Bofetada económica

España

Un año más vuelve el engaño de la gasolina que sube por arte de birlibirloque* cuando quedan unas horas para que comience la operación salida de Semana Santa. Los empresarios del sector apuntan que los carburantes han acumulado en los últimos días aumentos progresivos que podrían alcanzar en los próximos días los 0,06 euros (unas 10 pesetas) por litro. Justo cuando media España esté visitando a la otra media haciendo 15 millones de desplazamientos por carretera. Esta estudiada bofetada económica coincide informativamente con otra: el euríbor cierra marzo en el 4,1% y encarecerá la hipoteca media en unos 1.000 euros al año [ojo que es la decimoctava subida consecutiva].

Ambos datos se sustentan en una cadena de disculpas de ingeniería usurera que escucharemos en los próximos días y se resumirán en la máxima económica de a mayor demanda, mayores precios. Y cuantos más clientes trincados, más caja… Por eso algunos de los que deciden sin ningún escrúpulo estos [des]ajustes derrochan euforia en la lista Forbes.

(*) El vocablo bilibirloque tiene su origen en el verbo birlar, que en el juego de los bolos significa tirar por segunda vez la bola. Vulgarmente, este verbo también equivale a hurtar a uno algo valiéndose de alguna intriga. Birlar significa estafar, y birloque o birbesco, ladrón. Se puede presumir pues que “por arte de bilibirloque” es una frase equivalente a dejarse hurtar o estafar de repente por un hábil ladronzuelo.


5 comentarios

  1. En un recóndito lugar del mundo llamado República Argentina, esta pasando exactamente lo mismo. Hoy, se pudieron ver las estaciones de servicios cerradas por motivo de un paro que realizó este sector. Si alguien duda de los que expones en este post, decile que es mucha casualidad que esto esté pasando a nivel mundial.Saludos.JoN!

    [Reply]

  2. Me viene al pelo tu comentario porque esta mañana, al abrir el periódico, vi lo de las gasolinas y pensé en este porqué y en otros porqués. Saludos.

    [Reply]

  3. Jonatan, acuérdate de esa invasión en Irak por culpa del petróleo, o de lo que recauda cada Gobierno vía impuestos en los carburantes, o lo poco que se invierte en energías alternativas. Todo va unido y al final lo único que se persigue es dinero y más dinero.Guillermo, son las ventajas de estar en Cierre y ser de los primeros en leer íntegro el periódico, jejee. Pues escribe sobre esos porqués. Saludos

    [Reply]

  4. Hoy me toca a mí ver el vaso medio vacío: leo tu texto y me acuerdo de la expresión tan habitual en el mundo de la informática: “usuarios (en este caso consumidores) cautivos”. Estamos atrapados sin alternativa y, o pasas por caja, o te quedas fuera. El caso de Microsoft es idéntico al de la gasolina (sólo que se trata de una sola compañía): cuando cambia el sistema operativo toca cambiar de ordenador, y si no, a los 6 meses ningún nuevo programa sirve para tu antiguo sistema de apenas 4 años…En fin…..

    [Reply]

  5. Tú lo has dicho, Nacho: “Algunos de los que deciden sin ningún escrúpulo estos [des]ajustes derrochan euforia en la lista Forbes”. Lo del valor de la gasolina no es solamente en España. El mal es mundial. Saludo fraterno.

    [Reply]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *