Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
Juego de Tronos

Posts tagged ‘PP’

Rodrigo Rato, la amnistía fiscal y la condena popular del hombre que pudo reinar después de Aznar

16 de abril de 2015 a las 21:39

Tres erán tres, las hijas del rey… Y tres eran los posibles sucesores de José María Aznar, el hombre que en la cúspide de su poder decidió ser fiel a su palabra y dejar de habitar el palacio de la Moncloa para convertirse en expresidente, en  un jarrón chino algo vigoréxico, definitivamente antipático y tal vez poseído por un espíritu salvapatrias, de esos que cuando se miran a un espejo solo ven un hombre providencial e incomprendido.

Aquel gigante capaz de poner los pies en la mesa del presidente de Estados Unidos escribía notas en un misterioso cuaderno azul. Le gustaba que la gente hiciera quinielas. Su triunfo por mayoría absoluta en el año 2000 le había facilitado una prerrogativa: designar a su heredero al frente del PP y, eso creían en Génova antes de los atentados del 11-M, del Consejo de Ministros.

Los candidatos a recibir el dedazo del divino presidente eran tres: Mariano Rajoy, que acabó logrando, tras dos derrotas, una victoria más completa que la de Aznar; Jaime Mayor Oreja, fanaticamente enrocado en otro tiempo político; y Rodrigo Rato, tal vez la figura más prestigiosa de aquel Gobierno que, galopando de forma entusiasta a lomos de la burbuja inmobiliaria, presumia de que España iba bien, muy bien, y de que habá forjado un milagro económico inédito en el mundo mundial.

Dentro del PP, Rato era un ídolo, se le jaleó hasta anteayer -cuando estalló el escándalo de las tarjetas black de Bankia- como el mejor ministro de Economía de la democracia. Fuera era respetado. Su figura no se empequeñeció por no ser investido con las llaves del número 13 de la calle Génova. Según las memorias de Aznar, el propio Rato rechazó dos veces la nominación. Su prestigio permitió que le dieran un excelente destino en el extranjero: ser director del FMI no está al alcance de cualquiera. O eso parecía entonces, en el año 2004, cuando se construyó el mito.

La Voz de Galicia

Desde Washington Rato proyectó una alargada sombra sobre la política española y sobre el propio Rajoy. No vio venir la crisis más grave que ha sufrido occidente desde la gran depresión. Y en junio del 2007 salió por la puerta de atrás del FMI al dimitir por sorpresa alegando razones personales. Después ocupó varios cargos en diferentes empresas e instituciones financieras, pero su siguiente gran destino fue Caja Madrid. La presidió desde enero del 2010. Y dirigió el proceso para crear ese monstruo llamado Bankia con la fusión de la enladrilladamente podrida caja madrileña con Bancaja, La Caja de Canarias, Caja Ávila, Caja Segovia, Caixa Laietana y Caja Rioja.

Bankia salió a Bolsa con pompa, boato y alharacas en julio del 2011. La imagen de Rato tocando la campana se convirtió en un icono. Pero aquello era solo un trampantojo. Las cuentas de aquel año escondían un desfase patrimonial de 3.500 millones. El antiguo vicepresidente de Aznar tuvo que  salir por patas, su aureola de gran gestor rota para siempre. Renunció, aplastado por la realidad, en mayo del 2012. Y empezó el calvario que ha concluido ahora con su detención por presuntos delitos de fraude fiscal, alzamiento de bienes y blanqueo de capitales.

La Voz de Galicia

Repudiado por el PP, estigmatizado por el escándalo de las tarjetas black, denostado por los ciudadanos que pagaron sus políticas irresponsables (además de su parte alicuota en el inflado de la burbuja, Rato fue el creador del famoso déficit de tarifa eléctrica), sus privatizaciones (Tabacalera y Argentaria) y sus huidas hacia adelante, el mito Rato ha caido. Posiblemente no vaya a la cárcel, como su antecesor en Caja Madrid Miguel Blesa, pero los halagaos del pasado y aquel leitmotiv de que había sido el mejor ministro de Economía de España pronto solo servirán para el escarnio. Al hombre que pudo reinar después de Aznar Montoro le concedió una amnistía, pero los ciudadanos no se la darán. ¿Y la historia? Ay, la historia lo juzgará con extrema y necesaria severidad.

General
Escrito por César Rodríguez Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¿Tripartidismo o sorpasso?

4 de febrero de 2015 a las 14:18

Llegó el esperado barómetro del CIS. Y consagró a Podemos como segunda fuerza del espectro político español, por delante del PSOE. Es un resultado demoscópico histórico, que muestra la debilidad del partido que más veces ha gobernado en democracia en España.
Pacte o no pacte, a Pedro Sánchez, cada vez más cerca de ser llamado el efímero, no le salen las cuentas. Tampoco a Rajoy y al PP, que ven como el partido de Pablo Iglesias se sitúa solo a 3,4 puntos y amenazan esa mayoría minoritaria suficiente que pronosticó,  el gurú Arriola y que abre la puerta a la ya manida Gran Coalición entre los dos tradicionales dominadores del régimen del 78. Y que para bien y para mal sigue siendo la única suma que puede producir un Gobierno estable.
El sondeo pinta un empate técnico. Y plantea una incógnita: ¿se abre una era de tripartidismo en la escena política española? ¿El sorpasso será definitivo y el PSOE camina hacia la marginalidad? ¿Es Podemos, que va camino de comerse a IU, el relevo generacional de lo que significaron los socialistas en la transición?

General
Escrito por César Rodríguez Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

El votante despertó. Y los dinosaurios ya no estaban ahí

27 de enero de 2014 a las 19:57

Cuando se cumple un año de la aparición «mariana» de los papeles de Bárcenas, el PP es noticia por la retirada de dos pesos pesados, de dos hombres reconocibles por la opinión pública, de dos nombres que sintonizan bien con la fracción más conservadora de su electorado, aquella a la que nuevas formaciones hacen cantos de sirena de cara a las Elecciones Europeas del 25 de mayo: ni Alejo Vidal-Quadras ni Jaime Mayor Oreja estarán en la lista popular.

El primero, vicepresidente del Parlamento Europeo desde el 2004, se ha marchado del partido dando un portazo. Se va a la competencia, a Vox, ese nuevo partido que lidera simbólicamente  Ortega Lara y que pretende aprovecharse de que las elecciones europeas son circunscripción única para captar mucho voto desencantado por la derecha. Quizá siga en la Eurocamara, pero con el paraguas de otras siglas. Y tal vez sea el primero que transita por la senda de la defección. Pero parece difícil que sea el último.

El segundo encarna de una forma de hacer política en España. Eterno adalid de la línea dura con ETA y con el problema vasco, Jaime Mayor Oreja fue intocable en otros tiempos, pero no estará en la lista de las europeas, aunque sí sigue en el partido. Al menos por ahora. Al menos eso ha anunciado hoy el PP, que explica su ausencia de la candidatura con un supuesto pacto con Rajoy. Tal vez su nombre podría ayudar a contener esa supuesta hemorragia de votos ultra en favor de Vox que aún no detectan las encuestas y que, según muchos analistas, está detrás del controvertido proyecto de reforma del aborto con el que de forma entusiasta carga a cuestas Alberto Ruiz Gallardón. Tal vez no. Y solo se trata de pasar página o de evitar una derrota.

Se desconoce quiénes encabezarán la lista del PP. Suenan nombres como los de Miguel Arias Cañete o Ana Mato. Parece que, dicen las encuestas recientes, toca sacrificar/premiar/desterrar un ministro. Sea como sea la lista, será menos reconocible. Para bien o para mal, faltarán en ella dos dinosaurios de la política. Y si hay algún votante del PP que haya hibernado en este crudo invierno, cuando despierte se dará cuenta de que, al revés que en el famoso microcuento de Monterroso, ya no están ahí.

General
Escrito por César Rodríguez Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

El caso Bárcenas: escándalo a escándalo hacia la voladura del sistema de partidos en España

18 de enero de 2013 a las 17:27

Italia,  país  lleno de contrastes y turbulencias políticas, sufrió hace ya veinte años la voladura del sistema de partidos que articulaba el Gobierno de la República. La fuerza hegemónica desde la postguerra mundial, la Democracia Cristiana, implosionó tras pagar la elevada factura de la más que institucionalizada corrupción que salpicaba a los cimientos del Estado. Aquel proceso, conocido como Tangentopoli (tangente es soborno en italiano), también se llevó por delante a otros grupos mayoritarios. Y provocó en 1993 la formación de un Gobierno de concentración presidido por un independiente, Carlo Azeglio Ciampi, que reformó el sistema electoral e intentó quitar poder a los aparatos de los partidos a través de una fórmula de elección mayoritaria. Funcionó. Para bien y para mal: aparecieron nuevas formaciones; y entró como un ciclón el berlusconismo.

En España, los casos de corrupción que cada día salpican la actualidad  (y que afectan a los dos grandes partidos que se han turnado a la hora de formar Gobierno; últimamente más al PP) sitúan al sistema político en una situación de máxima tensión. Sobre todo por el caso Bárcenas, la enésima (y más esclarecedora) muestra de que casi todo falla en relación con la financiación de los partidos. Desde hace muchos años.

El PP y Rajoy se tambalean con un escándalo que agita aún más a la indignada ciudadanía, víctima de recortes salvajes, despojada por la fuerza de decretos de derechos hasta hace poco tiempo inviolables, cada vez más desafecta, desconfiada y llevada más allá de los límites de la paciencia.

No faltan voces que auguran un futuro político cercano en el que los grandes partidos hayan perdido esa condición. En la que ninguna fuerza obtenga porcentajes de voto (y escaños) superiores al 20 %. En la que se registren amplísimas bolsas de abstención. Esa reconfiguración del mapa ya está en marcha: el bipartidismo (medido en datos de sufragios y actas parlamentarias) se bate en retirada.  Y esta puede ser irreversible. Incluso precipitada y desordenada si continúan emergiendo los escándalos.

Si llega el momento de la hecatombe de PP y PSOE,  surgirá una pregunta para nada peregrina, que esconde un debate clásico, tan viejo como la política: ¿hasta donde hay que llegar tirando de la manta? De las cenizas del actual sistema puede surgir otro dominado por figuras de corte berlusconiana. Si esto sucede y tiene consecuencias parecidas a las de Italia, nos haremos otra pregunta: ¿Era tan intolerable aquella corrupción? ¿Será mejor la futura?

General
Escrito por César Rodríguez 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

La parrilla de salida para las elecciones gallegas del 21 de octubre

4 de octubre de 2012 a las 21:59

El Gran Premio de Galicia, que se disputará en las urnas gallegas (y esta vez no en las tortuosas vías del voto emigrante) el 21 de octubre, ya tiene su parrilla de salida. Las escuderías (los partidos politicos) ya han determinado en esta precampaña cuáles son los bólidos (candidatos) con los que competirán en la carrera por atraer la atención del electorado y alcanzar las metas propuestas. No todos tienen las mismas aspiraciones. Tampoco el mismo motor o equipamiento.

El PP, que parte en la pole, tiene el mejor coche (una mayoría absoluta en O Hórreo) y el conductor más popular (Feijoo es el candidato más valorado en todas las encuestas), pero el dueño de la escudería (Rajoy) no atraviesa por su mejor momento y arrastra un profundo descrédito. Apenas aparecerá por la campaña. Solo le vale la victoria. Por mayoría absoluta. En cualquier escenario postelectoral que no suponga una sorpresa, no tendría aliados para gobernar. Solo en el improbable caso de que Mario Conde y su Sociedad Civil y Democracia irrumpan en el Parlamento podrían echarle una mano. Pero cualquier acuerdo es de momento política-ficción.

Posición 2009:  1º | 38 escaños  Aspiraciones 2012: 1º | al menos 38 escaños

El PSdeG arranca en el segundo lugar de la parrilla de salida, un poco escorado a la izquierda. El piloto es veterano, ha pasado por otras escuderías, y va a darlo todo, pero le falta popularidad, y a su equipo le falta cohesión tras un proceso de elaboración de listas agitado y conflictivo, donde quedaron laminados los últimos restos del touriñismo. Muy pocos contaban hace cuatro años con que Pachi Vázquez estuviera al volante. Es la única alternativa a Feijoo para la presidencia, aunque necesita tres cosas para ello: que su partido crezca, que el PP no alcance la absoluta y que pueda pactar con las fuerzas nacionalistas presentes en el Parlamento. Llega desgastado por la trama de corrupción descubierta en la operación Pokémon, que ha provocado la dimisión del alcalde de Ourense.

Posición 2009: 2º | 25 escaños Aspiraciones 2012: 2º | Mínimo 25 escaños

En la segunda línea de la parrilla figura el bólido del BNG. Por primera vez en muchos años, el Bloque ya no es la casa común del nacionalismo.
Ha sufrido dos escisiones y ha perdido a un referente histórico, Xosé Manuel Beiras, pero ha renovado el equipo  y confía para llevar el volante en un piloto  trabajador, el hasta hace muy poco diputado en Madrid Francisco Jorquera, que no goza de la popularidad de los anteriores cabezas de cartel nacionalistas.

Su pelea es doble, por un lado intentará sacar un buen resultado para poner fin a la mayoría absoluta del PP; por el otro, defender su hegemonía en el espectro ideológico nacionalista y su buena posición tradicional entre los votantes de izquierdas. Su trayectoria electoral en los últimos años  -donde se limitó a conservar su posición de tercera fuerza política- no invita al optimismo, aunque a su favor juegan su capacidad de organización y el carácter reconocible de sus siglas, muy consolidadas a lo largo de estos años.

Posición 2009: 3º | 12 escaños Aspiraciones 2012: 3º | Mínimo 12 escaños

Un poco por detrás del Bloque, y muy a la izquierda de la parrilla,  se sitúa el Michael Schumacher de estas elecciones, Xosé Manuel Beiras. El veterano líder nacionalista obtuvo en su día los mejores resultados históricos del BNG, que con él de cabeza de cartel llegó a ser segunda fuerza política gallega. Ahora vuelve al primer plano de la política como referente de la Alternativa Galega de Esquerdas, una coalición formada por Anova -los nacionalistas de izquierdas escindidos del Bloque capitaneados por Beiras-, Esquerda Unida -una formación al alza en España que, con Yolanda Díaz y Juan Fajardo como principales aspirantes a diputados, quiere ser por fin parlamentaria en Galicia-, Equo y Espazo Ecosocialista. Los dos primeros partidos aportan el motor y los pilotos; los dos segundos, la pluralidad que permite rebautizar a la coalición como la Syriza gallega.

¿A qué aspiran? Por lo lo bajo, a entrar en O Hórreo y alterar el mapa político gallego tras saltar acrobáticamente la famosa barrera del 5%. Por lo muy alto, a entrar en el podio y ocupar el puesto del BNG. Serían felices si consiguieran un puñado de escaños y Feijoo no gobernara en Galicia. Si se confirma su aparición, será el ocaso de veinte años de tripartidismo en Galicia.

El otro partido-amalgama formado en el espectro ideológico nacionalista tras la ruptura del BNG es Compromiso por Galicia.  No tan escorado hacia la izquierda, tienen un coche con menos atractivo mediático que la Alternativa Galega, con la que escenificó unas complicadas negociaciones con idas, vueltas, trampa y cartón. Cualquiera de sus pilotos, Xoán Carlos Bascuas, el exsenador Pérez Bouza, Rafa Cuiña o Iván Marrube, parten de una posición difícil. Sus expectativas electorales son una incógnita. Pero llegar a la meta de O Hórreo rompería los pronósticos de casi todos los analistas y sondeos.

Otros bólidos presentes en la carrera están más destinados a hacer ruido que a correr con posibilidades de entrar en el selecto club parlamentario. Son los de Mario Conde, que compite en la provincia de Pontevedra (que tiene un supuesto escaño bailarín) con un proyecto muy personalista y al que el PP ha dedicado una notable atención; el de la UPyD de Rosa Díez, liderada por el compostelano José Canedo y cuya pujanza en España no tiene reflejo en Galicia; y el de partidos gallegos como Converxencia XXI (liberales ) y formaciones más alternativas.

Elecciones gallegas, General
Escrito por César Rodríguez 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Adelanto electoral: la reválida de Feijoo, el 21 de octubre en Galicia

26 de agosto de 2012 a las 22:56

Alberto Núñez Feijoo no agotará la legislatura. Llamará a los gallegos a las urnas autonómicas para el 21 de octubre.
Ese mismo día también votarán los vascos en unas elecciones también marcadas por la crisis, pero convocadas en una situación política muy diferente: el lendakari gobierna en minoría y ha perdido el fundamental apoyo del PP vasco. En Galicia los populares tienen mayoría absoluta, pero temen al draconiano 2013, al desgaste que precipitan los recortes de Moncloa, al creciente hartazgo del país, a las consecuencias de tres años y medio de políticas de austeridad y a la grandísima erosión que aceleraría la aprobación de un presupuesto súper restrictivo para el próximo ejercicio. Como siempre, se habla de motivos técnicos. Como siempre, las razones son políticas. Y partidarias.
Por estas razones acude Galicia a las urnas en octubre. Y por otras, también muy importantes: el PSdeG no tiene tiempo para hacer las proyectadas primarias para elegir al mejor candidato –Pachi Vázquez será sí o sí cabeza de cartel, y lo celebra-; el BNG sí tiene un candidato, Francisco Jorquera, pero ha sufrido varias escisiones y ya no es la casa común del nacionalismo. Esas nuevas formaciones aún no han consolidado sus proyectos y su presencia en campaña aún está rodeada de muchas incógnitas. También el plan de Esquerda Unida de crear una Syriza a la gallega deberá resolverse pronto. Hay otros partidos en liza, pero salvo sorpresa mayúscula no lograrán salvar la barrera que en su día impuso Fraga para alcanzar uno de los 75 escaños a repartir (no hay tiempo para reducciones): el 5% de los votos válidos en una circunscripción.
Aunque habrá que estar muy atentos a posibles alianzas, Parece difícil que se rompa el tripartidismo tradicional en la política gallega. Aún así, habrá emoción. El factor crisis y el descrédito de la política pueden provocar movimientos poco predecibles en el Electorado. Y no está de más recordar que las dos últimas autonómicas celebradas en Galicia el triunfo -el Gobierno de la Xunta- se decidió por un solo escaño. Todos los votos contarán. También los de ultramar. Los emigrantes y sus descendientes suponen un porcentaje elevado del censo electoral. Y suelen respaldar -con un procedimiento para emitir su sufragio sembrado de trampas- siempre a quién gobierna en Moncloa.

Elecciones gallegas, General
Escrito por César Rodríguez 10 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Conde Roa debe dimitir. Ya

6 de abril de 2012 a las 18:22

Gerardo Conde Roa no quiere dimitir. Pero tiene que hacerlo. Ya. Sin más dilación. No puede ser alcalde de Santiago (de la capital de Galicia) una persona que ha defraudado a Hacienda. Así de sencillo. Así de claro.
Un servidor público no puede tener pufos con el fisco. Ni ser sospechoso de tenerlos. Y menos aún cuando todo el aplastante peso de la crisis recae sobre los contribuyentes.
El IVA que supuestamente escamoteó el regidor del PP (casi 300.000 euros) equivale a la inversión del Estado para el puerto exterior de Ferrol en los flamantes Presupuestos.
Hay un expediente de Hacienda. Hay una querella de la Fiscalía. Hay un proceso judicial en marcha (Conde Roa está imputado y reconoce la deuda)… Y múltiples sombras sobre su trayectoria.
Es un escándalo político en toda regla. Con mayúsculas. Quizá el mayor desde el Prestige.
En otros países con más tradición democrática ya hubiera renunciado a sus cargos. Pero si no se quiere ir, su partido debe actuar y forzar su renuncia. En otras ocasiones a Alberto Núñez Feijoo no le tembló la mano. Si obra en consecuencia y precipita la renuncia del regidor compostelano, tendrá que aguantar muchas invectivas de la oposición y sufrir el consiguiente desgaste ante la opinión pública cuando habrá unas autonómicas en menos de un año, pero no perdería la alcaldía y soltaría lastre al desprenderse de una figura casi siempre envuelta en polémicas (alguna delirante) y follones, capaz de llamar la atención mucho más allá de Pedrafita y en el ciberespacio. Y que ha sido denunciado por delito fiscal. ¿A alguien le parece poca cosa?

General
Escrito por César Rodríguez 21 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

25-M, ¿voto de castigo para el Gobierno de Rajoy y lección para las elecciones gallegas?

25 de marzo de 2012 a las 22:42

Ya pasó el 25-M. Ya votaron Andalucía y Asturias. El PP ha ganado en la comunidad más poblada de España, pero ha sido una dulce derrota. Javier Arenas, en su cuarto asalto a la presidencia de la Junta andaluza, se ha quedado corto. Cincuenta diputados no le permitirán gobernar. Le supera, con mucho, la suma de los 47 diputados del PSOE y los 12 de Izquierda Unida (en clara tendencia al alza). Si se ponen de acuerdo (que se pondrán), la marea popular no alcanzará el sur de Despeñaperros. El mapa político autonómico no pintará una de sus casillas más grandes de azul.

Fallaron las encuestas. Casi todas pronosticaban una holgada victoria popular al borde o más allá de la mayoría absoluta.Y no ha sido así. El PSOE (que lleva 30 años gobernando allí, acusa numerosos escándalos y, en general, está en un mal momento) ha perdido bastantes votos, pero esto no es noticia. Si lo es que los haya perdido el PP. Por cientos de miles. Doscientos mil papeletas se han evaporado desde las autonómicas del 2008. Y casi medio millón desde el gran triunfo de Rajoy el 20-N (aunque esta es una comparación menos fiable, son diferentes tipos de elecciones) .

¿Hay un voto de castigo contra la política de austeridad y las reformas que el PP ejecuta desde Moncloa? Así lo cree el Wall Street Journal, que empleó el siguiente titular Austerity Frames Spanish Regional Vote. Así parecen indicarlo las altas cifras de abstención, que son generales, pero que también afectan especialmente a las plazas fuertes del PP. No es habitual en un escenario en el que un  partido que aspira a protagonizar un gran cambio.

¿Puede ser una muestra de desgaste prematuro? Si es así, habrá que estar atentos a los dos grandes eventos que acechan en el calendario político: la huelga general y la revelación de los presupuestos generales del Estado para este año (encapuchados hasta Semana Santa). Y también a la próxima gran cita electoral que se vivirá en España: las elecciones autonómicas gallegas.

Alberto Núñez Feijoo ha repetido varias ocasiones que no adelantará los comicios. Si cumple, serían en marzo del 2013. Pero, ¿se atreverá a aguantar tanto y someterse al veredicto de las urnas con el legado de recortes que debe hacer el Gobierno del PP? ¿Habrá adelanto para evitar competir cargando con la gran losa de la reducción del déficit público y la política de austeridad? ¿Y si Andalucía ha marcado el camino?

General
Escrito por César Rodríguez 6 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Con la ley hemos topado

22 de noviembre de 2011 a las 10:21

Poco se puede decir ya de lo que pasó el 20-N. Fue un triunfo sin paliativos del Partido Popular (loado sea Rajoy). Y un desastre con mayúsculas para los socialistas (caigan toda la furia del cielo sobre Zapatero y Rubalcaba).

Ahora toca un breve interregno -un mes no es demasiado- en el que sobran las prisas y no faltan las peticiones de saltarnos las leyes -Arias Cañete ya la ha realizado- para, una vez más, apaciguar a unos mercados insaciables. Y no se puede hacer, no se debe hacer. Supondría perder toda la dignidad de un país que se ha encomendado a Mariano Rajoy y al PP, que concentra más poder gubernamental que ningún partido en el pasado reciente, pero que no sabemos cuál será su alcance real.

SMS
Escrito por César Rodríguez 4 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

El PP olvida, perdona y reincorpora a Ángel Espadas

13 de abril de 2011 a las 12:54

¿Se acuerdan ustedes de Ángel Espadas? Es el concejal del PP de  Santiago que fue detenido tras ser sorprendido en estado de embriaguez en su coche tras quedarse dormido con el motor encendido ante un semáforo.

El incidente le costó diez meses de retirada del carné de conducir y una sanción económica de 1.200 euros, a razón de 10 euros diarios durante cuatro meses. Y el escándalo político provocó su abandono de la corporación y la  exclusión de las listas para las elecciones del 22-M. Pero no su desaparición de la dirección del Partido Popular compostelano.

Según informa hoy el blog Libertad Popular, será el coordinador de la campaña de Gerardo Conde Roa. Ya lo fue en las elecciones del 2007. E hizo un buen trabajo –el PP consiguió ser la fuerza más votada-. Por lo que cabe colegir que su nombramiento tal vez sea una maniobra efectiva, pero sería muy difícil de defender desde el punto de vista de la ética.

General, municipales 2011
Escrito por César Rodríguez 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net