La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Voces Femeninas’

Torres evaporó lo sublime en un instante

Sábado, Noviembre 23rd, 2013

Festival Voces Femeninas
Lady Lamb The Beekeeper, Torres y Anna Ternheim
Teatro Principal, Ourense
21-11-2013

Ocurrió a mitad de festival. Mackenzie Scott, la americana que se esconde bajo el alias de Torres, tomó su guitarra y miró al público. Deslizó sus dedos por las seis cuerdas y de allí surgió un sonido melodioso, que sustentaba una voz que aparentemente poco tenía que aportar al arquetipo chica-indie-haciendo-rock-desnudo-con-su-guitarra. Pero, de pronto, su garganta empezó a malearlo todo, a dibujar curvas imprevisibles. Mientras, el instrumento escupía acordes de lija y escupitajos de emoción. En la platea los mentones se empezaban a mover de atrás hacia delante. Bajo la piel brotaba el escalofrío.

Recordando a la PJ Harvey que componía con el cuchillo afilado en los noventa, Torres hizo presagiar una de esas actuaciones que no se olvidan. El segundo tema prolongó el placer auricular. El tercero lo elevó si cabe aún más. Alerta en las butacas: la emoción se iba a descontrolar. Y como si la artista se asustase ante esa posibilidad, se deshizo el nudo de la tensión. Sí, incomprensiblemente su recital perdió ese punch que estaba alterando las pulsaciones del público. Lo prolongó varios grados por debajo, ajena a calificativos como crudo o conceptos como esa “carne viva” a la que apelaba el folleto promocional. Una lástima porque lo que parecía una revelación se quedó al final en eso, en otra-chica-indie-más-haciendo-rock-desnudo-con-su-guitarra.

El subidón-bajón de Torres se escenificó en un Teatro Principal lleno, refrendando de nuevo el milagro de este pequeño gran festival. La apuesta del Voces Femeninas, un año más resultó totalmente suicida. Por el escenario desfilaron la también estadounidense Lady Lamb The Beekeeper y la sueca Anna Ternheim, completando un trío de figuras totalmente desconocidas en España. La primera lo intentó a ciegas, arrancando su concierto sin luces y a capella, iluminando luego con las piezas de Ripely Pine, su debut, y hartándose de dar las gracias por poder estar allí. Su set, sin ser nada del otro mundo, sirvió de agradable introducción.

Más interesante se mostró Anna Ternheim, iniciando con una melosa canción a piano con reminiscencias de Abba y alternando este instrumento con una guitarra de la que extraía temas de folk-pop con baño americano y muchas posibilidades comerciales. Como queriendo dar el cierre perfecto a la velada, optó por concluir su pase con un final también a capela, sin micro de nada. Un último bocado dulce en una noche que pudo ser excepcional. Todo si Torres no se hubiera amedrentado. Una pena.

Foto de Torres: Federico Álvarez

Lisa Hannigan mostró su brillo en Voces Femeninas

Sábado, Noviembre 24th, 2012


Festival Voces Femeninas
Holly Miranda, Little Scream y Lisa Hannigan
Ourense, Teatro Principal
22-11-2012

El milagro continúa. Un año más, el Teatro Principal se volvió a llenar en la quinta edición de Voces Femeninas. Dos días antes lo había hecho también el Teatro Lara de Madrid (que se ha sumado al evento en esta quinta edición) y esta noche todo apunta a que se repetirá la escena en Vigo. De nuevo, el menú resultaba una incógnita para la mayoría de los presentes, una especie de cata a ciegas con tres figuras (Holly Miranda, Little Scream, Lisa Hanningan) de las que el 95% del público sabía nada o casi nada. ¿Cómo ocurre algo así? Pues, trabajando año a año en una línea coherente que logra que la gente pase por taquilla sin dudarlo un momento. Lo dicho, milagroso.

De entrada, Holly Miranda optó por el lirismo. Delgadísima y con Patti Smith estampada en el pecho, arrancó haciendo llorar su guitarra, se marcó una gran versión del I’d Rather Go Blind de Etta James y terminó su pase a piano. Mucho más Cat Power que Stereolab, dejó en el camerino todo el aire onírico que desprenden sus grabaciones, entregándose a lo puro y real. Gustó, pero dejó la duda de lo que podría dar de su con mayor ropaje instrumental.

La canadiense Little Scream, por su parte, tiró hacia lo ambiental. Con un guitarrista de apoyo que dotó de vaho su discurso, sorprendió por su forma cuasi mística de ejecutarlo y dejó al público dividido. Con un estilismo imposible, desbordó emoción y empalmó un set corto. Al final preguntó al público: ¿algo ruidoso o en plan nana? Y, complaciendo a lo primero, terminó por dar los acordes más roqueros de la noche. Uno juraría que, por ahí sonó algo parecido al American Woman de Guess Who.

Por último, Lisa Hannigan se encaminó a lo tenso. Ya en su segundo tema se vio que allí había algo más que una voz dulce en un recital de trámite. Todo lo contrario, con su música de raíz folk erigiéndose hacia territorios más duros y épicos, hizo prever uno de esos conciertos inolvidables. Las canciones sonaban de maravilla, el tempo el correcto y la artista estaba subida a la ola… hasta que surgieron problemas técnicos, desajustes en las guitarras, un arranque de canción con parón y vuelta a empezar. Ello descentró al público y la artista que, aún así, trenzó la mejor actuación de la noche. Ovacionada, concluyó su recital con un Knots soberbio y la sensación de que aquí se esconde una artista que debería ser más grande de lo que es.

Al final, como es norma, todos los músicos subieron al escenario a interpretar un último tema juntos. Y, luego, una buena parte de los integrantes del festival terminaron la noche en el Café Pop Torgal, el particular paraíso pop de Ourense. Allí Hanningan se lamentaba de la mala suerte hablando son el público hasta que, poco a poco, todo se diluyó en una fiesta. A ello ayudaron sus músicos quienes, lejos de la sobriedad que transmitían en escena, terminaron por asaltar la cabina para dar rienda suelta a sus pasiones juveniles: de Cazafantasmas a Superdetective en Hollywwod, pasando por Regreso al Futuro. Sí, entre piezas ochenteras pasadas de sintes y plástico, por un momento parecía que Marty McFly iba a aparecer de un momento a otro.   

Voces Femeninas: pop, fragilidad y cuerdas vocales de mujer

Martes, Noviembre 20th, 2012

Exacto. Pop, fragilidad y cuerdas vocales de mujer. En tres rápidas pinceladas ahí puede estar el cuadro del festival VOCES FEMENINAS. Desde que en 2008 surgiera en Vigo, poniendo sobre el escenario a Emmy the Great, Nina Kinert, Wendy McNeill y Sevigny, se ha guiado por la misma incorruptible línea: buscar en los cajones del indie mundial artistas femeninas prácticamente anónimas en España y abrir no solo los odios de la audiencia. También su corazón.

Sí, a este festival se va a descubrir, a dejarse embaucar y a volver a casa con nuevo ramillete de amores musicales. Los responsables del evento, la productora viguesa Coconut, pretenden generar el flechazo en esta quinta edición con Lisa Hannigan, Little Scream y Holly Miranda. Y todo ello en tres sedes: Ourense (jueves 22 de noviembre, Teatro Principal), Vigo (sábado 24, Teatro García Barbón) y la novedad de Madrid (martes 20, Teatro Lara), que se suma a la causa.

De la tripleta protagonista de este año quizá la más conocida quizá sea la irlandesa LISA HANNIGAN. Su voz no solo jugaba con la de Damien Rice en sus discos O y 9, sino que la acompañó en directo por medio mundo. Rota la relación (artística, pero también sentimental), la artistas arrancó una interesante carrera con Sea Sew (2008) lleno de bellísimas estampas folk que rezuman ternura y complicidad. A este disco le siguió Passenger (2011), algo más arisco, ligeramente más duro, pero igualmente mágico. Su colección de canciones encandilarían por igual a los fans de Russian Red como a los de Laura Marling y no sería de extrañar que, tras el concierto, más de un fan durmiese con su disco bajo la almohada. En serio, enamorará. Este es el single de su nuevo disco:
Imagen de previsualización de YouTube
La americana HOLLY MIRANDA tampoco se ha relacionado mal en su corta carreta. Dentro de su trayectoria en solitario (entremedias estuvo la experiencia neoyorkina de The Jelaous Girlfriends), grabó se segundo disco con Dave Sitek (TV On The Radio) y ha girado con grupos como The XX, The Antlers y Tegan & Sarah. Tiene un tercer álbum a punto de editarse, pero mientras el album citado, el juguetón y ensoñador The Magician’s Private Library (2010), continúa emitiendo ondas atractivas al oyente. De efecto instantáneo, engancha con su aire onírico, esa especie de fantasma entre Cat Power y Stereolab que la posee y sus ocasionales incursiones en el misterio y la niebla. Aquí también hay nota rosa: actualmente es Miranda comparte su vida con la actriz Kate Moening, uno de los iconos lésbicos del momento. De su disco sobresale especialmente un tema,Waves. Es este:
Imagen de previsualización de YouTube
El elenco lo cierra LITTLE SCREAM, el proyecto de la canadiense Laureal Sprengelmeyer. Procedente de Montreal y ha editado un magnífico disco de debut, The Golden Record (2011). Coproducido por su novio, Richard Reed (Arcade Fire), se trata de un puñado de temas que caminan de la mano de una encantadora placidez y una voz de seda, adornada de coros etéreos y ocasionales telones de cuerdas. En apenas unos instantes logra, sí, trasladarte a su mundo para una vez allí sacarte las uñas. Cuando surgen por ahí los arañazos de Guyegaros, algo así como una Pj Harvey de bolsillo, uno se da cuenta de que esto va más allá de arrullar oídos. Una maravillosa sensación que, a buen seguro, se repetirá en esas tres imprescindibles noches que arrancan hoy en Madrid. Pincha abajo para escucharla  
Imagen de previsualización de YouTube

El milagro pop con voz de mujer

Sábado, Noviembre 26th, 2011

Voces Femeninas
MIna Tindle, Hannah Pell y Sarah Jaffe
Ourense, Teatro Principal
24-11-2011

Existe algo milagroso en Voces Femeninas. El hecho de reunir a tres artistas de corte indie y prácticamente desconocidas en España, como Mina Tindle, Hannah Peel y Sarah Jaffe, y rozar el lleno en el Teatro Principal solo se puede calificar así. El público, que ya había abarrotado la tienda ourensana de Purificación García para ver el aperitivo acústico que ofrecieron Peel y Jaffe, lo hizo posible. Respondió en masa, se dejó llevar por el embrujo sonoro y salió de allí con una sonrisa de oreja a oreja.

La más aplaudida de la noche fue Sarah Jaffe, una texana situada en algún punto intermedio entre PJ Harvey y Cat Power que ofreció guitarras (acústicas) cortantes, un manejo de los tempos soberbio y mucha, mucha emoción. Su interpretación al ralentí de Clementine, seguramente la mejor canción de su repertorio, resultó sensacional y la opción de apelar al Baby de Justin Bieber un toque de complicidad con las buenas canciones sin mirar su origen. Al término del festival se hartó a vender discos. Hoy lo lógico es que esté sonando en decenas de habitaciones.

La precedió la irlandesa Hannah Peel, una artista que parecía salida de un mundo onírico. Con su aspecto de hada pop, una caja de música impulsada con una manivela y su voz privilegiada trenzó una actuación realmente encantadora. Dejó en el camerino sus versiones de New Order o Soft Cell, y optó por los temas de su álbum de debut, el notable The Broken Wave. Destacó, de manera especial, Solitude llevada a golpe de piano y guitarras atmosféricas a un frágil paraíso de intimismo y confesiones de alta intensidad.

El papel inaugura le tocó a Mina Tindle, una simpatiquísima parisina que ofreció todo lo contrario a lo previsto. Sí, To Carry Small Things, ese single radiante que deslumbró en Internet con un videoclip que la presentaba como una estrella pop, mutó en el escenario en una tenue cantinela folk. Edificando los temas en vivo a través de loops, creó ambientes hipnóticos y atmósferas deliciosas que obligaron a apuntar su nombre para el futuro.

Y todo esto gracias a Voces Femeninas, un evento que tras cuatro años permite recurrir al tópico de ser considerado “un referente”. Es un modo de verlo. Otro sería resumirlo con las mismas palabras que en la presentación, la de un milagro, un glorioso milagro pop que ojalá dure muchos años más.

Imagen de previsualización de YouTubeVideo-resumen de las actuaciones subido a la Red por Tempo de Lecer

Especial Voces Femeninas (3ºparte): La estrella pop de Mina Tindle

Jueves, Noviembre 24th, 2011

Mina Tindle quiere ser una pop-star. De hecho, ni siquiera se llama así. Su nombre real es Pauline De Lassus, una guapa parisina que lleva años pululando por el mundo de la música (entre otras cosas ha puesto voces en el Boxer de The National). Cuando se mete en el traje de Mina Tindle, sale al escenario o se cuela en el hogar de alguien emerge como una figura rutilante. Así lo transmite con To Carry Many Small Things, la canción estrella de su epé homónimo editado este mismo año. Ahí, con su pop trotón de aroma retro desliza una voz agudísima que ha sido comparada con la de Feist o Lilly Allen y demuestra maneras de eso, una estrella. El vídeo va en consonancia.

Imagen de previsualización de YouTube

¡Cuidado! Se trata de un espejismo. El resto del disco se encamina hacia territorios mucho menos inmediatos. Piezas que a veces evocan a Bjork (Henry), otras que tiran hacia lo acústico (Bells, Echo) y otras que finalmente terminan dibujando plácidas atmósferas (Some Things A Long Time). Una carrera que acaba de empezar y de la que el festival gallego será privilegiado testigo de ese arranque.

Especial Voces Femeninas (2ª parte): Hannah Peel, encanto confesional

Jueves, Noviembre 24th, 2011

Hannah Peel es una artista tan rematadamente undergound que ni siquiera cuenta con una entrada propia en la Wikipedia. Si se coloca su nombre en un buscador, apenas aparecen un puñado de reseñas de su álbum de debut The Broken Wave (Static Caravan, 2011). Todas loan su facilidad para tejer bonitas cantinelas de folk-pop moderno, su capacidad de crear climas de estremecedora belleza y su estatus de artista aparte, como una suerte de Joana Newson europea. Todo ello es cierto. Esta lánguida irlandesa toca la fibra, invita a entrar en su mundo y hace que, dentro de él, uno se sienta de maravilla. ¿Dudas? Hagan play abajo y caigan en su embrujo.

Imagen de previsualización de YouTube

Se trata de la versión en vivo de Cailin Deas Crutia Na Mbo, el penúltimo tema de ese notable primer álbum. Interpretaba con una caja de música, un teclado y una guitarra acariciada por el slide posee la combinación exacta de dulzura, lirismo y niebla. Genera un encantamiento privado y pequeñito, a modo de secreto, como un susurro al que hay que acercarse para escucharlo. Se trata de una cantinela folk tradicional irlandesa revisada con el mismo tino con el que Hannah readapató el año pasado cuatro clásicos del synth-pop de los ochenta. Ocurrió en Rebox, su primer ep. Del Blue Monday de New Order al Electricity de OMD, pasando por Tained Love de Soft Cell. ¿Que cómo sonó eso? Pues vuelvan a hacer play abajo y prolonguen el enamoramiento.

Imagen de previsualización de YouTubeHannah Pell interpretando en vivo el “Tained Love” de Soft Cell

Pero más allá de lo anecdótico lo mejor es que esta irlandesa criada en Yorkshide, curtida en bandas de música popular y fan declarada de Nick Drake posee una estrella especial que, en cuanto alumbra, reconforta. Escuchando de un tirón The Broken Wave se revela como un disco fantástico guiado por el folk, pero con ecos de Tom Waits, Belle & Sebastian o Joni Mitchel y un puñado de confesiones esperando ser escuchadas. ¿Un ejemplo? Pues dejarse llevar por su vocecilla cristalina en Solitute sobre un piano, y que cuando aparezcan los violines Hannah se deshaga de celos y fragilidad ante el hombre que ama con versos como “Es la mirada en tu cara cuando ella se acerca / mis ojos empiezan a arder, oh ¿por qué no se cierran? / Solo quiero saber por qué ella es mejor que yo / Mejor que yo”. De verdad, se encoge el alma al escucharla. ¿Dejarlo así, en palabras? Aunque sea un abuso tres vídeos en un solo post, hoy la artista pide una excepción.

Imagen de previsualización de YouTube“Solitute” tal cual suena en el disco

Más info de Voces Femeninas aquí

Especial Voces Femeninas (1º parte): El suave arañazo de Sarah Jaffe

Martes, Noviembre 22nd, 2011

(Aprovechando la inminente nueva edición del tercer Festival Voces Femeninas -el jueves en Ourense y el sábado en Vigo-, este blog dedicará sus tres próximas entradas a hablar de las tres figuras que completan un cartel más que recomendable con Sarah Jaffe, Hannah Peel y Mina Tindle. Empezamos hoy por la primera)

Resulta comprensible esa mezcla de hartazgo y pereza que surge en muchos oyentes cuando le presentan a la enésima heroína del indie-folk. Y si llega adornada de conceptos como fragilidad, intimismo y sensibilidad más. Sí, hay superávit de este estereotipo, tendencia al ensalzamiento gratuito y, lo que es peor, a la critipoesía llena de lugares comunes. A saber: la tarde de domingo, la lluvia en el cristal, las hojas del otoño y todo el imaginario asociado a las guitarras acústicas y las lánguidas voces de mujer. ¿A que da cansancio?

Imagen de previsualización de YouTube“Clementine” de Sarah Jaffe

Olvídense de todo ello por unos instantes. Pinchen en el video de arriba. Se trata de Clementine, una de las piezas más redondas del álbum de debut de la nortemericana Sarah Jaffe, Suburban Nature (Kirtland Records, 2010). Sencilla y directa, arañando suavemente con esas cuerdas nerviosas y emocionando con esa suerte de in crescendo contenido que no llega a romper, viene a ser algo así como ese momento en que las cosas dejan de importar. Porque han cambiado. Porque se dice que un día fuimos jóvenes. Y se hace sin el peso de sentirse mayor. Porque se ha madurado. Y todo se siente diferente. Cuando en la recta final, la interpretación de la artista muta trémula resulta fácil sentir el escalofrío, la conexión, la sensación de que sí, pese a todas esas pegas, Sarah Jaffe te ha pillado. La culpa no es suya, es de los demás.

Llegado a ese punto el placer se multiplica porque el disco no contiene desperdicio alguno. De Before You Go a Perfect Plan, la sucesión de joyas es total. Con una voz que se tornea del susurro al alarido según los requisitos de la canción, Sarah Jaffe logra emocionar de continuo arropada de una instrumentación preciosa y precisa, que va de los climas enrarecidos de Pretender a los violines que hacen flotar a Before You Go. Todas esas virtudes han tenido una extensión reciente con el ep Even Born Again, el trabajo que la trae a Voces Femeninas en una actuqción que será su primer contacto con el público español, un suave arañazo que debería dejar su huella para el futuro.