Archivo: Feb 2016

Mudar de piel

Blogosfera, La Huella Digital

En unas horas este blog empezará a mudar de piel. Será a fuego lento y se hará visible en unos días. Por cuarta vez en sus 11 años de vida cambiará su diseño hacia una estética más elegante, limpia, legible y tranquila. Siempre comento que leo blogs para relajarme de la inmediatez y el frenesí informativo. Y es cierto. Escapo a curiosear blogs cuando quiero desconectar del asfixiante tiempo real. La blogosfera me ha abierto infinidad de puertas interneteras y se lo debo todo. Puse en marcha el blog en el 2005 para no oxidarme en esto de escribir y con el paso del tiempo me he dado cuenta de que lo necesito mucho más de lo que imaginaba. Quizá para soltar lastre, quizá como desahogo mental, quizá como hobby… qué más da. Lo importante es que lo disfruto, traza mi huella digital, me hace pensar y me llena anímicamente. Suficiente ¿no?

Espero que me/os guste el cambio y gracias de corazón a los que habéis llegado conmigo hasta aquí.

Confunden nuestros votos con sus vetos

España, Política, Qué país

En la política española lo que se lleva ahora es derrapar en todas las curvas y no hay visos de que nada cambie. A la hora de negociar para intentar formar Gobierno, nuestros representantes políticos confunden nuestros votos con sus vetos y así no hay manera. PP veta a Podemos > PSOE veta a PP > Podemos veta a PP y Ciudadanos > Ciudadanos veta a Podemos… Fantástico. Pero señores, no les hemos votado ni les pagamos para que hagan eso. A ver, tomen nota: Negociar no es vetar porque vetar es impedir que una cosa se haga. Lo que queremos es que ustedes hagan y construyan, no que destruyan. Es fácil de entender: negociar es pactar para alcanzar un acuerdo común, plural y realista. Y para conseguirlo tienen que ceder todas las partes. Tienen que abrir sus candados y sentarse a hablar.

Hagan lo que les plazca o les dejen, pero por favor, no nos hablen más de que estamos ante una «nueva política» o una «nueva transición». Ya no cuela. Primero, porque esa nueva política es nefasta si salta a la arena vetando al primero que piensa diferente. Y segundo: porque en la auténtica transición sí que negociaron, sí que pactaron, sí que cedieron y sí que cerraron el pico entre reunión y reunión.

Spotlight

Cine, Periodismo, Religión


Anoche me tambaleó tanto Spotlight que no me la saco de la cabeza. Una película incómoda basada en hechos reales que invita a reflexionar a fondo sobre esta imprevisible profesión de contar cosas. Un canto al Periodismo con mayúsculas sobre una escalofriante y repugnante historia que muchos quisieron tapar y unos pocos tuvieron el coraje de contar. De eso se trata el periodismo: descubrir y relatar lo que otros quieren ocultar. Me quedo con el misil de corto alcance en forma de pregunta del director del equipo de investigación Spotlight del diario The Boston Globe: «¿Por qué llegamos tan tarde?»… Es un grito de advertencia hacia esta profesión, tan prostituida y adormecida, que deja pasar temas delante de sus narices por miedo a contarlos a fondo. Una película muy recomendable para todos los que valoran la función social del periodismo y casi obligatoria para los que trabajan, pinchan y cortan en una redacción.

Actualización | 29 de febrero

La Voz de Galicia :: «Spotlight» le arrebata el Oscar a «El renacido»