La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para mayo, 2010

Fijo, la sociedad es perfecta

miércoles, mayo 26th, 2010

La verdad que siempre había pensado que la sociedad era imperfecta; es más, muy imperfecta, imperfectísima, y tras 51 años de estudio y algún consejo de mi padre que me decía: «Oye, a ti lo de pensar algo normal no ¿verdad?» he llegado a una conclusión totalmente distinta: la sociedad es perfecta, pero de una perfección infinita, absoluta, tal que nunca imaginé.

Tú por ejemplo eres carpintero, vas de visita a una casa y te encuentras un comedor de madera bien labrada y un niño que se balancea en una de las sillas, que sale cada una por un pastón, e inconscientemente piensas: «A ver si la rompe y la arreglo yo y me gano unos eurillos». Y no es que tengas ganas de que la haga añicos y se fastidie todo el juego de mesa y sillas, que hasta ahí no llega tu maldad; pero si la destroza…. pues ahí estás tú para repararla y que quede perfecta.

Pero supongamos que eres farmacéutico, pues cuando despachas unas aspirinas, pues eso, la vendes; pero también piensas: «Hombre, y este tío ¿por qué en vez de tener un catarrillo que la caja de aspirina está a poco más de tres euros no tendrá algo cardiovascular, que la dosis cuesta 200, total, con la edad que tiene…?». No es que quieres que sufra, y menos que se muera (que pierdes un cliente), pero un pequeñito problema coronario en vez de esa tosecilla tan tonta….

Pero claro es posible que no seas ni carpintero ni farmacéutico, sino que seas abogado, y cuando subes en ascensor hasta el octavo, que es donde vives, y lo haces con el del 4º y el 6º, pues hombre, los saludas como buen vecino y como amable que eres hasta les sonríes; pero en el fondo piensas: «¿Y porqué diablos no tendrán estos imbéciles una pequeña bronca y me encargo yo de la defensa de unos de ellos y entre el procurador, papeles, informes, atestados y pólizas me meto unos mil eurazos en el bolsillo». Y añades a tu pensamiento: «Matarse no, pero un pequeño cristo… ».

Y fíjate si será perfecta la sociedad, pero perfecta perfecta, que yo que soy periodista pienso: «¿Y por qué el carpintero, el farmacéutico y el abogado no se harán amigos, se van con sus familia de excursión y en una de esas visitas panorámicas del copón, al borde de un precipicio, se caen todos juntos, se estampan y sacó yo la exclusiva?». No digo matarse, pero una pequeña caída todo dios en picado…. y yo escribiendo…. De verdad, la sociedad, ahora lo sé, es perfecta, pero muy que muy perfecta, quizás algo interesada, pero perfectísima.

Yo también esto lo veo muy negro

lunes, mayo 24th, 2010

espana

Llegaron las moscas

miércoles, mayo 19th, 2010

(Cosas que pasan al cambiar de la ciudad al campo sin tener idea)

Llegaron las moscas y para mí que llegaron porque tenían que llegar como llegan las cerezas, los tomates o los pimientos porque aunque ahora empezamos el segundo año de nuestra vida en la aldea, lo normal es pensar que será como el primero. Es decir, que si el año pasado hubo castañas en octubre, pues en octubre habrá castaña; que si en junio o julio hubo ciruelas, pues en junio o julio volverá a haber ciruelas y que si… pues no, según la sioux y los niños no y no, y la llegada de las moscas es para ellos un misterio. Ni que fueran alienígenas, ya ves, que estos son así ¿algo raro?, pues de otro mundo y tan felices ellos. Dios, qué cruz.

Y claro yo callé porque para misterio misterio que una sioux y un hijo fracoamericano y otro francés llegaran un día a esta aldea de 11 habitantes y que me conocieran porque, mira tú por dónde, se confundieron de casa y entraron en la mía….. vamos, comparado con lo de las moscas… pero la vida es así y a mí ya nada me asombra y menos en Galicia que casi nunca hace sol

Pero a lo que vamos, para la sioux no que es que llegaran, sino que es una invasión y a mí esta palabra en boca de un norteamericano me da pavor, escalofríos, y como invasión que para ella es empezó con un matamoscas manual en plan Nadal, a diestro y siniestro con ellas que no veas, y al cabo de unas horas mejoró la técnica y ya veía yo que tenía un estilo más depurado, más a lo Federer, liftando, haciendo dejadas de moscas sobre el cristal, mucha más técnica, pero mucha más, aunque creo que a las moscas…. como que les dió un poco igual tanta destreza.

Yo le ayudé e hice lo que me decía la lógica, la que me queda, así que (en la parte de casa que me tocó arrasar) abrí las ventanas y se fueron; vamos me iba yo a matar en matar a otros… sí hombre. Conclusión: Ella me preguntó cómo había acabado tan pronto y yo le dije que en mi zona había pocas, vas a poner ahora triste a alguien por unos insecticillos… bo.

Total (entre nosotros) las mías se fueron y ella montó una escabechina que si la denuncian por crímenes de Guerra o contra la Humanidad no me extrañaría porque una cosa es quitarle la vida a dos, tres o cuatro mosquejos, y si me apuras a cinco, pero así, casi en manadas…. a familias enteras…. pues no, con lo fácil que es abrir una ventana, que además te queda la manilla a la altura de la mano… si para eso está y por eso se llama manilla, MA-NO, MA-NI-LLA, creo, no sé, ya qué más da a estas alturas de la masacre.

Con todo, quien más cerca estuvo de todo el asunto con las moscas fue Noé que dijo que «entraron por un agujero». Y la verdad que eso me tranquilizó bastante porque ya me imaginaba yo un golpe en la puerta de casa y alguien que la había abierto, un moscón que no veas y unas 4.000 colegas detrás diciendo:«Nada, que vimos la casa y… ».

Y Noé, Christopher, Alejandra o Victoria, que son muy hospitalarias, diciendo como si en vez de una casa fuera una plaza de toros: «Pues nada, pasen y ya saben; las ventanas de la izquierda son de sol y las de la derecha de sombra, así que cada una a su cristalito y… ». De verdad, mejor pensar que entraron por un agujero, que las invitaron o que realmente la llegada de estos dípteros es un misterio, todo antes que lo de la invasión, pobres, como quedaron ¡¡¡¡ qué bestialidad !!!!

Yo quiero un volcán

lunes, mayo 17th, 2010

Descarao, yo quiero que me pille un volcán como ese de Islandia, el sgshsdhdgsahg (vamos, me voy a parar yo ahora a poner el nombre tal cual es; sí hombre, total, para lo que vas a entender… ); pues eso, quiero que me atrape un volcán pero mucho más grande, diez o catorce veces más… no, veinte o treinta, mejor, no vaya a ser que se apague. Y así, antes que comience a entrar en ignición compro un billete barateiro por 200 euros para, por ejemplo, Alemania, y mi vida resuelta, pero totalmente resuelta porque cuando esté en el país teutón y quiera regresar a casa…. ¡¡¡ la ceniza !!!, tío, el chollo del siglo XXI.

Como el avión no puede salir para España, pues te buscan un hotelazo y a conocer ciudades alemanas por la cara. «¿Señor Guisande?», y contesto con un «sí» en plan resignado. «Pues nada, que le llamo de Viajes Trantran y que tampoco este mes podemos embarcarlo para España, pero dentro de 45 días, el 3 de agosto, hay una conexión hacia Italia y a lo mejor desde Milán… ».

Y respondes medio atragantándote con un cerveza en la mano y en la otra una supersalchicha: «Pues nada, que ese día estoy en el aeropuerto». Y en efecto, tras mes y medio en Alemania llegas a Milán y ahí, pues otras tres semanas porque la meganube del copón ha superado todas las previsiones científicas y tiene ya una altura de 250 kilómetros, que a ti hasta no te parece mucho, y que , que no puedes salir, y nuevamente un hotelazo que alucinas y conocer la urbe de la goma.

Y al cabo de no sé cuantos retrasos, otra llamada en plan «Señor Guisande» en la que te dicen que pasando por Yakarta, en Indonesia, y bajando por Namibia, en África, a lo mejor es posible con suerte llegar a España, que la nube parece que se desplaza… vamos, a ti como si se queda a vivir contigo ya hasta haces budú para que ni se mueva.

Total, que al cabo de quince años, sí quince años (que así es la vida, sales de casa y no sabes qué puede pasar) no es que hayas conocido medio mundo, los mejores hoteles, la gastronomía más variada, otras culturas y miles de personas… no, es que al cabo de quince años sabes hasta seis idiomas y unos cuantos dialectos, sobre dieciséis más o menos. El ruso, por dos años que te quedaste varado en Moscú; el tarangalalú por otros tres que viviste en una ciudad de Zambia con la tribu Gurungu; y el árabe por una simple escala técnica en Arabia Saudí que duró la friolera de ocho años, buah lo que alucinaste con el Corán y cuando se te dio por hacer diseños del burka…. buaaahh

Y mira por donde, un día, sin saber cómo, un meteorólogo descubre que en medio de la macronube se ha creado un hueco, algo así como un vacío, una especie de burbuja atmosférica por efecto del vete tú a saber qué… Y entonces, entonces a toda leche por allí se lanzan a lo loco 17.854 aviones del mundo mundial, a carreras, adelantándose unos a otros, derrapando y saludándose la gente por las ventanillas casi rozando ala con ala, y así, a lo bestia, con ellos en la garganta llegas a La Coruña.

Y llegas, y bueno, un mar de sensaciones. Tus hijos, que los dejaste aquél 3 de abril del 2010 en la puerta del colegio público con pantalón corto, en primaria, tienen ahora 20 años, uno se ha casado, ¡¡¡¡ eres abuelo !!!! y, qué hermoso, le han puesto tu nombre, tu mismísimo nombre: Ambrosio, que no se lleva pero te recordaban, y es que la familia… Eso sí, tu mujer con otro, pero la familia… lo que se dice la familia….

Y cuando estás que no cabes en ti de gozo te entregan una carta en la que la empresa en la que trabajabas te dio la jubilación anticipada y tienes más de 300.000 euretes en el banco entre mensualidades, finiquito, premios de no sé qué, ayudas de no sé cuál, idemnizaciones…. Joé, y te pones a echar cuentas , tosiendo aún un poco por lo de las cenizas, y te dices: «Pero si salí hace quince años, quince años, con un billetito de avión que me costó 200 eurillos y 500 en el bolsillo para conocer Alemania y vuelvo…. y hasta tengo suelto para un cafecillo… ».

Pues lo que es la vida, aunque desees un volcán va a ser que no, que no vas a tener la suerte de dar con él, sino que harás un viaje en avión desde La Coruña a Alemania y a la altura de Barcelona la aeronave que aterriza y un cristo que no veas porque si el billete lo cogiste por Internet, que en ese caso no hay excepciones que cubra la póliza, que lo dice la letra pequeña; que te busques el hotel para pasar la noche; que la compañía solamente te da un bocata de chorizo, que si lo quieres con queso tienes que pagar un suplemento; y que… y a tu casa.

Sí, a tu casa, en un condenado autobús de la empresa Barallobre SL al que justo hoy se le acaba de estropear la calefacción, 17 horas sin dormir, echo polvo, doliéndote todo el costillar y lo máximo que has aprendido es que el conductor del autocar se llama Genaro, que es de Luarca, que tiene dos hijos (Lucio y Gervasio) y que has parado en 300.000 o 400.000 mesones que se llaman La Ruta, El Stop, La Glorieta, El Cruce, La Rotonda, El Volante, El Camionero… De verdad, yo quiero un volcán, pero un volcán ya.

EL DIARIO DIGITAL DE LA VOZ CUMPLE 10 AÑOS

El Diario Digital de La Voz cumple 10 años, y gracias a ellos nosotros podemos publicar estos artículos. Unos santos porque de vez en cuando tenemos que llamar a los técnicos para poner un enlace para… Enhorabuena y gracias por la vara que os doy. Ver cómo funciona el Diario Digital

¿Quién sale más espabilado, el mayor, el pequeño o el del medio?

miércoles, mayo 12th, 2010

Vamos a ver, la última duda existencial que tuve fue hace unos meses y la venía arrastrando desde que salí de la incubadora y cogí el primer resfriado, allá por el 58. El asunto metafísico era : «¿Qué es más placentero estornudar o bostezar?» Y la verdad me quedé como estaba, estornudando y bostezando hasta que me dormí; bueno igual no, peor, porque era el último intento en solucionar este dilema y pensaba que con tanta gente en Internet, con tanto entendido en la Red, en la Blogosfera pues que… pero no.

Y así estaba yo con mi preocupación tratando de averiguarlo cuando de repente me asaltó otra dúbida -Úbeda (Jaén), con lo cual tengo dos, lo que es una debacle para mi cerebro porque yo con una… pues voy tirando, puedo, pero dos…. ni hablar. Y la cuestión es: «Cuando una familia tiene tres hijos ¿quién sale más espabilado el mayor, el pequeño o del medio?».

Salvo teorías en contra, personalmente creo que el mayor, desde luego que no, vamos, imposible. Desde que nace, al pobre ya le destrozan el cerebro con «ten cuidado, no hables con desconocidos», «ten cuidado por donde andas», «ten cuidado, no vayas a…”, «ten cuidado con los coches», «ten cuidado en el viaje… »; es decir, que el mayor, aparte de tener más edad, lo que más tiene es «cuidado», y así le va. Nunca arriesgará nada porque el cerebelo le repite machaconamente «ten cuidado, ten cuidado, ten cuidado». , un inútil, un paspán.

El del medio, en ese sentido, como que tiene el camino un poco más allanado porque de repente alguien le dice: «Pues yo conozco a tu hermano el mayor», y tu piensas: «¡¡¡ Ostras !!!, aquí esta el desconocido que decía mi madre que tuviera cuidado, que tío más majo».

Eso, como que vive en una felicidad completa hasta que un día oye algo extraño en casa. Piensa que se trata de un perro, un cachorro que sus padres le han regalado, o un gato, va al lugar de donde sale el ruido y ya se lleva el primer palo. Hay un bicho, sí, pero de dos patas y dos brazos que no se llama ni Gervasio, como el mayor, ni Mariano, como él, sino que el prototipo de tío ese tiene tres nombres: «Mi Pequeñín, Mi Bebecito y Mi Monada».

Entonces, cuando llega el ojino, a ti ya ni caso, y toda la familia se vuelca en el renacuajo porque «como el mayor ya es un hombre… ». Y tú, que eres el del medio, que es como estar en el descansillo de la vida, te dejan como apartado, como si fuera un posit, ahí en una esquina, como una llamada perdida, y lo único que oyes es: «Ay mi pequeñín, ay mi pequeñín… ».

Vamos que te dan unas ganas de partirle la cara al pequeñín y devolverlo vía aérea al materno infantil… pero como tampoco eres el mayor no puedes imponer tu autoridad, no vaya a ser que la bofetada te la dé el de arriba, el mayor, eso sí «con mucho cuidado» para no variar, y quedes ya el primer día como un gualdrapa ante la rata esa.

Entonces, ¿qué haces con un mayor «que con mucho cuidado está hecho un hombre» y con un «ay mi pequeñín… », que solo oírlo te pone de los nervios?. Pues qué vas a hacer; como eso de cambiar de familia aún no se estila, pues harás lo que se hizo siempre: tu mismo con tu mecanismo ¿Y cuál es el mecanismo?, pues ya que eres el del medio tira por ahí, por la calle de en medio; o sea la de espabilar y mientras espabilas oirás durante años «Ay mi pequeñín, ay mi pequeñín» y pensarás: «¿Pequeñín éste, que ya tiene 20 tacos?». Pobre, está peor que el «ten cuidado». Y cuando llegas a esta conclusión, eso ya es definitivo: chaval, estás espabilado, eso creo ¿no?

España, en crisis porque quiere

miércoles, mayo 5th, 2010

Si en vez de tanto inmolarse con la crisis, a quienes corresponde se pusieran las pilas, España sería la primera potencia del mundo en lo que creemos que es una desgracia: la construcción. Sí, en la construcción esa, petardo, la de siempre, la de viviendas, qué construcción va a ser la de Juegos Reunidos Geyper… con 51 tacos… tas fatal.

Yo es que lo veo sencillo, pero muy sencillo, con casas típicas gallegas de piedra o castellanas de adobe (barro y paja) lo único que hay que hacer es saber venderlas ¿Y cómo hacerlo?, pues en ExpoLugo Inmobiliaria, o en FerialTordesilla de la Vivienda, como que no. ¿Entonces, en Inmobili Wanting ford Traikinvilg? Mira chaval, que no por inventarte un nombre vas a vender, que el personal se las sabe todas o es que tú eres el único que no está diplomado por la University of College Macedonia de Cerezas of Winter de Iowa… Así no llegarás a nada.

Mira, te vas a Estados Unidos, a Florida, donde hay cientos de mansiones unas a continuación de otras, que son de artistas o de multimillonarios, y lo primero que haces es comprar la más suntuosa, la más lujosa, la más cara, y al día siguiente… al día siguiente con excavadoras y si es preciso a cañonazos comienzas a lo bestia a derrumbarla, a destruirla y a arrasarla a plena luz del día para que todos los yanquis lo vean y para que las cadenas de televisión graben cómo tiras una espectacular y megacasa grandiosa (que si no es gran que sea la de diosa) y crean que te has vuelto loco.

Y cuando ya solamente tengas el solar, pero solo el solar y ni rastro del cachopalacio USA, construyes allí una modestita y simple casita de 60 metritos cuadrados, típica de Galicia. Ni uno más ni uno menos, 60 metritos, y a esperar… ¿Mucho?, pues mucho mucho no, hasta verano, hasta junio o julio, más o menos. ¿Y por qué hasta junio o julio? Pues porque en junio o julio sucede lo que sucede todos los años: la tradicional cremà americana.

Por causas que se investigan desde que los indios llevaban plumas, por un fuego que un tipo barrigudo con barbas y una cerveza en la mano y en la otra un subfusil hizo para asar unas hamburguesas al lado de su caravana o por una barbacoa para celebrar el happy ese de las narices o simplemente porque llegó una ola de calor, allí empieza a arder todo. Y esa es la gran oportunidad.

Tras dos meses ardiendo y ardiendo mansiones y más mansiones, con todas las televisiones del mundo grabando la pira, contando que los seguros gastarán no sé cuántos billones de dólares en la reconstrucción, que miles de familias han abandonado sus hogares y que lo han perdido todo…. pues cuando el of president sobrevuele la zona en helicóptero para comprobar in situ la situación… allí, en medio del humo, de miles de bomberos echando agua, y el típico rollo del perro que lo salva un imbécil y que en el intento se rompió un brazo pero frusfrús está bien y él tan feliz; pues lo primero que dirá el Obama de turno será, pero seguro: «¿Y aquella casita, sí aquella tan pequeñita por qué no ardió?». Y un tal Jac Donald Frox, de profesión asesor, le contestará «pues un tipo al que llaman el gallagallo o gallego, president y…». Y ahí chaval, en ese instante, te acabas de forrar.

Empieza a llamar a Galicia a Castilla a Alcalá Meco o que quiten todo el agua del Ebro, del Júcar o mejor del Tajo (que de tajo y destajos va a ver patós) y que empiecen a llenar barcos repletos de piedra o de adobe, que se acabó la chorrada esa de las mansiones de madera, que lo dice el President of the United States y punto: o sea dios, pero en inglés, más o menos.

Y que hay que hacer un agujero en España que no veas para llevarles piedra y más piedra y adobe y más adobe, pues se hace, más profundo que el agujero de nuestra economía no va a ser…. y así que. «Dale Pepe a la pala, que hoy vamos con el barco mil millones». «Joé Xuliño, que estoy en ello; ¡¡¡ cajoenros con la venta de piedra !!!». Por cierto, no es por nada, pero junio es el próximo mes.

Esos chicos de la tele… son mucho

domingo, mayo 2nd, 2010

Yo pensaba que lo más estresante en los medios de comunicación era la Radio; que un tío va a una rueda de Prensa y tras acabar sale a toda pastilla, se mete en un bar para entrar por teléfono en los informativos, conecta con la radio, le dan paso directamente en antena y cuando pega la grabadora al aparato para que se oiga el corte con las declaraciones del petardo de turno…. ¡¡¡¡¡ Noooooooo !!!!!, la máquina tragaperras que no ha visto suena a todo trapo en plan ¡¡¡¡¡ cataclin clin clin clin kas kas kas kas kas kas kas !!!! porque a un tipo le han tocado tres fresas.

Claro, para el que gana, una felicidad, tres fresas; pero para el colega y el que dirige el programa, no precisamente le han tocado las fresas, más bien los limones y se acuerda de la madre del periodista que fue a la rueda de Prensa, del bar, del tipo que puso la máquina y como un profesional resuelve el asunto con el… «cosas del directo», era boa si colara… hombre, la próxima vez mira desde dónde informas papón, que te veo entrando en un taller de chapa y pintura y Emiliano y hermanos a mazazo limpio con un capó y el becario diciendo: «Es que yo creía… ». Vas a creer tú, vas a creer tú ahora, anda….

Pues pensaba eso, que la Radio era lo más desquiciante, lo más delirante y agobiante, pendientes siempre de la hora, de los informativos, de si llegarán o no con la noticia, si encontrarán un sitio en silencio para informar si…. pues no. Lo más estresante que he visto es un telediario.

¿Que cómo lo sé? Pues porque en La Voz de Galicia están preparando la salida de su TV y allí están unos 12 chavales (una media de 26 años) que están en un sinvivir. Llevan aquí en la Central del diario como dos o tres meses, pero cada vez los veo más delgados y hasta a veces tengo que contarlos de nuevo porque aunque dicen que son 12, y me lo juran, en muchas ocasiones cuento y recuento y me salen 10 y no 12; pero es que hay algunos que para mí (entre nosotros) no es que adelgacen, se están diluyendo, licuando, y no los veo…. pero bueno; serán cosas mías, pero no hay 12, ni de broma.

Y yo entiendo que adelgacen, vamos, yo personalmente estaría rozando la desnutrición, porque dirigir una mesa de Control y Realización de una TV… me rio yo del Centro de Operaciones de Cabo Cañaveral: botones y más botones, pero cientos, lucecillas de colores; pantallas y más pantallas y algunas divididas entre tres y cuatro pantallitas; aparatos con cortes de declaraciones, de grabaciones, de imágenes, de sonido….

Y mientras la presentadora del informativo se retoca el flequillo, desde Control le cantan el tiempo para entrar en directo: «2 minutos», y al poco rato, «30 segundos, prevenida, cámara 1», y luego «4,3, 2, 1, vamos allá, dentro» y ella leyendo el telepronter ese y luego meten el corte grabado «venga, sonido ya» y luego otra vez, la cuenta atrás y ella vuelta a leer.

Y entonces, cuando termina una noticia, de repente una conexión inesperada por que «la rabiosa actualidad manda» (manda carallo) y pulsa que te pulsa botones y otro que habla por línea interna con otro plató en otra ciudad para decir que va a entrar en directo y otra vez…. «2 minutos, prevenida, ahora cámara 2», «30 segundos», «4,3,2,1 vamos allá, sonido, corte, dentro».

Y debido a la nueva noticia, toda la previa de la programación del informativo al garete, a tomar viento, y a reorganizar todo en segundos para hacer un hueco a esa información y todos pulsando botones, cambiando el minutaje, yendo de un lado a otro; que si esto va antes, que no, que se siga con la planificación, que después de esa noticia nueva no le pega la siguiente, que hay que pasar la cuarta a la tercera y la tercera a la quinta… y para mí como que hasta el telepronter toma vida propia y hasta pasa de ellos, no sé. Bueno, sí sé, yo soy el telepronter, me da un subidón electromagnético y me autodestruyo antes de estar un minuto más con estos locos.

Te lo juro que estos fenómenos tienen un temple y una profesionalidad… que soy yo, me pongo de los nervios, me desvalium, me destranxilium, me desquicio y ni telepronter ni presentadora ni flequillo ni directo ni conexiones ni gaitas; le doy una patada a todos los botones y pantallas que vea y ojalá que el tinglado ese conecte no me digas cómo pero que se conecte con el Vaticano y que San Benedictiño XVI del Niño Jesús salga y que diga lo que quiera del Nuevo, el Antiguo o el Posmoderno Testamento pero que salga porque si no se produce ese milagro y no sale San Benedictiño del Niño Jesús, como hay Dios que el que sale, y no precisamente en antena, sino a la puta rue, soy yo.

De verdad, yo que me dedico a escribir, me hace a mí todo eso el bic y te lo juro que lo desmonto, le quito la tinta, me la trago y me enveneno, vamos que si me enveneno y si no me enveneno me atraganto con el tapón, pero algo hago porque yo esa tensión… joé, qué tíos esos chicos de la tele…tela

Y quiénes son los héroes de este cirio, quiénes son esos increíbles y a la vez simpáticos profesionales… pues Millán Castro, Luis R. Ferreiro, Jorge García, Carmela Fernández, Xavi Jácome, Rosa García Huete, Juanqui González, Alberto Piret, Jairo Aldana. Y los becarios Alberto Sierra, Alberto Blanco, Gonzalo Cotelo. Te lo juro, unos crack

PD. Disculpad por el taco, pero es el tercero en 122 artículos; o sea tres entre unas 75.000 palabras