Categoría: Medio ambiente

Arden los montes y los micrófonos

Galicia, Medio ambiente, Mundo real, Política, Qué país

20130914-002110.jpg

Arde Galicia. Otro verano más. Montes arrasados e ilusiones calcinadas en decenas de localidades y aldeas. Asistimos atónitos a la devastación del emblemático monte Pindo, famoso por sus vistas y por el bello final de etapa de La Vuelta 2012. En el momento de escribir esto sigue rodeado de fuego. Fuego asesino que nadie explica y resuelve. Llevamos decenios con esta lacra suicida que destroza una de las tierras más verdes de Europa, una tierra quemada por la absurdez y dejadez humana. Arden los montes y los micrófonos. Tanta mecha incendiaria provoca que el gobernante minimize y el opositor amplifique un problema al rojo vivo. Da igual el partido que gobierne, porque ante este tema nadie, absolutamente nadie, ha sido eficaz. Los fuegos hay que combatirlos en invierno, con estrategias y políticas forestales comprometidas y consensuadas. Combatirlo en verano es demasiado tarde. Y si encima recortamos en medios de extinción tenemos la brasa perfecta debajo de nuestros pies.

Hurra por los equipos y vecinos que se están dejando la piel para apagar tanto fuego asesino. Hurra por su valentía, esfuerzo y anonimato. Y suspenso absoluto al oportunismo de muchos políticos que se alimentan de protagonismo mediático, que acusan al de enfrente en lugar de unir fuerzas para poner freno a esta infamia medioambiental que nos desnuda ante el mundo.

20130914-001618.jpgFotos: José Manuel Casal y Alberto López (La Voz de Galicia)

20130914-004339.jpg

El grano marrano

Internacional, Medio ambiente

038 1 .jpg 2362×1571

El ansiado Protocolo de Kioto entra hoy en vigor. El mayor acuerdo internacional sobre medio ambiente obliga a 30 países industrializados a reducir sus emisiones contaminantes, que están causando el cambio climático. Aunque los objetivos fijados son muy raquíticos (que en el 2012 se reduzcan un 5,2% los gases de efecto invernadero con respecto a 1990), es un compromiso histórico que cuenta con el apoyo de 141 países firmantes. Pero, como todo en la vida, hay alguna excepción. En este caso, un grano muy marrano. El flamante presidente de los Estados Unidos de América, George W. Bush, se retiró del Protocolo de Kioto en el 2001 argumentando que es, agárrense, «poco realista y sin fundamentos científicos». El mandatario del país que más ensucia el planeta (emite el 36% de los gases contaminantes entre los países ricos) sigue ignorando al resto de los mortales. Va a lo suyo con una política ciega y errante, bajo la batuta del rey dinero. Todo un cowboy verdugo del clima, y de la paz. ¿Hasta cuándo?