Sonrisitas de un perdonavidas

España

Lo que más me ha sorprendido al ver el vídeo de la dimisión de Camps ha sido esa sonrisita permanente y perdonavidas del que abandona el barco nada convencido y como haciéndonos un favor al resto. Fue tan poco seria, y a la vez empalagosa, su actuación ante los medios elegidos, que me ha dejado más que claro que este no es un tipo de fiar. El PP más forofo se ha quedado a cuadros, aunque lo disimula. El más inteligente, ya duerme tranquilo.


2 comentarios

  1. Coincido contigo, el cinismo con sonrisa es, si cabe, más asqueroso que el cinismo a palo seco.

    [Reply]

  2. Tu blog en general me ha parecido algo genial. Sigue adelante con la calidad de tus post, yo andare por aca leyendo tus otras entradas. Saludos.

    [Reply]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *