La Voz de Galicia
11 años de blog

Categoría: Mundo real

Hoy nos lo hemos pasado muy bien

Infancia, Mundo real

Hoy nos lo hemos pasado muy bien

No hay mejor forma de despedir el día que escuchar a tus hijos antes de dormir: hoy nos lo hemos pasado muy bien. Al unísono, sin segundas intenciones y con esa sinceridad aplastante de dos homiños de 8 y 10 años para quienes su madre y su padre aún son el centro del universo. Hoy nos lo hemos pasado muy bien nada tiene que ver con el dinero, ni con la tecnología, ni con los caprichos, ni siquiera con los mimos rebuscados. En absoluto. Tiene que ver con el cariño mutuo, con el afecto, con los besos y abrazos, con el estar estando, con el sonreír y jugar con ellos, con hablarles y, sobre todo, escucharles. También con la disciplina, hacerles pensar y poner las cosas en su sitio, que en el fondo les encanta. Hoy nos lo hemos pasado muy bien es un piropazo inigualable que justifica el trabajo más agotador, intenso y fructífero del mundo: ser padres en permanencia, no en apariencia. 

Buenas noches. 

No a la mujer florero

Galicia, Mundo real

No a la mujer florero

Espacio Coruña lanza hoy el vídeo «Yo no soy esa» con motivo del Día Internacional de la Mujer que se celebra el próximo 8 de marzo. Ha contado con el apoyo y la colaboración desinteresada de Susana Seivane, Rosa Cedrón, Isabel Blanco, Yolanda Castaño, un equipo femenino de rugby, un equipo de natación sincronizada y diversas coruñesas de diferentes profesiones. El videoclip, cuyo hilo conductor es la canción interpretada por Mari Trini «Yo no soy esa», reivindica el papel de la mujer en la sociedad actual y da un claro portazo al caduco estereotipo de la mujer florero:

20 dedos improvisando

Curiosidades, Mundo real

El catalán Gerard Pla Daró y el argelino Nassim Zaouche no se conocían. Coincidieron en una estación de París y el destino les unió ante uno de esos pianos solitarios de la campaña “A vous de jouer” (Te toca a ti). El primero empezó a teclear de oído la pieza “Una mattina” de Ludovico Einaudi. El segundo se le acercó por detrás y ante la fascinación silenciosa de los presentes se sumó a la fiesta sin pedir permiso. Pronto esos 20 dedos empezaron a jugar con la melodía, la improvisación y el divertimento de hacer algo inimaginable segundos antes. Una buena prueba de que tocar de oído en la vida no impide que un desconocido te pueda ayudar y divertir sin pedir absolutamente nada a cambio.

Boquiabierto

Aprovechando esta fabulosa campaña de pianos solitarios en busca de dedos magistrales, ahí va otro ejemplo de virtuosismo anónimo callejero.