que tu vida esté marcada por el condenado antílope africano…

Estoy en casa, enciendo el televisor y raro es el mes que el ñu no entra en mi salón. He visto tantas veces los documentales del ñu que estoy convencido de que se trata de los mismos ñus y del mismo cocodrilo. Yo ya me sé de memoria que el ñu vive en África, que cuando las hembras está fecundadas se une en grupos formando una riada de individuos hasta llegar a los pastos del Lago Victoria o del cráter de Ngorongoro y que esto ocurre en el mes de junio; o sea, dentro de unos días.

Sé que antes de llegar al Ngrongoro tendrán que pasar por un río infectado de cocodrilos y que uno de estos reptiles se comerá un par de ellos. Por saber de este bicho sé que alcanza una velocidad de 80 kilómetros, lo más rápidos, unos 60 los más lentos, y que en el Parque Nacional de Serengueti, en Tanzania, (que a mí como si es Mónaco) hay más de un millón de ejemplares. ¿Y usted cree que esto me interesa?, en absoluto, me da lo mismo el ñu que la vida de una gaviota; pero son ya tantos años viendo al ñu que al final me lo sé todo. Bueno, todo no, porque lo único que no entiendo, sabiendo el trágico final de algunos ñus al pasar el río, porqué no le ponen un condenado puentecillo. No lo entiendo.