Categoría: Internet

Los imbéciles de Internet

Internet, Redes sociales

Los imbéciles de Internet

Lo que antes pasaba con los blogs, ahora sucede de forma exagerada en Facebook, Twitter, WhatsApp, Instagram y demás plataformas para compartir contenidos. Me refiero a esos impresentables que despotrican contra todo y todos, que muestran sistemáticamente actitudes negativas u hostiles ante cualquier asunto, odiadores que revientan posts, fotos o vídeos con comentarios duros que hacen mucho daño. Los entendidos los diferencian entre trolls (que atacan por atacar sin sentir realmente lo que dicen) y haters (que atacan duro y realmente se creen sus exabruptos). Yo huyo de anglicismos (ya está bien) y los defino como los imbéciles de Internet. Anoche ví un vídeo de un youtuber español que hace un gran trabajo probando coches en el que estallaba contra los que le atacan constantemente en los comentarios haga lo que haga o diga lo que diga. El vídeo, que desafortunadamente lo ha retirado, no tenía desperdicio porque era la pieza más sincera que había hecho hasta ahora. Su estallido emocional demuestra que no estamos ante algo pasajero o anecdótico. Vivimos un cáncer en la Red que desanima a muchos creadores de contenidos, que se dejan la piel a cambio de nada o de muy poco. De hecho ese vídeo ha motivado este post, que ya tardaba en escribirlo.

Si vienes a atacar y a insultar, vete de aquí

El imbécil puro y duro es alguien poco inteligente o que se comporta con poca inteligencia. Y de imbéciles con avatares falsos la Red está llena. A esa gente que ataca permanentemente le digo… No sigas cuentas, páginas o medios que no te gustan. No seas masoca. Si vienes a criticar con argumentos, bienvenido. Si vienes a atacar y a insultar, vete de aquí. Lárgate ya. Una pena no poder enlazar con ese vídeo porque resumía muchas cosas que vivo a diario desde hace muchos años, con toneladas de paciencia y muchas mordeduras de lengua. Siempre recomendaré no entrar al trapo a estos odiadores digitales, de hecho nunca lo hago, porque su deseo es contestar atacando con más dureza. Reventar conversaciones estupendas con gente normal que da la cara y discrepa educadamente. Que les den a los imbéciles de Internet. Ya sé que sólo merecen nuestro silencio, pero qué a gusto me quedo hoy mandándolos a la mierda.

Sí, a la mierda.

###

LHD :: No a los perfiles falsos

 

Pon orden y concierto en tu web y tus redes sociales

Economía, Internet, Redes sociales

Pon orden y concierto en tu web y tus redes sociales

Que hay que actualizar la web y Facebook y Twitter, también Instagram; que hay que contestar a la gente en redes sociales; que hay que publicar la promoción del mes; que hay que programar y segmentar contenidos para el fin de semana; que hay que meter más fotos del nuevo producto; que no sé cómo colgar este vídeo; que hay que compartir este post ya publicado; que hay que ir pensando en el siguiente concurso para captar más seguidores; que hay que hacer una nota de prensa para la presentación de la próxima semana; que el dueño quiere una entrevista; que el gerente insiste en empezar a pensar en un rediseño del logo y la web… Cada vez cobra más fuerza la figura del responsable de comunicación y redes en la pequeña y mediana empresa. Sus principales funciones son poner orden y concierto en tu web y tus redes sociales, marcar la estrategia digital a seguir e implicar a todos los departamentos en ese cometido.

Acelerada y cambiante realidad

La acelerada y cambiante realidad que nos ha tocado vivir confirma que bastantes empresas tienen que ponerse ya las pilas para impulsar y mejorar su presencia en Internet. Cae de cajón que muchos clientes ya llegan a los productos a través de dispositivos móviles (smartphones y tabletas) y si el acceso, la velocidad de carga de tu web o la información que ofreces no les resulta agradable a la vista se darán media vuelta sin pensárselo. Eso significa perder un cliente en cuestión de segundos.

Ser más visibles y ágiles

Lo ideal es que el responsable de comunicación y redes se integre en tu plantilla, conozca a fondo la empresa y desde abajo comienze a diseñar la estrategia comunicativa ideal para tu mercado y tus circunstancias, en sintonía con los responsables financieros, de marketing y de ventas. Todo está cambiando a marchas forzadas y por ello las pymes tienen que ser más visibles y ágiles para las nuevas generaciones de clientes, esos cuyo principal cuarto de estar es digital, esos que a golpe de clic te alaban o ignoran. Así de simple, duro y actual.

La gran adicción que nos engancha a casi todos

Internet, Mundo real, Redes sociales

La gran adicción que nos engancha a casi todos

A través de Twitter llego a este interesante vídeo que invita a reflexionar sobre nuestra gran adicción a los móviles y a Internet…

Después de verlo, ¿te identificas con esto o todo lo contrario? ¿Lo consideras realista o tremendista? ¿Crees que estás enganchado a la gran “droga” de la Red de redes? Si es así, ¿has tomado alguna medida a nivel personal?

Escribí aquí hace 12 años (cuando no existía ni Facebook, ni Twitter, ni YouTube, ni Instagram, ni WhatsApp, etc) sobre la necesidad de autoimponerse una dieta informativa para no salirse de madre y saturarse. Quizá por eso hoy en día sobrevuelo 83 cuentas en Twitter, sólo sigo en Facebook a gente que conozco personalmente y le echo un ojo de vez en cuando a un puñado de blogs.

No a los perfiles falsos

Internet, Redes sociales

No a los perfiles falsos

Las burradas que se publican constantemente en redes sociales confirman que es necesario mejorarlas para que no se admitan perfiles falsos y aplicar mano dura contra los pirómanos digitales que confunden libertad de expresión con libertad de agresión. Preocupa que personas bien formadas y educadas provoquen incendios en todas las redes sociales en las que están por el simple hecho de herir sin dejar rastro, de tirar piedras y esconder la mano. Si hay lío, muchos cierran su cuenta y montan otra nueva con un perfil falso. La buena educación ya no vale para estos casos porque sencillamente la aparcan gracias a ese anonimato y esa obsesión por hacer daño. Cuánto cobarde y miserable.

Identidad digital asociada a un DNI

Es un tema viejo y muchos ya apuntamos desde hace tiempo que hay que luchar por una identidad digital única asociada a un DNI con la libertad de poner el nombre o avatar que quieras. Que Facebook, Twitter, Google+, Instagram, etc, se pongan de acuerdo y sólo den acceso a identidades digitales únicas y verificadas. Es querer hacerlo, nada más. La clave es que cualquiera pueda ser detectado rápidamente cuando escupa una salvajada en Internet y asuma así las consecuencias. Eso hará que la gran mayoría de incendiarios se piensen un poco lo que escriben, que no viene mal.

Pirómanos digitales

Si seguimos así, si no se hace nada, los pirómanos digitales matarán poco a poco las redes sociales, tan contaminadas, cuestionadas y noticiosas hoy en día. Ejemplos de excesos y agresiones verbales hay, por desgracia, a patadas… Y nunca mejor dicho lo de patadas.

Test Resizer

Blogosfera, Internet, La Huella Digital

Test Resizer

Google acaba de presentar Resizer, una nueva herramienta para verificar si el diseño de tu blog o web se adapta correctamente a todos los dispositivos, tanto de sobremesa como móviles. Resizer es totalmente interactiva y enseña en tiempo real el aspecto que presenta una URL en un ordenador, una tablet o un smartphone. La Huella Digital supera sin problemas el test Resizer gracias a su nuevo diseño 100% “first mobile”. El siguiente gráfico de StatCounter confirma que cada vez cobra más fuerza el acceso a este blog desde dispositivos móviles:

OOO

 

 

Llega la semana #iRedes 2016

Internet, iRedes, Redes sociales

Este año no puedo acudir a mi cita casi anual en Burgos (la agitada actualidad política manda). Desde aquí lanzo un mensaje de apoyo a todo el equipo organizador del VI Congreso Iberoamericano de Redes Sociales. Lo seguiré on line y el jueves colgaré en el blog el streaming y el programa. Este es el vídeo de presentación de #iRedes 2016:

Entrevista a Javier Errea

Comunicación, Entrevistas, Internet, Medios, Periodismo

Entrevista a Javier Errea

«El periodismo está muy por encima de tanto gurú, tanta moda… y de los propios periodistas»

El periodista y consultor Javier Errea presenta el 17 de diciembre su primer libro El diario o la vida en el que anuncia una «defensa a tiros de los periódicos y el periodismo». Su estreno editorial es una selección con las mejores entradas de los cinco años del blog Erreadas, reunidas en 300 páginas. Otra bitácora convertida en libro. Presidente del Capítulo Español de la Society for News Design (SND) y autor del diseño y rediseño de numerosas publicaciones europeas y americanas, por los que ha recibido gran cantidad de premios, habla claro en esta entrevista en La Huella Digital sobre el presente y el futuro del periodismo, una «función social imprescindible».

CVnz0_iUYAAihS6– Tu primer libro viene a confirmar que, no sólo no han muerto los blogs, sino que el periodismo está más vivo que nunca…
– No sabía que los blogs se habían muerto, o que se decía que habían muerto. ¿Sabes? Me hace gracia tanto pronóstico, sobre todo tanto pronóstico catastrofista. Que si los diarios impresos desaparecerán en 2020 o 2030 o lo que sea, que si los blogs ya no se llevan, que si el periodismo… Hay una necesidad frenética de estar a la última. De demostrar que estamos a la última, enterados. Y si no estás a la última estás muerto. No, ante este tipo de planteamientos me planto. El libro, modestamente, invita a muchos a plantarse de la misma forma. ¿Cómo va a estar muerto el periodismo? ¿A quién se le ha ocurrido semejante bobada? El periodismo está muy por encima de tanto gurú, tanta moda… y de los propios periodistas. Es una función social imprescindible que, de una u otra manera, no se va a dejar de practicar nunca.

– Se divaga mucho sobre el modelo de negocio de los diarios y apenas se debate sobre el modelo de contenidos. ¿Por qué?
– Porque lo difícil son los contenidos. Uno contrata consultores que te dicen cómo debe ser una sala de redacción. O que te rediseñan el periódico, impreso o digital. O que incluso proponen una estructura de secciones más o menos original. Pero los consultores rara vez se meten a trabajar en los contenidos porque los contenidos no responden a una receta ni a una fórmula mágica. Los contenidos, la manera de contar las historias, no es algo que pueda resolver un consultor en visita de médicos. Además, a los propietarios de los medios no les interesa el modelo de contenidos sino monetizar, como se dice ahora, lo que sea y a toda prisa. Hablar de contenidos es para ellos como hablar del sexo de los ángeles. Lo mismo que hablar de calidad. Sienten que es algo etéreo, inasible. Estúpido incluso de puro romántico. Y no se dan cuenta de que precisamente en los contenidos está la única oportunidad de rentabilidad y supervivencia a medio y largo plazo. Es cuestión de convicción: ¿te gusta o no te gusta este oficio? Si no te gusta, si no sientes pasión por él, vete a otra parte. Sobran mercadólogos y contadores (de euros), faltan contadores de historias.

– ¿Cuál es el principal defecto del periodismo actual?
– Creo que ya lo he adelantado en mi respuesta anterior. El principal defecto del periodismo actual es la falta de convicción, que es lo mismo que decir la falta de vocación. Corre por los pasillos de las redacciones una especie de frialdad que estremece. Los periodistas han dejado de ser el corazón de las empresas periodísticas; en el corazón de estas empresas, de los diarios, están ahora administradores, mercadólogos, ingenieros informáticos… Gente que no siente este oficio, a la que no le interesa un comino. Personas dispuestas a renunciar a lo más sagrado con tal de sacar un rendimiento inmediato. Nos falta radicalidad. El periodismo es radical o no es periodismo. También añadiría otro déficit, si me lo permites: la esquizofrenia. Se quiere llegar a todo y a más con los mismos o con menos recursos. Se quiere estar en misa y repicando. Se quiere dar la noticia el primero, dar la alerta en redes, escribir un adelanto para la web y, además, aportar valor añadido al día siguiente en la edición impresa. Así sólo salen engendros. La calidad es imposible con el modelo periodístico que se impone, o que nos quieren imponer.

– ¿Y la principal virtud?
– No lo sé. Lo digo con tristeza. Hay quien dice que las generaciones actuales están mucho mejor formadas que las anteriores. Yo lo dudo. Puede que técnicamente lo estén, pero es que el secreto de las cosas, el de la vida, casi nunca está en lo técnico. Es una mirada pesimista sobre el periodismo, lo reconozco, que además contradice mi proverbial optimismo. Porque siempre me he negado a aceptar los pronósticos, y no precisamente desde una mirada romántica ni ingenua.

– Ante los retos que vive la prensa actual ¿qué les aconsejarías a los grandes directivos de la prensa española?
– Que se olviden de la máquina de hacer billetes. Que se den cuenta de que este oficio nunca estuvo entre lo más rentables, salvo quizá durante la última época antes de la crisis. Que no van a volver a ganar nunca ese dineral. Que este oficio va de otra cosa. Y, desde luego, que se olviden de los aires de grandeza que los ha llevado, en muchos casos, a la ruina. Que vuelvan a buscar en el corazón verdadero del oficio y que confíen en los profesionales honestos y auténticos. Que sepan que por ahí hay espacio, oportunidades, tal vez las únicas. Que no hagan tanto caso a lo que se dice en los congresos de la WAN, que se olviden de varitas mágicas. Que no estén todo el día mirando a derecha e izquierda a ver qué hacen los demás. ¡Ah! Y que de una vez caigan en la cuenta de que Facebook y Google son el enemigo mortal, jamás un aliado. Siento vergüenza cuando veo a los directivos de grandes grupos echarse en brazos de estos gigantes tecnológicos y además ‘vender’ la idea de que los controlan.

– ¿Y a las plantillas de esos medios?
– Son colegas, me da cierto pudor… Preguntarse si de verdad es esto lo que quieren hacer, lo que les gusta. Y formarse, no acomodarse. Buscar la calle y a la gente siempre. Enamorarse de cada historia. Levantarse de la mesa. Salir al encuentro. Escuchar. Tener curiosidad. Luchar contra el escepticismo. Escribir como los ángeles. ¡Qué sé yo!

– En tu libro abogas por «una defensa a tiros de los periódicos y el periodismo». ¿Crees que esta sociedad hiperconectada realmente valora el buen periodismo?
– Estoy convencido. Esta sociedad está hiperconectada relativamente. Hiperconectada… ¿a qué? No, desde luego, a las historias que merecen la pena. Hiperconectada, pero a millones de tonterías que uno encuentra en YouTube y que comparte con los demás por WhatsApp o Facebook. Estamos hablando de periodismo, no de entretenimiento. No podemos pretender competir con YouTube y Facebook porque perderemos siempre, si lo único que nos interesa es el volumen de audiencia. El entretenimiento es otra cosa. Lo que es necesario, y estoy convencido de que esto se va a valorar cada vez más, es desenchufarse para adquirir cierto silencio y perspectiva. Desenchufarse, sí. Que no quiere decir aislarse ni retirarse al desierto y perderse del mundo. El periodismo sirve para entender y entenderse. Esto es así, no es una opinión. Es preciso desenmascarar a tanto charlatán y desmontar tanto mito tecnológico. Valerse de la tecnología, sí, pero para entender y entendernos. Ser imprescindibles sin complejos.

– Por último, ante tanta saturación de noticias, ¿qué dieta informativa aconsejas?
– Lo acabo de decir: desenchufarse. No estar obsesionados con ser los primeros en dar algo o en demostrar a los demás que hemos dado algo. Esta pasarela de vanidades en la que nos hemos montado es realmente bochornosa. Siento vergüenza ajena ante tanta falta de pudor. Estar enterado, estar informado, no significa estar enchufado 24 horas, siete días. Yo me considero una persona bien informada, pero procuro administrar mis tiempos. He renunciado a todo tipo de alertas en el móvil. No estoy en Twitter ni en Facebook: ¡es que no me hacen falta para nada! Hay quien me acusa de dinosaurio digital. No puedo sino sonreírme. ¡Que piensen lo que quieran!