La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Cuantas más casas de alterne, mejor

Escrito por Manuel Guisande
4 de mayo de 2011 a las 14:20h

Estoy convencido que cuanto más casas de alterne mejor; mejor para ti, para mí, para tus hijos para los míos, para la seguridad de todos y no esa bobada de los 110 kilómetros a la hora… Oye, que no lo digo por la gente que está dentro, que a mí, como si las chicas esas las reconvierten en palilleiras de Camariñas, en catadoras de ostras de Arcade, en especialistas en buceo acrobático por parejas o como si quieren seguir allí, que yo hablo de las casas de alterne como edificio, como instalaciones, como estructuras y no porque sean bonitas o porque su construcción la haya realizado un prestigioso arquitecto de esos que miras la obra y te quedas flipando pensando en lo que se inspiró y, sobre todo, en lo que cobró; pero bueno, esa es otra historia.

Tu vas de A Coruña en coche a Barcelona, por ejemplo (y porque el tren tarda casi mes y medio) pues te vas fijando en los letreros de las casas de alterne y cuando llegues a la Ciudad Condal, hombre no te digo que sepas francés como si hubieras estudiado en la Sorbona, pero chapurrearlo… pues sí. Vas y lees: «Corps d’or au soleil», «Ta maison rouge», «Les femmes», «Ton petit nid d’amour», «Nuits de passion», «Les bells du Eden». Reconozco que sí, que quizás aprendas un idioma un poco monotemático, no manotemático, manotemático no, que te veo venir, pero aprendes y gratis.

Pero con las casas de alterne no solo estudias idiomas, sino que es más seguro para el tráfico que cualquier radar, me lo vas a decir a mí, que si lo he vivido… Tu vas en coche, das una curva, y tío, pegas un frenazo… pero un frenazo de los buenos, de taquicardia, de esposabronca y niño volando practicando ingravided en el habitáculo… ¿Y todo por qué?, pues porque de repente ves unas luces azuladas medio verdosas y crees que es la Guardia Civil que está haciendo un control, y no, son las casas de citas.

De verdad que creo que si se quieren acabar con los accidentes, o pones más casas de alterne por toda España u, otra posibilidad, más barata, repartes luces verdes y azules a lo largo de las viviendas de todas las carreteras nacionales. «Oiga, que somos de la DGT, que nada, que si pone en su balcón una lucecilla de estas un mes le pagamos 100 euros y su familia sin multas hasta el verano, que es una oferta de la DGT».

Claro que alguien contestará a los aceitunos hombrecillos de verde: «Pero si a mi Ambrosio le metieron ayer una multa de 300 euros por no llevar no sé que en el tractor.. ». «, señora, que eso se arregla ahora mismo. A ver Jaén, sabe, le llamamos Jaén porque es de Lugo, trae pacá un parte de esos y quita la sanción a Ambrosio; ¿Ambrosio qué?. Vale, Am-bro-si-o Can-ta-riz Ru-dri-pé-rez. Ya está».

Y así, de casa en casa, de pueblo en pueblo, de villa en villa y de ciudad en ciudad, colocando por toda España bombillitas azulvedorsas a mogollón por balcones, ventanas, árboles, por donde sea y… menos accidentes y más seguridad. Y sí, todo gracias a eso, a las casas de alterne.¿Qué?, sí eso, casas de alterne, de citas; no, clases de alterne no, cla-ses no, ca-sas, hombre, ca-sas; pero joé, tú en que piensas…

Etiquetas: , , , , , , ,

34 respuestas a “Cuantas más casas de alterne, mejor”

  1. Virtu dice:

    Estás como una chota, 😀

    Pero con tanto parado, mejor contratar unos cuantos de picoletos falsos, les pones el uniforme, porra y una libreta, y cada km uno tú verás…
    A mi la última que me pararon, hasta no sé si sería uno de esos falsos, porque me pidieron la documentación y con la impresión arranqué la tapa de la guantera y el hombre me soltó un “mecajoendios”, y me da a mi que los de verdad no sueltan ningún taco, o sí?

    [Responder]

    Manuel Guisande Reply:

    Hola Virtu: Si con los aceituno que tenemos y que supone preparados tenemos problemas, imagínate con unos falsos… sí, estoy contigo, el de “mecajoendós” es sospechoso, altamente sospechoso. Un beso

    [Responder]

  2. Miguel Buján dice:

    Fernando Fernán Gómez, no recuerdo en qué película o serie de televisión, interpretó a un padre de familia que finalizaba la obra con un rotundísimo :

    “Esta es mi condición y no tengo solución: ¡soy putero!”

    Las putas son en sí toda una declaración de principios. No como los guardias civiles, cuyo savoir faire se basa en un eufemismo del todo inútil. Tuve un amigo que se encoñó de una puta brasileña, muy joven, deliciosamente guapa, y al que muy practicamente le explicó que ella solo ansiaba conseguir el diner osuficiente para regresar junto a sus dos hijos, y que en ningún otro trabajo sería capaz de reunirlo en tan poco tiempo como en el de puta. Él la quería y aceptaba sus explicaciones, sus ansias, su trabajo. Ella le prometía que unicamente con él era capaz de realizar cietos juegos sexuales, y nunca jamás con sus clientes alcanzaría esos modismos propios del sexo entre personas a las que une la pasión, el cariño, un perfecto maridaje de fermentos. Con el paso del tiempo, mi amigo comenzó a dudar y atormentarse, y con los celos surgió ese obscuro sentimiento, el smog de la confianza entre dos personas que se admiran, se complementan y comparten. Decidió pedirme un favor de amigo, y me pidió que buscase el modo de ser cliente de su amiga. Se empeñaba en pagarme los servicios, el desplazamiento, todos los gastos que surgiesen en aquella su búsqueda del conocimiento, que no siempre nos concede la felicidad, basicamente. Un siete de agosto decidí aceptar, quien sabe si por agotamiento o quizás por morbo y una absoluta falta de escrúpulos. Me pasé veinticuatro noches seguidas follando con todas y cada una de las putas del local, incluyendo a una hermana de la amiga de mi amigo, salvo a ella, pues por casualidad o por destino nunca alcancé a encontrármela disponible. En realidad, con el paso de los días, lo que menos me interesaba era follar con la brasileña. Me aburría la dinámica del juego, y me iba de la mano con la primera que estuviese libre. Me harté de follar aquel mes de agosto. Lo que más me excitaba era pagar, aunque el dinero fuese de mi amigo. A veces, por ser tan buen cliente, me hacían una mamada extra, entre dos chicas, entre la oscuridad del local, pero esa es otra historia que en realidad nada tiene que ver con ser asiduo del negocio. A fines de aquel mes de agosto tuve que rendirle cuentas a mi amigo. No me quedó otra que ser del todo sincero. Logicamente le aclaré que su amiga brasileña era puta pero honrada. No tengo ni idea de qué coño haría con sus clientes, la brasileña, pues no mantuvimos ni una palabra si quiera entrambos. Ella no sabía que yo era el amigo de su amigo. Mi amigo no supo nunca que yo no me había follado a su amiga. Al final los celos de mi amigo pesaron más que la confianza que su amiga le concedía. Me da por culo lo que se piense de mí por usar a mi antojo tanto su dinero como sus necesidades. Eso si, me pregunto si la brasileña andará acompañada de sus hijos, allá en Minas Gerais, ahora que mi amigo está casado con una venezolana y tiene un negocio de congelados y ya nunca se va de putas.

    Una de mis fantasías es la de contratar a una puta para que se haga pasar por una renegada de su pasión que busque el consuelo de Dios, y elegir a un cura determinado, y que lo visite una y otra vez para pedirle confesión, y que en ese secretismo íntimo del sacramento la puta vaya enloqueciendo al cura hasta que deje a un lado sus creencias y se entregue totalmente a los malos pensamientos, porque de todos es sabido que “si la carne es débil lo es mucho más el espíritu”.

    Se ve que con el paso del tiempo uno no se contenta con el mágico artificio que nos conceden nuestras terminaciones nerviosas. De un tiempo a esta parte preferiría follar mentes más que follar mujeres. Leer a Donatien no da más de sí, en este asunto, que leer a Pierre Loti. En cambio descubrir “Cumbres borrascosas”…en fin…todo tiene una génesis, eso sí, excepto la Guardia Civil y sus congéneres.

    P.d.: Mi turca también es mi puta personal. El agua que conforma este fondo de mar en el que habito.

    [Responder]

    Manuel Guisande Reply:

    Hola Miguel: Muy hermoso el relato, propio de una novela. Yo que tú me animaría a escribir, si a esto le añades que cuando dejaste a la brasileña te metiste de cocinero, por entrar en otros fregaos distintos a los del cuerpo, creo que la obra puede tener su propio ritmo y llegar hasta el infiniro donde las ideas se juntan, eso lo sé porque un día volé hasta allí. Sinceramente, me parece más entretenido esto que escribes que mi artículo. Un abrazo

    [Responder]

  3. sole dice:

    Me parto… es que no puedo decir otra cosa¡¡
    lo tuyo es de genio y figura hasta la sepultura¡¡.. bueno en caso de que quieras que te sepulten… a mi no me ” mola ” nadita. no por nada, porque se supone que no me entero… por si acaso, que me incineren y las cenizas , yo quería al mar… pero ahora me dicen, que contaminan… en fin… al tema del principio… las casas de alterne la verdad es que deben ser de un beneficioso tremendo… entre las luces azulverdosaas.. o verdeazuladas.. y que mientras tanto unos cuantos ” se gastan” sus dineros en pasar el ” rato” acompañados por unas damas que le deben hacer maravillas… sino … yo no lo entiendo…
    pero tú idea me gusta tanto… que no se te ha ocurrido ” patentarla”… porque esto lo lee bastante gente… y no sé yo… con esto de la crisis… tal vez alguien ya le esté sacando lucro…
    un saludo desde Betanzos… desde Guisamo hasta la coruña… por qui le llaman la ” milla de oro” … por lo de las casas de luces…

    [Responder]

    Manuel Guisande Reply:

    Hola Sole: Pues sale más barato las luces que un aceituno comiendo, te lo digo yo. Las próximas oposicones a la Guardia Civil se presentará Philips, por ejemplo ¿no?

    [Responder]

    Miguel Buján Reply:

    Sole…”pa tentarla”, como tú dices…

    De Guísamo conozco a María (que es rubia y mide metro ochenta) y a Andrés, que mide bastante menos y usa rizos blancos y tirantes. Ahora viven en Chantada, a escasos metros de mi apartamento, aunque no nos vemos demasiado ultimamente. Guísamo es pequeño, por lo que supongo que los ubicarás. De ese lugar recuerdo un bar, una rotonda y un malestar generalizado a la hora de pensar en cómo sería vivir allí (soy demasiado dado a pensar pensamientos que no de sí no dan mcuho más que una desgana). También me resultaba extraño el topónimo de Guísamo, y ahora que rememoro las extrañezas descubro que todo continua igual que antes.

    No se lo cuentes a Manuel, pero cuando iba de putas me daba esa verguenza propia de niños recatadísimos o adolescentes descubiertos por su tía de Betanzos masturbándose en su cuarto con un retrato de familia en la mano donde se ve a la misma encorsetada en un bikini años setenta color sepia o foto-instant.

    Ahora, si me masturbo, lo hago con la esperanza de que me vea la vecina de enfrente o la cartera o tal vez una de esas mamás treintañeras que vuelven a la piscina municipal a la búsqueda de sus hijos. A veces, eso es cierto, practico mi onanismo esperando eyacular sobre mi imagen reflejada en un espejo.
    Pensando en los consejos que Guisande me concede…tal vez relate un cuento extenso donde hable de mis juegos a la espera de encontrarme, frente a frente, con un certamen literario auspiciado por el obispado o el Domund o quizás alguna asociación ideada por Psoe o Pp o el Bloque infesto.

    En realidad se trata casi siempre de caminar sin darse vuelta.

    [Responder]

    Manuel Guisande Reply:

    Hola Miguel: Entonces si te extraña Guisamo GUISande, te medio extraña, que soy la mitad de las letras ¿no?. ¿que en Guisamo hay una tal maría de 1,80 metros…. venga Miguel, eso no se lo cree nada. Es más doy 50 euros a quien encuentre a la tal María y la medimos. Estoy pensando si este blñog está degenerando…. sí. Un abrazo

    [Responder]

    Miguel Buján Reply:

    Manu, hombre de poca fe…creeme cuando te digo que incluso en Guísamo existen Marías de metro ochenta, o al menos, aunque ya no existan en Guísamo, de Guísamo proceden. Me contaba la colosa que ya de niña era muy alta, mucho más que otras Marías y otros Migueles que hacían las veces de compañeros de juego o de pupitre, pero en aquel entonces a la buena de María ser tan alta no le resultaba, como ahora, algo en lo que no pensar a todas horas. Lo mismo que a Ana, que ahora es amiga de la tal María, y que siendo una cría de apenas catorce años ya soportaba el peso inmenso de unos pechos, ahora virtuosísimos y, de aquellas, todo un prólogo propio de las manazas de don Atlas.

    Quizás entre las manos del forzudo los pechos de Ana no sean tanta cosa, pero, ya que salen a relucir medidas y desmedidas, lo confieso, soplar el trombón echado entre ambas lolas, una tarde de verano, haría de mí, si no más feliz, al menos menos menos. Más o menos.

    Me voy a ver qué encuentro…

    P.d.: Me quedo, aún sin trombones, con los pechos de la turca, que son, cada uno, como un mundo inmenso y repleto de sarmientos.

    Manuel Guisande Reply:

    Hola Miguel: A lo pecho hecho… o es al revés o es a lo hecho techo o a lo techo hecho o al pecho pecho… joé Miguel, que me lías o me laias… no sé

    Miguel Buján Reply:

    Y no, no toco el trombón (¡no me deis la vara!).

    Como mucho soplo al viento…

    Manuel Guisande Reply:

    Hola Miguel : OK

  4. rafael romero dice:

    Hola Manolo:

    Ya veo que últimamente estás enfrascado en hacernos una vida mas agradable, entre los WC ecológicos y ponernos en cada curva luces de neones, la cosa pinta bastante bien. Eso sí, que sea gratis o cuanto menos sea subvencionado, de lo contrario poco uso les podremos dar………….. aprovechando que los ponen claro.

    UN ABRAZO

    [Responder]

    Manuel Guisande Reply:

    Hola Rafa: No hay como un neón en la carretera para la traquilidad de todos…. un abrazo

    [Responder]

  5. Javier dice:

    Sería como si recorres el mes de agosto la geografía española (todos los pueblos de fiesta adornados con farolillos de colores) pero durante todo el año.
    Por cierto, el frenazo tipo “esposabronca”… acojona.

    Un abrazo amigo.

    [Responder]

    Manuel Guisande Reply:

    Hola Gran Javier lo de bronca “esposabronca” acojona, de acuerdo pero levitar a un imberbe… tela. Gracias buen amigo

    [Responder]

  6. Sole dice:

    Esto cada vez me gusta más… a ver Miguel… me encanta que cuentes cuentos encantados llenos de” mas un tur…al bar… y se …
    yo no sé si existe la tal María , la rubia.. y el Ándres…
    la verdad es que ahora me entra la curiosidad morbosa de saber si es cierto todo eso que cuentas… muy bien por cierto… me gusta como describes y haces que tengamos interés por el final… aunque en le fondo, me ha dado pena… es como cuando lees un libro que te engancha y no quieres que se termine nunca… pues eso… que … esto sigue…
    que Manuel tampoco conoce a la tal María … osea que inventate lo que sea para que nos dejes contentos… tal vez vaya algún bar de Guisamo a preguntar por la tal María , la rubia.

    [Responder]

    Manuel Guisande Reply:

    Hola Sole: Estoy de acuerdo contigo, me encanta como escribe Miguel

    [Responder]

    Miguel Buján Reply:

    Conocí a un tipo que afirmaba lanzar ranas al estanque para ver saltar las piedras fuera del agua.

    ¿A eso os referís? Pues acepto las dos invitaciones. Eso sí, no prometo que alcance a tener muy buena letra si me dedico a masturbarme mientras escribo…supongo.

    Si fuera chino, al menos…

    [Responder]

    Manuel Guisande Reply:

    Hola Miguel: Pues nada yo espero que escribas lo que quieras. Un abrazo

    [Responder]

  7. sole dice:

    Hola Manuel.- Termino de descubrir porque las casas de alterne es uno de los negocios más fructïferos, y esto es debido a tantos “señores” que las visitan para aprender francés, aúnque gratis, ya no lo tengo tan claro!. Solo espero que no se les contagie el acento, jeej.
    Un saludo.

    [Responder]

    Manuel Guisande Reply:

    Hola Sole: No te preocupes, no te fijes en el acento, observarás que no tienen luces. Un beso

    [Responder]

  8. Carmen Guisande. dice:

    Dior Diante Manuel, esto debe ser cosa de los brotes verdes… siglo tras siglo. Vaya por delante la casa Dior en modas y tendencias… seguida del carrusel… ya puesto, la deportividad engendra robustez y con idiomas más… Stop, EA, francés, inglés, griego y otras pericias, AINCA y arrivederci.
    Rebasada la calle de Los Suspiros y desde Punta del Este > Uruguay. Os dejo un hermoso poema de Gustavo A Bécquer. (Siglo XIX).
    Tú eras el océano y yo la enhiesta
    roca que firme aguarda su vaivén:
    tenias que romperte o arrancarme!
    No podía ser!

    …Hermosa tú, yo altivo: acostumbrados
    uno a arrollar, el otro a no ceder:
    la senda estrecha, inevitable el choque…
    No podía ser!!!

    Carmencita del Niño Jesús. Confirmada recientemente en la Sede por
    Don Manuel Guisande.

    [Responder]

    Manuel Guisande Reply:

    Hola Carmen: Sí te rebauticé como Carmencita del Niño Jesús, pero solo por unos días, luego vuelves a la grar Carmen 🙂 Besos mil y gracias por tu comentario. Bello poema

    [Responder]

  9. Pipo Rodriguez dice:

    Hola Manuel !! la idea de las bombillas es buena, pero que sean de “bajo consumo” y que las ponga el “gobierno”,, a ver cuanto tardan……jejejeee!! Saludos 😀

    [Responder]

    Manuel Guisande Reply:

    Hola Pipo: Sí y luego enganchamos todos a consumir energía gratis ¿vale?. Un abrazo

    [Responder]

  10. Sonia Drusila dice:

    Quizás esté mas despistada q de costumbre, pero con el riesgo de parecer descolgada totalmente de un manojo de globos desinflados,esos edificios son exactamente q cosa? quiero decir,ay, como lo escribo, son lo q acá se llama Telos? (Hotel Alojamiento). Si es así, son muy pero muy bonitos una arquitectura q Gaudí al verla se vuelve a morir de envidia.Sirven para parejas, trios, cuartetos quintetos y varios, no hablo de músicos. Ahora, si son Cabaret, o Puticlub (perdon),aquí no son taaaan bonitos, bah , no se, a mi solo me han contado, sabés q de esas cosas dios me libre y guarde. En fin ya va haciendo frío.

    [Responder]

    Manuel Guisande Reply:

    Hola SoniaDrusila: Mira ya aprendemos una palabra argetina más TELOS

    [Responder]

  11. Sonia Drusila dice:

    Ah, cuando era adolescente fuí a un Telo, asiq puedo hablarte de su arquitectura interior por estos sures, fuí con el grupo de la escuela secundaria, en visita guiada por supuesto,para q sepamos q en esos lugares no debíamos entrar.

    [Responder]

    Manuel Guisande Reply:

    Hola SoniaDrusila: Pues sí que es una actividad extraescolar esa… un beso

    [Responder]

    Miguel Buján Reply:

    Sonia. Desacertadísima lección a mi entender vuestra lección. Debieran haberos enseñado que en esos lugares lo peligroso no es entrar, si no no salir.
    ¿Qué más hermoso hay que cerrar puertas sin miedo a dejar otras abiertas?

    En medio de un verde prado o una playa a mar abierta o el gris del asfalto de una avenida, levantar un umbral que en principio, y por lógica, no lleve a ningún sitio, pero cruzarlo sin temor a lo que vayamos a encontrar del otro lado, a eso se le dice, no locura, si no lunfardo.

    “Si tu lazo es amarillo
    mis nudos, correderos”

    [Responder]

    Manuel Guisande Reply:

    Hola Miguel: No sé si dificil es salir. Un día te contaré una historia de picos pardos que me ocurrió, la pondré en el blog, supongo que pronto. Un abrazo

    [Responder]

  12. Miguel Buján dice:

    Salta a la vista que en América se aprovecha y embellece mucho más el idioma castellano que aquí en España (¿de ahí esas ansias despóticas y maníacas contras las otras lenguas del país, quizás, por ciertos frentes castellanoparlantes?). Por ejemplo, la palabra de Sonia, el “telo”. El gallego, sobre todo ese gallego verde y húmedo como fondo de bosque que se habla y vive en el interior de Galicia, la montaña y la costa de Lugo o ciertos valles orensanos, también es una lengua que embellece las ideas, los sentimientos, la inteligencia de las palabras. No así el gallego parido de esa matríz insensata de la Administración. El catalán también, repleto de una fuerza y una pureza propias de lenguas que se sienten y no se pretenden es una lengua que más que madre se vuelve prole. El castellano es una lengua que debiera dar más de sí a la hora de alegrarnos esa dinámica de la inteligencia y de los sentimientos, pero poco a poco poco se explota, y poco a poco se insulsa, aquí en España. Del castellano me quedaré con el argot taurino (un orgasmo femenino; esa serie de calambres que se suceden y lo abarcan todo como oleajes desde la entrepierna hasta el cerebro mismo), y también con los versos de Juan Ramón Jiménez y bizantinismo del castellano en las obras de Cunqueiro. Del castellano de las Américas, como ejemplo paralelo al ejemplo de Sonia, argentino también, el modo en que le dicen ellos a las películas porno: condicionadas.
    Como dicho (más amplio y más fructífero), me quedo con “¡te colgaron la galleta, che!”.

    Y el trabajo en explicar su significado se lo cedo a Sonia, porque obviamente dejarlos a todos sin saber qué significa el dicho dicho, es una joda…pero es que yo soy muy cabrón…¿o no, Guisande, o no?

    P.d.: Me pregunto si la buena de Sole seguirá en el bar que dijo iría a buscar datos sobre Andrés y María metro ochenta. Ya van varios días y es mucha la sed necesaria para pasarse tanto tiempo encerrada en semejante sitio. A mí la sed es que me da hambre. ¡Quíatme allá esas pajas!

    [Responder]

    Manuel Guisande Reply:

    Hola Miguel ¿Dicho? Me han dicho que has dicho un dicho que he dicho yo; ese dicho que te han dicho que yo he dicho, no lo he dicho; pero si lo hubiera dicho estaría muy bien dicho por haberlo dicho yo. 🙂

    [Responder]

Deja tu comentario