20 dedos improvisando

Curiosidades, Mundo real

El catalán Gerard Pla Daró y el argelino Nassim Zaouche no se conocían. Coincidieron en una estación de París y el destino les unió ante uno de esos pianos solitarios de la campaña “A vous de jouer” (Te toca a ti). El primero empezó a teclear de oído la pieza “Una mattina” de Ludovico Einaudi. El segundo se le acercó por detrás y ante la fascinación silenciosa de los presentes se sumó a la fiesta sin pedir permiso. Pronto esos 20 dedos empezaron a jugar con la melodía, la improvisación y el divertimento de hacer algo inimaginable segundos antes. Una buena prueba de que tocar de oído en la vida no impide que un desconocido te pueda ayudar y divertir sin pedir absolutamente nada a cambio.

Boquiabierto

Aprovechando esta fabulosa campaña de pianos solitarios en busca de dedos magistrales, ahí va otro ejemplo de virtuosismo anónimo callejero.


1 comentario

  1. Cjescudero

    Precisamente este fin de semana me sorprendió este otro vídeo, de nuevo en un aeropuerto de Francia : https://youtu.be/vUxvoieB0fA

    Qué peligro tienen estos virtuosos de hacernos perder el avión.

    [Reply]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *