Los amos y amas de casa más felices

Educación, Infancia, Mundo real

Los amos y amas de casa más felices

En la misma semana en la que nos planteamos en casa poner una serie de tareas para que nuestros dos hijos (de 9 y casi 11 años) nos ayuden en el día a día, descubro el estupendo proyecto educativo Pequeños Amos de Casa. Ana Sancho, madre de dos hijos, enseña a niños y adolescentes valores como la corresponsabilidad, el respeto, la igualdad de género y el trabajo en equipo a través de las tareas de hogar.

Experiencia real en la que todos ganan

Aparte de los 22 tutoriales colgados por ahora en su canal de YouTube, Ana desarrolla una experiencia real con los niños y adolescentes en el Hostal Acuarela de Burgos, poniendo en práctica lo que ven en los vídeos. Antes de pasar a la acción, cada equipo se encarga de ensuciar las habitaciones del resto. Después de un duro trabajo tienen muy claro lo que les dirán a sus padres cuando lleguen a casa: «Os quiero ayudar». Es un juego colaborativo en el que no hay premios porque todos ganan. Este vídeo habla por sí solo:

Ana Sancho se entusiasma al contármelo:

«La respuesta de los niños es increíble. Se involucran con alegría y se sienten felices de formar parte del “equipo” familiar. Son el motor del hogar, ellos hacen que los padres cambien y permitan que colaboren todos en casa, independientemente de que se haga o no como uno desea, más lento o más rápido… Lo positivo es que se hace y todos participan: papá, mamá e hijos. La idea me surgió observando el día a día. Soy madre de dos niños de 10 y 9 años (Nicolás y Sebastián) y en el terreno de la igualdad veo que no se avanza al mismo ritmo que en otros asuntos de la vida. Nos preocupamos mucho de formar en lo académico a nuestros hijos y a veces olvidamos centrarnos en la importancia de lo cotidiano y en fomentar su lado más humano y resolutivo para la vida. Es sembrar para luego recoger».

Pues claro que el que siembra recoge. Gracias Ana por tu estupenda iniciativa educativa por un mundo mejor. Punto final a un post digno de ser compartido.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *