El placer de rectificar

España

Ayer por la tarde borré el primer post desde que puse en marcha este blog. Lo borré porque no era cierto. Caí en una trampa –vía e-mail– en donde se aseguraba que la página web Blacke era una versión del buscador Google con fondo negro para ahorrar energía eléctrica. Ya sabéis, por aquello del manido cambio climático. Durante una hora estuvo publicado y pronto sucedieron cosas que considero importantes. Primero recibí una llamada telefónica de Xotengo, un amigo blogger, que me advertía de que sospechaba que eso era falso y que investigase el asunto. Que olía raro. Cuando conecté con el blog, otro internauta, Javier Freire, ya me advertía lo siguiente en un comentario: «Siento decirte que esta noticia es falsa. Primero, Backle no es de Google, es de Heap Media, tal como se puede ver en el copyright. Y segundo, lo que dicen que se ahorraría “podría ser” cierto para los monitores antiguos, no para los TFT».

Mensaje recibido. En ese momento, como no tenía tiempo, decidí borrar inmediatamente la entrada, porque toda ella era un bulo. Luego comprobé que todo obedecía a una excelente campaña de márketing viral (de hecho, es uno de los sitios web más visitados en estos momentos). O sea, falsa. Un pongo y quito muy interactivo. Dos avisos fundamentales que confirman la importancia de vosotros, los lectores, como grandes vigilantes de lo que se publica en Internet. Lo agradecí mucho porque una de las patas de la auténtica conversación es saber rectificar a tiempo. Así que gracias por estar ahí y no pasarme ni una.


1 comentario

  1. Es lo bueno de la blogosfera, sabes que siempre hay alguien al otro lado que te vigila, sin que ese alguien tenga necesariamente que ser Dios.Una rectificación en miles de artículos. Yo no voy a contar aquí las que he tenido que hacer para aprender en mi blog. Eso si, las rectificaciones lo único que dan es credibilidad.

    [Reply]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *