Todo bien

España

Os escribo desde mi teléfono móvil para daros una buena noticia. Hoy a las 6.10 horas ha nacido nuestro segundo hijo. 3,3 kilos y 49,5 cm de salud, que es lo que importa. Espero que este post se publique. Volveré.

Actualización, 1 de febrero:
GRACIAS. Unos minutos de escapada del hospital me permiten entrar un rato aquí para daros las gracias de corazón por vuestros ánimos y abrazos. Una impresionante reacción. Gracias especialmente a esos cabroncetes que, como son muy cutres, le han regalado un blog a mi peque [¡con seis comentarios ya!], como si no me llegase con este. Todos estamos bien y vuelvo a confirmar por enésima vez que uno de los pilares de la blogosfera es el buen rollo existente, lo que la convierte en una gran familia de gente noble. Os sigo la pista desde el teléfono móvil. Hasta la próxima…

Actualización, 2 de febrero:
Repito, porque queda clavado, el post que escribí hace casi dos años cuanto tuvimos al hermano “mayor”:

Heroicidad. He vivido en directo lo que realmente es ponerse a parir; he sentido una intensa luz de vida desde una mirada difusa; he tocado unos dedos diminutos que aprietan fuerte cuando hay hambre o soledad; he dado la mano, besado y abrazado a gente de verdad; he sido felicitado en el ciberespacio por conocidos y desconocidos; he confirmado la tremenda utilidad del teléfono móvil e Internet; he abierto cajas y cajas de regalos; he mandado fotos al otro lado del charco; he recordado el estrés del paciente ante tanta visita; he vuelto a cambiar pañales; he sudado nervios; he «dormido» en estado de alerta; he confirmado que las flores hay que ponerlas en vida; he llorado por dentro; he agradecido a ese pedazo de humanos que siempre dan; he visto mamar con amor y dolor; he presenciado que todo lo que se apellide hormonal es un cóctel explosivo… y lo que me queda por ver. Ahora sé que maternidad es sinónimo de heroicidad. Con ma-yús-cu-las.


53 comentarios

  1. Muchas felicidades, un deseo de un lector desde Japón.

    [Reply]

  2. enhorabuena a ti y a tu mujer y al hermano mayor, al que se le acaba el chollo. nuestros hijos se sorprenderan cuando sean mayores y les contemos que en nuestra infancia no había internet. os deseo lo mejor!

    [Reply]

  3. Enhorabuena (atrasadísima).

    [Reply]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *