Los niños y las cajas de cartón

Mundo real

Anoche y esta mañana disfruté viendo a mis pequeñajos entusiasmados con lo más sencillo. Con 6 y 4 años de vitalidad Duracell ingeniaron una pequeña ciudad de cartón para sus peluches. Varias cajas de zapatos se transformaron de pronto en una tienda, una casa, una “furboneta” y un autobús. Ellos solitos con sus manos fabricaron su sueño. Sin ayuda materna o paterna. Sin tecnología ni botoncitos. Sin televisión encendida como música de fondo. Lo hicieron con mucho entusiasmo y aspavientos. Como hicimos generaciones enteras en los acelerados días de Reyes.

Los acabo de dejar en el cole con la firme promesa de que las cajas seguirán ahí a la vuelta, tal y como las dejaron. Que jueguen a fondo ese sueño. Los días que quieran.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *