Archivo: Ago 2015

Si fuésemos patriotas de verdad

Avaricia, Economía

Esta noticia lleva tiempo dándome pena y rabia a la vez. Si fuésemos patriotas de verdad, no de bandera o de postureo mediático, a este valiente empresario y su adelgazada plantilla le alegraríamos los desayunos. Pero no. Preferimos los precios agresivos, los fondos de inversión que fulminan avariciando a destajo. Nos ponen las multinacionales que contratan a precios irrisorios y se llevan nuestro dinero fuera, bien lejos.

No me gustan esas artes. La mejor forma de protestar contra ellas es no seguirles el juego. Por eso todos los electrodomésticos de casa los vamos renovando en San Luis, la empresa de un hombre que con la vida resuelta volvió al tajo para salvar a sus trabajadores. Ojalá les encuentre una salida digna.

PD: Con este post pongo en marcha en el blog la categoría “Avaricia”. Ya tardaba.

Los viejos blogueros nunca mueren

Blogosfera, La Huella Digital, Reflexionando

como-crear-un-blog-tituloEn pleno desorden y desconexión vacacional acabo de encender el ordenador y me he llevado una grata sorpresa al entrar a curiosear en este blog: había una lista de comentarios pendientes de moderación y a la espera de ser publicados, algunos de ellos con fuerte carga emocional y escritos desde el corazón. El mismo día en el que me planteaba escribir un post sobre si merecía la pena seguir escribiendo aquí (ahora que todo el mundo ha olvidado los blogs y bloguea a destajo en redes sociales) me encuentro de lleno con la mejor respuesta, la vuestra. Tras más de 10 años con La Huella Digital a cuestas, no os podéis imaginar la alegría que me han dado ese puñado de comentarios. En los últimos meses reinaba aquí el silencio. La interactividad era nula. Quizá culpa mía por no teclear temas adecuados, quizá culpa del exceso de información que todos estamos soportando… Lo cierto es que vuestras opiniones son vitaminas para el blog. Las necesitaba. Por todo esto, y por una opinión muy positiva que me lanzaron personalmente el pasado viernes con respecto a esta bitácora, me he decidido a hacer ya varias cosas:

  • Abrir por completo los comentarios. Un blog sin la frescura y la inmediatez de los comentarios no es un blog.
  • Publicar varios posts a la semana. Entre tanta red social que atender como community manager de La Voz de Galicia, ya encontraré huecos.
  • No autocensurarme tanto. Fuera miedos a escribir lo que pienso. Eso lo frena absolutamente todo.
  • Abrir ventanas y recuperar el enlace a multitud de sitios web. El link es lo que da realmente sentido a Internet, no los “me gustas” o los retuits o los +1.
  • Encargar un rediseño Responsive del blog para que se pueda leer bien en ordenador, tablets y smartphones. Mejor renovarse que morir sin haberlo intentado.

Gracias por elegirme. Los viejos blogueros nunca mueren.