La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para Octubre, 2010

Un accidente aéreo, quién lo pillara

Martes, Octubre 26th, 2010

Escribía hace unos días que un entierro une mucho a las personas aunque lleven años sin hablarse y que nada como un accidente aéreo para que esa unión sea hasta el final de los finales. Y en esas estabas, en el mundo de lo etéreo, de lo volátil, más en el aire que en la tierra cuando descubrí, además, que un accidente de aviación (pero de los buenos) de esos de los que del fuselaje te queda como mucho un trozo para hacer un llavero o un cuchillito para poner en un árbol «hay supervivientes» te hace descubrir a la verdadera persona que llevas dentro.

¿Tú te consideras un tipo un tanto inútil, más bien tirando, como te diría yo, a pardillo, a torpiño…? Qué va , hombre, qué va. Lo que te pasa es que no has tenido un accidente aéreo cacaomaravillao en las montañas rocosas, con 20 grados bajo y con 800 o 1.500 pasajeros.

Si yo te conozco, vamos que si te conozco. Tú tienes un siniestro así y eres el primero que te pones a organizarlo todo. ¿Qué no?. Que ya sé que lo tuyo es montar en casas muebles de Ikea y que lo haces cuando encuentras la salida de ese agobio de instalaciones, si la encuentras, que dicen que hay quien vive allí porque no la halla; sí, hombre, que ya sé que también que eres el encargado de poner los lápices y las referencias en los muebles y que muchas veces te equivocas porque tú de sueco, pues como todos, lo justo… Bueno, pues tú tienes un accidente aéreo y nada más chupar tierra ordenas los grupos por edades, hombres a un lado, mujeres y niños a otro; heridos leves aquí, graves allá; y los muertos para acá y tapados con mantas para no desmoralizar a la tropa.

Sí, joé, que ya sé que habrá momentos que hasta te digas para ti mismo. «¡¡¡ Ostias como somos los Manríquez !!!». Sí hombre sí, Manríquez, que sois mucho. Y así, sin darte cuenta, cuando no ha pasando ni cinco minutos del accidente localizas en lo que queda de cabina la emisora echa polvo, hallas las instrucciones y hasta la montas con los cables que hay, que te sobran como 50, y funciona aunque nadie te oiga porque no hay cobertura.

Y en segundos, pero en segundos, porque tu cerebro a va una leche del diablo, que es todo un torbellino sin parar, averiguas las profesiones de todos los pasajeros y sabes que aquél es soldador, que este otro estudió estructuras metálicas, y que el de más allá hizo un vuelo experimental y … macho, con dos bemoles te subes a un asiento, y a grito pelado planteas rehacer el avión, levantas la moral de todos y te aplauden y gritan ¡¡¡ Manríquez, Manríquez !!!!, en ruso, en alemán, en serbocroata, en gaélico, en…

Y con esos dos bemoles que solo los tienen los Manríquez, los Manríquez de toda la vida, como tú, lo rehaces; joé que si lo rehaces. Y mientras lo rehaces has racionado la bebida, la comida, los medicamentos y hasta se te ha ocurrido una fórmula que con los albaricoques y los zumos de naranja y otras frutas bien exprimidas, con la ayuda del pasajero 722, que es químico, has hecho una especie de combustible para el despegue.

Y, acojonante, lo consigues sin ir a Harvard ni a Oxford; en las putas montañas rocosas esas, allí solo y con guantes de los chinos. Joé Manríquez, eres lo máximo. Y tú que solo pensabas que lo único que sabías era montar muebles de Ikea… no jodas. Tú lo único que necesitas es eso, un accidente de avión, pero un buen accidente de la releche para conocerte. No lo olvides, que tú eres eso, un Manríquez joé, Man-ri-quez, flipante. ¿Ikea, ikea?… bo.

PD. Disculpad por los tacos, pero…. de verdad, no me digáis que no le iban al pelo

Un entierro une mucho, pero…

Jueves, Octubre 21st, 2010

En España no hay como un entierro para acabar y dar por zanjada una enemistad. Un entierro, pero un entierro de los buenos, no de esos que fallece un tal Eliseo o Paquito, que lo conocías de refilón y te fumas un cigarro al final de la muchedumbre, no, de esos no; sino algo más cercano, más próximo, mucho más, pero mucho, excepto que seas tú el cenizas, claro.

Yo he visto en los entierros tantos abrazos entre personas que no se hablaban en años que, entre la tensión de esos instantes de apretujones junto con la congoja de cuando al fiambre lo meten pa dentro, te lo juro que aquello más que un cementerio parecía una central hidroeléctrica a punto de estallar porque eran tantos los chispazos emocionales que se producían en décimas de segundos en medio del que se va para el más allá y el que retomaba la amistad con el de más acá…

Pues pensaba eso, que no hay como un entierro para hacer las paces y que ya pueden estar 30, 40 o 50 años dos personas sin dirigirse la palabra que como coincidan frente a un nicho… es mirarse y… bueno; unos apretujones, unos abrazos, unas palmadas en los hombros, unos besos, unas lágrimas, un cariño… Increíble lo que hace la muerte por los vivos.

Pues como digo, eso creía yo, vamos, que estaba segurísimo; pues no. Un entierro, la verdad une, pero no tanto; lo que realmente une, funde y hasta diría que fusiona de por vida es un accidente de aviación, eso sí que une chaval, eso es otra cosa.

Y es que hasta lo ves en la tele. Coges una avioneta en el estado de Montana, por ejemplo, vais siete, incluido el amante de tu esposa, porque tiene que ir que si no tu esposa no va y tú tampoco, y no es plan no pasar unos días en Acapulco, total te va a engañar igual, pues por lo menos tomar el sol… Pues eso, y al pasar por el Gran Cañón del Colorado (perdona que haga un inciso y que me excuse mi mujer la sioux, ¿pero se puede ser tan inútil que al famoso Cañón no pueden ponerle un color?. El Cañón Marrón, El Cañón Ocre, El Cañón Teja… pero colorado… ¿¡¡¡ pero qué color, hombre !!!?. ¿Pero es que alguien puede imaginar en Galicia los montes «colorados» en vez de los verdes montes, o el «colorado» mar, en vez del azulado mar… ¿o es que allí en vez del azul marino tienen el colorado marino… ?, joé, menos mal que estos tíos están a 8.000 kilómetros).

Bueno que me pierdo. Pues vas en la avioneta y al pasar cerca del Gran Cañón ese, el aparato pierde altitud, o los árboles han crecido que no veas, que todo puede ser, los ocupantes se miran, gritan y ¡¡hala!! a pegarte de morros contra varios millones de árboles. Entonces pasan unos segundos, los ocupantes balbucean unas palabras, luego hablan y, ¡¡¡alucinante!!!. A la hora o dos horas del desastre, al amante de tu mujer (que es el que está más grave) le estás tomando el pulso ¡¡¡y te alegras porque está vivo!!!, lo coges suavemente por la nuca limpiándole la sangre de la cara, le das un poquito de agua para que beba y hasta lo arropas para que no pase frío, que soy yo y con lo que queda de la radio le pongo un botón en cada ojo y así lo encuentran, pero bueno…

Y mientras el operativo de rescate no os localiza, no solo lo cuidas durante dos semanas dándole de comer sopita y animándole para que no pierda la esperanza (que uno ya hasta piensa si al final lo que quieres es empaquetarle a tu mujer de una vez), sino que le calientas los pies, le das tu manta y hasta entras en total confianza con él, te sinceras, se sincera y lloráis; sí, lloráis juntos, que soy yo y le echo sal en las heridas y sé quien iba a llorar, pero llorar llorar.

Y al final llegan los rescatadores y ¡¡¡hala!!!, al hospital todo dios a curarse y después de varias semanas, ya dados de alta… ¡¡¡Fiesta, fiesta!!!, en tu casa, claro. El amante siguiendo a tu esposa, tu esposa siguiendo al amante, el amante que no la encuentra, la que no lo encuentra que lo quiere encontrar hasta que se encuentran y se encuentran donde se encuentran los que se quieren encontrar haciéndose el encontradizo, donde se encontraron siempre y se encontraron a gusto mientas tú no la encontrabas pese a que miraste tras las contras por si la encontrabas: Pues en una habitación, en otra y en aquélla de más allá y en tanto ellos a ello, tú, tras lo vivido, no se te ocurre otra que decir «amigos para siempre» y él; bueno él, como siempre, y más que nunca, haciéndose el avión. Joé, contras, lo que une un accidente.

Al final, el puesto 19 gracias a vosotros

Miércoles, Octubre 20th, 2010

Dicen que de bien nacidos es ser agradecidos, eso dicen; pero yo, con 1,80 metros de altura, rozando los 70 kilillos, una nariz que no te cuento, unas orejas que a veces me parecen que son dos toldos y un cerebro en plena destrucción al que solo le queda una neurona que utilizo en monodosis…. agradecido tu padre; pero bueno, pongamos que agradecido, pero agradecido a ti, porque lo que es a la Naturaleza, a eso de «bien nacidos…», joé que se pudo esmerar más la madre natura, pero bueno.

A ti sí que te estoy agradecido, hombre, aunque también le echas un morro que no veas, que me tienes aquí, detrás del ordenador, pasando las ideas que entran en el cerebro y del cerebro a los dedos y de los dactilares a dale que te dale a la tecla; pero también aguantarme tiene su curre, todo hay que decirlo.

Si yo te entiendo. Si ya sé que no tienes tiempo, que tienes más cosas que hacer, que no siempre tienes el ordenador a mano, que ya bastante haces con entrar, que qué se cree es tal Guisande, que era lo que me faltaba que el tío ese gallego me echara una bronca…. bo, ya empezamos; tú sigue así, tú sigue así que ya verás esto de ser «bien nacidos»… vamos no te doy porque no te veo, y mejor que no te vea porque si te veo y te doy una recibo yo las 20.000 que quedan por ahí sueltas.

Pues a lo que iba, que en el concurso de Bitácoras.com, el más importante en lengua castellana de España en Hispanoamérica (que mira que os di la vara para que votarais), de los 11.000 blogs que se presentaron quedamos en el puesto 19. ¿Y que me dan por quedar en el 19? Pues como aquella pipas de los años 60, que se llamaban La Pilarica, y que dentro venía un papelito blanco que decía: «La Pilarica repita».

Pues eso, a repetir para el próximo año, sino me voy de este mundo sin probar pipas Facundo. Pues agradecido y muy agradecido que os estoy por votar este mi-tu-nuestro blog, que si no es por vosotros…. Oye, que nada, que sigo aquí detrás del ordeanor, que ya sé que tienes más cosas que hacer, que qué se cree es tal Guisande, que…. Os aprecio y mucho, de verdad.

Tela con nosotros, los gallegos

Lunes, Octubre 18th, 2010

(Anécdota)

El gallego es un tipo, iba a decir singular, aunque realmente a ser sinceros más bien es complicado, tanto, que yo que soy también de esta hermosa tierra del mejillón, si me dicen que somos una especie… me lo creo. Y si me aseguran que somos el eslabón perdido o uno avanzado, pues también; pero a nosotros, no me digas porqué, nos pasa algo.

Lo que no entiendo de Galicia es como no ha surgido un campeón del mundo de ajedrez, y no lo entiendo porque para cuando tú dices una cosa, el gallego ya ha pensado unas 4.000. Tú, por ejemplo en Palencia o en Badajoz, pones un vaso encima de la mesa, y eso, lo pones. Aquí no. Aquí pones un vaso encima de la mesa y el primer pensamiento del gallego es porqué lo pusiste justo en ese lado y no en el otro, y porqué más a la izquierda que a la derecha o más adelante que atrás. No hay forma, para el gallego cualquier lugar vale menos justo donde lo colocaste porque piensa: «Por algo lo pone ahí», cuando la respuesta es «¿Qué por qué ahí?, porque es la mesa; la mesiña, hombre». ¿Sí?, pues no.

Pero no creas que el gallego lo hace porque piense mal de ti o, por lo que se suele decir, desconfíe (que es cierto que la desconfianza está muy arraigada en nosotros, que mira que nos ha dado tumbos la vida por ser sencillos, trabajadores y buenos), sino porque somos así y no lo podemos evitar. Y es que así como un vasco disfruta viendo cortar un tronco de un hachazo, o un catalán como sube el Ibex 35 hasta un 8.000 sin oxígeno, pues nosotros somos felices dándole vueltas y más vueltas a las cosas, a lo que sea, qué le vamos a hacer…

Pero como en todo, en esto de la desconfianza, mezcla también de pillería, hay casos excepcionales que sobrepasan los límites del conocimiento y del saber humano, como le sucedió al padre de mi amigo Manuel José Morán García, el veterinario Manuel Morán Morán.

Acababa el bueno de Manuel padre de terminar la bestial carrera cuando con poco más de 22 años comenzó a trabajar en un pueblo de la provincia de Pontevedra. Entre que aparentaba pocos años y que era leonés y, por tanto, con un acento un tanto extraño por estas latitudes, la presencia de Manuel creó una cierta desconfianza en la zona, especialmente por su juventud pues siendo casi barbilampiño dudaban de su saber.

Un día, un paisano lo llamó para que viera una vaca que estaba enferma. Así que Manuel, en una moto que utilizaba para sus desplazamientos, fue al sitio indicado con su maletín y toda su sapiencia. Nada más llegar a la aldea, el hombre lo llevó directamente al establo donde estaba la vaca y le dijo que la encontraba mal, que no sabía realmente qué le pasaba, que algo le ocurría que… vamos, como que no era vaca.

Por Manuel debió pasar entonces toda la literatura clínica que había en ese momento publicada en España y parte de Europa sobre el ganado vacuno, ya que tras ponerle un termómetro, mirarles los oídos, la boca, la lengua y otras partes del cuerpo, por mucho que miraba y remiraba a la marela, el bueno de Manuel no hallaba nada raro, ningún síntoma especial.

Extrañado, Manuel, con aire pensativo le dijo al paisano para hallar una pista, un indicio, algo: «Pues yo, la verdad, a este animal no le encuentro nada, y usted dice que cuando come… ». Entonces el paisano, ya más tranquilo, bastante más, mirando a otra parte del establo le contestó: «Es que la que está enferma es esa otra».

HOY Y MAÑANA, ÚLTIMO DÍA DE VOTACIÓN

Hoy y mañana es el último día de votación del concurso Bitácoras.com. Y estamos en el puesto 26. A ver qué ocurre. Este es el enlace para votar, en el apartado de HUMOR, pero creo que hay que registrarse http://bitacoras.com/premios10

Lo de los mineros estaba preparado

Jueves, Octubre 14th, 2010

Al final, después de oír tropecientas veces «chi-chi-chi, le-le-le…¡¡¡ Chi-le !!!!», los 33 mineros fueron rescatados. ¿Fin de la historia? Sí hombre, eso crees tú, y no porque ahora vayan (que irán) de plató en plató, entrando por debajo de los estudios de las cadenas de televisión haciendo un túnel, que sería lo auténtico, no; ahora empieza la paranoia, pero no la paranoia de ellos, que por lo que se vio en la tele estaban muy bien, sino la del personal que investiga el más allá. ¿Y cuál es?, muy sencilla.

La primera: ¿Por qué quedaron atrapados mineros y no submarinistas, por ejemplo, que también andan por las profundidades?; pues muy sencillo, la palabra «submarinista», en plural, tiene 13 letras, mientras que «mineros» son 7, el número cabalístico, el de la predestinación. Y pese a que el 13 tiene lo suyo, suelta tú esto de «cabalístico» y ya hay más de 100.000 descerebrados y esquizofrénicos en todo el mundo a desgastar la materia gris porque el 7, entre otras miles de cosas, son los pecados originales; las últimas frases que Jesús pronunció antes de morir en la cruz; las letras del nombre de la mina, «San José»… y no te lo pierdas, el nombre de Antonio, que parece que es una tontería, pero no porque no es un Antonio cualquiera, es Don Antonio Molina, el auténtico, el de Soy minero, la repera, la intersección planetaria, la conjunción astral, el no va más de las ciencias ocultas, la caraba en bicicleta. Y lo que supera todo, que Soy minero lo puedes escuchar ahora en un MP-3, ¡¡¡ sí, otra vez el 3 !!!, el 3 del 13. Dios, esto es el fin del mundo y si no es poco falta, pero yo me voy.

Y es que esto es mucho, mucho mucho, tanto que al escribirlo me está dando un no sé qué, me tiembla el pulso, las pestañas, las cejas… pero no cejo porque, parece que no, lo de Jesús que tanto mencionaron los mineros al salir tiene lo suyo en este asunto, ya que ¿cuántos mineros eran?, 33; ¿cuántos años tenía Jesús cuando murió?, 33; pero porque todo salió bien y no murieron como Jesús, pues muy sencillo hombre, porque cuando hay que hacerse una foto para sonreír ¿qué hay que decir?, 33, 33, 33. Alucinante, increíble, apasionante, acongojante.

¿Y todo esto es casualidad?, según los expertos del más allá y del nada acá, de casualidad nada, todo organizado y preparado en la cuarta o quinta dimensión, en la inexistencia diabólica del ser inconsciente, en las fuerzas del bien y el mal en… porque, ademá, ¿cuántos días estuvieron enclaustrados?, 69, chaval, 69, un número también muy especial; y tú espera 7 meses (porque estos como hay Dios que salen sietemesinos) y verás que ni un día más ni un día menos, 69, que a veces (bastantes) son dos números.

¿Y cuántos periodistas cubrieron la información?, pues 1.500. Sí, 1.500. ¿Y qué tiene que ver los 1.500, con lo 33 mineros, con el 7 cabalístico, el sietemesino y el 69? Pues nada, esto de 1.500 es otra línea de investigación, pero sigue tú que yo, de verdad, es que no puedo.

PD.- Enhorabuena, Chile

YA VAMOS EN EL PUESTO 26 ¡¡¡¡ GRACIAS !!!!!

A falta de una votación para que termine el concurso Bitácoras.com hemos pasado del puesto 92 al 26. Todos gracias a vosotros, a los que no sé como explicar el afecto que os tengo. Este es el enlace para votar, que aún se puede en el aparatdo de HUMOR, pero creo que hay que registrarse http://bitacoras.com/premios10/votar

Por otra parte, la amiga del blog, la pintora Mariola Heredero expone en el Casino del Atlántico, en La Coruña, del 13 de octubre al 2 de noviembre. Domingos festivos de 8 de la tarde a 3 de la madrugada. Para entrar es preciso DNI o pasaporte al tratarse de un casino de juego. De verdad que si queréis invertir, es una oportunidad, nunca engaño.

En verano lo mejor es no veranear

Domingo, Octubre 10th, 2010

Mientras paseo con paraguas, me embarro los zapatos en la finca, se me empapan las gafas y mi ropa chorrea estoy pensando no sé porqué que éste debería ser el último artículo que escriba sobre el verano, y es que además como que noto una vocecilla que viene de no sé dónde que dice: «el plasta de Guisande no se entera, que aún está con la historia de cuando tomó unos mejillones en una terraza, se puso el bañador, se meció en el mar y… anda Guisandiño, no des ya la vara, déjate de mecerte, de meces y memeces y escribe algo normal, que estás que no estás, que ya sé que en este mundo tiene que haber de todo pero es que lo tuyo…. o sea lo mío… » y va a tener razón ese susurrillo, chafsss (dios qué charco).

La verdad que también, joé con esto del subconsciente y la rayada esa del Freud… vale, el último sobre el verano. Pues bueno; cuando llega el verano, si tienes muchos parientes (porque fusilarlos no te dejan) lo mejor es no veranear y, a poder ser, si estás vivo morirte y si no mueres residir en Cuenca, Toledo, Segovia o Ciudad Real Madrid….. o cualquiera del interior porque a ver quién es el chulo que se desplaza a tu casa para pasar unos días con 40 grados a la sombra sin tocar el agua y con un par de infantes con el flota en la mano diciendo: «Quiero ir a la playa, quiero ir a la playa, quiero ir a la playa».

Y es que como cojas una casa para el verano… Tú coges una casa para el verano y más que una casa lo que has cogido es un almacén de seres humanos. Allí, misteriosamente, de un día para otro se dan cita sin ser invitados, tus primos, tus sobrinos, cuñados, concuñados, suegro, nuera, un tipo con el que estudiaste el bachillerato hace 25 años o más que dice llamarse Eladio… y todos te quieren; eso sí, un amor infinito mientras también precisamente tú miras al infinito pensando en si alguno se va, que no se va, qué se va a ir… bo. Va a cambiar ahora la playa, la terracita, la cervecita y los boquerones por hacer alpinismo escalando una chorrada de roca en Huesca, sudando y liándose con los arneses esos de colores, venga, no jodas.

Yo sospecho que las inmobiliarias, con esto de la crisis, cuando alguien alquila un piso en la costa, en cuanto le das el nombre entran en un fichero, contactan con todos tus amigos, les cobran una comisión, les dan tu teléfono, la dirección y ¡¡¡ hala !!!, a intentar pasar unos días por la cara a ver si cuela.

Y por lo general cuela porque llegan a tu casa con tres niños (que dicen que son sus hijos, pero que no me extrañaría que los alquilasen para la ocasión porque no se parecen en nada) y cómo los vas a dejar en la calle… que pasen hombre que pasen, total, entre 30 personas más ni se va a notar porque salvo que venga Sanidad o Emigración…

Y así pasas las vacaciones, sin dormir porque te despiertan, sin tranquilidad porque los niños gritan, como si estuvieras en una disco porque suenan diez móviles cada una con su melodía, sin tocar la playa porque si vas es como hacer una peregrinación al Rocío pero sin fe.

Y así, a la semana, ya te has hecho amigo del farmacéutico; pero no porque te caiga bien, ni porque no sepas qué hacer, sino para explicarles que no te drogas, sino que tu casa es como el Clínico, en al que todo dios le duele algo.

Pero como no hay sufrimiento ni angustia que dure, cuando ya estás desesperado, pensando incluso en empezar a trabajar y recuerdas lo bien que estás frente al ordenador haciendo una noticia o incluso cavando en la N-VI, un día alguien dice que se va y entonces… bueno, entonces te lo juro que te entra un subidón… en segundos cuentas cuántos van a desaparecer de una tacada y cuando los despides en la puerta de casa, de verdad que miras al cielo, por la mente se te pasa todo el santoral, todas las estampitas que te dieron de niño, cruzas los dedos y piensas: «Por dios por dios, por lo que más quieras, que no le falle ahora el coche, que no le falle».

CONCURSO Y EXPOSICION DE PINTURA DE MARIOLA HEREDERO
Quedan dos semana para que termine el concurso Bitácoras.com. Este es el enlace para votar, pero creo que hay que registrarse http://bitacoras.com/premios10/votar

Por otra parte, una amiga del blog y excelente pintora, pues ha mostrado sus obras en diversos países de Europa y Estados Unidos, Mariola Heredero expone en el Casino del Atlántico, en La Coruña, del 13 de octubre al 2 de noviembre. Domingos festivos de 8 de la tarde a 3 de la madrugada. Para entrar es preciso DNI o pasaporte al tratarse de un casino de juego.

¿Es bueno tener vacaciones?, pssss

Miércoles, Octubre 6th, 2010

¿Es bueno tener vacaciones?; pues depende, porque si los días de vacances son como los últimos que yo viví, a lo rumano/gitano, inmerso en una especie de Plan Sarkozy retirando de casa para el alpendre muebles y más muebles que sobraban… pues que quieres que te diga, terminar con este dolor de lumbago y con sobredosis de ibuprofeno, pues como que no, que ya bastante tengo con arrastrar con mi vida como para ahora acarrear un chinero o una mecedora, venga hombre… «te hubieras casado con un tipo de halterofilia», pienso pero no digo.

Y si es para ir de un lado a otro de fiesta en fiesta y de comilona en comilona, pues tampoco pues así llevo como desde el 58, que mira que no he vivido yo dianas y alboradas sin pegar ojo toda la noche en plan farra, que te voy a contar ahora que tú no sepas del descerebrado que te escribe.

La clave de una buenas vacaciones es no hacer nada para saber si pasa algo, de la nada hacia el todo; quedarte así, a lo lelo, mirando la vida como pasa y que no te mareen. Las vacaciones, salvo que se invente otra cosa, es el mejor momento (siguiendo el lelismo, una tendencia filosófica y existencial) para conocer si tu país, pongamos por caso, está bien o mal, ni PIB, ni Ibex ni Bundesbank F.C.. Y puedo asegurarte, tras estar todo el mes de septiembre sin pegar clavo y alelado totalmente, que España funciona perfectamente, sin un fallo.

Yo me levantaba por la mañana, me sentaba en una silla en el campo, por ejemplo, o en la playa, miraba para el firmamento y… ná, ni un misil tierra-aire surcando el firmamento, ni un ruido de metralletas, ni de un hipersónico avión cruzando por mi cabeza con bombas racimo… como mucho racimos de uvas y bombitas de palenque anunciando unas fiestas a base de churrasco, sardinas, pulpo o la sesión vermú.

Una paz… Iba por ejemplo a un supermercado, y la cajera cogía los productos, los pasaba colocando el código de barras hacia abajo, aparecía una luz rojilla como un flash, sonaba un «pip», y perfecto, el sistema electrónico iba registrando los precios. Y daba lo mismo que pasara un cartón de leche, que un frasquito con mermelada, que un peixe del Gran Sol o un envase con amoníaco o queroseno. Flipante, el mismo «pip» siempre, increíble, y así horas y horas.

Y las puertas automáticas… te acercabas a ellas, aunque fuera de reojo, y como que te miraban, y cuando estabas a unos cuatro metros… ¡¡¡ zas !!!, abiertas, y si te alejabas también otros cuatro metros… ¡¡¡ zas !!!, cerradas. Yo hice un experimento en una de ellas, cogida al azaaaaaaar, por si había sido casualidad y no, entré y salí 725 veces y ni un problema hasta que el local cerró, alucinante.

¿Y las escaleras automáticas?. El no va más; para arriba, para abajo, otra vez para arriba, otra vez para abajo… sin una avería, y así un día y otro, una semana y otra…. la verdad que me quedé con las ganas de saber si bajas por donde se sube y a la misma velocidad si es como si parases el tiempo al estar en el mismo sitio y te vuelves inmortal. Estuve a punto de hacerlo pero como cuando iba estaba con mis hijas me daba un no sé qué por si el experimento no funcionaba, pero solo por ellas, que por mí… Y así todo y por eso sé que España va a la perfección.

¿Y por qué sé que España va perfectamente y no estoy preocupado? Pues es evidente, porque los detalles son muy pero que muy importantes y si funciona una simple escalera o unas sencillas puertas automáticas cómo no lo va a hacer un macroaeropuerto, una central nuclear o una industria de tratamientos de productos químicos….. pero para percatarse de esta realidad es imprescindible estar de vacaciones, con la mente abierta, solo la mente, el cuerpo tumbado, como debe ser, y lo que es fundamental, pero fundamental es eso del lelismo, pero muy muy fundamental.

VAMOS YA EN EL PUESTO 92
En el premio Bitácoras. com vamos ya en el puesto 92. Este es el enlace para votar, pero creo que hay que registrarse http://bitacoras.com/premios10/votar

Y este es el enlace de la minientrevista sobre Rodribico. Sí, porque ya me lo han preguntado, en la grabación se ve una puerta cablada en la finca. http://crtvg.es/reproductor/inicio.asp?canal=tele&hora=06%2F10%2F2010+15%3A15%3A00&fecha=05%2F10%2F2010&arquivo=1&programa=PALABRA+DE+AUTOR.+PALABRA+DE+AUTORA&id_programa=700&corte&mp4=0&medio Gracias a todos porque si no es por vosotros, nada de nada, de verdad.

Adiós a las vacaciones, a una obligación

Sábado, Octubre 2nd, 2010

Después de este lío de la Juerga General, y como coincidió con mis vacaciones, estoy convencido de que esto de las vacances es un derecho, pero un derecho no de los trabajadores, sino de los empresarios, y una obligación para los currantes. ¿La prueba?, es que las hay.

Y es que yo me imagino al máximo responsable de Pirelli, que bien pudiera llamarse Franchéscolo Firioni, por ejemplo, llegar a su empresa y al mirar los almacenes y encontrarse con miles de palés con ruedas nuevas cuadradas, además de pegarse el disgusto de lo que ha perdido en neumáticos, llamar al ingeniero de diseño y decirle. «¡¡¡ Mamma mía Marco Giovanni !!!, ¡¡¡ cómo fáchere rodas cuadratas, rodas cuadratas… pero per dios, per dios, cuadratas, cuadratas, increíbele, increíbele !!!».

Y Giovanni, que realmente es Marco Giovanni Tocasno, tornero fresador reconvertido en ideólogo del perímetro, apoyado en la puerta con el bocata de la tarde en una de las bolsas de las ojeras, con la mirada perdida y con cara de logarítmo respondiendo: «¿Seguro que son cuadratas?». Y entonces Firioni que abre el amplio ventanal de su despacho con esa delicadeza, destreza, tranquilidad y serenidad que solo tienen los italianos… «pero osservare las rodas, si aquesto más que rodas parece le tetrix Giovanni, ¡¡¡¡ le tetrix !!!!!.».

Y entonces, tras una conversación de poco más de cinco minutos, Marco Giovanni que confiesa que lleva casi un año sin vacaciones, que está agotado, que no puede más, que ha perdido el afilalápiz para diseñar y que cuando lo encuentra no atina a meter el lapicero por el agujerillo, que más de una vez ha confundido la goma de borrar con un polvorón cuando llegan las Navidades, que una vez se tragó el corcho de una botella de champán pensando que era turrón blando, que…

Y el máximo responsable de Pirelli que salta de su asiento y responde en castellano (no hay como saber idiomas). «Acabáramos hombre, lo que usted necesita son unas vacaciones, unos 25 o 56 días de descanso, los que hagan falta, que ahí como ve en esos palés con neumáticos cuadrados he perdido ¡¡¡ 10 millones de euros, 10 millones !!!». Para añadir «Rodas ridondas, rodas ridondas Giovanni, ri-don-das». Y Giovanni que nuevamente mira el ventanal, frunce el ceño y susurra tomándose una pastilla para no caerse: «Pos io no las veto cuadratas».

Y es decir esto y , el Giovanni de turno directo a casa, a descansar, a resetearse para que una vez relajado y tranquilo volver a la carga, a morir diseñando unas ocho millones de ruedas nuevas, aunque un poco fuera de punto al retomar la tarea, como lo hago yo hoy, un poco anquilosado después de un mes sin escribir y seguro que, como a Marco Giovanni Tocasno, nacido en la Toscana, aunque yo en Santiago, más que ridondo el artículo me va a salir tirando a cuadrato. Siempre bienvenidos y buona sera.

OTRO FAVOR, PARA VARIAR
He particicipado en un concurso de blogs, Bitácoras.com Pues bien, como veo que todo se promocionan para que los voten, no voy ser yo menos pardillo, y si votáis este blog… mil gracias. Al entrar en Bitacoras.com vais a Premios 2010, a votaciones, aunque no sé si hay que registrarse. Este es el enlace http://bitacoras.com/premios10/votar Un saludo