La Voz de Galicia
Premio Best of the Blogs 2006

Categoría: Reflexionando

La alocada lista del mundo al revés

Mundo real, Reflexionando

La alocada lista del mundo al revés

De locos este mundo al revés. Ni haciendo el pino consigues verlo. Mucho menos entenderlo. Servidores públicos que se llevan dinero público. Vigilantes del buen hacer que no vigilan ni dan ejemplo. Fiscales Anticorrupción, expresidentes o empresarios con cuentas en paraísos fiscales. Corruptos gobernando con todas las manos en el fuego. Policías que trafican y atracan. Religiosos pederastas. Instituciones que anteponen el interés okupa al interés general. Bancos hundidos en la avaricia que engañan hasta a sus propios empleados. Gobiernos que regalan amnistía fiscal a los defraudadores VIP. Oposición que hace oposición a la oposición. Cúpulas de partidos que revientan su propio partido. Nacionalistas que dejan de gritar su nacionalismo cuando recaudan a mansalva del “Estado opresor”. Deportistas que gritan su antideportividad en todos los escenarios. Medios que olvidan que lo suyo es informar, no dinamitar. Fiscales que no fiscalizan. Poder Judicial teledirigido por el Poder Ejecutivo. “Defensores de la libertad” que no respetan la libertad de creencias o de opinión. Listillos que confunden libertad de expresión con libertad de agresión. Tolerantes de pacotilla que no toleran al que piense contrario. Políticos que no saben hacer política. Mediocres con escaño incapaces de hacer poco más que darle al botoncito asignado. Gestores desastrosos que lo abandonan todo como ratas cobrando millonarias indemnizaciones. Consejos de administración con gente que no sabe de qué va la empresa. Don nadies expertos en el trinque y las puertas giratorias. Desunión Europea. Brexit e independentismos porque somos superiores. Irracionales presidentes de EE.UU. y Rusia hermanados en su populismo y su absurdismo. Relaciones internacionales hackeadas. Mandatarios que espían a mandatarios. Lobos solitarios que disparan el pánico de un continente. Violencia y agresividad elevadas al cubo. Continentes que no se ponen de acuerdo. Acuerdos climáticos globales que desprecio y me salto porque yo lo valgo. El dieselgate. El kafkiano impuesto al sol…

La alocada lista del mundo al revés es interminable, insoportable, infumable y detestable. Lo bueno de todo esto es que después de tocar fondo sólo hay una opción: nadar fuerte hacia arriba en busca de oxígeno, luz, vida y sonrisas. Que llegue ya ese día.

Herir

Mundo real, Reflexionando

Herir

Si algo nos caracteriza masivamente a los españoles es la rastrera habilidad que tenemos para herir al contrario a todas horas. Ya sea en el bar, en la redacción, en la oficina, en la peluquería, en el estadio, en la tertulia, en la mesa familiar, en la calle o en donde sea, siempre estamos a la caza y captura de personas a las que herir, a las que criticar sin dar la cara, a las que apuñalar por la espalda. Un defecto mezquino que afecta por igual a personas de izquierdas, de derechas, de centro, progresistas, liberales, católicos, ateos, mormones, heterosexuales, homosexuales, transexuales, fascistas, antifascistas, capitalistas, antisistema, anarquistas… Da igual la etiqueta o ideología que pongamos. El caso es que cada día vemos preocupantes ejemplos de falta de respeto hacia el que piense, haga o respire diferente. Un desprecio escupido con inmensa vulgaridad o vestido con la falsa elegancia que caracteriza al cínico, al mezquino, a la mala persona.

😡 Mala baba

Lo fácil es herir y destruir. Lo difícil es aportar y construir. En nuestro país perdemos soberanamente el tiempo en descalificar, señalar y despreciar. Un mal ejemplo para futuras generaciones que se hace especialmente sangrante cuando soltamos nuestra mala baba en medios y redes sociales a todo trapo y para todos los públicos. Pena penita quema.

 

Bad – U2

Suelo otoñal

Reflexionando

img_5152@nafuente – Instagram

Este suelo otoñal parece que no dice nada pero lo dice todo. Es fiel reflejo de la vida misma si te paras a observarlo.

Colores. Grises. Negros. Hojas verdes y hojarasca. Unas hojas que acarician y otras que rascan. Plenitud y caducidad. Humedad y sequedad. Vida y muerte de la vida. Infinidad de rutas de ida y vuelta. Surcos rectos y perpendiculares, como trincheras. Atajos y largas distancias. Por las ramas y por los suelos. Viento y quietud. Tempestad y calma. Ruido y silencio. Frío que corta labios y palabras.

Alguien barrerá esto y volverá a pintarse de otoño la acera mañana mismo. Con la misma terquedad otoñal año tras año. Porque todo vive y caduca. Todo vuelve. Todo pasa factura y todo se remonta. Todo.

Huele a otoño, inventado para alfombrar nuestras calles y para que, por momentos, escuchemos cómo habla el suelo que pisoteamos el resto del año sin mirarlo.

 

Autumn – 100 Elephants

Reilusionarse

Reflexionando

kkk

Si ilusionarse es «sentir ilusión por algo, especialmente cuando se tiene la esperanza de que puede suceder o de que se puede conseguir»… supongo que reilusionarse es volver a sentir ilusión por algo, especialmente cuando se tiene la esperanza de que puede volver a suceder o conseguirse…

En esas estamos tantos, en el re. Según el DRAE significa repetición (reconstruir), detrás de (recámara), denota intensificación (recargar) o indica oposición, resistencia o negación (rechazar, repugnar, reprobar). Me quedo con reilusionarse y reconstruir porque son palabras motrices, empujan hacia delante, mueven todo y conllevan aire fresco. Tan necesario.

——–

PD: Un excompañero de trabajo, ahora remontando su vida en EE.UU., me comentó hace unas horas que cada vez que regresa a España le duele ver en la calle caras largas, gente cabizbaja y falta de chispa en las miradas. A quién no.

Borreguismo

Mundo real, Reflexionando

OOO

La Real Academia Española lo deja bien claro: “Actitud de quien, sin criterio propio, se deja llevar por las opiniones ajenas”. Así define el borreguismo, ese cáncer del no pensar las cosas. No hace falta levantar mucho la cabeza para verlo y padecerlo. Esas facultades que votan en bloque contra o a favor de un candidato a rector. Esos departamentos de empresa que al unísonono siguen al dedillo el pensamiento único de su jefe. Esos forofos que defienden a su amado y corrupto líder, a grito pelado si hace falta, ya sea en un partido político o en una institución. Esos militantes que militan como borregos sin cuestionar absolutamente nada. Esos periodistas que se pliegan y se posicionan públicamente al sol que más calienta saltándose el principio básico de buscar la verdad. Esos tertulianos que siempre tiran a defender al que los puso ahí. Esos tuiteros que no ponen ni un pero a los suyos y siempre se lanzan a la yugular del contrario. Esos que no saben de nada y no dudan nunca de nada. Esos que sin criterio propio se suman al carro de los vencedores aunque estos cambien cada dos por tres. Esos demócratas que desprecian al partido que no respira como ellos. Esos que señalan porque el dedo del que manda señala. Esos trolls que se esconden en avatares falsos y que salen como borregos cada día en busca de gente a la que herir. Esos que etiquetan porque la mayoría etiqueta…

Maldito borreguismo que todo lo invade. Con lo interesante y aleccionador que es cambiar de opinión, pensar, rectificar, escuchar, valorar, repensar, descubrir, curiosear, dudar y, sobre todo, beber de todas las fuentes.