La Voz de Galicia
Premio Best of the Blogs 2006

Categoría: Infancia

Los amos y amas de casa más felices

Educación, Infancia, Mundo real

Los amos y amas de casa más felices

En la misma semana en la que nos planteamos en casa poner una serie de tareas para que nuestros dos hijos (de 9 y casi 11 años) nos ayuden en el día a día, descubro el estupendo proyecto educativo Pequeños Amos de Casa. Ana Sancho, madre de dos hijos, enseña a niños y adolescentes valores como la corresponsabilidad, el respeto, la igualdad de género y el trabajo en equipo a través de las tareas de hogar.

Experiencia real en la que todos ganan

Aparte de los 22 tutoriales colgados por ahora en su canal de YouTube, Ana desarrolla una experiencia real con los niños y adolescentes en el Hostal Acuarela de Burgos, poniendo en práctica lo que ven en los vídeos. Antes de pasar a la acción, cada equipo se encarga de ensuciar las habitaciones del resto. Después de un duro trabajo tienen muy claro lo que les dirán a sus padres cuando lleguen a casa: «Os quiero ayudar». Es un juego colaborativo en el que no hay premios porque todos ganan. Este vídeo habla por sí solo:

Ana Sancho se entusiasma al contármelo:

«La respuesta de los niños es increíble. Se involucran con alegría y se sienten felices de formar parte del “equipo” familiar. Son el motor del hogar, ellos hacen que los padres cambien y permitan que colaboren todos en casa, independientemente de que se haga o no como uno desea, más lento o más rápido… Lo positivo es que se hace y todos participan: papá, mamá e hijos. La idea me surgió observando el día a día. Soy madre de dos niños de 10 y 9 años (Nicolás y Sebastián) y en el terreno de la igualdad veo que no se avanza al mismo ritmo que en otros asuntos de la vida. Nos preocupamos mucho de formar en lo académico a nuestros hijos y a veces olvidamos centrarnos en la importancia de lo cotidiano y en fomentar su lado más humano y resolutivo para la vida. Es sembrar para luego recoger».

Pues claro que el que siembra recoge. Gracias Ana por tu estupenda iniciativa educativa por un mundo mejor. Punto final a un post digno de ser compartido.

Hoy nos lo hemos pasado muy bien

Infancia, Mundo real

Hoy nos lo hemos pasado muy bien

No hay mejor forma de despedir el día que escuchar a tus hijos antes de dormir: hoy nos lo hemos pasado muy bien. Al unísono, sin segundas intenciones y con esa sinceridad aplastante de dos homiños de 8 y 10 años para quienes su madre y su padre aún son el centro del universo. Hoy nos lo hemos pasado muy bien nada tiene que ver con el dinero, ni con la tecnología, ni con los caprichos, ni siquiera con los mimos rebuscados. En absoluto. Tiene que ver con el cariño mutuo, con el afecto, con los besos y abrazos, con el estar estando, con el sonreír y jugar con ellos, con hablarles y, sobre todo, escucharles. También con la disciplina, hacerles pensar y poner las cosas en su sitio, que en el fondo les encanta. Hoy nos lo hemos pasado muy bien es un piropazo inigualable que justifica el trabajo más agotador, intenso y fructífero del mundo: ser padres en permanencia, no en apariencia. 

Buenas noches. 

«Cuando hoy llegue a casa dos hijos me abrazarán y otros dos no»

Educación, Humor, Infancia

No te pierdas esta tronchante ponencia de Carles Capdevila, padre de 4 hijos y director del diario Ara, sobre la difícil labor de los padres en el día a día. Aunque viene cargado de ironías, lanza muchos mensajes de profundidad y de sentido común. Nos habla de la importancia del sentido del humor en la educación de nuestros hijos, esos locos bajitos que un día, maldito día, dejan de abrazarte:

Vía Arantxa Uranga Mariño

Los niños y su lógica aplastante

Infancia, Mundo real

997006

¿Por qué las noticias siempre son malas?

¿Por qué compras el periódico si se puede leer gratis en la tablet?

¿Por qué hablan solo de fútbol en los deportes de la tele?

¿Por qué ponen una peli de niños a las 11 de la noche?

¿Por qué no lo sabes todo?

 

Sí, mis hijos de 7 y 9 años reactivan ahora en agosto esa fase preguntona que nos deja clavados cada dos por tres. A eso se le llama lógica aplastante, esa que te hace dudar de muchas decisiones de los adultos, esa que te centrifuga el cerebro y te deja cara de bobo. Los de arriba son cinco ejemplos sencillos de preguntas enredadera que me hicieron los últimos días. Posiblemente los que lean esto y sean padres/madres aportarán alguna más en los comentarios.