Categoría: Mundo real

La alocada lista del mundo al revés

Mundo real, Reflexionando

La alocada lista del mundo al revés

De locos este mundo al revés. Ni haciendo el pino consigues verlo. Mucho menos entenderlo. Servidores públicos que se llevan dinero público. Vigilantes del buen hacer que no vigilan ni dan ejemplo. Fiscales Anticorrupción, expresidentes o empresarios con cuentas en paraísos fiscales. Corruptos gobernando con todas las manos en el fuego. Policías que trafican y atracan. Religiosos pederastas. Instituciones que anteponen el interés okupa al interés general. Bancos hundidos en la avaricia que engañan hasta a sus propios empleados. Gobiernos que regalan amnistía fiscal a los defraudadores VIP. Oposición que hace oposición a la oposición. Cúpulas de partidos que revientan su propio partido. Nacionalistas que dejan de gritar su nacionalismo cuando recaudan a mansalva del “Estado opresor”. Deportistas que gritan su antideportividad en todos los escenarios. Medios que olvidan que lo suyo es informar, no dinamitar. Fiscales que no fiscalizan. Poder Judicial teledirigido por el Poder Ejecutivo. “Defensores de la libertad” que no respetan la libertad de creencias o de opinión. Listillos que confunden libertad de expresión con libertad de agresión. Tolerantes de pacotilla que no toleran al que piense contrario. Políticos que no saben hacer política. Mediocres con escaño incapaces de hacer poco más que darle al botoncito asignado. Gestores desastrosos que lo abandonan todo como ratas cobrando millonarias indemnizaciones. Consejos de administración con gente que no sabe de qué va la empresa. Don nadies expertos en el trinque y las puertas giratorias. Desunión Europea. Brexit e independentismos porque somos superiores. Irracionales presidentes de EE.UU. y Rusia hermanados en su populismo y su absurdismo. Relaciones internacionales hackeadas. Mandatarios que espían a mandatarios. Lobos solitarios que disparan el pánico de un continente. Violencia y agresividad elevadas al cubo. Continentes que no se ponen de acuerdo. Acuerdos climáticos globales que desprecio y me salto porque yo lo valgo. El dieselgate. El kafkiano impuesto al sol…

La alocada lista del mundo al revés es interminable, insoportable, infumable y detestable. Lo bueno de todo esto es que después de tocar fondo sólo hay una opción: nadar fuerte hacia arriba en busca de oxígeno, luz, vida y sonrisas. Que llegue ya ese día.

Herir

Mundo real, Reflexionando

Herir

Si algo nos caracteriza masivamente a los españoles es la rastrera habilidad que tenemos para herir al contrario a todas horas. Ya sea en el bar, en la redacción, en la oficina, en la peluquería, en el estadio, en la tertulia, en la mesa familiar, en la calle o en donde sea, siempre estamos a la caza y captura de personas a las que herir, a las que criticar sin dar la cara, a las que apuñalar por la espalda. Un defecto mezquino que afecta por igual a personas de izquierdas, de derechas, de centro, progresistas, liberales, católicos, ateos, mormones, heterosexuales, homosexuales, transexuales, fascistas, antifascistas, capitalistas, antisistema, anarquistas… Da igual la etiqueta o ideología que pongamos. El caso es que cada día vemos preocupantes ejemplos de falta de respeto hacia el que piense, haga o respire diferente. Un desprecio escupido con inmensa vulgaridad o vestido con la falsa elegancia que caracteriza al cínico, al mezquino, a la mala persona.

😡 Mala baba

Lo fácil es herir y destruir. Lo difícil es aportar y construir. En nuestro país perdemos soberanamente el tiempo en descalificar, señalar y despreciar. Un mal ejemplo para futuras generaciones que se hace especialmente sangrante cuando soltamos nuestra mala baba en medios y redes sociales a todo trapo y para todos los públicos. Pena penita quema.

 

Bad – U2

Los amos y amas de casa más felices

Educación, Infancia, Mundo real

Los amos y amas de casa más felices

En la misma semana en la que nos planteamos en casa poner una serie de tareas para que nuestros dos hijos (de 9 y casi 11 años) nos ayuden en el día a día, descubro el estupendo proyecto educativo Pequeños Amos de Casa. Ana Sancho, madre de dos hijos, enseña a niños y adolescentes valores como la corresponsabilidad, el respeto, la igualdad de género y el trabajo en equipo a través de las tareas de hogar.

Experiencia real en la que todos ganan

Aparte de los 22 tutoriales colgados por ahora en su canal de YouTube, Ana desarrolla una experiencia real con los niños y adolescentes en el Hostal Acuarela de Burgos, poniendo en práctica lo que ven en los vídeos. Antes de pasar a la acción, cada equipo se encarga de ensuciar las habitaciones del resto. Después de un duro trabajo tienen muy claro lo que les dirán a sus padres cuando lleguen a casa: «Os quiero ayudar». Es un juego colaborativo en el que no hay premios porque todos ganan. Este vídeo habla por sí solo:

Ana Sancho se entusiasma al contármelo:

«La respuesta de los niños es increíble. Se involucran con alegría y se sienten felices de formar parte del “equipo” familiar. Son el motor del hogar, ellos hacen que los padres cambien y permitan que colaboren todos en casa, independientemente de que se haga o no como uno desea, más lento o más rápido… Lo positivo es que se hace y todos participan: papá, mamá e hijos. La idea me surgió observando el día a día. Soy madre de dos niños de 10 y 9 años (Nicolás y Sebastián) y en el terreno de la igualdad veo que no se avanza al mismo ritmo que en otros asuntos de la vida. Nos preocupamos mucho de formar en lo académico a nuestros hijos y a veces olvidamos centrarnos en la importancia de lo cotidiano y en fomentar su lado más humano y resolutivo para la vida. Es sembrar para luego recoger».

Pues claro que el que siembra recoge. Gracias Ana por tu estupenda iniciativa educativa por un mundo mejor. Punto final a un post digno de ser compartido.

Millennials

Comunicación, Mundo real, Tecnología

Millennials

Me llega por WhatsApp, la red social por excelencia en los móviles, este interesante vídeo en el que el experto en liderazgo Simon Sinek da su visión sobre el comportamiento de buena parte de los “millennials”. Compensa verlo para reflexionar, entre otras cosas, sobre la autoestima de esa generación teóricamente tan preparada, su ansia por las recompensas instantáneas, sus impaciencias vitales o esa preocupante adicción al móvil que está erosionando la conversación de tú a tú y que afecta no sólo a los jóvenes de cada casa.

También reflexiona sobre el ambiente infoxicado que les/nos ha tocado vivir y la excesiva dependencia de las redes sociales. Que comparta este vídeo no significa que esté de acuerdo al 100% con lo que dice Sinek. Busca un hueco de 15 minutos y dale al play: