La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para mayo, 2011

Esos países que nos leen

Lunes, mayo 30th, 2011

Esto de Internet, de la Red, de la Blogosfera, del tuenti, twitter y no sé cuantas cosas más es flipante, desconcertante, fascinante y asoballante. Si hace unos días me quedé traspuesto y cuasielectrocutado cuando me enteré que el blog se traducía en la Universidad de Kentucky y que a los alumnos se les enseña como ejemplo de construir un género literario como es el artículo; ahora… otra sorpresa, que como esto siga así me veo recostado en una lápida pero ya. Tío, que son muchas cosas juntas las que me están pasando y uno tiene un corazón normal, que como siga así me va a dar un pallá.

Sigamos, que estoy vivo aún. El caso es que desde que en el periódico tenemos una nueva forma de comprobar las estadísticas, esto es el no va más. Ahora en el ordenador puedes entrar en una pantalla en la que ves todo el mundo y, pasando el cursor por encima de cada país, sabes el tanto por ciento de la gente que te lee.

Pues bueno, ya ves, se me ocurre pasar por los emiratos árabes, que ya me dirás tú qué se me perdió ahí porque realmente iba a ir a Vigo pero me despisté (por cierto un viaje muy pero que muy cómodo, unos 4 segundos, que yo no sé en que va la gente que dice que tardas horas y horas… allá ellos) y me encuentro que en Sharjah, uno de los emiratos, un 0,1% de las entradas en la bitácora son de allí.

Y fue ver ese 0,1% y a la mente me vinieron los petrodólares, la gasofa que echo en el coche y descubro que en la capital, Sarja, hay anualmente una cumbre mundial de editores, con lo cual ya le mandé en un volado la información a mi editora para los cuentos de Rodribico, que si es preciso le pongo un turbante al pajaruelo y como si hay que hacer que huela a queroseno, vamos, lo que sea.

Total, que el ciudadano de Sharjah que me/nos lee, porque el 0,1%, supongo que será eso, uno y solamente uno, no estaría mal que me invitara a pasar unos días al Golfo, cosa que hace tiempo que no practico, y te lo prometo que no pienso molestar ya que yo solo gasto lo de siempre, como un utilitario de baja gama, un huevo frito y cacho pan a los cien.

Pero estaba yo en esto de los países cuando pensé en ti, ya ves, en las oraciones no, pero de la sesera soy incapaz de quitarte. Y me dije otra vez ¿por qué no jugamos a ver la idea que tenemos de las naciones adonde llega el blog y, si tenemos suerte, ellos nos contestan a ver si lo que creemos se ajusta a la realidad o nos dan una visión distinta?, ¿te parece?. Oye, que tampoco hay que hacer un tratado de cada sitio, que con unas palabras vale. Y no te enrolles con: «Una vez fui a Luxemburgo y había… », plasta más que plasta, unas palabras y ya está, que sí que en Luxemburgo había de todo y hasta sobrabas tú, pero no te lo dijeron, que en Europa son mu educados.

¿Empezamos? Sí, pero ante de comenzar que quede claro que son ideas preconcebidas, que seguro que son tópicos y que nada mejor que nos contesten, que no queremos perder amigos, que se empieza por «un creo… » y terminas en un «adiós» o un que «te den». Lo dicho, simplemente tópicos ¿vale?, que nadie se rebote, que nosotros con el bacalao que tenemos en España ya vamos servidos.

Vamos a ver, Portugal: Gente agradable; sencilla como los gallegos, emigrantes y un país caro. Francia; Muy refinados, demasiado, todo muy perfecto, muy ordenado, y como que no nos tragan. Alemania: Mucha seriedad en el trabajo, poderosos económicamente, nos amargan la vida con sus exigencias monetarias y no se ríen nada de nada. Italia: un cirio que no veas, una melé, un desmadre de gobierno, un desastre y la gente apasionada. Bueno, de vez en cuando también algún tiro suelto de la Mafia. Holanda: Tulipanes y la selección de fútbol. Noruega: Un frío que no veas, casitas de madera, todos en su vivienda sin salir y hay más esquiadores que peatones. Grecia: islas preciosas, un lío para ir de unas a otras y la gente… desconocida. Polonia: Un país pobre, triste y frío. Reino Unido: A ver si nos dan el peñón de una vez, gente seria, impávida. Rumanía: Pobreza y bastante delincuencia. Suiza: El condenado rollo ese del reloj y paraísos fiscal. Una mafia organizada y todos muy callados. Chequia: Ni idea. Rusia. Vodka, frío, mafia, pobreza, monumentos preciosos. Letonia: Ni flores. Hungría: Zíngaros. Finlandia: móviles Nokia y un sito que está muy pero que muy lejos y mucho frío. Marruecos: Alegría, semipobreza, dictadura.

Sigamos: China: esclavitud, trabajo, trabajo y más trabajo. Tailandia: masajes, prostitución. India: País emergente y con futuro. Gente agradable, simpática. Australia: Un país donde se puede uno labrarse el futuro, muchos veleros y alto nivel de vida. Japón. Maquinitas y más maquinitas digitales. Muy trabajadores, alegres pero con cara de inocentes. Nigeria: Calor, alegría dentro de la pobreza, tribus. Estados Unidos. Poderío tecnológico y económico, incultura, metiéndose siempre en todo los fregaos y un hombre que se llama Obama que puede hacer mucho por el país. México, juerga, poco trabajadores y mucha delincuencia. Miedo a ir de vacaciones allí.

Más: Guatemala: Nada, la broma esa tonta de guatapeor. Costa Rica: El único país que no tiene Ejército, debe ser tranquilo. Colombia: Narcotráfico. Venezuela: Un país rico que ha ido a peor y adonde emigraron muchos gallegos. Un presidente , Chaves, tocado del ala, pero muy tocado. Ecuador: Por ahí pasa el ecuador, pero si me invitan también paso yo. Perú. Música y montañas. Bolivia: Una desconocida. Brasil. Playas, chicas, fútbol y delincuencia. Chile: Todo el mundo habla de la dictadura. Argentina: Habla que te habla de psicología.

Bueno así veo yo, en pinceladas, estos países ¿y tú? Y especialmente tú que vives en ellos ¿nos puede aclarar estas ideas?. Gracias.

Quiero llamarme Kovalski

Jueves, mayo 26th, 2011

Yo con mi padre tenía una relación estupenda, magnífica, soberbia, porque era un tipo genial de los geniales; bueno yo hablo de mi padre porque tenía solo uno, si hubiera tenido una docena de padres tendría que especificarte quién era el genial; pero como solo tuve uno… pues el caso, que nosotros en serio hablábamos poco porque teníamos ya bastante claro de qué iba esto del vivir, así que nos dedicábamos a conversaciones más altruistas, filantrópicas diría yo.

Por eso un día, como puse ya en otro artículo, me preguntó: «Oye, que el vino vicie… normal, ¿no?; ¿pero que la cal vicie… ?». Obviamente comprendí su duda y en más de una ocasión teorizamos sobre este asunto, aunque he de reconocer que a una conclusión lo que se dice a una conclusión llegar no llegamos, pero… hicimos lo que pudimos, que nadie nos pedía cuenta de resultados.

En otra ocasión, al preguntarle por qué se había casado con mi madre tras enseñarle ella una tarjeta amarilla, me miró y dijo. «Mira hijo, las oposiciones que hice fueron muy duras, muy duras. En Madrid, el preparador me decía “ tema 525´´, y yo contestaba “sí ´´, y a decirlo de memoria. Un día _ prosiguió_ me preguntaron, yo dije que “sí ´´, pero pensé que era un tema más; pero no, era tu madre, ¡¡¡ me estaba casando !!!».

Y otra vez, hablando sobre la guerra, porque nuestras conversaciones eran muy dispares, en este caso dispares todo lo que quieras, pero no mates a nadie, me dijo: «Tú verás, pero si vas a la guerra… hazme caso, todo menos llevar la bandera, que a ese lo liquidan en un segundo». Y yo le pregunté si eso ocurría con todas las banderas y, no sé que te diga, pero cuando llegamos a la de Zambia lo vi dubitativo, pero por si acaso… desde entonces no toco ni una, no vaya a ser.

Y estaba ayer pensando sobre el tema ese de ser abanderado en caso de conflicto bélico cuando me dije… «si voy a una guerra… cómo voy a ir a una guerra llamándome Manuel o Guisande… eso no es un nombre para ir armado. Para médico… vale: Doctor Guisande, por ejemplo, suena bien pero para una guerra… ».Y estaba yo así como un poco tristón, apesadumbrado, cuando se me hizo la luz: «Nada, me cambio de nombre, quiero ser Kovalski; sí, ¡¡¡ Kovalski !!!».

Y es que en las guerras siempre hay un Kovalski que es la repera el tío. Es más, a mí me han dicho que hay guerras que antes de empezar preguntan si en cada bando hay un Kolvalski y que incluso se han dado casos de que se ha retrasado la matanza hasta que no haya un Kovalski por bando, que sino la guerra no es reglamentaria… no sé, eso dicen, que yo que ni hice la mili… que voy a saber pero si lo dicen…

Pues eso, está el capitán de la patrulla en medio del fuego enemigo y entonces dice a gritos: «¡¡¡ Kovalski, Kovalski !!!!, cubre el flanco izquierdo». Y allá se va kovalski rozándole las balas, zigzagueando y sudoroso hasta que se pone a cubierto. Y en medio de la metralla, una señal a Kovalski, y Kovalski sabe que tiene que ir al puente y lanzar una granada en un punto concreto para hacer replegar al enemigo. Y Kovalski lanza la granada… y ¡¡¡ tío!!!, justo en el lugar preciso, así da gusto ir a la guerra hombre, así da gusto.

Y kovalski que es fuerte y listo, vuelve de nuevo a la patrulla zigzagueando, tirándose por el aire dando una voltereta y cayendo justo en la improvisada trinchera de sacos… Y nada más caer, como si nada, Kovalski informa de dónde están los francotiradores, los carros de combate del enemigo, las patrullas que tiene, el tipo de armamento, como se llama el concuñado del cabo furriel y si utilizan Movistar o Vodafone. Tío, kovalski es mucho, Kovalski es un google de la vida, lo sabe y lo controla todo, pero todo todo. Y yo, si voy a la guerra, quiero eso, ser Kovalski, porque ya me dirás adónde voy yo con Manuel o Guisande… nada Ko vals ki, quiero ser Ko vals ki.

Claro que Kovalski la verdad tiene un problema, que es lo único que menos me gusta de él. Y es que al final el Kovalski de marras recibe un tiro y agoniza en el campo de batalla mientras el capitán le sujeta la cabeza, le cierra los ojos, se abraza a él y le quita la chapilla esa que lleva sujeta con una cadena al cuello mientras la aprieta con la mano. Pero bueno, problema problema, relativo, porque teniendo en cuenta que a mi mujer, la sioux, le queda genial el negro, tampoco es para tanto ¿no?. Manuel, Guisande… tonterías, ¡¡¡ Kovalski !!!, ¡¡¡ Kovalski !!! ese es el punto.

FEDEGUSTANDO, UN BLOG DEDICADO A LA GASTRONOMÍA

Un buen amigo del blog, Federico García Poncet, es un sibarita y eso del comer le va que no veas. El caso es que tiene una bitácora Fedegustando en el que no solo dice dónde comer, sino recetas para cocinar. En fin, mejor que lo veáis y ya me diréis. Yo creo que el blog es bueno, por lo menos el gran Fede el es doble de fuerte que yo y para mí que la clave son las recetas, las de cocina, porque las mías, las únicas que tengo son las del ambulatorio.

Esos hipermegacentros comerciales

Lunes, mayo 23rd, 2011

No sé si a ti te pasa lo mismo, puede ser, pero yo cuando voy a un hipermegacentrocomercial la verdad que me quedo asombrado porque pasar de estar con 11 personas, que son los habitantes de mi aldea, a unas 1.500 o 2.000 que son las que en ese momento están en las macroinstalaciones no es fácil de asimilar.

Yo porque no sé dibujar, pero si supiera, con unas pinceladas retrataría en un segundo a mis queridos vecinos. A Maruja con un pañuelo en la cabeza que parece un tuareg, y sobre él un gorro de tela con la publicidad de Ferramentas Mayoral SL; a Enrique con gorro o boina, según el día; a Virtudes con su mandilón a cuadros quitando malas hierbas; a Manolo con su barba y su gorra roja y a Gelito, medio calvo, con seis dientes arriba, cinco abajo y también con gorro pero de la competencia: Ferramentas Mandín SL. Y por el medio, tela por el medio; por el medio la sioux, con sus 1,75 metros de altura, rubia y de ojos azules que cuando se pone una gorra americana parece la quarterback de los San Francisco 49er (forineibers) pero en vez de repartir juego repartiendo conversación.

Y en tanto todo esto sucede, pues yo flipando, mirando para unos y para otros y pensando que los unos son la Vieja Europa y la forineibers es el Nuevo Mundo que descubrió Colón; pero eso sí, sin que se me note, disimulando, como si no pasara y todo fuera normal, que hasta me da ganas de ponerme un gorro que ponga Membrillos Martínez SA para no desentonar. Dios, para atarnos, para atarnos que estamos.

Pues como decía, que si supiera dibujar, con unos trazos clavaría a mis 11 vecinos; pero vas a un macrocentro de estos y te lo juro que yo me quedo pasmado porque es imposible plasmar la variedad de seres humanos que hay. Hay tanta y tanta gente y tan distinta… alta, baja, delgada, gorda, delgada- baja, baja-gorda, gorda-alta… unos con unas orejas inmensas, otros casi sin orejas, unos con unas narices que no veas, otros casi sin ellas y hasta parece que la mujer le va sosteniendo las gafas… ¿Y calvos?, oye ¿hay muchos calvos verdad o es impresión mía?.

Pero además también he apreciado que estos hipermegacentros la gente que atiende los locales no es muy simpática ¿verdad?. Yo hace unos días estaba paspando en uno de ellos, haciendo nada (que es precioso y os lo recomiendo) cuando me acerqué a una pequeña heladería que más bien parecía una nevera portátil.

Total que allí estaba viendo los tipos de helados que ofrecían, que yo me había quedado como el más moderno en el de Tutti-Frutti, y según estaba leyendo: «requesón, pistacho, coco, miel… » oigo con un tono como que no: «¿Sabe ya lo que quiereee… » Y alzo la vista y me encuentro a una chica con una tarrina en la mano y en la otro un artilugio de metal, como un sombrerito, que me mira como diciendo: «No me diga que no lo sabe aún que se la estampo en la cara».

Y como tal cual lo sentía ( «a ver quien es más borde», me dije), para desesperarla abro la chaqueta, remiro en un bolsillo y saco las gafas lentamente (ya había cinco personas en la cola, pero vamos a mí como si la llega a Sevilla) y le digo con esa cara de bobo de cuatro ojos en plan de no entender nada: «¿Si?», «que si quiere algoooo», responde porque responde y porque era respondona. Claro, uno no lo dice pero lo piensa: «No hombre, no quiero nada; si desde que nací mi mayor entretenimiento siempre ha sido ver helados, no sabe usted lo feliz que soy desde pequeño viendo helados a través de una cristalera… ».

Y entonces contesto que quería una tarrina con coco, pistacho y reque… y antes que dijera requesón escucho: «¡¡¡¡¡ No !!!!!!, no puede ser, solamente dos sabores». Y entonces cavilas: «Mire, ese ¡¡¡¡¡no !!!!! tan rotundo, qué le sale… ¿porque es usted así, que nació así de positiva en la vida o es que se han juntado en California o Michigan la plana mayor de la multinacional a la que pertenece esta maqueta de heladería para en una reunión de alto nivel y secreta establecer que nunca, pero que nunca jamás de los jamases tres sabores, ¡¡¡ que dos y solamente dos !!!?». Y te vas con la tarrina, con dos sabores y un aroma. El pistacho y el requesón… los sabores; y el aroma… el aroma como que a esa chica le han comido el coco.

EL TIRALÍNEAS, UN BLOG MAGNÍFICO

Es sin lugar a dudas uno de los mejores blogs de España en todo lo relacionado con la arquitectura, muy sencillo y atractivo. Es la bitácora El tiralíneas, de mi amigo y compañero Javier Armesto, que se ha independizado de La Voz. Pasa y léelo, seguro que te encantará y aprenderás mucho.

Repetición de post: Y tú, justo tú ¿me pides que te vote?

Viernes, mayo 20th, 2011

Lo dicho hace casi un mes, este post se repite para recordar

  • Estamos ya en la campaña electoral y… mira; perdona, tú, justo tú ¿me pides que te vote porque dices que me/nos representas viajando en primera, en busines porque en turista… ?
  • Perdona, ¿sabes lo que es una democracia en la que la gente elige a sus representantes mientras tú nombras a dedo a los candidatos?
  • ¿Sabes lo que es ir en coche y buscar aparcamiento y no ir directo al letrero de Autoridades?
  • ¿Sabes lo que es hacer cola para un trámite burocrático?
  • ¿Sabes lo que es salir a la calle, ir a un bar, y que la gente te hable de cómo está y lo que piensa de ti, de vosotros?
  • ¿Sabes lo que es rascarse el bolsillo a final de mes y ver que solo queda para una comida pobre, muy pobre?
  • Mira, perdona, ¿sabes lo que es que un banco te amenace que te va echar de tu casa porque no puedes pagar la hipoteca?
  • ¿Sabes lo que es tener una abolladura en el coche y no tener dinero para repararla?
  • ¿Sabes lo que es decir a tu hijo que «hoy no, mañana no lo compramos» porque no tienes ni un euro y no puedes cumplir sus pequeñas ilusiones?
  • ¿Sabes lo que es ver como 5 millones de personas que están en el paro salen todos los días a la calle a buscar trabajo?
  • Mira, perdona, ¿sabes lo que es ver un anciano que se ha pasado la vida trabajando y que solo tiene para malvivir?
  • ¿Sabes lo que es llorar de pena maldiciendo por qué has nacido por no poder alimentar a tus hijos?
  • ¿Sabes lo que es llegar a final de mes y dar ganas de robar porque en casa no hay nada?
  • ¿Sabes lo que es pensar que a lo mejor tu hijo no le puedes dar los estudios que quieres?
  • ¿Sabes lo que es trabajar en el campo para que luego te chuleen con los precios?
  • Mira, perdona, ¿sabes lo que es que te corten la luz por falta de pago?
  • ¿Sabes lo que es que te pare la policía o la Guardia Civil y que te multe porque te falta un papel?
  • ¿Sabes los que es la frustración de ver cómo quien roba algo va a la cárcel y los de guante blanco van a la calle porque pagan una fianza?
  • ¿Sabes lo que es pasar frío porque no puedes pagar una bombona de butano?
  • Mira perdona, ¿sabes lo que es mirar los precios para comprar lo más barato y que aún así no llegar a final de mes?
  • ¿Sabes lo que es que te echen del trabajo porque a partir de una edad por lo visto ya no eres productivo?
  • ¿Sabes lo que es ir a la Seguridad Social y esperar medio año a que te operen?
  • Mira perdona, y tú, justo tú ¿me pides que te vote?. Ya puedes hablar y prometer todo lo que quieras hasta el 22 de mayo, el día de las votaciones. Yo iré pero para decirte que así, NO, y tendrás mi voto, mi voto nulo

Nunca estaremos callados

Miércoles, mayo 18th, 2011

¿Y les extraña?, ¿les extraña que la gente se eche a la calle porque pasa hambre y dieron dinero a los bancos hasta que la arruinaron? Pues que sigan pidiendo el voto besando a niños, que sigan mintiendo, que sigan con la rosa en la mano, con la gaviota volando y la visa en la mano, pero nosotros… nosotros nunca estaremos callados.

¿Y les extraña?, ¿les extraña que la gente se eche a la calle porque le quitaron la casa, el porvenir de sus hijos y su único trabajo?. Pues que sigan jugando, que se sigan mirando e inventando proclamas, pero nosotros… nosotros nunca estaremos callados.

¿Y les extraña?, ¿les extraña que la gente se eche a la calle porque hasta por machacarlos la alegría les quitaron?. Pues que sigan montando su mafia, que sigan hablando, llenando las manos pero nosotros… nosotros nunca estaremos callados.

El blog, en la Universidad de Kentucky

Viernes, mayo 13th, 2011

Vamos a ver. Decir que el blog Al fondo a la derecha se estudia en la Universidad de Kentucky (Estados Unidos) sería muy pretencioso por mi parte; pero ya es un honor que uno de los responsables del Departamento de Estudios Hispánicos de ese centro, el profesor Anderson A. Stewart haya leído algunos artículos a sus alumnos y que tras una conversación quedáramos de acuerdo en que escribiera uno dedicado a sus universitarios, y yo me tomo la libertad de hacerlo no solo para ellos, sino también para él porque en la vida hay que ser agradecidos y Mr. Anderson, por lo que hemos hablado, es un tipo majo, la verdad. Si no lo fuera, no lo diría (joé qué noble soy)

Yo me imagino en estos momentos a Anderson, que obviamente sabe castellano, pero también inglés, francés y portugués, paseando por la clase con sus insultantes 29 años leyendo este artículo a sus alumnos, como también me imagino a algún joven que pueda llamarse John, James o Kevin pensando: «A ver si acaba pronto la clase el Anderson este y salimos ya y me lanzo sobre la Jennifer en plan touchdown».

Yo sobre vosotros, alumnos de la Universidad de Kentucky, no puedo hacer otra cosa que imaginar; pues la mayoría de los europeos no hemos estudiado en Estados Unidos, y como imaginar, cavilar, soñar, supone adentrarse en el mundo de las ideas volátiles os atisbo como en las películas: sentados frente a varios libros sobre la mesa, con vuestros vaqueros, con vuestros botines de Adidas o Nike, vuestras coloridas camisetas de equipos como los Lakers, Eastern Kentucky Colonels o Philadelphia Eagles; menos de Paris Hilton… todas; y os veo también a todos mezclados como un maravilloso micromundo de razas: Unos rubios, otros morenos, otros de color, otros asiáticos, otros hispanos, otros…

Y también os imagino pensando y con razón, porque yo me haría la misma pregunta si me llamara McGuisande: «¿Pero quién es ese tío, quién realmente es ese español que se llama Guisande y que nos escribe desde el otro lado del atlántico?».

Y explicaros quien soy es sencillo, un simple escritor de cuentos para niños y periodista, que trabaja en el sexto diario más importante de España, que hace guiones de Radio, Televisión y Teatro, cortometrajes, que tiene un blog y que de vez en cuando pronuncia alguna conferencia, vamos nada especial… pero a mí, si me llamara MacGuisande, lo que más me intrigaría sería saber: ¿Y desde dónde escribe, desde dónde escribe exactamente el tío este?.

Eso es más complicado. Y digo que es más complicado porque en Europa hay una creencia de que los estadounidenses no saben dónde está el resto del mundo excepto su país; pero supongo que esto será un tópico como muchos que se dicen y que la realidad es bien diferente. Y estoy seguro que estudiando español sabéis donde está España.

Más difícil ya es que sepáis dónde está Galicia (al noroeste de España), bastante más la ciudad de La Coruña, y yo diría que casi imposible el pequeño pueblo donde vivo, que solo tiene 11 habitantes, siete vacas, creo que cuatro perros, unas ocho gallinas y unos gatos que van y vienen. Pero como vosotros los estadounidenses sois como más de ciencias que de letras (John deja de mirar tanto a Jennifer, que esto acaba pronto y haces el touchdown), si me prometéis no invadirme con un Tomahawk os diré que vivo en las coordenadas 43º 12` 23.63” Norte / 08º 50.02” Oeste o, lo que es lo mismo, en un minúsculo lugar que se llama Mortoares.

Y ya que os escribe un español, ¿cómo os diría en pocas palabras cómo es España, cuál sería una visión rápida de este país que está a unos 8.000 kilómetros de distancia de donde vivís? Pues España es un país diferente al resto de Europa; mientras en el resto de las naciones europeas a las ocho ya están todos en casa, aburridos, nosotros salimos del trabajo para tomar algo con los amigos hasta las 10 u 11 de la noche; mientras el resto de Europa duerme, España se levanta para divertirse y si tuviera que definir mi país con una palabra esa sería: Alegría.

Y ya que cito la palabra Alegría, que me recuerda a vuestro profesor Anderson, me surgen unas preguntas sobre él, que si queréis podéis contestar en el blog. Algunas ya las sé, como que es de Tobago y no es vago, que el tío con 29 años debe ser un cerebrito, que siempre está sonriente, que debe ser muy cercano en el trato, que es bromista y sospecho, pero solo lo sospecho, que al igual que John, James o Kevin también está deseando salir de clase para hacer un touchdown. ¿Acierto?. Un saludo desde España

Tengo una mala suerte, pero una mala suerte con los animales…

Martes, mayo 10th, 2011

(Lo que pasa cuando de la ciudad te vas a vivir al campo sin tener ni idea)

Cuando vives en el campo descubres muchas cosas, sobre todo de ti mismo, que es lo peor, claro. Yo por ejemplo he descubierto que tengo una mala suerte con los animales… pero una mala suerte que es mucho el asunto, y menos mal que en la aldea no leen estos artículos y especialmente este; que si lo hacen y con eso de las meigas me dicen que estoy embrujado y que no me hablan yo haría lo mismo… vamos, de hecho a veces ni me miro durante todo el día… y ni me hablo…

Un perro

El caso es que cuando nos asentamos en la aldea llevábamos con nosotros una perra que se llamaba Wolfie Nájera J.r. Pues al cabo de un año desapareció y dicen que la robaron junto con otros de la zona; pero como había tenido cachorros nos quedamos con uno: Houston. Bueno, pues Houston ni que tuviera fecha de caducidad porque a los cinco meses houstos ya notaba yo que no rondaba mucho la casa, como que le pasaba algo. No lo entendía porque el anuncio decía: «Tú no lo harías», pero esto más bien parecía que era al revés, que el que conducía un Ferrari era el can y que era a mí al que arrojaba por la ventanilla y me dejaba por ahí colgado en una curva y ahí te las den todas.

Entonces descubrí que Manolo, mi vecino, que tiene más tiempo que un reloj, le daba de comer jamón casero; y claro, taquito de jamón a taquito de jamón… pues yo lo comprendo, qué quieres que te diga, yo sin ser perro reconocido pues también haría lo mismo, me cambiaría de casa, para qué nos vamos a engañar… ¿tú sabes como está el jamón de aldea?, joé si te cuento…


El gato

Ya sin animales, la familia optó entonces por un gato y duró tan poco que si te digo la verdad ni recuerdo cómo se llamaba, Espaski o Paski, algo así. El caso es que el felino, a la semana de estar en casa se metió debajo del coche, yo di marcha atrás y por la parte delantera vi una bola de pelo grisáceo que como una pelota dio tres votes y allí quedó; ni uno más ni uno menos, tres, pero cuando digo tres son tres, que se me quedaron clavados los ojos viendo las espectaculares volteretas de casi un metro de altura que dio, que no daba crédito a lo que estaba viendo.

Estaba convencido que a partir de entonces ya no habría ningún animal en casa porque si te soy sincero llegué a punto en el que cuando me decían que viera un lindo gatito o un cariñoso perrito yo lo que veía era un lindo y cariñoso cadáver. Mira que me decían: «¡¡¡ Fíjate papá, qué alegre !!!; ¡¡¡ mira cómo salta !!!, ¡¡¡ mira, mira, lo llamo y viene… !!! », pues ná, yo era ver un animal y lo que veía era una mortaja, imposible ver otra cosa.

«Rasss, rassss, rasssss, rassssss»

Pues no sé si unas semanas o unos meses después del atropello del gatuno, un día estando en casa oigo: «Rasssssss, rassssss, rasssssss», como si alguien estuviera arañando algo metálico. Me levanté y nada, silencio. Y al poco rato… otra vez: «Rassssss, rassssss, rassssss». Ya de pie nuevamente (ya sabes que esto de ser el cabeza de familia es inherente al cargo de tener que ir a ver qué pasa aunque estés más muerto de miedo que los demás. Por cierto ¿si te drogas en estos casos te envalentonas más?).

Bueno, a lo que iba, me quedé de pie en silencio, en medio del salón y oigo otra vez: «Rassss, rasssss, rassssss». Y entonces lo localizo. En la tubería de la chimenea que va de abajo arriba por dentro de la casa, unos 6 metros, se había metido un pájaro, se había quedado atrapado en el medio y no podía salir y con las alas y las patas golpeaba las paredes del tubo metálico.

Mi primer pensamiento fue, digamos dual: todo o nada; es decir, enciendo la chimenea y que se atufe con el humo y a otra cosa mariposa o trato de salvarlo. La verdad que el pensamiento duró , pero lo tuve, porque la sioux dijo inmediatamente que había que rescatarlo, ya sabes la movida esa americana del condenado perro que siempre lo salva alguien, los bomberos, la policía… pero claro esto es España, o lo salvamos nosotros o… vete tú a esperar a la policía o a los bomberos para sacar un perro… ¡¡¡ anda ya !!!.

Así que moviendo la tubería pensé que a lo mejor lo hacía descender hasta la estufa de hierro del piso inferior y ahí liberarlo. Nada, dale que te dale a la estructura metálica y que no, que lo hacía bajar como mucho un metro mientras seguía haciendo «Rassss, rasssss, rasssss» con patas y alas.

Claro, yo pensé, aunque no se lo dije a nadie, que si el pájaro supiera hablar sería más fácil pues le explicaría mis intenciones, pero éste no sabía, así que llamé a los vecinos, a los lugareños, pues suponía que a estas situaciones estaban acostumbrados. Y joé que si estaban acostumbrados. Y vamos fue comentarles lo que pasaba y todos lo tuvieron clarísimo, ni dualidad ni chorradas; la respuesta fue unánime, como si lo dijeran a coro: «Haberá que deixalo ahí, tendrá que morrer».

Durante dos días, por mucho que intentaba sacarlo… nada, y lo peor era comprobar como poco a poco del «rasssssss, raassssss, rasssssss, rasssssss», se pasó a un lánguido y angustioso «ras, raas, raaas» y la sioux y yo nos mirábamos de noche torciendo el cuello echándole el ojo al tubo… que te lo juro que nos sentíamos como asesinos.

Así estuvimos dos interminables noches, la sioux y yo, a punto de terminar con estrabismo, mirando el condenado tubo y hubo momentos en los que estuve por tomarme una copa de valium 123 para olvidar la tragedia que vivía, notando como se agotaba la existencia del pajaruelo con su ya casi imperceptible «raas, ras, ras, ra, r.. ». Y de verdad que después de todo esto no quiero más bichería en casa, no quiero saber nada ni de gatos ni de personas ni de nada; aunque la verdad, si te soy sincero, realmente sincero, importar no me importa mucho; que traigan lo que quieran, total, para lo que va a durar…

LUIS M. PARRA GANA UN PREMIO FOTOGRÁFICO

El colega del blog, el fotógrafo Luis M. Parra ha obtenido el primer premio del IV Concurso Fotográfico Joseba Plazaola, organizado entre la Asociación Española de Arboricultura, con la instantánea «lo que el viento se llevo». Por otra parte, otro amigo del blog Juan Carlos Regueira Ponte es desde hace unos días el dueño del bar O Cruce, en Oza de los Ríos, por lo que es seguro que tendrá el local lleno de gente por lo simpático que es. Además, me ha prometido tener una libreta y un bolígrafo siempre a mi disposición para anotar ideas para artículos. A ver…

«Papá, ¿puede quedarse a dormir?»

Viernes, mayo 6th, 2011

(situaciones inherente al cargo de cabeza de familia)

Te lo juro que llegué a pensar que había niños abandonados, que mi casa era una ONG o un centro misionero, yo el Padre Guisande (con sobrina, claro) y que me ocultaban una cruda realidad porque saben de sobra que si ando triste no estoy para escribir cosas de humor. Y todo esto lo cavilaba porque una semana sí y otra también mis hijos me dicen: «¿Pueden Juan y Luisa quedarse a dormir?».

Y era decirles que sí, y oye; o yo soy muy despistado o estos tíos muy listos, porque para mí que no pasaban ni cinco minutos y ya habían tomado la casa con sus bolsas de deportes, repartido las literas y organizado el día… no, si yo sé que el mundo va muy deprisa pero tanto…

Yo no digo nada; pero me he visto hablando por teléfono con más padres y madres… que al final es que me lío y llamo a uno y me dice que no, que su hija no está en mi casa, que está en la suya, que esa Luisa de la que le hablo es otra Luisa, también compañera de clase de mi hija, y a este paso me da que mis hijos se van a quedar sin amigos y que nunca más volverán de finde porque… ¿te imaginas que alguien te llama para decirte que si puedes dejar a tu hijo en su casa y contestarle que tu hijo no está en su casa, que está contigo tranquilamente viendo la tele, y que por cierto el Dépor gana 1-0?, ¿qué clase de persona, de padre, de ser humano, de cabeza (si la tiene) de familia es la que no sabe ni a quién tiene en casa?, ¿dejarías a tu hijo pasar una noche con esa gente a la que, además, solo conoces por teléfono?.

Yo en principio no; pero claro, si le explico al padre que esto más que una casa los fines de semana parece el metro, que entra y sale uno y luego otro… y que ya no sabes bien quien es el que viene de visita o el que se queda a dormir… porque claro, no vas a llevar un registro y que cuando llegue uno le digas: «Bienvenido joven, ¿se llama usted?. ¿de visita o a dormir, acompañado o solo, cama individual o doble?. ¡¡ Ah, bien !! tome, habitación 3, al fondo a la derecha. Por cierto, no se olvide, que el desayuno lo servimos a las 10».

Distintos
Es que además, los niños de ahora son distintos. Tú antes preguntabas a tu padre o a tu madre si te dejaban ir dormir a la casa de un amigo porque éste previamente se lo había dicho a su padre y éste te llamaba y lo normal era que lo dejaras. Ahora te dicen que si Juanito si se puede quedar a dormir pero el angelito no se lo ha dicho a sus padres, con lo cual te ves llamando a familias y más familias como si tu tuvieras un interés bárbaro en que el chaval se quedara.

Y entonces, cuando no te confundes de crío, pues le dices al padre lo clásico: que lo deje, que es bueno que los niños se conozcan, que se interrelacionen, que además en el campo están aire libre, que hace buen tiempo, que no hay ningún peligro, que son muy amigos… Vamos, acabas de conocer a un chicuelo que se llama Juanito y solo te falta decirle al padre que le tienes un cariño loco y que es el hijo que siempre añoraste tener. Le pones una ternura al asunto sin comerlo ni beberlo… cuando la realidad es que hay días que te sobran todos…

Si a mí, la verdad, en el fondo, que se queden a dormir no me importa; lo que no entiendo es que se queden a dormir y no duerman y en cuanto te despistas te encuentres a uno con un pie en la boca de otro o con la mano como si se la quisiera meter en la oreja o arrancarle los ojos e incluso alguno tirado en un sofá con la cabeza colgando. Y te ves acarreando niños de aquí para allá que aquello, porque nos conocen, te lo juro que nos conocen, pero que visto desde fuera… vamos, yo observo desde fuera a un tío portando niños al hombro de aquí para allá como si fueran fardos y entro a saco con fuego cruzado y con la sioux lanzando flechas y con el cuchillo entre los dientes a cortar cabelleras, vamos que si entro… que no me conozco yo si le hacen algo a un niño… incluso a mí…

Cuantas más casas de alterne, mejor

Miércoles, mayo 4th, 2011

Estoy convencido que cuanto más casas de alterne mejor; mejor para ti, para mí, para tus hijos para los míos, para la seguridad de todos y no esa bobada de los 110 kilómetros a la hora… Oye, que no lo digo por la gente que está dentro, que a mí, como si las chicas esas las reconvierten en palilleiras de Camariñas, en catadoras de ostras de Arcade, en especialistas en buceo acrobático por parejas o como si quieren seguir allí, que yo hablo de las casas de alterne como edificio, como instalaciones, como estructuras y no porque sean bonitas o porque su construcción la haya realizado un prestigioso arquitecto de esos que miras la obra y te quedas flipando pensando en lo que se inspiró y, sobre todo, en lo que cobró; pero bueno, esa es otra historia.

Tu vas de A Coruña en coche a Barcelona, por ejemplo (y porque el tren tarda casi mes y medio) pues te vas fijando en los letreros de las casas de alterne y cuando llegues a la Ciudad Condal, hombre no te digo que sepas francés como si hubieras estudiado en la Sorbona, pero chapurrearlo… pues sí. Vas y lees: «Corps d’or au soleil», «Ta maison rouge», «Les femmes», «Ton petit nid d’amour», «Nuits de passion», «Les bells du Eden». Reconozco que sí, que quizás aprendas un idioma un poco monotemático, no manotemático, manotemático no, que te veo venir, pero aprendes y gratis.

Pero con las casas de alterne no solo estudias idiomas, sino que es más seguro para el tráfico que cualquier radar, me lo vas a decir a mí, que si lo he vivido… Tu vas en coche, das una curva, y tío, pegas un frenazo… pero un frenazo de los buenos, de taquicardia, de esposabronca y niño volando practicando ingravided en el habitáculo… ¿Y todo por qué?, pues porque de repente ves unas luces azuladas medio verdosas y crees que es la Guardia Civil que está haciendo un control, y no, son las casas de citas.

De verdad que creo que si se quieren acabar con los accidentes, o pones más casas de alterne por toda España u, otra posibilidad, más barata, repartes luces verdes y azules a lo largo de las viviendas de todas las carreteras nacionales. «Oiga, que somos de la DGT, que nada, que si pone en su balcón una lucecilla de estas un mes le pagamos 100 euros y su familia sin multas hasta el verano, que es una oferta de la DGT».

Claro que alguien contestará a los aceitunos hombrecillos de verde: «Pero si a mi Ambrosio le metieron ayer una multa de 300 euros por no llevar no sé que en el tractor.. ». «, señora, que eso se arregla ahora mismo. A ver Jaén, sabe, le llamamos Jaén porque es de Lugo, trae pacá un parte de esos y quita la sanción a Ambrosio; ¿Ambrosio qué?. Vale, Am-bro-si-o Can-ta-riz Ru-dri-pé-rez. Ya está».

Y así, de casa en casa, de pueblo en pueblo, de villa en villa y de ciudad en ciudad, colocando por toda España bombillitas azulvedorsas a mogollón por balcones, ventanas, árboles, por donde sea y… menos accidentes y más seguridad. Y sí, todo gracias a eso, a las casas de alterne.¿Qué?, sí eso, casas de alterne, de citas; no, clases de alterne no, cla-ses no, ca-sas, hombre, ca-sas; pero joé, tú en que piensas…

Mou, más que un club… el club

Domingo, mayo 1st, 2011

Yo sé que este artículo va a causar polémica; vamos, no va a causar polémica ahora un artículo sobre el fútbol si hasta cuando en un partido hay un fuera de banda no se pegan de milagro los de la Cruz Roja… joé, sería el primer caso de la historia del balompié en el que todos estuvieran de acuerdo; pero , que no pasa , que ya pongo yo la cara para recibirlas todas, que uno es así de suicida.

¿Sabes eso de lo de la otra mejilla, no? pues yo pongo la mejilla, el intercostal, los abductores, los meniscos, los gemelos, los trillizos… todo el cuerpo técnico y el alma si hace falta para recibirlas. ¿Y cuál es la cuestión por la que espero que me zurren a base de bien y que terminen identificando lo que quede de mí con la prueba del carbono 14? Pues que me cae bien Mourinho; sí, el entrenador del Real Madrid, el del fútbol, el tío ese que tiene cara de niño y que cuando dice una cosa en España hasta llega el eco a la tribu Gulungugú, en la zona nororiental del Senegal. ¿Y qué quieres que le haga? me cae bien y no lo puedo remediar… ya ves, bo. También a tí te cae bien tu cuñado y yo no digo nada… y mira que es… que lo sabemos todos, que es un plasta, un sabelotodo, que cuando se reúne la familia… bueno, nos conocemos.

A mí este tipo la verdad que ni idea si sabe o no de tácticas en el campo en plan que si poniendo aquí un defensa y el lateral allí, que si juega con un pivote o un trivote o que si sacando en la segunda parte a menganito como interior… yo lo que sé es que no he visto tío tan majo desde hace tiempo; y lo digo en serio, a mí este me cae bien y cada vez que habla yo noto cómo se ríe por dentro mientras al resto del personal le entra unos rebotes, pero unos rebotes tela…

Yo me imagino que Mourinho se levanta por la mañana, se reúne con sus asesores, y como recién llegado que es al fútbol español, mientras se toma un café con leche pregunta: «¿Oi, quis iso do Reiño Navarra, onde istá?». Y tras explicarle que el equipo que juega allí es el Osasuna, ¡¡¡ pues a rajar hombre, a rajar !!!, a mosquear al Osasuna y a todo el Reino excepto al rey, que por ahora no tienen.

Entonces Mourinho, con los informes previos, llega a la rueda de prensa y en voz bajita, con los ojos abiertos, sin pestañear, como extrañado, como si se acabara de levantar, suelta algo así como: «¿Losasuna? un bo equipo, moi bo. ¿O intrenator?, moi intindidu, moi intendidu, sabe moitu e máis cando un día gañe». Y aquí, con «el cando un día gañe»  se monta la del PP es PSOE.

Y éste es el arte de este tío. Ni grita, ni vocifera, ni se enfada, ni levanta la voz (yo sí, porque La Voz es mi periódico), sino que lo hace como si fuera un niño pequeño, un chavalín, con pocas palabras, como confesándose, como si se le escaparan, como en susurros y todos los plumillas y no plumillas al trapo. Vamos, hasta estoy convencido que prefiere cabrear a Guardiola (que era el que le faltaba) que ganar 5 copas seguidas de la Champions… fijo, pero más que fijo.

Pues esto lo consigue Mou con una traquilidad pasmosa y le da lo mismo esperar una semana que ocho meses y estoy seguro que cada día que se levanta dice: «¿Ois, cando hay que falar outra ves do Pep, do Guardiola, era hoxe u mañán?», para añadir «pois si e mañán, entón ¿quen toca agora?». Y es que a él le da lo mismo el Osasuna que el Málaga, la Real que el Almería o el Levante… vamos, yo hasta estoy convencido que le da lo mismo el fútbol que el baloncesto, el hockey que el balonvolea… con tal de rajar y mosquear al personal… un crack total, vamos, que eso de más que un club a él le queda pequeño; él es eso… el club.

LA ESCRITORA ELENA GALLEGO ABAD PUBLICA UN NUEVO LIBRO

Una amiga del blog, la escritora Elena Gallego Abad, acaba de publicar el segundo volumen de su trilogía Dragal, que lleva como título A metamorfose do dragón. La novela, que puede encontrarse ya en todas las librerías gallegas será presentado el 4 de mayo en Cangas de Morrazo. La trilogía (el primer libro se titula Dragal a herdanza do dragón) trata la historia del último dragón gallego y su posterior reencarnación en un joven del siglo XXI. Una bonita historia de aventuras que tendrá su final con el tercer volumen, que ya está escribiendo nuestra amiga Elena Gallego Abad y a la que deseamos un gran éxito