El programa electoral ni te molestes en leerlo

Política, Qué país

02e88750

Azul, rojo, amarillo, negro, naranja, violeta, verde, marrón, fucsia… Tenemos el color que quieras. Por  un módico precio (tu voto) puedes elegir la papeleta que machaconamente te hemos aconsejado que votes en estos años que llevamos de campaña extraoficial. Venga, ánimo, que queda poquito y en un par de semanas exactas ya estaremos en plena jornada de reflexión. No lo dudes, solo nuestra opción es la única válida para sacar adelante un país que ya ni lo conoce ni Alfonso Guerra ni aquella madre que lo parió. No importa lo que haya cambiado España; tú vota, que ya nos encargamos nosotros del resto. El programa electoral ni te molestes en leerlo porque una buena parte nos la vamos a pasar por el arco del triunfo, el nuestro claro. Decimos en campaña que gobernaremos para todos los españoles, pero ni caso. Sabes bien que en cuanto trinquemos el poder nuestra suavidad ideológica ahora en campaña revirará hacia lo que realmente somos.

Enseñaremos los dientes antes de cumplir los 100 días de Gobierno. Se lo debemos a nuestros militantes. Ahora hablamos y hablamos de pactos, pero luego los aparcaremos, que al enemigo hay que darle collejas no agua. Haremos algún pacto por la violencia de género o por el cambio climático que quedan muy bien en esas fotos unánimes de portada. Las ruedas de prensa sin preguntas han sido una genial idea que hay que consolidar para callar a los periodistas de verdad. Menudos listillos.

Unilateralidad

También nos parece acertado llamar a consultas a todo el que se salga del guión bajo la amenaza de que le cerramos el grifo. Pandilla de disidentes. Con los agentes sociales buen rollito, les seguiremos untando bien y les dejaremos decir ante las cámaras que el empleo que se crea cada vez es más precario, que esto es una vergüenza y todo eso. En el resto de asuntos, unilateralidad, contundencia en las decisiones y a saco contra todo el que se ponga por delante. No debemos desaprovechar nuestro paso por Moncloa. Aunque hayamos dicho lo contrario, el Senado y las diputaciones ni tocarlas, que nuestra prejubilación política es sagrada. Eso de retirar las dietas y ayudas por sentarnos en nuestros escaños ni hablar. Trabajamos de lo lindo unos 6 meses al año dándole al botoncito. Esas pagas están fabulosamente así y así seguirán. Vamos hombre.

Este 20-D no lo dudes. Acude a votar y deposita en nosotros tu confianza. No seas ingenuo con lo que te cuenten y vótanos. Prepara ya tu papeleta en casa y ni se te ocurra ver otras en el colegio electoral. No entres en las cabinas y no hables con nadie. Vete directo y con paso firme hacia la urna. Tampoco te olvides del DNI. Tu futuro está en tus manos… bueno en las nuestras, pero eso es lo que nos dijeron que dijéramos.

——–

PD: De este post no se salva ningún partido político actual. Que cada uno lo entienda según le convenga, como hacemos siempre.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *