La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para abril, 2012

Vas a comparar a mis vecinos con el Adriá ese

sábado, abril 28th, 2012

GRACIAS POR VUESTRO APOYO. NO LO OLVIDARÉ. TODO ME VA GENIAL Y… SEGUIMOS PARA BINGO 😉

Adriá, el filósofo ese de la patata, comparado a mis vecinos es un colgao. Mientras él se dedica a hacer chorradas con cientos de condimentos y no sé cuantas materias primas, mis vecinos lo tienen claro: Callos y churrasco y de ahí no hay quien los mueva; pero esto de los callos y el churrasco es más complicado de lo que a simple vista puede parecer, porque no es hacer callos o churrasco así porque sí… sí hombre… hay que hacer justo, pero justo justo aquéllos callos y aquél churrasco con aquél sabor y no otro, y en esto, si te contara… hay unas discusiones que no veas.

Unos que si hay que cubrirlos totalmente con agua; otros que no es necesario, que si dos hojas de laurel, que con una vale; otro que no se precisa laurel, que si un ajito, que no, que mejor dos y tal vez tres… que tres cuartos de picante, que 10 gramos de…

Tú sabes eso del Masters de Augusta, cuando el golfista se agacha como si estuviera en un cuarto de baño de pedales para saber si tira por allí o por allá para embocar la bola; bueno, pues mira: qué habré tomado yo en estos años que vivo en la aldea… 7.000, 8.429 churrascadas, tal vez 11.000… pues no conozco una, pero ni una en la que no haya alguien que agache para ver la altura a la que está la carne del fuego, como si aquello fuera el hoyo 17 de St. Andrews (pero sin chaquetilla verde) para poner la parrilla que si un poco más alta, que si un poco más baja, que si más brasa, que si menos… y además, cuando esto se hace, ni que en vez de una churrascada estuviéramos haciendo un cóctel molotov, porque es mover la parrilla y decir: «¡¡¡ Separaros, separaros !!!!», como si fuera a estallar.

Mira, he visto tantas dudas de dónde poner la condenada parrilla que en más de una ocasión he estado a punto de llamar a mi buenos amigos arquitectos José Manuel López Mihura, Leopoldo Uría Herrero o al diseñador Manuel Agrafojo y pedirles pero ya una regla y un cartabón para medir la altura o que me hagan a escala 1: 1.500 o 1: 18.000 un plano en sección de la condenada parrilla y que me calculen a qué altura pongo la carne.

Pero en esto del comer en la aldea (como ocurrió ayer), los dime y diretes en la preparación se acaban de una forma inmediata cuando alguien dice: «¿Y el vino?». Y entonces ahí, ni parrilla ni laurel ni ná, la siguiente pregunta es «¿y cuántas botellas hay?» Y da lo mismo si es Rioja, si es a granel, si es vino de casa, de chalé o de cartón, mientras haya botellas como si es alcohol del 90 y hasta creo que si ponen Betadine, pues que se lo beben como si fuera Baylis.

Y entonces sí que se acaban los problemas; es decir que si hay vino de sobra y ya da lo mismo los callos o el churrasco, todos dicen que «está perfecto», que sabe genial y da lo mismo esté como esté.

Que está salado… un trago de tintorro, mucho más salado… pues dos; que se quemó una chuleta… pues ya puede estar una parte carbonizada, calcinada, achicharrada, que siempre habrá uno que saque de navaja y rascando en ella diga: «ná, esto se hace así y está buenísima». Y oye, alucinante, todos asienten convencidos, con un compañerismo… y esto sí que es una filosofía del comer y no como el otro, el papón ese de la patata, el Adriá

Me encantaría ser delincuente en USA

miércoles, abril 25th, 2012

A mí me encantaría ser delincuente en Estados Unidos, pero muchísimo, ni te lo imaginas. No digo estar metido en eso de los estupefacientes, que yo soy de los de drogas no; ni en secuestros, tampoco; sino un delincuente normal, de robos a bancos, por ejemplo, para compensar y para que sepan de qué va ser sinvergüenza.

Y en el fondo, la verdad, es que después de meditarlo mucho, he de reconocer que lo que me gusta no es exactamente ser delincuente sino más bien… Vamos a ver, si la tele representa más o menos la realidad de una sociedad, la de Estados Unidos, si eres delincuente, mola, pese a que cuando te vayan a detener en tu edificio se monte la de Jerusalem en la calle y los vecinos descubran a qué te dedicas.

Y se monta un cirio porque todo el mundo quiere entrar. Que si el FBI, que si la CIA, que si la DEIA que si los SWART, que si los detectives que siguen el caso, que si Asuntos Internos…. Y yo no entiendo porque entre quien entre siempre pasa lo mismo: sacan de arma, van pegados a la pared, apuntan al salón; luego giran a la izquierda o derecha que casi ni lo ves y miran en una habitación, luego en  otra y en otra. Siguen por un pasillo y miran en una más, en un cuarto de baño, en la cocina… y yo lo que pienso es: «¡¡¡ joé, menuda casa tiene el pavo este para ser delincuente !!!». «¿Será aquilada o tendrá una hipoteca?». Y hasta a veces me da ganas de decir a uno de los del SWART: «Mire, podría separarse un poco que no veo bien la sala y de paso encender la luz, que con esas linternillas… ».

Y mientras el del SWART veo que no me hace caso, porque está muy en lo suyo, que es a ver a quien le descerraja el tiro, cavilo: «Pero si con esa casaza para qué discuten quién entra si ahí cabe todo dios: el FBI, la CIA, la DEA, los SWAT, los Rangers, el Séptimo de Caballería, ET, los Simpson… joé que si entran… ». Y entonces piensas que ser delincuente en USA, con tamaña casa y si te pillan a los 60 o 70, pues como que te apuntas porque en España ser caco… no es plan.

En España, cuando te quieren detener, ya para empezar nadie discute para ver quien entra primero, y a los que le tocan le dan una patada a la puerta de la casa/ habitación y lo más seguro es que te cojan de por medio y te esnafren como una mosca contra la pared o que la puerta se empotre con la ventana, si es que la hay, y eso no es delincuencia ni gaitas, eso es de una pobreza, de una indigencia, de una penuria… una habitación de 2 x 2…

Además  me da que en España la Policía, antes de entrar, quien lo hace primero es un equipo de desinfección. Que alguien llama a la puerta, se la abre el delincuente y la limpiadora, bayeta en una mano y con el Pronto en la otra le dice: «¡¡¡ Pero hombre, como me tiene usted esto !!!, ¡¡¡ que vienen a detenerle y está esto así, manga por hombro !!!, ande, ande, ayúdeme a recoger que como vean esto va a ser peor».

Y tras ayudar a la limpiadora sale el tío y bueno; que tal como está de sucio y de desarrapado que nadie lo quiere tocar, que nadie quiere infectarse y empieza un rollo… que yo no me lo llevo, que te lo llevas tú, que en mi coche patrulla no va, que vaya en el tuyo que lo acabo de limpiar, que yo no puedo que tengo moto… ¡¡ ah !!, pues yo bicicleta, que soy de la patrulla verde… Y mientras eso ocurre, en confianza, a mí como si lo fríen o lo meten en un taxi; yo solo pienso en la casaza del caco made in Usa y .. joé que si mola si te pillan a los 60 ó 70, después de usarla tantos años… un chollo.

Las ciudades se parecen a…

jueves, abril 19th, 2012

Estaba yo pensando que hay muchas ciudades que se parecen. Por ejemplo, La Coruña se parece a Gijón porque ambas tienen una playa en medio de la ciudad, lo mismo que a Cádiz o a San Sebastián; pero no, por mucho que pensaba no era eso.

Así que estaba en esa peligrosa nebulosa mental cuando me di cuenta que las ciudades, pero todas, absolutamente todas, se parecen ¿en qué, a qué?, pues al parchís. Ya ves, yo pensando en playas, en calles, en la gente, en monumentos, en la gastronomía y resulta que para mí se parecen al parchís. De verdad que estoy por tirar este cerebro que tengo; el parchís, el parchís… manda carallo. Ahora entiendo cuando un día dijeron: «¿Guisande?, un gamba, todo aprovechable menos la cabeza», iban a tener razón, la van a tener.

Pues en esas estaba y llegué a la conclusión que las ciudades y el parchís se parecen porque en el juego sales de casa, lo mismo que en las ciudades, y aunque en el parchís lo haces con un 5 (he dicho que se parece, no que sea el parchís) en las urbes puedes hacerlo a la una, a las cuatro, a las cinco o las nueve.

Pero una vez que sales, estás en seguro. Es decir, que ahí no te pasa nada porque todo lo que te rodea es conocido, te sientes protegido, en tu ambiente; pero si decides aventurarte por ahí andando, a dar una vuelta… entonces ya te arriesgas porque así, sin comerlo ni beberlo la gente con la que te encuentras te puede comer, que a lo mejor no te canta las cuarenta, pero sí veinte, que ya es suficiente; o los coches, salvo que estés en el paso de peatones, donde el semáforo, que ahí estás otra vez seguro.

Claro que si abandonas el seguro semafórico y cruzas las calles con otros a la vez, aunque puedan pasar los vehículos formas una barrera y no te pasa nada y también estas seguro, a no ser que a varios se les ocurra correr y te quedes solo y… pues te comen fijo.

Y así vas por la ciudad/parchís en plan ficha, con un peligro… hasta que finalmente llegas a casa. Y ahí ya es la felicidad, no te pasa nada, pero nada de nada, estás con una tranquilidad tras todo lo que te has vivido… Y mira si estoy seguro y convencido que la ciudad se parece a un parchís, que si la volteas, si le dieras la vuelta, te encontrarías con la oca; pero yo de esto no escribo, te lo dejo a ti porque a mí no me toca.

PD. FACEBOOK

Enlace de la página de Me gustan los cuentos de Rodribico

Enlace a la página de Manuel Guisande (aquí escribo artículos nuevos, antiguos , chistes, cortometrajes, frases, idea etc)

Enlace a la página Perfil de Manuel Guisande (Aquóis solo escribo artículos nuevos)

Charla a unos escolares simpáticos, cariñosos y alegres

lunes, abril 16th, 2012

Quién dijo que no hay niños maravillosos, pues yo los encontré; los estudiantes del Colegio Virxe do Monte (Cospeito-Lugo), donde el viernes pasado pronuncié una charla sobre cómo se hace un cuento infantil. Y tan contentos quedaron que no solamente me pidieron si podía quedarme y ser su profesor (vamos yo me apunto y doy aprobado general, pero como uno diga una mala contestación… van a estudiar como si estuvieran haciendo Notarías) sino que incluso me regalaron una pancarta, un cuento de Rodripico inventado por ellos y varios dibujos.

Y es que no solamente cuando sabes algo te apetece transmitirlo a otros, que es casi como una obligación porque si puedes ayudarles en su futuro pues mejor; sino que cuando esos otros ponen ojos como platos atendiendo a lo que hablas y les preguntas, responden e inventas con ellos y disfrutan… no se puede pedir más.

Y la verdad que muy bien lo tuvieron que pasar porque hubo un momento en que era el recreo, y el recreo… tío es el recreo, que no nos engañemos; así que cuando les dijes que iba a acabar porque venía eso, el recreo, dijeron que no, que siguiera contándoles cosas de cuentos. Incluso me inventé uno sobre la marcha para explicarles que un cuento debe contener aventura y una intriga para tener ganas de leerlo y cuando les relaté que Rodripico encontraba un papel en el suelo del nido, con unas marcas, o unas letras y que si eso si sería una clave secreta que había que descifrar para encontrar una gruta en una montaña y llegar por un estrecho pasadizo a un tesoro o si … estaban en tal tensión esperando a saber lo que era que por un momento pensé: «En la próxima charla me traigo un equipo médico, no les vaya a dar estos rapaciños un payá».

Y comprobé que lo pasaban bien cuando les hice un dibujo en el encerado para que vieran lo importante que es la expresión de los ojos y la boca. Y en esta última, en la boca, dibujé al muñeco protestando y entonces decidí hacer una prueba real y menos teoría y encerado: «¿Cómo grita un muñeco? Vamos a gritar todos. A la una a las dos y a las tres ¡¡¡¡ yaaaa!!!». Y fue tal grito el de los 30 niños que aún me retumban en los oídos, y auténtico también fue cuando al muñeco lo puse sonriendo y les dije que hicieran igual. Y si veis los caretos que ponían…. mucho, pero mucho mucho.

Y EL VIERNES… ¡¡¡ MAGIA !!!!!

¿Fue un éxito la charla? parece ser que sí; pero como les dije que hicieran comentarios a este artículo y que escribieran lo que quisieran… pues leeré lo que realmente opinan. Y ya puestos, pues le di una charla a los de 9 a 12 años sobre medios de comunicación.

Y ya más puestos, el próximo viernes, pues otra a los mayores sobre guiones de Radio, Teatro y Televisión y como ya solo quedan los peques de todos, y por no dejarlos sin nada ya que preguntaron «¿quién es el señor que escribe los cuentos?» y eso me llegó al alma… pues les haré dibujos y algún truco de magia (tendré que practicar que hace tiempo que no ensayo) y les regalaré caramelos, que seguro que les gusta, bastante más que la charla, seguro.

Total, que entre liada y liada, los algo más de 200 alumnos del Colegio Virxe do Monte tendrán su dosis de Guisande, que no sé si tendrá efectos colaterales en forma de desquicie, pero esperemos que no para que el Ayuntamiento no me considere persona non grata. Y si los escolares fueron geniales, no menos los profes, que me colmaron de atenciones, aunque pronto descubrieron que yo, la verdad, no necesito nada, solamente lo que me dieron: Cariño

PD._ Adviértase en la foto la profesionalidad de mago con las mangas remangadas en plan: «Nada por aquí, nada por allá».

Si quiere el FMI me gaseo, será por gas…

miércoles, abril 11th, 2012

De verdad que sabía que había gente que estaba pasada, pero que muy pasada, y entre otras cosas creía que, por ejemplo, al FMI lo único que le debíamos era dinero; pero no, por las declaraciones de estos personajes: Erik Oppers, Ken Chikada, Frank Eich, Patrick Imam, John Kiff, Michael Kisser, Mauricio Soto y Tao Sun, portavoces del FMI, al organismo internacional le debemos la vida, pues estos tipos han elaborado un informe en el que se que dice que el hecho de que la gente viva más de lo esperado «es un riesgo para el sistema financiero». O sea, que si nos morimos… mejor. Ni con heroína pura se le ocurre a alguien decir esto, flipante; bueno, igual hay otras drogas, no sé.

La verdad que ya puestos, los que suscribieron el informe podían haber añadido en un anexo que si se implanta un plan de gaseo masivo y compulsivo, a lo bestia, o si se monta la III Guerra Mundial… pues que a lo mejor mejoramos económicamente, hay empleo y el sistema financiero se recupera.

O sea, que según el FMI no te puedes morir antes ni después, porque si vas a una entidad crediticia a hacerte un seguro a 25 años y dices que morirás en unos cinco, el personal bancario te dirá: «¿Y quién paga entonces el préstamo?» Y si dices que vas a vivir, pues 300 años, quizás oigas: «Joé, ¡¡¡ es que usted nos arruina el sistema !!!, ¿¡¡¡ 300 años, 300 años !!!?, ¡¡¡ qué locura !!!. ¿Pero está usted seguro?».

Es decir, que para el FMI deberíamos no solo tener DNI y un número (porque el nombre y apellido desde tiempo inmemorial que les importa un bledo), sino un código de barras con el día de la defunción para asegurarse la rentabilidad. Que te mueres en 25 años… pues te dan un préstamo a ese plazo fijo; que en tres… pues como si mueres mañana, pa lo que vales…

Yo la verdad que entiendo al FMI, aun que mejor dicho a su portavoces, al Erik Oppers y comparsa porque están tan mal los tiempos, pero tan mal, que seguro que se han reunido para lo que se reúnen todos estos mendas, para cobrar una dieta; por que el informe… ni con heroína, aunque a lo mejor hay otras drogas, no sé.

Concluyó el rodaje de «Rojo y Negro»

martes, abril 10th, 2012

 

Si os digo la verdad, no sé si haré otro cortometraje más porque rodar una cinta, aunque dure solamente cinco o siete minutos, es bastante agotador, pero mucho; que lo de escribir es más sencillo, bastante más. Y es que en esto de grabar hay que pensar las imágenes y tenerlas todas en el coco y cuando crees que todo está controlado, resolver situaciones que van surgiendo en las distintas tomas. Pero como tenía una idea…. pues ¡¡hala!!, vamos a ello, a liarnos hasta las cejas y recejas, orejas y reorejas.

Y al final, después de más de diez horas de intenso trabajo, dimos por finalizado el cortometraje Rojo y Negro, que ahora pasa a posproducción y al que después Miguel Costas, (fundador de Siniestro Total), un crack, le pondrá la banda sonora, como ya hizo con el otro corto, GARABOLIS.

Y lo cierto es que no me puedo quejar pues todos, absolutamente todos los que intervinieron en el rodaje pusieron muchísimo de su parte, con una infinita paciencia y una gran profesionalidad, empezando por los actores Marta Otero y Manuel Agrafojo, hasta los cámaras César Domínguez y Héctor Cortés, pasando Veneatra Paynther, que hizo de estilista y aportó interesantes soluciones, y por Pablo Martínez, que lo dirigió y al que mareé tanto en las tomas que dudo que quiera volver a hacer otro conmigo; pero igual sí, porque me huele que es como yo, que se lía, se lía y se lía… y no podemos olvidar en esta historia, que trata de una cinta muda y que versa sobre el amor entre zapatos, a la tienda Ulanka, que donó los zapatos, y Pantuflas, donde también se tomaron imágenes, así como a quien hizo el making-of, Gonzalo Barral.

En total fueron más de 200 tomas para mostrar poco más de 50, un currele… y ahora calculo que dentro de un mes, al añadirle la música, estará ya concluido y entonces…a presentarlo en varios concursos, que como piden que sea inédito, pues en principio no lo vamos a publicar en el blog, aunque todo se estudiará a ver realmente qué hacemos. Por lo de pronto os dejo con esa fotografías, en una de las cuales aparece todo el equipo. En fin, un saludo, y por Dios, ¡¡¡ que no se me ocurran más ideaaaassss, que esto de los cortos es agotadoooorrrrr !!!.

En la última foto, el equipo que hizo el cortometraje. De izquierda a derecha: Manuel Agrafojo, Pablo Martínez, Manuel Guisande, Veneatra Paynther, Héctor Cortés, César Domínguez, y abajo Marta Otero.

DOS CONFERENCIAS EN LUGO

La Dirección del Colegio Público Virxen do Monte (Cospeito-Lugo) me ha invitado para dar pronunciar dos charlas sobre Cómo se escribe un cuento (el 13 de este mes) y otra sobre Guiones de Radio, Televisión y Teatro (día 20). Según me cuentan, los chavales, sobre todo los más pequeños están ilusionados por ver a quien escribe los cuentos y espero no defraudarlos, y, lógicamente, tengo que dar glas gracias al equipo directivo del centro escolar, integrado por la directora Esther Rodríguez Otero; Jesús María Juaristi Linacero, secretaria; Angela Veiga Mouriz, jefa de Estudios y a Samarita Canto Buide, jefa de Estudios de le ESO.