La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Ok Computer’

Radiohead “The King Of Limbs” (2011)

viernes, marzo 18th, 2011

Radiohead llevan tiempo poniendo demasiados árboles delante del bosque. Su interesado jugueteo con la industria (ahora saco el disco a la voluntad por Internet, ahora cobro un fijo, ahora lo lanzo en una edición física deluxe…y con todo logro publicidad gratuita) lleva consigo una consecuencia fatal: que lo importante, su música, pase a un plano secundario en medio de tanto titular. Se supone que los de Oxford la hacen buena, arriesgada y de calidad, pero hoy en día semeja más importante qué nuevo regate le van a dar al mundo de la edición musical, que saber si su nueva colección de canciones puede mirar a la cara sin ruborizarse a Ok Computer o Kid A

Para quienes esto interese cabe decir que no, que The King Of Limbs no alcanza ese grado de excelencia de sus dos grandes obras maestras. Más bien se sitúa unos grados por debajo de la (notable) línea de In Rainbows, su predecesor, y ofrece una nueva ración de esa mezcolanza de electrónica warpiana, devaneos jazzies, momentos atmosféricos y falsetes eternos marca de la casa. Como ganchos pop ejercen Lotus Flower -el particular Idioteque de este disco- y Little By Little. La primera, un acierto que en manos de un buen remezclador podría convertirse en un hit de discoteca. La segunda, de aires arábicos se pierde, sin embargo, en una indefinición que no llega a ningún lado. 

Es quizá junto al instrumental Feral el único pero de un disco que, aunque arranca atractivo con la rítmica quebrada de Bloom, alcanza sus vueltos más altos en su segunda parte. Con la citada Lotus Flower ejerciendo de antesala, Codex y Give Up The Ghost, rebajan el crepitar electrónico e invitan al oyente a penetrar en el mundo narcótico e irreal de Radiohead, ese que se aparta de todo y que con pulso parsimonioso deja que la voz de Thom Yorke se deslice por la fibra sensible del oyente.

Todo antes de ponerle el cierre con Separator, con un ligero aroma a los U2 de los primeros noventa, cuando Bono y sus chicos eran exactamente lo que Radiohead son hoy en dia: una de las mejores y más relevantes bandas de rock del planeta. Quedarse en la anécdota de cómo lanzan sus trabajos sería todo un despropósito.

Sin alarmas, sin sorpresas

lunes, noviembre 10th, 2008

El problema de la música es que a veces te quieres engañar a ti mismo y no, no funciona. No te dejan. Aparece uno de tus artistas favoritos y te canta las cuarenta en tus propios oídos con una bonita melodía. Y lo peor: solo describe la situación no la juzga, exactamente como tú decías que deberían siempre ser las cosas. Pero que ahora, vaya, no permite un contrataque de esos de “esto es todo demagogia, seguro que este está forrado”.

Ok Computer, el cuarto álbum de Radiohead editado en 1997 iba un poco de eso. O más bien un mucho: una radiografía precisa y con mucha tendencia a lo precioso de un momento en el que no quedaba más remedio que abrir los ojos y aceptar que todo es, efectivamente, así. “Me perdí a mi mismo”, “Un airbag salvó mi vida” o “Aplastado como un bicho en el suelo” son algunas de las líneas de un disco su que habla de desazón, de máquinas y de un servilismo con tímidos arranques de rebeldía que no van a ningún lado.

De todos sus temas hay uno especialmente emotivo. No Surprises, el último aliento antes de entrar en esa vida, sí en la que juraste mil veces que nunca ibas a entrar. Una canción bellísima y traicionera con su envoltorio de nana que, finalmente, suena como un pedazo de hielo penetrando lentamente en el alma.

“Un corazón lleno como un vaciadero de basura,
un trabajo que mata lentamente,
contusiones que no se curan.
Te ves tan cansado e infeliz,
derroquemos al gobierno,
ellos no, no hablan por nosotros.
Elijo una vida tranquila,
un apretón de manos de monóxido de carbono.

Sin alarmas y sin sorpresas,
Sin alarmas y sin sorpresas,
Sin alarmas y sin sorpresas,
Silencioso silencio.

Este es mi último exabrupto,
mi último dolor de estómago.

Sin alarmas y sin sorpresas,
Sin alarmas y sin sorpresas,
Sin alarmas y sin sorpresas, por favor.

Qué casa tan bonita,
y qué bonito jardín.

Sin alarmas y sin sorpresas,
Sin alarmas y sin sorpresas,
Sin alarmas y sin sorpresas, por favor”