Archivo: Oct 2017

Puigdemort

Cataluña, Política, Qué país

Puigdemort

Escribo esto mientras Europa está desconcertada con la desbandada a Bruselas de medio exGovern destituido. Mientras Puigdemont y cinco exconsellers están en paradero desconocido. Mientras no sabemos si este individuo va a comparecer hoy o mañana para explicar si pedirá asilo político a Bélgica o no. Mientras nos informan de que escaparon en varios coches a Marsella y volaron desde allí a Bruselas. Mientras la CUP, Forcadell y la otra mitad del exGovern se sienten engañados por esta fuga ridícula y secreta propia de Mortadelo y Filemón. Mientras España asiste atónita al enésimo capítulo de este irresponsable y mentiroso president que ha engañado, una vez más, a los suyos. Mientras los funcionarios defensores de la “Independent Republic of Catalonia” no saben qué hacer porque no hay Govern, no hay país catalán y no hay nadie que les dé ordenes. Mientras la UE y Moncloa analizan una situación esperpéntica y alocada que ni se le hubiese ocurrido a los guionistas de “Airbag” o de la saga de “Torrente”…

Triste final de un procés que empezó torpe, siguió tramposo y ahora muere fulminado causando sonrojo a los propios independentistas. Me voy quedando sin calificativos para esta huida desesperada del cobarde Puigdemort, un cadáver político que sí o sí acabará entre rejas.

###

Bruselas, Caracas y Puigdemort. No me quito las tres palabras de la cabeza…

La lógica aplastante de los cerebros “bajitos”

Educación, Infancia, Redes sociales

Profesor versus niño de 7 años. Pregunta cerrada para el adulto, abierta para el niño. Los dos tienen razón, pero la forma de pensar del renacuajo tumba a la del docente. Bendita lógica aplastante de los cerebros “bajitos”, que tienen la virtud de ver y pensar limpio, sin imposiciones ni ataduras. El profe sentencia que el ejercicio de matemáticas está mal, pero la sociedad ya le ha puesto un 10 de los grandes al niño gracias a este tuit de su padre, que ya roza los 100.000 retuits en apenas dos días.

Muchas gracias a las redes sociales bien usadas –sin ruido, ni agresividad, ni expertos en todo– porque nos brindan joyas como esta.