Archivo: Mar 2017

Pon orden y concierto en tu web y tus redes sociales

Economía, Internet, Redes sociales

Pon orden y concierto en tu web y tus redes sociales

Que hay que actualizar la web y Facebook y Twitter, también Instagram; que hay que contestar a la gente en redes sociales; que hay que publicar la promoción del mes; que hay que programar y segmentar contenidos para el fin de semana; que hay que meter más fotos del nuevo producto; que no sé cómo colgar este vídeo; que hay que compartir este post ya publicado; que hay que ir pensando en el siguiente concurso para captar más seguidores; que hay que hacer una nota de prensa para la presentación de la próxima semana; que el dueño quiere una entrevista; que el gerente insiste en empezar a pensar en un rediseño del logo y la web… Cada vez cobra más fuerza la figura del responsable de comunicación y redes en la pequeña y mediana empresa. Sus principales funciones son poner orden y concierto en tu web y tus redes sociales, marcar la estrategia digital a seguir e implicar a todos los departamentos en ese cometido.

Acelerada y cambiante realidad

La acelerada y cambiante realidad que nos ha tocado vivir confirma que bastantes empresas tienen que ponerse ya las pilas para impulsar y mejorar su presencia en Internet. Cae de cajón que muchos clientes ya llegan a los productos a través de dispositivos móviles (smartphones y tabletas) y si el acceso, la velocidad de carga de tu web o la información que ofreces no les resulta agradable a la vista se darán media vuelta sin pensárselo. Eso significa perder un cliente en cuestión de segundos.

Ser más visibles y ágiles

Lo ideal es que el responsable de comunicación y redes se integre en tu plantilla, conozca a fondo la empresa y desde abajo comienze a diseñar la estrategia comunicativa ideal para tu mercado y tus circunstancias, en sintonía con los responsables financieros, de marketing y de ventas. Todo está cambiando a marchas forzadas y por ello las pymes tienen que ser más visibles y ágiles para las nuevas generaciones de clientes, esos cuyo principal cuarto de estar es digital, esos que a golpe de clic te alaban o ignoran. Así de simple, duro y actual.

Herir

Mundo real, Reflexionando

Herir

Si algo nos caracteriza masivamente a los españoles es la rastrera habilidad que tenemos para herir al contrario a todas horas. Ya sea en el bar, en la redacción, en la oficina, en la peluquería, en el estadio, en la tertulia, en la mesa familiar, en la calle o en donde sea, siempre estamos a la caza y captura de personas a las que herir, a las que criticar sin dar la cara, a las que apuñalar por la espalda. Un defecto mezquino que afecta por igual a personas de izquierdas, de derechas, de centro, progresistas, liberales, católicos, ateos, mormones, heterosexuales, homosexuales, transexuales, fascistas, antifascistas, capitalistas, antisistema, anarquistas… Da igual la etiqueta o ideología que pongamos. El caso es que cada día vemos preocupantes ejemplos de falta de respeto hacia el que piense, haga o respire diferente. Un desprecio escupido con inmensa vulgaridad o vestido con la falsa elegancia que caracteriza al cínico, al mezquino, a la mala persona.

😡 Mala baba

Lo fácil es herir y destruir. Lo difícil es aportar y construir. En nuestro país perdemos soberanamente el tiempo en descalificar, señalar y despreciar. Un mal ejemplo para futuras generaciones que se hace especialmente sangrante cuando soltamos nuestra mala baba en medios y redes sociales a todo trapo y para todos los públicos. Pena penita quema.

 

Bad – U2