La Voz de Galicia
11 años de blog

Categoría: Corrupción

Desgranados

Corrupción, España

Ballesteros / Efe

Por culpa de sinvergüenzas como el de la foto estamos como estamos: desgranados. Como si nos sacasen los granos de los frutos, los cereales o las legumbres, estos corruptos se han llevado dinero público a raudales para montar sus mansiones, montar en sus megacoches o seguir montando a sus amantes. Nos dicen que son la excepción, pero el problema es que en España tenemos cada año miles de excepciones de este insoportable calibre. Que Francisco Granados, ex secretario general del PP de Madrid y mano derecha de Esperanza Aguirre, haya robado a mansalva a cambio de favores políticos es un ejemplo más de la corrupta sociedad que todo lo empozoña y contamina. Maletines llenos de billetes en casa de suegros, coches de lujo, pisos amueblados para una brasileira, millonadas en paraísos fiscales…

“Honorables” caraduras

La asquerosa historia se repite. Roldán, Filesa, Bárcenas, EREs, Rato, Gürtel, Púnica, Campeón, Matas, Palau, Nóos, Pujol… Siempre la misma podredumbre. El dinero de todos para enriquecer a unos “honorables” caraduras a cambio de favores. Por culpa de estos gestores corruptos se ha desplomado la credibilidad en la clase política y se ha disparado la desconfianza hacia las instituciones que tenían que haber vigilado y evitado todo esto. La única solución pasa por anular tantos blindajes y tener el coraje de cortar las cabezas que permitieron estos excesos o no se enteraron del río maloliente que circulaba bajo sus pies… Pero seguimos desgranados y desganados en esto. Sin fuerza ni coraje. Sin dirigentes políticos valientes que apliquen de verdad el mediático “hasta aquí hemos llegado”.

Tú me das el porcentaje, yo te doy el andamiaje

Avaricia, Corrupción, España, Política, Qué país

corrupción

Siempre soportando la misma cantinela de la corrupción. Siempre la misma porquería ensuciando titulares que infartan una democracia aún preadolescente. Tú me das un porcentaje, yo te doy el andamiaje y lo que haga falta. Si pasas por caja yo te llenaré la faja de contratos, recalificaciones y obra pública, que para eso estamos aquí. Para sacar tajada y mariscada. Y si me das una ayudita de cientos de miles de euros monto una fundación o un chiringuito sin playa, por ahí lo cuelo todo y te garantizo que España irá bien para ti y los tuyos. Da igual que sea Convergencia, el PP, el PSOE o la madre que los parió. El cazo está tan extendido que hasta el más tonto sabe que si no sueltas pasta no generarás pasta.

La caradura de negarlo todo

Lo peor de todo es que cuando son pillados con las manos en la brasa tienen la caradura de negarlo todo y de lanzar ante los micrófonos ese insultante “no sé de lo que usted me está hablando”, la mítica “conjura de Madrid contra Cataluña” o el manido “y tú más” que aburre hasta el enojo. Esta España no tiene solución mientras sigamos permitiendo tanto caradura poniendo la mano, tanto mentiroso ultrapoderoso y tanto inepto en coche oficial riéndose de los que le pagan la fiesta, riéndose de nosotros. Ya está bien. En nuestras manos está darle la vuelta a esta tortilla española que si se sigue quemando por abajo acabará incomestible en la basura.

——–
La Voz de Galicia :: Se buscan pruebas de que dinero del 3% de CDC sirvió para financiar el secesionismo

eldiario.es :: Correa confiesa que cobraba comisiones del 3% en nombre de Luis Bárcenas y el PP

El Español :: Desmantelado ‘el club’ secreto del 3%

Ojo al ventilador que todo lo ventila

Corrupción, España, Policrispación, Política, Qué país

Tras los misiles Pujol, Urdangarin, Matas, Fabra, EREs, Gürtel, Pokémon y demás sinvergonzonerías políticas con las que desayunamos cada semana vendrán nuevos Tomahawks de largo alcance referentes a abultados patrimonios a costa de la cosa pública, más cuentas en paraísos fiscales, más comisiones milmillonarias y más inmundicia de personajes que van de honrados de cara a la galería y son auténticos caraduras puertas adentro. No hace falta ser un hacha para darse cuenta de que el escándalo Pujol es la punta del iceberg de una guerra de dosieres que agitarán quioscos y tertulias de aquí a las elecciones municipales. Ojo al ventilador que todo lo ventila con filtraciones interesadas y guardadas a conciencia, porque seguirá girando y disparando mierda a destajo en todas las direcciones. Que no se detenga; que los que pagamos los platos rotos necesitamos que se ventilen los nombres de esos jetas que roban nuestro dinero, esos que aleccionan al resto en cuanto les plantan un micrófono delante. Necesitamos desinfectar nuestra democracia, que ahora mismo apesta.

Un no rotundo a lo establecido

Casa del Rey, Corrupción, Crisis, Economía, Policrispación, Política

Hartazgo social

El papa Benedicto «abdica»; el Rey Juan Carlos I abdica y es el tercer monarca en abandonar el trono en menos de dos años; el bipartidismo hace aguas y resurgen partidos minoritarios en Europa; la UE vive la mayor crisis de credibilidad de su historia… Pueden parecer hechos aislados pero no, son conexos, están entrelazados. Este huracán de cambios impensables hace sólo 5 años obedece a un hartazgo social que ha acelerado un fin de ciclo, un no rotundo a lo establecido, una búsqueda de aire fresco que grita la calle desde hace tiempo y que tuvo su origen en aquellos grupos de indignados que acamparon por plazas de media Europa. Aquellos a los que se les llamó perroflautas y yayoflautas y que ahora ya empiezan a sentarse en escaños europeos.

Reuters

La Iglesia, la Monarquía, la Justicia, la Política, la Economía, la Democracia… tantas y tantas instituciones con mayúsculas que están pasando por el aro de fuego de la opinión pública y publicada. Todo este potaje de cambios drásticos e inesperados en el fondo son fruto de un clamor social contra las impunidades, los excesos, los errores colosales, la ausencia de autocrítica, la avaricia del poder, la corrupción reinante, el atornillamiento a las poltronas. En definitiva, el eterno toma y daca entre los de arriba y los de abajo, hartos de pagar tantos platos rotos y tantas pasadas de frenada.

Arde la calle y lo grita en las redes

Aunque algunos aparentan no darse cuenta, desde hace tiempo se le está dando la vuelta a la tortilla del poder reinante, a las fuerzas vivas, a «la casta» como oímos cada 2 minutos en ciertos discursos ultrarrepetitivos. Vivimos una vuelta de sartén a todo menos a la tortilla que alimenta casi todo: la economía. La unidireccionalidad de los mensajes se ha evaporado/aniquilado gracias, en buena parte, a la poderosa irrupción de las redes sociales en nuestras vidas, unas herramientas que, bien usadas, son altavoces de infinidad de voces hasta ahora silenciadas, calladas, frustradas. Las redes no «arden», no. Lo que arde es la calle y lo grita en las redes. Sin cortarse un pelo. Por eso hay tanto mensaje cruzado, tanto ruido, tanta descarga dialéctica ante tanta injusticia social. Por eso todo se cuestiona. Por eso la Casa del Rey era intocable hace cinco años y ahora no.

La civilización del espectáculo parece que empieza a despertar de su letargo y ahora ya zapea el mundo real. Sin duda habrá más cambios inesperados. A la brava o por eliminación. Atentos pues, porque de emociones y tensiones vive y muere el hombre.