La maldita crisis de la avaricia lo centrifuga todo

Crisis, Economía, España

Vienen tiempos muy duros. Con muchos imprevistos e imposibles. Los idus de marzo sin duda se han adelantado este año a febrero con tanto cambio y reforma radical. Sin vergüenza. Nada será como antes y todos lo sabemos. La maldita crisis de la avaricia lo está centrifugando todo. Desde los ánimos hasta los sueldos (el que los tenga). Un centrifugado sin prelavado y a 1.400 revoluciones por minuto. Todo con agua sucia, sin suavizante y sin jabón, que para esas minucias tampoco hay presupuesto. Por ahora se lavan y centrifugan nuestras obligaciones y derechos. No nuestros cerebros. Como algún día puede llegar eso, hay que estar sobradamente preparados, como tanta juventud.

Vienen tiempos muy duros y hay que descansar para ello. Descansar de absurdeces y soplapolleces. Descansar de medios y personajes tóxicos. Descansar de crispaciones y conspiraciones que sólo buscan eso: crispar. Descansar de quien no aporta. Descansar de los caraduras y sobre-cogedores (sí, los expertos en coger sobres). También descansar de los oportunistas y de los exhibicionistas. Sortear a los bocazas es prioritario si queremos sumar más fuerza mental. Y es que nos hará falta mucha. Fuerza mental para seguir tirando con honradez y dignidad. Para sacar adelante cada empresa y familia. Para aguantar a los que nos aguantan. Para asumir y digerir lo que está pasando. Vienen tiempos muy duros y debemos hacernos más duros. Hacia adentro, no hacia afuera. Que de dureza y aspereza estamos sobrados. Mejor dicho, encharcados.


3 comentarios

  1. Miguelangel

    Míralo por el lado positivo: cuando un mundo antiguo se derrumba, se nos dá la maravillosa oportunidad de hacer un mundo nuevo a nuestra imagen y semejanza. Mejor y más humano.

    O no 🙁

    [Reply]

  2. Miguel, lo has dejado claro al final: O no 🙁

    Esperemos que tanto cambio sea para bien. Al menos para nuestros hijos.

    [Reply]

  3. Más que avaricia (acaparar bienes y/o dinero para guardarlos y solazarse íntimamente mirándolos), lo que abunda es la codicia.
    Y no es de ahora, sino que la codicia ya fue santificada con la frase ministerial de un falso socialista proclamando que España es el país de Europa donde es más fácil y rápido hacerse rico.
    Digo que es codicia porque incluso ahora, en crisis y ya con 1 de cada 4 españoles pasando apuros graves o muy graves, en ese afán por rapiñar a costa de lo que sea hay sensualidad, placer, deseo de triunfo, demostración de poder.
    Y hay quienes dicen que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y que los males que padecemos son culpa de ¡todos!, tuya y mía también…
    Saludos.

    [Reply]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *