En blanco ante el blanco

Sin categoría

Diez minutos ante el blanco del post vacío es suficiente tiempo para darte cuenta de que hoy aquí no habrá inocentada. La inspiración no aparece y no hay que darle más vueltas. En blanco ante el blanco. Antes era un post desnudo de palabras; ahora luce vestido de palabras desnudas, sin fundamento. Un juego de letras en busca de un sentido que no llega. El sinsentido, vamos. Así es esto de bloguear. Tantas veces adictivo hasta cuando no hay ideas. En el momento más inesperado surgirá un texto, un grito tecleado, un aplauso tipográfico o audiovisual. Quizá dentro de unas horas. O no. Quién sabe. Mientras no llega, mejor recoger. Vuelta al mundo real. Otro 28 de diciembre.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *