Categoría: Con humor

Consejos para que no me hinches más los wasaps

Comunicación, Con humor, Redes sociales

Consejos para que no me hinches más los wasaps

Soporto a diario más de 25 grupos de WhatsApp (13 de ellos profesionales) y ya va siendo hora de lanzar aquí una serie de consejos sobre cómo usar una aplicación que, lo queramos o no, se ha convertido en nuestro sexto dedo. Si quieres aportar alguna sugerencia o idea, añádela en los comentarios.

1. No satures

Este primer punto no necesita más explicaciones. No seas plasta, que bastante tiempo nos roban los wasaps (sí, ya se puede escribir wasap).

2. El tú a tú, en privado por favor

Lo más odioso de un grupo es que alguien se ponga a conversar con otro alguien eternamente y el resto nos quedemos mirando atolondrados. Se agradece que esos dos alguien hablen en privado fuera del grupo.

3. Pide permiso

Si montas un grupo consulta al menos a la gente si realmente quiere estar. Este uno de los grandes defectos de WhatsApp, que entra en tromba en tu intimidad sin llamar a la puerta.

4. Educación ante todo

Si no quieres estar en un grupo de WhatsApp, sal cuanto antes. Y cuando salgas, te despides. Casi todos lo vamos a entender. Si alguien no lo entiende es su problema y su complejo.

5. Avisa que estás graciosillo

Los textos escritos no tienen entonación ni ojos a los que mirar, por lo cual se pueden malinterpretar siempre. Si lo tuyo es la ironía permanente usa emoticonos sonrientes para que el resto capte que estás graciosillo hoy.

6. Emoticonos, los justos

Poner muchos emoticonos es de horteras y seguro que no quieres que el resto del grupo sepa que eres un hortera integral sin remedio.

7. Todos deseamos que se mejore

Si un niño de un padre/madre del grupo se pone malito no debemos de poner todos “que se mejore”. Con que un par de adultos lo pongan, ya hablan en nombre del resto. Cae de cajón que somos amigos/conocidos y nadie desea que ese niño empeore.

8. Dar las gracias uno por uno: NO

Si te felicitan por tu cumpleaños o por lo que sea, deja que pase tiempo y da las gracias al final, no uno por uno.

9. Respeta los horarios

La franja horaria entre las 23.00 y las 9:00 horas es para descansar y sólo debe admitir wasaps muy importantes. El resto de mensajes y chorradas en horario laboral, por favor.

10. Dosifica

Si tienes una batería de memes o vídeos graciosos do-si-fi-ca-los. No los publiques de golpe en el mismo minuto porque provocarás que muchos del grupo apaguen la pantalla del móvil. Por cierto, lo de poner todo el rato imágenes fuera de tono háztelo mirar.

11. Cállate

Si no tienes nada que decir, calla. Cuando escribas, procura que tus palabras sean mejores que el silencio.

12. Contrólate

Si bebes, no teclees; te puedes arrepentir mucho al día siguiente. Por supuesto, si conduces ni toques el móvil. Mejor ni mirarlo.

13. De privado, nada de nada

Todo lo que tecleas es público. Con una simple captura de pantalla desde el móvil se puede sacar a la luz cualquier conversación o foto de un grupo privado. Cualquier burrada escrita en WhatsApp salta en cuestión de horas del móvil al telediario o a la Guardia Civil.

14. Activa el doble check azul

No te vayas de importante ni de tener una agenda apretadísima. Esa doble marca azul indica que al menos has leído lo que te he mandado. Si no contestas es por tu mala educación, no por tu agenda. Recuerda que las comunicaciones son de doble carril y hay que responder cuando puedas.

15. No hay que wasapearlo todo

Relájate con las teclas, que agotas. De noche y en fin de semana frena en seco tu obsesión wasapera. Tus dedos, tus ojos, tu cabeza, tu cuello y tu entorno sociofamiliar lo agradecerán.

16. Envía frases enteras

No escribas

de esta forma

porque generas

muuuchos mensajes.

Y, claro, la gente se estresa si de repente ve tropecientos mensajes en WhatsApp en un período corto de tiempo. Envía frases enteras, bien escritas y que aporten.

###

Gracias por leer este post. Si te ha gustado puedes menearlo aquí.

###

Descubro que Twitter acaba de lanzar la función de agregar tuits para crear “hilos” automáticamente y aprovecho este post para trocearlo en 16 tuits. La idea está gustando:

Tronchante escena sobre terruños y rencores

Con humor, Policrispación, Qué país

En estos tiempos de terquedades, terruños, consultas soberanistas, rencores permanentes, desafíos y desvaríos políticos, disidencias y estridencias… En estos tiempos en los que hasta un terruño de Escocia también se quería independizar de la misma Escocia… me viene a la memoria esta tronchante escena de “La vida de Brian”. En ella se muestra de un plumazo la facilidad con la que los humanos nos volvemos cavernícolas y perdemos el tiempo en desunirnos, en complicar la vida al resto, en montar partidos y postpartidos, en querer tener siempre la razón, en explotar hasta el absurdo el conmigo o contra mí.

Si quieres reírte un poco del agitado y agotador presente, dale al play. Míralo con humor, que buena falta hace:

Un blog rabudo hecho libro

Blogosfera, Con humor, Mundo real, Salud

20140916-231510.jpg

Ya tengo en mis manos el libro de Nacho Mirás El mejor peor momento de mi vida, un blog rabudo hecho libro en el que este tocayo y compañero de La Voz de Galicia narra una historia de superación y supervivencia sobre un pronóstico malo maloso: un tumor cerebral. Casi nada. Con una retranca y una forma de escribir envidiables, Nacho se pone cada noche su uniforme de periodista de mil batallas humanas y consigue que www.rabudo.com ubique en el mismo texto la dureza y el desgarre del maldito cáncer con la sinfonía de unas buenas risas. Tecleado con nocturnidad y pleitesía, @rabudo1 nos hace respirar hondo, reflexionar sobre las pequeñas cosas, repensar nuestro presente. Como escribe Manuel Jabois en el prólogo, Nacho «es un buen tipo, sin más» que en una lección vital insólita narra en primera persona con humor y ternura, con pasión y pánico a la vez, una mala jugada del destino, el mejor peor momento de su vida.

PD: Todos a comprarlo, a leerlo y a promocionarlo, que la primera edición ya la ventilamos rápido la legión de amigos que Nacho se trabaja a diario.

Twitter ¡plof!

Con humor, Twitter

En estos momentos (18.30 horas) Twitter está caído, al menos en territorio español. Lleva así unos 15 minutos por lo menos. Miles de dedos paralizados y mentes inquietas están esperando a que el pájaro de aquí arríba se dé la vuelta. Si te empieza a entrar cierto pánico y ansiedad y quieres desahogarte, teclea aquí algún comentario que no sobrepase los 140 caracteres. 🙂

Actualización (18.39 horas)
Vía Google+ (gracias Joaquín Pozo) leo que se trata de «un blackout [apagón] mundial, como pasó hace algún tiempo con Facebook o Gmail» y que se puede entrar por mobile.twitter.com. Comprobado, por ahí funciona y se puede tuitear. Por ejemplo:

18.56 horas
Twitter habla: «Los usuarios pueden estar experimentando problemas para acceder al servicio. Nuestros ingenieros están trabajando para solucionar el problema»… El clásico estamos trabajando en ello.

19.08 horas
Al parecer, la caída de Twitter se produjo alrededor de las seis de la tarde, por lo que llevamos más de una hora sin esta popular red social.

19.14 horas
Twitter parece que resucita tras estar más de una hora caído a nivel mundial. Sólo queda esperar a las explicaciones técnicas, que conspiranoicas dudo que existan.

19.43 horas

Grrrr. Twitter otra vez ¡plof! Debe de ser una réplica del anterior terremoto con sus molestas intermitencias.

20.09 horas
Habemus Twitter. A ver si es la definitiva. Cambio y corto.

No me insulte usted, señor Google

Con humor, Curiosidades

Señores de Google, arreglen esto de aquí arriba. Sucede con los gallegos, los vascos, los andaluces, los aragoneses, los catalanes, etc. Los andaluces ya han puesto el grito en el cielo en forma de web y como gallego de pura cepa que soy les pido que le metan un correctivo a su puñetero algoritmo, para que tenga algo más que ritmo. Que sepan que la gente se puede enfadar de lo lindo ante tanto insulto. Desde los europeos hasta los chinos. Por si no me creen, prueben a poner también «norteamericanos»…

PD: Ya sé que no lo van a solucionar –son propuestas de búsqueda basadas en lo que la gente teclea– pero al menos me he desahogado. Ah, y gracias (a todos) por lo de «guapos».