Cuando el hombre come hombre

España

Eso de que «perro no come perro» no es aplicable al ser humano. Nos definen como un animal social y últimamente somos más animales que sociales. Basta con echar un vistazo a las ventanas informativas que nos rodean. Guerras, terrorismo, violaciones, asesinatos, malos tratos físicos y psicológicos, vejaciones, esclavismo, etc, etc, etc. ¿Es el mundo que está más loco? ¿O será que hoy lo sabemos todo de todos, que estamos más informados? Me tranquiliza pensar que es esto último, que la Humanidad siempre fue así de desquiciada e injusta. Pero lo que veo hoy no me consuela lo más mínimo. Observo que caminamos hacia atrás, que rezuma el odio, la violencia y el desprecio. En defensa de pequeñas ideas a veces el hombre come hombre y parece que disfruta con ello. Es cuando mastica su rencor para escupir odio. Pasamos de la dulzura, inocencia e ingenuidad de un bebé al estado agitado del viejo guerrero encabronado con la vida y consigo mismo. Dándole vueltas al yo y sólo yo. Es cuando nos hacemos inconsecuentes y desmedidos. Insoportables, en definitiva.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *