El vía crucis de Julius

Mundo real, Qué país, Solidaridad

 

Esta mañana volví a cruzarme con él. Lleva años deambulando por las calles coruñesas con su particular vía crucis, con su aflicción continuada. Arrastrando mucho silencio y suciedad. Es Julius, el indigente «invisible». Un serio problema que permanece, como permanece la imposibilidad de arreglarlo, según dicen los expertos… En unas semanas volverá el frío, también la dulce Navidad, y cada vez que veo a este alemán de mirada perdida pienso y repienso que en esta sociedad tan burrocratizada (con erre) algo falla espantosamente.

Actualización, jueves 23

La Voz de Galicia :: ¿Nada que hacer por Julius?


6 comentarios

  1. Este hombre es un actor más de esa espantosa obra llamada "El arte de mirar hacia otro lado"…

    [Reply]

  2. Este hombre es un actor más de esa espantosa obra llamada "El arte de mirar hacia otro lado"…

    [Reply]

  3. La sociedad somos todos, tu incluido. Menos hablar (o escribir) y más actuar.

    [Reply]

  4. La sociedad somos todos, tu incluido. Menos hablar (o escribir) y más actuar.

    [Reply]

  5. No creo que haya que echarle tanta culpa a la sociedad, a ver, es un hombre que voluntariamente ha decidido vivir de esa forma. Me consta, por lo que he leído por ahí, que se le ha ofrecido muchas veces acogerlo en albergues y lo ha rechazado.Lo único que quedaría sería evaluar su estado mental y, probablemente, internarlo. ¿Seríamos más humanos haciendo eso? sobre todo si no representa ningún peligro para él o para los demás.No es una estampa agradable de ver pero no es fácil ayudar a quien no quiere ser ayudado.¿Deberíamos haber encerrado a Man, el alemán de Camelle? También era un tipo raro, en taparrabos todo el año pegando unas piedras encima de otras.

    [Reply]

  6. No creo que haya que echarle tanta culpa a la sociedad, a ver, es un hombre que voluntariamente ha decidido vivir de esa forma. Me consta, por lo que he leído por ahí, que se le ha ofrecido muchas veces acogerlo en albergues y lo ha rechazado.Lo único que quedaría sería evaluar su estado mental y, probablemente, internarlo. ¿Seríamos más humanos haciendo eso? sobre todo si no representa ningún peligro para él o para los demás.No es una estampa agradable de ver pero no es fácil ayudar a quien no quiere ser ayudado.¿Deberíamos haber encerrado a Man, el alemán de Camelle? También era un tipo raro, en taparrabos todo el año pegando unas piedras encima de otras.

    [Reply]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *