Categoría: Infancia

Diego, un pequeño Gladiator de 4 años

Infancia, Mundo real, Salud

Cuatro añitos. Tumor cerebral maligno y muy agresivo. Tres operaciones en 72 horas. La primera para extirpar parte del tumor. La segunda para abrir el cráneo y liberar la fuerte presión cerebral. La tercera para limpiar el resto del tumor. A consecuencia de ello se quedó sin habla y con parte de su cuerpecito paralizado. Una situación cruel, bestial e inhumana de un niño que ya salió del coma y sigue en la UCI intubado. Un zarpazo que nos ha impactado a muchos padres del colegio Calasancias. Diego es hermano de una compañera de clase de mi hijo de 9 años y ya es considerado un niño jabato por el equipo médico del Hospital Materno Infantil de A Coruña. Un pequeño Gladiator.

Ayer estuve con sus padres. Les abracé fuerte porque su hundimiento vital nos ha impactado a muchos estos días. No es de recibo que un niño tenga que pasar por semejante infamia existencial que fue diagnosticada inicialmente como un simple virus. Aquellos dolores de cabeza, tiranteces en el cuello y vómitos repentinos durante semanas escondían el bicho del cáncer. Dentro de la extrema gravedad en la que sigue su hijo, ayer sus padres ya podían respirar. Hasta sonreían por segundos. Me contaron que la última resonancia daba todo limpio, ni rastro aparente de tumor. Que su hijo ya movía su lado paralizado y que les miraba con deseo de saltar de la cama para ir a jugar, a correr, a gritar… Esa inquietud calmada con sedación refleja una sorprendente recuperación que ojalá llegue a buen puerto. Ojalá.

Ahora queda la dureza de las sesiones de radioterapia y quimioterapia y el comprobar si Diego tendrá secuelas en la movilidad, en el cerebro o en el habla. Ayer sus padres me contaban emocionados que eso les da exactamente igual, que es lo de menos, que les ha cambiado radicalmente el chip y que sus problemas cotidianos han dejado de ser problemas. Su gran objetivo, salvar al jabato Diego. Al despedirme de ellos la madre sentenció: “Vive cada minuto y vete a casa a disfrutar de tus hijos. No somos nada y en cualquier momento podemos perder el motivo para vivir”. Cuánta razón entre tanta sinrazón

Mucha suerte Diego, muchas veces, muchas ganas. Va por ti, pequeño Gladiator.

8 de julio

Buenas noticias. Diego ha sonreído hoy por primera vez en 18 días. Mañana deja la UCI, lo suben a planta y las analíticas han dado buenos resultados.

11 de julio

Diego ya empieza a hablar. A las 8 de la mañana ha dicho: “quiero desayunar”. Bienvenido a la vida.

18 de julio

Hoy hemos visto a Diego. Menudo campeón. Ya anda, ya juega, ya sonríe. Ya lo vive todo como pequeño Gladiator que es. Come bien, habla mejor y posiblemente en pocos días vuelva a casa, a su habitación, a su tropa de juguetes y peluches. Transmite una fortaleza física y mental que se resume a la perfección en esta foto que me permiten publicar sus padres. Benditos padres, que están aguantando lo indecible y siguen resucitando psicológicamente. Mucha fuerza.

23 de julio

Tras estar más de un mes hospitalizado, Diego ya está en casa. Genial.

Adrenalina

Infancia, Mundo real

IMG_7228.JPG

Agostiembre gallego

Mañana lluviosa de este agostiembre gallego. Mis dos hijos, de 6 y 8 años, sin tele y aparatos electrónicos que les embobasen se pusieron a ingeniar con sus juguetes. Puerta cerrada, risas y mucha actividad. La adrenalina bailoteaba en su habitación. Hacían y deshacían entre carcajadas y ruido. Ruido de construcción muy diferente a ese silencio contagioso cuando deslizan sus deditos en pantallas táctiles con mirada y mente abducidas. Estaban cociendo algo muy importante para ellos y no abrían esa puerta porque querían sorprender a sus padres. Dos horas de déjame a mí; pásame eso; espera, mejor así; cómo moola; ya verás cómo les gusta; está quedando muy guay.

El resultado

Un prototipo de avión hecho y atornillado a mano lleno de peluches y muñecos sentados en asientos rojos. También unos carteles pintados en un cartón con el horario de salida de vuelos a varias capitales del mundo.

La sensación

Orgullo máximo y, sobre todo, chispitas en sus ojos.

La conclusión

Que tus hijos deslicen más la imaginación y el coco y menos cualquier pantalla iluminada, que de esto último tendrán más que de sobra.

Otro NO a la pornografía infantil

Infancia, Internet, Redes sociales

Horas después de saber que Google y Microsoft POR FIN se han decidido a empezar a bloquear las asquerosas búsquedas de pornografía infantil, este blog cumple con su compromiso de cada 20-N, Día Universal del Niño, gritando NO a esta lacra humana sobre los más pequeños. NO a la mayor aberración de nuestra especie. NO a los abusos sexuales a niños. NO al intercambio de esas sucias imágenes. NO a que Internet albergue foros ocultos para satisfacer las obscenidades de pederastas y pedófilos.

Si has llegado hasta este post por una búsqueda aberrante, vete directamente a la mierda. En caso contrario, compártelo.

Benditos pequeñajos

Infancia, Mundo real

20130328-202739.jpg

Se ilusionan por todo. Por lo sorprendente y lo previsible. Por lo que vale algo y lo que vale nada. Se emocionan como nadie ante cualquier novedad porque la toman como un regalo. No saben de dinero ni de precios porque no tienen ninguna unidad de medida en su cabeza. No les hace falta. Sonríen cada vez que se rompe la rutina. Saltan y saltan cuando anuncias algo diferente por absurdo o simple que sea. Gozan de verdad cada descubrimiento, cada plan, cada cosa aprendida. Irradian ilusión y curiosidad desde que se despiertan hasta que nos hacen caer rendidos (literal) con nocturnidad y pleitesía. No paran de vivir y hacer revivir. Inagotables que te agotan, pero te llenan. Mucho. De satisfacciones y agradecimientos. De sinceridad supina en forma de abrazos, besos y requetebesos. Como buenas esponjas que son todo lo absorben y graban. Todo. Retienen cualquier palabra imagen o dato y ponen el ojo o la oreja allí donde no te lo esperas. Su cabeza no para. Tampoco su buen corazón. Su ingenuidad los revela limpios, sin prejuicios, sin complejos. Benditos pequeñajos. Los míos de 5 y casi 7 años, en esa estupenda etapa 100% carpe diem.

LHD :: Las pequeñas cosas

El ejemplo de Súper Antonio

Infancia, Mundo real, Solidaridad

En estos días en los que soportamos como podemos las pasadas de frenada de los urdangarines, bárcenas, campeones, pokémons, cuentas suizas, pujoles, dorribos y demás basura, hay cosas que están muy por encima de tanta hipocresía, avaricia e inmundicia. Suelen ser limpias y directas, como la ilusión por vivir y hacer sonreír. La última joya (la necesitaba) del mundo real la acabo de descubrir vía Twitter y sólo tiene cinco añitos. Dentro vídeo:

Pornografía infantil NO

Infancia, Internet, Redes sociales

Como cada 20-N –Día Universal del Niño– hoy toca gritar desde este blog un NO rotundo a la pornografía infantil. Leyendo esta burrada de noticia uno intuye que no hemos avanzado nada. Esta lacra depravada sigue y hay que gritar todo lo posible en la Red contra ella. Por nauseabunda, deleznable e inhumana. Si quieres sumarte, ya sabes: escribe un post, un correo electrónico o un tuit con el título de arriba. El resto del trabajo ya lo harán los motores de búsqueda. Gracias.