🎼 Franco, Franco, que tiene el culo blanco…

España

🎼 Franco, Franco, que tiene el culo blanco…

Seré breve. Esta adaptación del himno español (vete tú a saber quién se la inventó) se la oigo cantar de vez en cuando a mis hijos y a los hijos de amigos porque la han aprendido por el efecto imitación pequeños-mayores que reina generación tras generación en los patios de los colegios. Cada vez que la cantan me río por dentro, porque es la confirmación de que todo tiene un fin y lo mejor es reírse de lo malo del pasado. Y el dictador Francisco Franco lo fue. Escribo esto el mismo día en el que la inmensa mayoría de españoles llevamos con absoluta normalidad que el Consejo de Ministros haya aprobado la exhumación de Franco, cumpliendo con la resolución del pleno del Congreso de los Diputados aprobada el 11 de mayo del 2017. No hay que darle más vueltas. Una mayoría parlamentaria ha decidido sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos y hay que respetar esa decisión.

En mi opinión hay dos razones obvias que justifican la exhumación: 1) Franco no fue un «caído por España» en la Guerra Civil y por tanto no pinta nada en ese lugar. 2) El Valle de los Caídos es un mausoleo único en Europa en claro homenaje al caudillo y a la dictadura franquista, algo que el resto de países europeos no acaban de comprender. Especialmente Alemania e Italia, que cerraron página de inmediato a su pasado fascista tras la II Guerra Mundial.

Afortunadamente a nuestros pequeños todo esto les resbala –seguirán cantando en los coles eso de 🎼 Franco, Franco, que tiene el culo blanco…– y nos resbalará definitivamente a casi todos cuando Franco por fin deje de estar en la agenda política.

###

Foto: Philippe Desmazes (AFP)


1 comentario

  1. Miguel López

    En mi opinión, Franco podría estar ahí hasta el fin de los tiempos. Se ganó el derecho a hacerlo tras haber masacrado a sus enemigos en una guerra como otra cualquiera. Una guerra más, aunque a ésta la tildemos de civil por lo incivil de su ámbito. No hubiera habido ninguna diferencia de haber sido Moscú el vencedor de tamaña infamia (baste para ello conocer siquiera someramente las atrocidades milicianas en el bando “rojo”, que no republicano)

    A diferencia de Alemania o Italia, cuyos fascistas dictadores murieron ajusticiados o acobardados, Franco murió en la cama con una notable aceptación por parte de los españoles, hijos de los que combatieron y murieron en la guerra… y obligados (o no) a olvidar aquella sangría a cambio de una notable mejora económica en apenas 30 años.

    Cierto que no fué gracias a Franco, sino a su pesar. No olvidemos que su estulticia como gobernante pasaba por una suerte de autarquía cabofurrielesca que fué un desastre desde el mismo inicio de su andadura. No fué, realmente, hasta que dejó el mando directo, que los técnicos del Opus impusieron algo de realismo, pragmatismo y liberalismo a la economía para que ésta comenzase a rodar.

    Bueno, eso y la ayuda americana a un país clave para sus intereses geoestratégicos, claro.

    Si, Franco fué un dictador sanguinario; el peor de cuantos ha dado la Europa occidental (a mucha distancia por detrás de auténticos matarifes como Stalin y ahí ahí con el gasero Hitler). Pero tras 40 años de distancia con la guerra que lo encumbró, había demasiada gente a favor del franquismo como para decir que era un regimen horrible y castrante. Era una dictablanda como la de Primo de Rivera. Y muchos de los que ahora claman al cielo contra el asesino… gozaron de buenas posiciones familiares en el tardofranquismo. Así que no sería mala idea que lavasen sus conciencias con sus propias acciones y dineros y no con el de los demás.

    En mi opinión, la inmensa mayoría de los españolitos de a pié simplemente “pasamos” de algo totalmente irrelevante hoy en día. No vemos El Valle como un monumento a nada que exista, no es una loa a algo que murió y no es, ni de lejos, algo perentorio. No desde luego con un 20% de paro, un golpe de estado en el norte, una deuda del 150%PIB o unas fronteras como un colador.

    No desde luego para prostituir el Decreto Ley ninguneando al Senado o al Parlamento.

    Me temo, en mi humilde opinión, que no es más que (otra) cortina de humo para tapar su absoltua ineficacia como gobernantes.

    Aunque lo cierto es que quizá debamos alegrarnos porque sea ésta una de las “urgentes reformas” que el partido más corrupto de nuestra democracia quería llevar a cabo. Finalizada ésta y alguna otra que ya tienen en cartera… tendrán que encararse con problemas reales y ejercer la gobernanza.

    Y entonces veremos. Y juzgaremos.

    [Reply]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *