La princesa de telelandia

España

Escribe Miguel Anxo Fernández:

«La televisión engendra criaturas para después abandonarlas a la voracidad de una audiencia insaciable hasta que el empacho la obliga al olvido más cruel. O sea que en principio todos les hacen la ola y les ríen las gracias, hasta que el ostracismo llega en un plisplás. Son los caprichos del respetable público, dueño de una herramienta implacable: el mando a distancia… Se confirma con una mirada retrospectiva hacia quienes en su momento fueron reyes y reinas del mambo y sobre todo lo malo que les sucedió cuando los focos se apagaron, el teléfono dejó de sonar, su cuenta bancaria entró en caída libre y ya nadie les reconocía por las calles»…

[+] La Voz de Galicia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *