Muere Xosé Cuíña

España

Por supuesto, esto no es una inocentada como el post anterior. El dirigente del PP gallego Xosé Cuíña muere en Santiago a los 57 años. El que fuera delfín del incombustible Manuel Fraga y quebradero de cabeza para el PP de Madrid murió esta mañana aquejado de una neumonía que se acabó complicando. Hasta sus acérrimos enemigos fuera y dentro del partido [que haberlos haylos, y muchos] ensalzarán hoy la labor política del ex número dos del PP gallego y eterno sucesor de «Don Manuel», algo que el establishment de Génova echó por tierra sudando la gota gorda. Ex vicepresidente primero de la Xunta y poderoso ex conselleiro de Política Territorial durante 13 años, Cuíña luchó hasta el final de su carrera política por ser el presidente de todos los gallegos. Cayese quien cayese. Al final, os tempos son chegados, y de eso no se salva nadie. Descanse en paz.


3 comentarios

  1. Una certera forma de terminar con las sospechas de corrupción de este hombre. Eso, que descanse.

    [Reply]

  2. Espero acertar si afirmo que nadie desea la muerte de un semejante.Resulta patético y vergonzoso que según quienes hablen de Cuíña como un político ejemplar y empeñado en el desarrollo o la felicidad de los gallegos. Lamento su muerte, sincera e inequívocamente la lamento; pero no sé ni quiero mentir y el político Cuíña fue nefasto para Galicia. El respeto –máxime ante el dolor de su familia– no debería llevar aparejada la hipocresía, uno y otra se contradicen y violentan el raciocinio. ¿Es necesario ser hipócrita para lamentar –o demostrar que se lamenta– la muerte de un semejante? ¡No!

    [Reply]

  3. Cuíña fue mucho Cuíña. Para bien y para mal. Me sobran motivos para decir esto último, pero me los callaré aquí.

    [Reply]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *