Viene la videocracia

España

Ha estallado la guerra de los vídeos. Desde aquel mítico del dóberman en plena agonía del felipismo hemos pasado al vídeo de la FAES sobre el 11-M, el de CiU poniendo a caer de un burro el tripartito catalán, el del PP sobre la inseguridad ciudadana con imágenes de Colombia, el del PSOE sobre la tregua de ETA del 98… Ahora salta la AVT anunciando un nuevo vídeo para los próximos días y El Mundo invita a sus lectores a publicar el suyo: «La crítica política la haces tú. Envíanos tu vídeo y aprovecha para poner los puntos sobre las íes a los líderes políticos, como hacen ellos entre sí en su propia guerra de vídeos».

Memorable. La política salta al audiovisual. Será que tanto unos como otros ya han hecho desde el poder buenas prácticas manipulativas en las televisiones públicas. Y le han cogido gustillo a la edición de imágenes y sonido. Viene la videocracia. Al carajo la casa de todos, el Parlamento. Y al carajo también el respeto a la inteligencia y la tranquilidad de la opinión pública. Lo que nos queda hasta las municipales… Un solo consejo: registren al personal en las reuniones de empresa o de la comunidad de vecinos. Cacheen a todo el mundo en busca de minicámaras. No vaya a ser que ese de la esquina, el que nunca habla, grabe imágenes de alguien diciendo lo que no tenía que decir. Digo yo.


3 comentarios

  1. Anonymous

    Está claro, «aquí no hay quien viva». Un corresponsal de radiopatio.

    [Reply]

  2. Los españoles estamos creciendo a pasos agigantados, somos cada vez más altos, con más colesterol, más hipotecas, más ONGs, más billetes de 500 y hacemos uso de las últimas tecnologías en imagen y sonido porque estamos entrando en la fase de analfabetismo funcional, es decir, si no lo veo no lo creo. Necesitaríamos aún más televisiones partidistas que nos permitieran desarrollar un criterio comparativo.Total. Para oír lo que se oye es mejor verlo.Yo, en particular, me quedo con el programa del humor amarillo, el de los japoneses sufridores. Me río más.

    [Reply]

  3. Nada, nada, como esto siga por este camino de aqui a poco como en el ya legendario parlamento de Taiwan, a palos.

    [Reply]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *