La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘USA’

Domingo 15 de Julio.

martes, julio 24th, 2012

El breve paso por la ciudad de New Olreans  me mostró una cara más del enorme país norteamericano.  En ella, negros y blancos conviven casi sin tocarse en sus diferentes barrios donde  juegan a mantener sus culturas nativas vivas.

Es sorprendente ver como tras varias generaciones compartiendo el mismo suelo y el mismo cielo, las mismas colas, los mismos restaurantes de comida rápida y  problemas de sobrepeso, todavía puede uno estar en territorio de unos u otros dependiendo de la calle que camine en la gran urbe. Y es increible e intolerable también, en cualquier caso, saber que esta distinción es consentida y hasta estimulada por el todavía racista cuerpo de policía.

Los negros, con  sus sonoros instrumentos de viento alegran los paseos en el downtown, bailan ritmos pegadizos en grupos bien formados a la entrada de ciertos bares y restaurantes y los ninhos de procedencia más humilde crean ritmos  acelerados golpeando las latas aplastadas y atadas  a sus zapatos  contra el asfalto.  Mientras tanto, y en cualquier otra parte, no muy lejos de allí, quizás a una o dos calles, los blancos hacemos  cosas de blancos.

No quiero que parezca que no me gustó la ciudad. Por lo contrario debo decir que me encantó. Es un lugar mágico, único, especial. Ni que prefiero un color a cualquier otro. Todos sabeis  que  no es así.

Durante los días que por ella levité, me sentí felizmente fuera de contexto en muchas ocasiones en las que me vi rodeado por una amigable cultura afroamericana moderna. Disfruté de sus escandalosos bailes y de sus acaloradas y exageradas discusiones. De la búsqueda de caimanes por los pantanos y también del ataque indiscriminado de aquellos insectos desconocidos cuando ya Casey y yo desistiamos de encontrar alguno de  los grandes lagartos. Me gustó por supuesto celebrar sobre una pedaleta la gran fiesta del 4 de Julio, perderme los famosos fuegos artificiales por un interminable e inesperado atasco y como no, el conocer un poco más a fondo el desastre de aquella turista caprichosa de nombre Katrina.

Pero llegó con el paso de los días el momento de partir y partí.

Dejé atrás esta ciudad que tanto le gusta a mi buen amigo Edu(K2).

Atravesé despacio pero deprisa los estados de Mississippi, Alabama y Georgia para parar en South Carolina, en la ciudad de Charleston, en casa de unos ya buenos amigos.

Acampé. Esquivé gigantes de 4 y 6 ruedas y crucé cientos de puentes imposibles. Una aranha me picó en la pierna quitándome el suenho por toda una noche y por fin, de la mano de Efrain, “Bela”  y de sus roomates Larissa y Toro, saludé a mi gente desde el otro lado del Océano Atlántico, un momento realmente especial para mi.

Parece que por fin se acerca el momento de embarcar de nuevo a mi companero naranja hacia un puerto allí al otro lado, y coneguir cerrar otro ciclo importante de este suenho que ya es vuestro también.

Me siento contento y tranquilo. Entre amigos, hablando castellano, riendo con historias de viajes, y comiendo helado tailandés frito. Con los mapas  de Washington y de New York encima de la mesa y el google trabajando a fondo.

Ya queda menos queridos lectores. Ya queda menos…