La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Quitadnos el pan pero dejadnos el circo

Escrito por Juan Lado
27 de febrero de 2009 a las 22:50h

La campaña se va amigos y está claro que algo se muere en el alma cuando una campaña se va. Hace nada que llegó a nuestras vidas, aquel 22 de abril del 2005, el día después de las últimas Autonómicas. Desde entonces y especialmente en los últimos 15 días nuestros políticos nos han agraciado con toda suerte de prebendas y regalías que, bien sabe Dios, no volveremos a ver. Al menos hasta el lunes, después de que los tres principales partidos declaren su victoria inapelable e inicien los próximos cuatro años de zancadilla permanente y puñalada rastrera, de acusación sin fundamento y arenga demagógica. ¿Qué va ser de nosotros hasta entonces? ¿Quién va a garantizar la asistencia a los ciegos ahora que los candidatos ya no compran cupones? ¿Donde van a limpiar las babas nuestros infantes ahora que no tienen el colo de ningún político esperando para la foto? ¿Quién va a saludar a los pescaderos cogiéndolos por el codo como si los rodaballos fuesen napalm? ¿Qué pasará cuando las rutas del Imserso a Portugal ya no pasen por Oia? ¿Con qué vamos a escribir la lista del super cuando pase la semana que dura la tinta del boli que nos regalaron? ¿Quién le va a recordar a Quintana que su mujer lo ha dejado cuando se calle Baltar? ¿Quién va coger las tazas por las asas para meterlas en el lavavajillas en casa de Feijoo? ¿Qué será de los hermanos de bonairenses que otra vez vuelven a estar en un continente que no es el nuestro? ¿Cómo se van a alimentar nuestras vacas sin nadie que les acerque el forraje con el zapato? ¿Dónde vamos a dejar pegadas las chaquetas cuando desaparezcan los carteles rebosantes de cola de las cabinas del autobús? ¿Cuándo vamos a volver a ver debates políticos de altura en la televisión de todos? ¡¡¡Ay, bendita campaña!!! ¿Cómo vamos a aguantar 48 horas sin ti?

Por eso a vosotros queridos políticos: Emilio, Alberto, Anxo, …  sólo os pido: quitadnos el pan pero no os lleveis el circo.

¡Eu non son María Patiño!

Escrito por Juan Lado
5 de febrero de 2009 a las 22:29h

La bronca prefabricada de Wyoming a la becaria y el consiguiente linchamiento protagonizado por el integrismo derechista que encabeza Intereconomía TV se ha convertido en la comidilla de la semana. A estas alturas ya deben quedar pocos españoles que no se hayan enterado de la jugadita, al más puro estilo Follonero, que le tendió el doctor Monzón a sus «colegas» de Más se Perdió en Cuba. Lo que ocurre es que aunque la mayoría se han enterado del jaleo catódico, a algunos se les ve un poco despistados en esto de la televisión. Es el caso del presidente del cártel de periodistas madrileños [nótese la animadversión o más bien el hinchazón genital que me producen los gremios] el licenciado Gónzález Urbaneja, quien mostró su «profundo pesar e irritación» por lo que considera «un desprecio y una enorme ignorancia de las reglas de este oficio». ¿Pero vamos a ver? ¿De que oficio? ¿Alguien puede pensar que Jorge Javier Vázquez y Ryszard Kapuściński comparten profesión, que La Noria es lo mismo que Informe Semanal o que El Jueves y The Economist, son el mismo producto? Pues, señor Urbaneja, con todo el respeto profesional que le tengo a usted y a su trayectoria, debo decirle que no. Va siendo hora de que alguien separe de una vez el negocio del entretenimiento de un derecho consitucional como es informar y estar informado. Llegó el momento de que Wyoming, o cualquiera que le pete, pueda pasar por encima del ñoñerío en el que nos ha instalado la corrección política y reirse de quien le de la gana. Quizás así algún día mi madre deje de ponerme de mala leche cada vez que le tengo que repetir que: ¡Eu non son María Patiño!

El «Obamamovil» y el «Touricar»

Escrito por Juan Lado
21 de enero de 2009 a las 17:43h

Después de que ayer asumiese como comandante en jefe del mayor ejército del mundo, Barack Obama se va a mover en una limusina estadounidense fabricada por la marca estadounidense Cadillac y equipada con neumáticos de la fima Goodyear, originaria del estado estadounidense de Connecticut. El vehículo, diseñado bajo la atenta mirada de los servicios de seguridad de Estados Unidos está preparado para resistir ataques con balas, granadas e incluso misiles. Cuenta con un moderno equipo de comunicaciones, permanentemente conectado con el Pentágono y alberga bolsas de sangre del propio presidente estadounidense, convenientemente refrigeradas, por si necesitase una transfusión urgente. Y claro, seguró que estais pensando que le costó un buen puñado de dólares estadounideses. Pues no sé. Vamos a intentar averiguarlo con una sencilla regla de tres:

Si el S8 alemán del presidente Touriño, fabricado en Alemania, por la marca alema Audi, del grupo alemán Volkswagen, costó 480.000 euros, a pagar a escote entre los 2.783.100 empadronados -eses sí, gallegos-. Y si la población de Estados Unidos era de 305.529.237, el día de Año Nuevo. ¿Cuánto debería haber costado el «Obamamovil» para que saliera más o menos a precio con el «Touricar»? Si 2.783.100 es a 480.000 como 305.529.237 es a X, los estadounidenses tuvieron que pagar 52.694.489 euros. ¿Qué caro no, para venir sin neverita para el licor café y con esas llantas tan feas?

Pues parece que no, según leo por ahí en la red que le ha salido por unos 330.000 euros. Será porque los cristales blindados, sólo tienen 13 centímetros de grosor, nada que ver con la dureza de las caras de nuestros políticos.

Queridos Papá y Mamá

Escrito por Juan Lado
5 de enero de 2009 a las 17:30h

 Queridos Papá y Mamá; hasta aquí hemos llegado. Lo siento mucho pero estoy harta y tengo que decíroslo. Vale que tenga siete años pero eso no significa que sea tonta. Esa obsesión repentina que os ha entrado para que no abra la puerta de la alacena, como comprendereis, resulta sospechosa; sobre todo cuando a través de los cristales se ve ese colorido tan particular que, no sé por qué, me recuerda a aquel rollo de papel de regalo medio mugriento que papá bajó del desván hace dos semanas. Ya estoy esperando que lleguen las siete de la tarde para que vengais, con esa cara de pan, a decirme: «Acuéstate temprano que van a venir los reyes». ¿Para qué? ¿Por qué no me dejais acostarme a mi hora? Así por lo menos me quedaría dormida y no tendría que escuchar el tintineo de los adornos del árbol durante la media hora que tardais en colocar los paquetes debajo del árbol. Que tardaron menos tiempo en decidir donde construian el templo de Salomón que vosotros en poneros de acuerdo para determinar si va delante la Barbie o los calcetines. Que esa es otra. ¿Quienes son esos Reyes Magos de los que hablais para tener tanta fijación por el textil? Parecen primos de Amancio Ortega. (2005) un pijama, (2006) los patucos, (2007) un uniforme nuevo para el colegio y el año pasado la trenca esa, que parece confeccionada con la tela que sobró de los uniformes de las SS. Además papá, de ti no me lo esperaba. Tanta banderita tricolor en la bandeja del coche, tanto Himno de Riego en el móvil y ahora te bajas los pantalones ante los primeros barbudos que aparecen. Pero si hablan como Rappel con asma y visten más hortera, si me descuido. A parte, esta mañana cuando veníamos de la cabalgata os fijasteis en la casa del carnicero, Sí, el morenito. Ese que guarda tanto parecido con el Baltasar de todos los años. El mismo que veló a su padre en la trastienda para no tener que cerrar. Pues tenía un curioso letrero en la puerta: «Abrimos cuando pase la cabalgata». ¿Qué pasa? ¿No sabe que los camellos son hervíboros y no le van a asaltar la tienda? En Fin. Y tú mamá. ¿A Quién crees que engañas? ¿Te parece que no se ve a leguas que el tema de la ropita es cosa tuya? Tú que eres tan poco dada a atosigarme con los trapitos. Por cierto, ya que estoy, tengo que decírtelo. Puede que te parezca precioso eso de que vayamos vestidas igual, lo respeto, aunque estoy un poco harta de tener que saltar el plinto con la falda de lentejuelas y creo que a tú salud mental le vendría bien una muñeca Mi Yo. Pero, ¿te acuerdas de aquella vez que la tita Maripaz se compró el mismo vestido que tú para ir a la boda de los gemelos? ¿Recuerdas los comentarios que hiciste respecto a su facilidad para salir a tomar café con un chico diferente cada día? Además, ya que tienes tanta querencia por vestir igual que yo, ¿por qué no te pones el traje ese de bailar muiñeiras que me encasquetas para ir a casa de los abuelos? Teníamos que estar las dos monísimas en el atrio, a la hora de la misa. Eso siempre y cuando podamos cuadrar nuestras agendas. Yo creo que tengo un hueco entre que vuelvo del conservatorio y me paso por las aulas de mecanografía, antes de ir a casa del profesor de inglés nativo, ese con el que me apuntasteis seis días por semana. Que no es por quejarme, pero si los padres de Leonardo da Vinci le hubiesen llevado a tantas actividades extraescolares seguro que La última cena, la hacía de ganchillo y preparaba el mismo la comida. En fin, lo dejo porque sino me caliento y quiero pasar los Reyes en paz. Atentamente; vuestra hija.

Good Bye Bush (II): Siembra cordones y recogerás zapatazos

Escrito por Juan Lado
29 de diciembre de 2008 a las 14:34h

Las repercusiones del zapatazo que el periodista iraquí Muntazer Al Zaidi lanzó contra el presidente estadounidense George W. Bush resultan ya imposibles de seguir por la web. El fenómeno ha alcanzado tales dimensiones que las entradas relacionadas superan ampliamente los varios millones, dos semanas depués. Un millonario saudí ofreció 10 millones por el calzado, Chávez se rio de los sucedido y le dedicó una canción, en Facebook le salieron cientos de fans en cuestión de segundos, surgió un videojuego para probar la puntería de los internautas, aparecieron versiones en las que el lanzador si acierta, explicaciones técnicas para decidir que tipo de zapato sería el más adecuado y así un largo etcétera. Pero la red, o más bien Youtube que actúa como una especie de memoria colectiva, también recoge los mejores momentos del alevín Bush: su facilidad para la dicción, la capacidad para emular a Fred Astaire, un obnubilante dominio de las vocales, esa gracia natural y una gran capacidad para rodearse de otros intrépidos bromistas. Ahora que cada uno decida por si mismo. Yo vuelvo ahora. Tengo que bajar un momento a la zapatería.

Yo carrexo, tú carrexas, él carrexa

Escrito por Juan Lado
18 de diciembre de 2008 a las 12:10h

Galicia recupera la quinta provincia. ¡¡¡BIEEEN!!! Pero tranquilos, que nadie se ponga nervioso. No hemos invadido Ponferrada, raspeta en mano, ni las hordas de gaiteiros avanzan hacia el Duero, a bordo de noitebuses descontrolados. Que va. Nos hemos anexionado C.E.R.A., un lugar que, al contrario de lo que pueda indicar su nombre, no limita con la parcela de la luna que le ha regalado Abramovich a su novia. Es un prospero territorio de 328.874 habitantes en el que vivos y muertos cohabitan en perfecta armonía. Abuelos, nietos, cuñados y ex suegras emplean documentos de indentidad en régimen de usufructo. Y las papeletas electorales comparten espacio con Winnie de Pooh, el imán con forma de sandía y la lista de la compra, en la puerta de la nevera. En este paraje bucólico y pastoril, la preocupación por erradicar el hambre en el mundo se sitúa al mismo nivel que las cifras de ventas en el mercado de Riberas de Lea o la predición de Pemán para Estaca de Bares.

En los últimos tiempos, las ciudades y pueblos de CERA que se extienden desde el círculo polar ártico hasta el planetilla en el que vive Son Goku, se han convertido en destinos preferenciales para la nueva tipología de turismo conocida como viaje usted con dinero ajeno. Un auge viajero que muestra su impacto en los principales resorts, también conocidos como dominódromos o clubes de jubilados. Estos centros de esparcimiento, famosos por la calidad de sus mojitos, acogen desde los más grandes estadistas de aldea, hasta presidentes autonómicos políglotas, pasando por carteros venidos a más y regidores de municipios con gran proyección internacional. Aunque las verdaderas estrellas en estos paraísos vacacionales, los adalides de la pulserita all included, son unos seres muy joviales que crecen entre los tubos, la grifería y los desagües de los partidos políticos, de cualquiera, incluso de varios a la vez. Se denominan agentes electorales y pese a que no son secretos ni van en un Aston Martin, tienen licencia para carrexar. Los touroperadores que organizan las salidas se encargan de todo y cualquiera puede convertirse en un James Bond de los sufragios. Basta con no tener miedo a volar en business y ser un firme defensor de los pimientos de Padrón [solo de los que pican], allén de los mares.

¡¡¡Venga, anímense. Hagamos patria a golpe de papeleta!!! Tienen hasta el 1 de marzo para apuntarse.

Goodbye Bush (I): Besos y Medallas

Escrito por Juan Lado
16 de diciembre de 2008 a las 11:34h

       

                                                                                                                                                                                                      

Estas dos imágenes las unen muchas cosas. En ambos casos se trata de visitas de Estado, los escenarios se corresponden con dos países invadidos, el invitado es el presidente de Estados Unidos y los anfitriones las más altas autoridades de dos naciones desangradas a medias por el imperialismo petrolero y la barbarie terrorista. Pero hay algo que las separa, un factor que las divide hasta el infinito. Es esa diferencia que existe entre la dignidad de los pueblos y la mezquindad de una élites medradas a base de engullir -sin sazonar- los cadáveres de sus hermanos.

Muntazer al Zaidi es un criminal que ha atentado contra el Estado, lo que le ha costado -hasta el momento- un brazo, dos costillas y, con toda probabilidad, el obstracismo de los estomágos agradecidos de unas élites cobijados en la falda de el enemigo. A él no le estará esperando un puesto en el gabinete de comunicación presidencial cuando salga de la cárcel, si alguna vez lo consigue, pero lo aguardará el pueblo que puso en ese par de zapatos toda su rabia. Ellos ya lo consideran un héroe y han salido a la calle a manifestarlo.

Hamid Karzai es el presidente de un país, o del territorio que en algún momento aspiró a serlo. Vive en una realidad palaciega y mantiene encuentros regulares con mandatarios internacionales. Se codea con las altas esferas porque está especializado en tragar los sapos que los amos del mundo le sirven en bandeja. Maneja el descontrol de un narcoestado que le otorga pingues beneficios y se las da de líder tribal. Pero la que debiera ser su gente, esa que ha olvidado, no aplaude la colocación de medallas al invasor. Su pueblo, la historia y puede que hasta Dios, le recordarán como un simple traidor.

Las personas sólo deciden en parte sus actos pero los actos definen del todo a las personas.

Don Manuel y los «perroflautas»

Escrito por Juan Lado
11 de diciembre de 2008 a las 18:49h

A vosotros; amigo Don Manuel y camaradas perroflautas, que jamás desaprovechais una oportunidad para estaros callados.

Queridos tuerca en rasta. No os engañeis. Con 30 años ya no se es una joven promesa del magisterio y prolongar la renta de emancipación hasta que os concedan una ayuda a la dependencia no es una perspectiva vital. Aporrear un timbal en el jardín de la facul no es va a llevar nunca a la ópera de Viena y para que hagan olímpico el yoyó tendreis que esperar a que Miliki presida el COI. Fascista no es el que colecciona todos los números de Yo, mi perro y sus parásitos y es verdad que lo de hacer manualidades sube puntos pero hasta una edad. Por cierto: «Paco, Paco Cortés, ¿que?» ¡Te creías que no te iban a reconocer eh! ¡Creías que sentándote en la última fila y engominándote el pelo a un lado ibas a pasar por un pepero de bien eh! Pues no. Ahí estaba el tan refinado como solícito Bastos Boubeta , para sacar a relucir tu mochilerismo congénito. Así que ya sabeis, aprendend de esos otros adalides de la grandeza universitaria que por lo menos ellos salen mayormente de noche.

Y usted Manoliño, con la falta de monitores que tienen las piscinas municipales y las fábricas de condones de probadores excépticos, para que se mete en esos berengenales. A ver, vamos a pensar que yo soy Coco. Repita conmigo: colgar nacionalistas y firmar ejecuciones (antes), respetar a los que piensan diferente (ahora).

Se precisa jefe de banda terrorista

Escrito por Juan Lado
9 de diciembre de 2008 a las 19:02h

OPORTUNIDAD DE TRABAJO:

Se busca: Joven abertzale o abertzala criado al calor de contenedores ardiendo. Con experiencia en reventar cajeros, autobuses y demás propiedades ajenas. Avezado en amedrentar a todo aquel que piense distinto que él o que, simplemente piense. Experto en leer muchas veces pocos libros. Con gusto por sembrar dolor y muerte desangrando la tierra por la que dice luchar. Amigo de boicotear todo aquello que signifique progreso para su pueblo. Iniciado en la elaboración de matrículas clásicas para vehículos a estrenar. Y, a poder ser, que tenga una novia desquiciada.

Se Ofrece: Grandes oportunidades de promoción interna. Formación a cargo de la empresa. Flexibilidad horaria, mayormente en turnos de noche. Alojamientos discretos con cargo a las cuentas de la sociedad. Vacaciones regulares en los entornos más paradisíacos del pirineo francés. Posibilidad de realizar visitas en régimen de intercambio a la selva colombiana o escapadas de fin de semana en el norte irlandés.

Se requiere: Carné para conducir vehículos pertenecientes a otras personas. Facilidad para predicar una cosa y hacer la contraria en temas como el consumo de drogas o los derechos ciudadanos.

Se valora: Tirria por la combinación de los colores rojo y amarillo. Alergia a las cuchillas de afeitar. Tendencia al descuido de la higiene en general.

Imprescindible: Valentía para atacar por la espalda a guardias civiles desarmados. Arrojo para intentar pasar desapercibido circulando en bicicleta por la autopista en sentido contrario.

No se exige: Respecto por ningún tipo de valor, ni tampoco una próstata a prueba de bombas.

Aclaraciones: En principio, la contratación tendría carácter eventual.

                                                                         

¿Donde narices está el Estado?

Escrito por Juan Lado
3 de diciembre de 2008 a las 17:38h

Ayer por la noche vi la tele. Sí, lo reconozco el decodificador pirata del digital ha muerto para siempre y puse Antena 3. ¿Qué se le va a hacer?, todo el mundo comete estupideces. Bueno, el caso es que nada más darle al mando me encuentro a un maromo con una maza en la mano partiendo en pedazos el horno de una cocina. ¡Ya está!, ésta es una de esas historias de «destructoterapia» para quitarse el estrés rompiendo cosas. Ahondando en la agudeza de mi análisis me vinieron varios flashes: “A mi este tío me suena”. “Es el de la ruleta de la Fortuna”. Y así era. Luego me entero de que se llama Jorge Fernández y tirando de Google descubro de que fue Míster España en el 2000. Nada que objetar hasta ahí. Pero, para mi sorpresa,  resulta que el horno pertenece a la humilde casa de una familia valenciana formada por Mari Carmen y Jesús más sus doce hijos, cinco de ellos con fibrosis quística -una complicada enfermedad sin cura que afecta a los pulmones-. Osea que el maromo le está tumbando la casa a estos desgraciados. Pues menuda gracia, para mandarlo a Siberia en calconcillos. Al rato empiezo a comprender. Van a mandar al matrimonio y a su prole de vacaciones a Andorra y mientras tanto le arreglan la casa para que dejen de vivir amontonados y rodeados de humedad. ¡Muy loable, sí señor!

¡¿Pero estamos locos o qué?! ¿En qué clase de república bananera vivimos? ¿Dónde estaba el apoyo social para que esta familia pudiese llevar a cabo una planificación familiar eficiente, o es que aquí somos todos borbones? ¿Dónde estaban los servicios de empleo para darle cobertura a este paisano cuando su trabajo dejó de llegarle para comer? ¿Qué pasa con la sanidad universal y gratuita? ¿Qué ha sido del derecho constitucional a una vivienda digna? ¿Quién se ocupa de los millones de familias en el mundo que viven todavía pero que esta? Ya sé. Seguro que esos deben ser más de Gran Hermano.

Entre tanto, la familia se va a correr por el monte a los Pirineos y su casa la toman cuatro «vendepisos» -disfrazados de tarotistas y con cara de no haber pisado una obra en su vida- que encima se ponen a hacer churros (sí, de los de mojar en el chocolate) mientras una panda de flipados vestidos de butaneros se dedican a derribar muros. Al final, tiran un par de paredes, dan una mano de pintura y le “compran” toda clase de chuminadas a los chavales que, como es natural, sonríen a mandíbula batiente.

Por supuesto, no falta el correspondiente numerito de teléfono [al módico precio de 1,29 + IVA el minuto] para que «usted pueda ser como la familia de Mari Carmen y Jesús». Tampoco se olvidan de exhibir todo tipo de productos: que si la nevera, comprada en la cadena X, llena de leche de la marca Y; la promoción del disco de Amaral y el autobombo de la serie El Internado.

Encima, es una una copia. En fin, para mear y no echar gota.