Archivo: Dic 2010

Como hormiguitas

España

Hagamos lo que hagamos, recemos o cantemos, a vista de pájaro todos somos como hormiguitas. Aceleradas hormiguitas. Mientras aquí abajo siempre hay bullicio y tensiones, unas decenas de metros hacia arriba impera el frío, el silencio y la simple contemplación hacia abajo. Digno de sentir y ver:

Imagen de previsualización de YouTube

Vía Timelapses.tv

La historia digital de la Navidad

España

En los últimos días me ha llegado varias veces por correo electrónico este curioso vídeo, en varios idiomas, que se está convirtiendo en una original campaña viral en la Red. Merece la pena verlo:

Imagen de previsualización de YouTube
FELIZ NAVIDAD A TODOS

Emotiva despedida de Calleja en CNN+

España

El canal cierra el 31 de diciembre y ya empieza la despedida de programas y de gente. ¿La razón? Pues que CNN+ no es rentable porque suma una media de un 0,5% de share. Lo que ahora se lleva y se ve y da beneficios rápidos es el ¿periodismo?-farándula de Sálvame y asociados. Una pena, pero parece que no interesaba este Periodismo con mayúsculas:

Imagen de previsualización de YouTube

Luis Torrente, gracias por la pista.

Declaración de San Simón

España

Reunidos en San Simón, la Isla del Pensamiento, los días 14 y 15 de diciembre de 2010, los 17 ponentes investigadores participantes en el I Foro Internacional sobre Comunicación Social, profesionales de los medios de comunicación, representantes de organizaciones profesionales y docentes e investigadores universitarios que se han congregado durante dos días para debatir sobre el presente y el futuro de la figura profesional del periodista, e intercambiar sus conocimientos e ideas, al término de las sesiones de trabajo,

Manifiestan en primer lugar su rechazo a las presiones y persecuciones de las que ha sido objeto la organización Wikileaks por su revelación de documentos clasificados por la administración norteamericana. Consideramos que las reacciones ante este hecho constituyen un intolerable atentado contra la libertad de expresión.

Declaran:

Que existen graves dificultades para ejercer la libertad de prensa en Latinoamérica, no sólo por el alto nivel de peligrosidad al que se enfrentan los periodistas sino también por la existencia de monopolios periodísticos que concentran la mayor parte de los medios en América Latina. Se está acabando con el principio de la diversidad de fuentes y la multiplicidad de versiones. El gran desafío de futuro en América Latina es la adopción de políticas activas de promoción del pluralismo y la diversidad de información para romper los monopolios existentes. La universalidad del derecho a la información y la libertad de expresión es una necesidad que debe ser asumida por los estados, y deben ser ellos los que adopten las medidas oportunas para evitar las consecuencias de la concentración de medios, que cercenan la pluralidad.

Que la información tiene futuro y el periodismo, también. Es un futuro que se gana día a día, con responsabilidad social e información de calidad. Con un trabajo que ya no es sólo poner a disposición del público la mejor información, sino abrir nuevos espacios públicos donde compartirla y hacerla más útil y valiosa para la democracia, la vida pública, pero también para los intereses cotidianos.

Que la labor del periodista no se acaba con el denominado fin de la mediación. Tras la borrachera tecnológica llega la oportunidad de utilizar las tecnologías para hacer mejor información y ponerla a disposición del público cómo y dónde quiere. Con mayor capacidad de difusión y de que la audiencia la utilice, comparta y redistribuya.

Que guiar al público a través de la complejidad y la abundancia informativa es imprescindible para una auténtica sociedad de la información, más allá de la sociedad del ocio omnipresente. Si los periodistas no asumen esa tarea, se generará un vacío sin que existan suficientes garantías de cómo podrá ser cubierto. La oportunidad está a nuestro alcance y del mejor periodismo cuando se puede estar más cerca y en contacto con la gente que nunca. La información es de los ciudadanos, nuestra responsabilidad es que la mejor información llegue al público a través de las herramientas más eficientes.

Que frente al reto de defender la profesionalidad y credibilidad del periodismo especialmente en estos tiempos de crisis económica, es preciso unificar esfuerzos y agrupar a todas las plataformas y organizaciones existentes en un objetivo común: la defensa de nuestra profesión.

Que los participantes en el foro entienden que la garantía efectiva del derecho a la información exige regular el ejercicio profesional del periodismo y las relaciones profesionales de los periodistas con las empresas de comunicación públicas y privadas, así como la responsabilidad que estas empresas tienen frente a la ciudadanía.

Que reivindicamos el periodismo profesional como el garante de una mediación de calidad y ética, que anteponga el interés general y el derecho de la ciudadanía a recibir una información veraz y fidedigna por encima de cualquier otro interés particular o partidista. Para que los periodistas puedan ejercer este tipo de periodismo, capaz de generar confianza en los medios de comunicación, es preciso garantizar unas condiciones laborales y profesionales destinadas a preservar su independencia de criterio como profesionales.

Que la titulación específica es fundamental para el ejercicio del periodismo. La formación del periodista debe estar basada en el aprendizaje de las técnicas propias de la actividad informativa, en el conocimiento del contexto en el que se desarrolla la profesión y en el compromiso social de cada profesional con la ciudadanía. Esto sólo es posible con una formación superior de los profesionales.

En San Simón, la Isla del Pensamiento, a 15 de diciembre de 2010

Beth Costa, Federaçao Nacional de Jornalistas (FENAJ) do Brasil • Juan Varela, consultor y editor del blog Periodistas21 • Montserrat Quesada, periodista y profesora de la Universidad Pompeu Fabra • Luis Alvarez Pousa, periodista y profesor de la Universidad de Santiago de Compostela • Xosé Manuel Pereiro, decano del Colexio Profesional de Xornalistas de Galicia • Josep María Martí, degà del Col.legi de Periodistes de Catalunya • Francisco Fuentes, Colegio de Periodistas de la Región de Murcia • Dardo Gómez, secretario general de la Federación de Sindicatos de Periodistas • Milagros Pérez Oliva, Defensora del Lector del diario El País • Javier Fernández del Moral, periodista y profesor de la Universidad Complutense de Madrid • Ignacio Bel Mallén, periodista y profesor de la Universidad Complutense de Madrid • Valentín Alejandro Martínez Fernández, periodista y profesor de la Universidad de A Coruña • Xosé Pereira, Decano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la USC • Nacho de la Fuente, periodista, Community Manager de la Corporación Voz de Galicia y editor del blog La Huella Digital • José Juan Videla Rodríguez, periodista y profesor de la Universidad de A Coruña • Luis Menéndez, representante de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España • Oscar Juanatey, profesor de la Universidad de A Coruña.

Los periodistas sí somos imprescindibles *

España

Todos sabemos que el Periodismo con mayúsculas –el que huye de la información como mercancía o espectáculo– está viviendo una profunda doble crisis sin precedentes que tiene intención de quedarse más tiempo del deseado. Por un lado es obvio que asistimos a un fuerte huracán económico de ámbito mundial que ha supuesto una considerable bajada en los ingresos publicitarios y en la difusión de los medios de papel. Y por otro lado sufrimos una crisis de modelo de negocio condimentada con un producto picante e insoportable. Me refiero a la frustración generalizada en la profesión, que no acaba de enfocar su presente y su futuro. Por extrañas razones que uno no acaba de comprender, se ha puesto de moda el criticar a mansalva a este bello oficio de contar cosas. Se oyen muchas voces que pronostican la muerte del Periodismo y uno ya se harta de leer y escuchar demasiadas teorías alarmistas sobre una profesión que, en mi opinión, cada vez es más imprescindible. Han oído bien y lo repito. El Periodismo y los periodistas sí somos imprescindibles.

Ante el actual aluvión informativo que se genera cada minuto desde los medios escritos, desde los medios audiovisuales, desde la blogosfera, desde las redes sociales, en definitiva desde la Red en general, la figura del periodista profesional cobra cada vez más fuerza. Tanta noticia, tanto medio, tanto post, tanto tuit y tanto flujo informativo acelerado necesitan la figura del periodista como elemento fundamental para separar el grano de la paja, para hacer de filtro, para guiar a la opinión pública sobre qué contenidos o conversaciones tienen realmente peso informativo, para seleccionar qué fuentes o debates son claves para entender la rabiosa actualidad. Lo que está sucediendo con la masiva filtración de cables por parte de Wikileaks es un buen ejemplo. Es cierto que algunas redacciones actuales aún no se han concienciado de que vivimos una auténtica r-evolución comunicativa y de que ahora, sin más dilaciones, toca renovarse o morir. Renovarse en un inmediato cambio de actitudes, en aparcar tantos prejuicios y miedos, en dejar de ver a Internet y a todo lo que le rodea como un enemigo a batir. Eso es fundamental.

El cometido de la prensa escrita no es fabricar a diario un producto de papel. No. El auténtico objetivo de los medios escritos actuales es generar y gestionar contenidos en diferentes formatos (ya sea el papel, la web, los smartphones, los tablets o lo que venga). El objetivo es contar buenas historias, aportar noticias y opinión, ser los mejores en distribuir información en tiempo real, ser rigurosos con las piezas de análisis… Y todo bajo una marca y sello de calidad y credibilidad que es lo que realmente nos mantendrá a flote. Es evidente que sobran medios y cabeceras y que sólo los mejores y los más ambiciosos resistirán a esta marejada fuerte marejada que afecta a todo el sector prensa. Pero también es evidente que el que se duerma en los laureles –por mucha marca, antigüedad o prestigio que tenga– puede ser adelantado por nuevos medios más pequeños y desconocidos que ya se mueven como pez en el agua en los actuales tiempos comunicativos.

Sobrevivirán los medios más inquietos y valientes. Aquellos que –aparte de informar de forma ágil y rigurosa– también sepan escuchar a sus lectores, sepan interactuar con ellos, sepan considerarlos arte y parte de todo el proceso informativo que, como todos sabemos, hace tiempo que ha dejado de ser unidireccional. Sobrevivirán aquellos medios que eduquen a toda su redacción en trabajar a diario sin olvidarse ni un minuto de la tremenda eficacia de las redes sociales. Llegan tiempos de dejar de teorizar tanto, de dejar de replantearse una y otra vez si el Periodismo está muerto o en estado de coma. Aunque en mi opinión buena parte del Periodismo actual está herido de arrogancia y servilismo al poder político y económico, aunque está herido por la comodidad y la falta de motivación, creo que el Periodismo tiene ahora una oportunidad de oro para levantarse otra vez, mirar al frente, remangarse la camisa y apostar por este apasionante oficio de contar historias. Para eso estamos, no para otra cosa. No lo olvidemos.

Lo importante es la audiencia, no los formatos. Lo importante en las redacciones son la marca y el capital humano, no sólo los números y las cuentas de resultados. Lo importante es adaptarse cuanto antes a los nuevos tiempos y necesidades de nuestros públicos. Lo importante es repensar nuestro oficio las veces que haga falta y actuar en consecuencia. Una vez que cuidemos todas estas cosas debemos dedicarnos a informar desde la excelencia, que para eso estamos. Sin duda pasará la tormenta. Sin duda algún día llegará la calma. Pero para que eso pase debemos volver a recuperar algo que nuestro oficio y nuestras audiencias reclaman casi a gritos. Hablo de algo necesario para trabajar honestamente. Hablo de algo que nuestro público agradecerá y aplaudirá. Hablo de algo que rima con calidad y credibilidad. En definitiva hablo de que el Periodismo con mayúsculas vuelva a estar a pie de calle y recupere, ante todo, la humildad.

——–
* Esta fue mi ponencia de ayer en el debate «O futuro do Xornalismo ¿xa está aquí?» en el I Foro Internacional sobre Comunicación Social que organiza el Colegio Profesional de Xornalistas de Galicia y la Fundación Illa de San Simón. El foro continúa hoy por la mañana y puede ser seguido en directo por streaming.