La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Madonna’

El mundo pop canta a David Bowie

lunes, enero 18th, 2016

bowie fans 2

Era previsible. La muerte de David Bowie ha generado la semana pasada un sinfín de homenajes en todo el mundo. No solo se trata de su desaparición, sino cómo esta se convirtió en su última impulso creativo lo que ha dejado conmovido al planeta pop. Artículos de periodistas, recordatorios de particulares, portadas de periódicos, cierres de telediarios, su música sonando en todas partes y, también, muchos artistas se renombre haciendo lo lógico en estos casos: reinterpretar sus canciones a modo de tributo. Aquí van algunos de ellos.

Uno de los primeros en aparece fue el de Rick Wakeman, el célebre teclista del grupo de rock progresivo Yes. Se trata de una pieza importante en el mundo Bowie. Intervino en el clásico Hunky Dory (1972), dejando su impronta en los preciosos pianos que se pasean a lo largo de sus surcos. El mismo lunes en el que todos conocimos el fallecimiento del artista, Wakeman acudió a los estudios de la BBC Radio 2 e interpretó al piano Life On Mars, una de las más bellas composiciones de toda la carrera del Duque Blanco.

Otro que no dudó en hacer su particular genuflexión ante el cancionero de Bowie fue Adam Lambert, cantante americano surgido del programa American Idol. Ajustado a su medida, apeló al clásico de la época discotequera Let’s Dance, cantándola en directo dentro de uno de los recitales de su gira en Asia.

Madonna tan solo tardó un día en explicitar su amor por el astro pop sobre el escenario. En uno de sus conciertos americanos, en Texas, aprovechó para dirigirse al público. Le dijo que David Bowie fue uno de los mejores compositores del siglo XX y que le había cambiado la vida desde que lo vio por primera vez en directo. «Él me enseñó a mí que estaba bien ser diferente», subrayó. Y atacó con un guitarrero Rebel,Rebel, con cambio de vestuario incluido

Rebel Rebel también fue la canción elegida por Bruce Springsteen el pasado sábado, en el primer recital de la gira The River, celebrado en Pittsburgh. El Boss quiso recordar a su «gran amigo» y los tiempos en los que grabó Young Americans. Sin más, apeló a su Telecaster e hizo suyo un himno del rock rebelde.

Pero quizá el homenaje más curioso de todos los que ha recibido Bowie estos días tuvo lugar en Nueva Orleans. En sus calles Arcade Fire se juntó con la Preservation Hall Jazz Band paseando el repertorio del artista por sus calles, en un ambiente festivo y colorista. Esta es la insólita versión de Heroes que se puedo escuchar

También hubo recuerdos sentidos al artista en España. El más importante de todos tuvo lugar el pasado sábado en Barcelona. Organizado en tiempo record, The Stars Look Very Diferent Today reunió a integrantes de bandas como Sidonie, Inspira, Mazoni, Mishima, Delafé o San León con el único objetivo de revisar un repertorio mítico y honrar a Bowie celebrando su obra. El éxito fue total.


El último guiño de un grande a Bowie que ha trascendido fue el de Robbie Williams, quien subió a su cuenta de Facebook una interpretación casera de Changes, junto a Rufus Wainwright y Guy Chambers. ¿Terminará representándose en un escenario? Habrá que estar atentos

Pero sin duda el más emotivo de todos los homenajes no lo protagonizó ninguna estrella del pop. En Brixton, el barrio en el que se crió Bowie, decenas de fans se echaron a la calle espontáneamente para honrar al mito. Los videos que circularon estos días hablan de devoción y emoción, de tristeza y alegría, de cariño y pena por haber crecido con Bowie y ver que se ha ido para siempre.

El oficio pop de Madonna

miércoles, abril 11th, 2012

Madonna representa de manera fidedigna la idea de que el pop trasciende a un mero puñado de canciones. Cada uno de sus lanzamientos tiene bastante más de todo aquello que rodea a la música que de música en sí. Y MDNA, su duodécimo álbum, no es una excepción. A su alrededor bulle la provocación calculada, florece humo mediático y se constatan, en nada, los resultados. Una semana después de salir a la venta, la Ambición Rubia ya lideraba la lista de ventas en España. También lo hace en la de más de una decena de países, incluyendo Reino Unido y Japón, junto a EE.UU. los faros de la industria musical. Todo, a sus 53 años, demostrando un aguante único en la pasarela pop. 

Para ello, la cantante ha recurrido a toda su artillería. Sabe de que en el 2012 la chavalada se pirra por una Lady Gaga que, a su pesar, la ha reemplazado como estrella global. También que en la pista manda el ritmo tórrido de Rihanna y demás divas del r&b. Y ve que discípulas suyas como Britney Speards mantienen el tipo sin arrugarse en el canon mainstream. Así las cosas, MDNA suena a golpe en la mesa. Parece decir: “!Hey, aquí estoy yo y ya estaba mucho antes que todas vosotras!”. Todo en él aspira a llamar la atención. 

Primero, el título que juega deliberadamente con las siglas del MDMA, la droga ligada a la noche, la pista de baile y el hedonismo. Luego, la forma de presentarse, en la Superbowl con un Give Me All Your Luvin’ en el que pone a dos de las figuras del momento, M.I.A. y Nicki Minaj, ejerciendo de animadoras suyas. Y, cómo no, prendiendo fuego en formato videoclip, una de sus armas favoritas. Girl Gone Wild, sumergida en el barreño del homoerotismo, ya ha conseguido el fin perseguido: ser censurado en Youtube, doblando así su impacto. En la manga aún queda el as de I’m a Sinner para generar polémica. Una letra en la que celebra su condición (“Soy una pecadora, me gusta de esta manera”) y se mofa de la religión (“Jesucristo, colgado en la cruz / 
Murió por nuestros pecados, es una pérdida) reúne todos los ingredientes para ello.

Sin embargo, toda esta exhibición de oficio y manejo de los resortes del marketing no sirve para camuflar el aroma a quiero y no puedo de MDMA. Se trata de una escena con algo de deja vu a lo ocurrido con su antepenúltimo disco. En el 2005 Madonna perseguía contraatacar a la entonces pujante Kylie Minogue con Confessions On A Dance Floor. Y lo hizo con un ramillete de singles incontestables. Hung Up, Get Together y Sorry con su toque retro apabullaban, pedían sitio bajo la bola de espejos y miraban, de igual a igual (cuando no por encima del hombro), a los singles de la australiana.

Eso no ocurre ahora. En cuando a resultados, MDNA se parece más a Hard Candy (2008) que a aquel. Aunque su laboratorio haya diseñado una perfecta estrategia comercial, las canciones no logran sobresalir. Difícilmente se instalarán en la memoria colectiva  Girl Gone Wild o Give Me All Your Lovin, los dos sencillos editados. Resultan agradables y tendrán (de hecho, están teniendo) su lugar en las discotecas, pero carecen de la fuerza arrebatadora exigible a un hit de Madonna. Mucho más próximo a ello está Turn Up The Radio, un eufórico y contagioso himno de escapismo (“Voy a dejar el pasado atrás / Nada es lo que parece / Incluyendo el momento y esta loca escena”). Junto a la juguetona I’m A Sinner, se perfila como la mejor opción de continuidad de un álbum que, resumiendo, muestra mucha corrección, algo de relleno y nada realmente memorable.

Una década en canciones (1ª parte)

viernes, enero 8th, 2010

Nota: se han quitado todos los vídeos porque daban problemas a la hora de cargar la página

La canción recupera el reinado en el mundo pop. El siglo XXI ha dejado desfasado el elepé. Las descargas digitales han devuelto a los temas sueltos todo su valor y han dejado, en muchas ocasiones, los discos en un segundo plano. Recogemos en tres entregas el artículo que sale publicado hoy en las páginas centrales del Fugas

Los puristas venían reclamando en los ochenta y los noventa el single como vehículo ideal de la música pop frente al elepé. Fetichismos aparte, el argumento era demoledor: en muchos casos había que adquirir el álbum completo cuando el interés radicaba solo en una canción. La industria, favorecida con el cambio, ni caso. Pero, paradojas de la vida, la modernidad revitalizó esa idea. Eso sí, no en rodajas de vinilo de siete pulgadas, sino en descargas digitales directas a los reproductores de MP3 o a los móviles en formato politono. Sea como sea, durante estos diez años ella, la canción, ha sido la reina. Repasemos las que han sido algunas de las más representativas (¡ojo! no son necesariamente las mejores) en la primera década del siglo.

COLDPLAY «Viva la vida» (2008)
Pese a las acusaciones de plagio (tanto Alizee como Creaky Boards tienen temas sospechosamente parecidos), Chris Martin y sus chicos tocaron la gloria con ella. Cuerdas, épica y pop al servicio de la historia del rey destronado. Se dice que aludía a George Bush. Curiosamente, el PSOE, que la empleó en la campaña autonómica, perdió su trono en el Gobierno gallego. Sin embargo, Pep Guardiola, que se la ponía a sus chicos en los entrenamientos del Barcelona, conquistó el triplete.

LORNA «Papichulo» (2002)
El regatón ha sido el género más novedoso y uno de los más discutidos de la década. Uno de sus grandes himnos se puede encontrar en esta canción. Contiene las claves (ritmo machacón, letras con constantes referencias al sexo, dicción macarra) en su versión más refinada, comercial y para todos los públicos. En cuanto se escucha eso de «papipapi, papichulo» se adhiere como un chicle.

MADONNA «Hung Up» (2005)
Kylie Minogue y Gwen Stefani habían dejado obsoleta a Madonna en esta década. Celosa, decidió dar un golpe de autoridad con un single que llegó como un auténtico ciclón. ¿La receta? Estética retrosetentera, un sampler de Abba, una producción excelsa y mucho fuego con una canción que en realidad es más una sensación de euforia discotequera que otra cosa. Un hit en toda regla.

THE STROKES «Last Nite» (2001)
Como los Stone Roses de 1989, The Strokes parecían haber nacido para una única cosa: ser adorados. Con una aleación precisa y perfecta de guitarras, pantalones pitillo e indolencia lograron agotar las existencias de Converse Allstar, descubrir a los Modern Lovers a toda una generación y convertir Nueva York durante unos años en la capital pop. Ah y dar canciones tan vigorosas y energéticas como este Last Nite.

AVRIL LAVIGNE «Complicated» (2002)
Si todas las adolescentes de la primera mitad de la década querían tener la raya del ojo gruesa fue, en gran parte, por culpa de esta chica y de esta canción. Se trata de una resultona melodía que gira en torno a lo difíciles que son los chicos en las relaciones. «¿Por qué tiene que ir y hacer las cosas tan complicadas?», pregunta en su estribillo con una actitud entre Green Day, una rapera y una chica emo. Nena Daconte la saqueó en su En qué estrella estará.

RADIOHEAD «Idioteque» (2000)
El gran disco rock de la década llegó pronto. Con Kid A Radiohead perfilaron cómo debería ser el rock más excitante del siglo XXI: inquietante, oscuro y opresivo. Este tema es lo más parecido a un single que tuvo el álbum, todo un no-hit. Una parte de la crítica más tiquismiqui inicialmente les negó el saludo (decían que !plagiaban a Autechre!), pero al final parece que se impuso el sentido común y nadie los apea entre los imprescindibles de los dosmiles.

BEYONCÉ «Crazy in Love» (2003)
En Beyoncé encontramos el clásico ejemplo de artista que combina discos mediocres y canciones sueltas totalmente demoledoras. Crazy In Love apeló al soul tórrido de la mano de un sampler de los Chi-Lites y un videoclip inenarrable. Nadie, o casi nadie, se pudo resistir. Y la máquina de éxitos sigue funcionando con cosas tan maravillosas como Single Ladies, un tema que tiene más riesgo y experimentación que las obras completas de Franz Ferdinand, Bloc Party y Futureheads juntos.

PRIMAL SCREAM «Svastika Eyes» (2000)
Cuando en los primeros años de la década ibas a una discoteca y la gente se volvía literalmente loca escuchando esta canción, tenías la sensación de estar viviendo un momento único. Si eso se trasladaba al escenario de un gran festival, todo se acrecentaba. Swastika Eyes fue una de las razones que convirtió a Primal Scream en los grandes salvadores de ese rock n´roll que tiene un pie en Can, otro en los Stooges y otro en Little Richard. Aguantaron otro asalto con Evil Heat y aquel puñetazo de Miss Lucifer y, luego, bueno, bajaron bastante el nivel. ¡Cómo los echamos de menos!

DORIAN «A cualquier otra parte» (2007)
El pop español debería ser siempre así: adictivo, excitante, siempre cautivador. Dorian han grabado, sí, la mejor nación nacional de la década, demostrando que se puede llegar a un público más allá del indie con la calidad por bandera usando el principal canal de distribución con el que cuentan los grupos que no salen en los 40: los dj´s. Esta canción es ya un himno de club y ha calado, incluso, en quienes no soportan al grupo.

PJ HARVEY «Good Fortune» (2000)
Pj Harvey no solo dejó dos obras maestras (Stories From The City, Stories From The Sea y White Chalk), dos álbumes notables (Uh Huh Her y el A Woman A Man Walked By con John Parish) y uno de los mejores directos de la década, sino que además ha dejado una hilera de canciones sueltas memorables. En Stories From The City, más atractiva y magnética que nunca, sacó a relucir su lado más pop y dejó, entre muchas otras, un tremendo Good Fortune. ¿Lo malo para ella? Pocos periodistas se resistieron a plantearle sus parecidos con Patti Smith, esos de los que PJ incomprensiblemente siempre reniega.

Muerto Jacko, ¿quién es el rey? (5)

viernes, julio 17th, 2009

Ultima entrega, con las opiniones de Patricia Godes y Julio Ruíz.

PATRICIA GODES (periodista y autora de la biografía sobre Michael Jackson publicada en 1990 por Salvat)

-¿Por qué piensa que es un artista global?,(referido a Madonna, Bruce Springsteen, U2 y Rolling Stones)

-La música anglosajona nos ha sido impuesta a los países satélites de EEUU en detrimento de nuestras músicas autóctonas. En los países asiáticos y africanos la colonización musical ha quedado más diluida y sólo unos pocos artistas anglosajones han logrado desbancar a los locales. Michael Jackson, Madonna y Boney M serían los más claros. Los roqueros lo tienen difícil al ser el suyo un lenguaje musical generalmente más pobre que los locales y sólo dentro del lavado de cerebro de la coca-colonización más absoluta se llega a preferir. En el caso de Michael Jackson, sus considerables ventas de discos son la palpable demostración del alcance global de los siete únicos discos de su carrera adulta.

-¿Qué papel piensas que representan en el cultura popular hoy en día? (referido a Madonna, Bruce Springsteen, U2 y Rolling Stones)

Creo que los artistas que nombras representan papeles diferentes. Los grupos roqueros sirven a los adolescentes de sexo masculino para auto-afirmarse en esa dificil etapa de la vida. Algunos adultos con problemas de personalidad también necesitan recurrir a identificarse con los iconos del rock. Los que podríamos llamar entretenedores, como Madonna, pasan a formar parte del mundo del espectáculo tradicional sin problemas: no suelen encontrar fronteras dado que tienen poco contenido extra-musical. Por su parte, Michael Jackson ha pasado a formar parte de la vida de las personas, no sólo por el volumen de su éxito y la calidad de su música, sino por su personalidad extraña y enternecedora, las miríadas de cotilleos y rumores que constantemente circulan a su alrededor, y la profundidad de algunas de sus canciones.

-Una opinión sobre Jackson y su proyección mundial.

-Una de las voces más bonitas de la música anglosajona, uno de los compositores más inspirados y osados y, sin duda, la personalidad más extraña y fascinante del mundo de espectáculo sintemporaneo.

-Teniendo en cuenta que todos son artistas de los 60, 70 u 80, ¿son posibles los artistas globales en la actualidad en el sentido que lo era Michael Jackson?

-Me vas a dejar que puntualice porque basta mirar cualquier biografía para comprobar que la década más de MJ son los 90. Respecto a tu pregunta, la respuesta es no, imposible. Dada la falta de talento y de entendimiento de las personas con cargos importantes en la industria del disco y del espectáculo y los aberrantes criterios de selección de sus colaboradores, la música popular se desliza hacia abajo a velocidades vertiginosas. Seguramente existen talentos musicales del mismo calibre o mayor que los clásicos establecidos y personalidades igualmente atractivas o más, pero están condenados a morir en la miseria sin que lleguemos a disfrutar de sus obra

JULIO RUIZ (Discogrande RNE 3)

Allá van las respuestas, tal cual me has formulado las preguntas…

-Evidentemente es un artista global porque ha traspasado décadas -les ocurre a todos los artistas de vida longeva o que empezaron muy pronto, como él- y llega a distintos seguidores de distintos estilos de música.

-Se le ha llamado el rey del pop y nadie puede discutir que tiene una trilogía de discos, sus tres primeros álbumes en solitario, que son obras maestras, estuviera Quincy Jones detrás dándole lustre a su obra o no hubiera estado.

-Sí que es un grande Jackson. Le ha perjudicado que el personaje se comiera a la persona (al músico) en esta última década y media de desvaríos y excentricidades. Pero, sí, Beatles, Stones, Presley… y Jackson.

-Lo he dicho antes. Longevo y abarcar varias décadas lo asocio a artista global. Jackson hacía grandes hits junto a sus hermanos comparsas cuando les prohijaba Diana Ross en los tiempos del I want you back o Abc y siguió en activo hasta su muerte.

Muerto Jacko, ¿quién es el rey? (4)

jueves, julio 16th, 2009

VÍCTOR LENORE (Rockdelux, La Dinamo)

dscn15501U2: Soy muy fan de la mitad de Achtung Baby!, además de otra docena de canciones de U2. Pero, siendo sinceros, les veo como rock para gente a la que no le gusta el rock. No han hecho nunca nada controvertido, nada que pueda enfadar al gran público, nada que pueda desafiarle un poco siquiera. Eso les descalifica como grupo de rock and roll y también explica su aceptación masiva. The Edge tiene un estilo inconfundible de tocar la guitarra, Bono ya sabe cantar como si hubiera vivido algo (no como en los cuatro primeros álbumes) y la sección de ritmos siempre sonó muy sólida. Aunque parezca ofensivo, la experiencia me dice que la mayoría del público de U2 es gente que no compra más de diez o quince discos al año. Si supieran sus opciones, muchos serían fans de otros artistas. Ahora mismo U2 me parecen un grupo sin rumbo que ofrece con cada disco menos de lo mismo. Suenan a algo conocido, familiar, fácilmente descifrable, carente de conflictos y de misterio. Supongo que por eso venden tanto.

Bruce Springsteen: Hace unos meses en la web Slate.com leí una frase buenísima: “¿Es posible escuchar a Bruce Springsteen sin imaginar que eres Bruce Springsteen?” Creo que ahí está su poder de seducción: representa a una especie de superhéroe que todos quisiéramos ser en la vida cotidiana. Incluso los perdedores de sus historias tienen un halo de dignidad y chulería muy atractivo (bueno, la mayoría, no creo que nadie quiera verse metido en The River o My Hometown). Mi impresión es que para él empieza la cuesta abajo. En solitario no tiene la misma intensidad que con The E Street Band y estos empiezan a mermarse entre muertes prematuras y problemas de salud. Hace dos o tres giras que Clarence Clemmons saca un butacón para poder sentarse cuando no toca el saxo. Me da que lo mejor lo ha dado ya, pero eso dijeron muchos de Johnny Cash y acabó haciendo discos enormes al borde la muerte. In boss we trust.

Madonna: Dicen los expertos en mercadotecnia pop que te conviertes en estrella cuando consigues seducir simultáneamente al público infantil y la comunidad gay. A la altura de Like a Virgin, su segundo disco, ella ya tenía a los dos en el bolsillo. Tengo una amiga feminista que dice que los vídeos de Madonna han contribuido más a que las chicas se sientan poderosas que todas las cantautoras del mundo juntas. Sabe contagiar la sensación de confianza y de control sobre tu vida. Por desgracia con los años se convirtió en aburrida neohippie (Ray of Light) y diosa de los fashion victims. En esta gira sale en un Rolls y dos canciones después habla del hambre el África. Resumiendo: hoy combina lo peor de Paris Hilton con lo peor de Pedro Guerra.

Rolling Stones: Creo que se convirtieron en artistas globales porque capturaron mejor que nadie un montón de energías sociales reprimidas que salieron a la luz en los sesenta y setenta. Además , todas sus canciones hablan de necesidades humanas básicas. Mira por ejemplo Gimme Shelter, podría ser el himno oficial de la crisis que estamos viviendo. Hoy se han convertido en un grupo de autohomenaje, pero el concierto de la gira 40 Licks (verano de 2003) en el Vicente Calderón es de lo mejor que he visto sobre un escenario en los últimos veinte años. Y eso que acudí sin mucha esperanza de ver algo sustancioso”.

Michael Jackson: Si no hubiera existido habría que inventarlo. Bad es una obra maestra. Creo que si hoy no tenemos otro como él es porque en 2009 los medios de comunicación son mucho más conservadores que en 1982. Ahora mismo tendrían que estar dando máximo protagonismo a artistas tan singulares, alucinantes y mágicos como él. Me vienen a la cabeza M.I.A o Gnarls Barkley, que podrían ocupar perfectamente su lugar, pero no se ha dado al gran público la oportunidad de conocerlos a fondo como sí tuvo él en la época de Thriller y siguientes.

Muerto Jacko, ¿quién es el rey? (2)

martes, julio 14th, 2009

Seguimos desgranando las opiniones de críticos inlcuídas en Muerto Jacko, ¿quién es el rey. Es el turno ahora de:

BORJA PRIETO (director en España de Myspace)

borja_prieto1-¿Por qué piensa que es un artista global? (referido a Springsteen, U2, Madonna y Stones)

-Es más que un artista global. Michael es un icono cultural cosa que no son, por ejemplo U2. Michael es una empresa en si misma, ha influido más allá de la música, ha revolucionado el mundo del videoclip, ha vendido más que nadie y encima ha tenido una vida excéntrica que lo ha convertido en lo que es. El ser un misterio ayuda a que tu figura sea casi una religión.

-¿Qué papel piensa que representan en el cultura popular hoy en día? (referido a Springsteen, U2, Madonna y Stones)

-Con la muerte de Michael se cierra el capítulo de las superestrellas. La democratización de la música vía Internet ha provocado dos cosas: que la gente tenga una oferta ilimitada donde elegir y que uno mismo acaba convirtiéndose en su propio prescriptor. Los medios tradicionales tienen una audiencia más dispersa y la gente atiende más a recomendaciones de amigos y a focos de información nicho. Ya nadie te dice qué escuchar y eso afecta directamente a las superestrellas. Hay menos superestrellas con un superéxito y muchas pequeñas estrellas con un éxito más medido.

-Una opinión sobre Jackson y su proyección mundial.

-Yo soy fan. Michael era un genio y tuvo la suerte de vivir su época de esplendor en los 80, manejó como nadie a los medios de comunicación empleando técnicas supernovedadosas, imágenes chocantes y dando canciones que eran himnos. Eso ha quedado en la memoria de millones de personas, por eso es tan grande. Ahora es poco probable que salga alguien tan talentoso y todavía más improbable alguien que influencie a tanta gente simplemente porque el momento es otro.

-Teniendo en cuenta que todos son artistas de los 60, 70 u 80, ¿son posibles los artistas globales en la actualidad en el sentido que lo era Michael Jackson? ¿Quiénes podrían ser?

-No. Madonna ha sido la única y está sufriendo los coletazos de la democratización. Para ser un artista global no sólo vale tener talento musical sino ideas geniales que rompan. Lo más parecido para mi sería EMINEM y últimamente a la gente le importa cada vez menos.

Muerto Jacko, ¿quién es el rey? (1)

lunes, julio 13th, 2009

Ayer domingo se publicó en La Voz Muerto Jacko, ¿quién es el rey? Se trata de un artículo que pretendía analizar cómo queda el rock y el pop masivo una vez que ha desaparecido su estrella más global. La conclusión fue la esperada: ningún artista que haya empezado su carrera en las dos últimas décadas se puede comparar a nivel de impacto y proyección. Entonces, hay que acudir a iconos del calibre de Madonna, Bruce Springsteen, U2 o los Rolling Stones para poder hablar de un nivel parecido.

Para ello, pedimos a algunas de las mejores plumas de la prensa musical española sus reflexiones al respecto. De estas apenas se usó un 15% en el artículo por limitaciones de espacio. Estas son lo suficientemente interesantes como para que durante esta semana se vayan desgranando en este blog. En ellas, a modo de cuestionario, se mandaba unas preguntas abiertas que cada cual contestó cómo quiso. Empezamos por las opiniones de Luis Troquel:

LUIS TROQUEL (Rockdelux, El Periódico)

luis-torquel -¿Por qué piensa que es un artista global cada uno de ellos? (referido a U2, Madonna, Bruce Springsteen y Rolling Stones)

– Madonna es el vivo ejemplo de que saber valerse del talento ajeno es a veces incluso mejor que tenerlo. Mientras el rock sigue sin tener una reina indiscutible, en el pop reina indudablemente Madonna.

– U2 son los farsantes más longevos de la historia del rock. Llevan décadas convenciendo al mundo de que juegan en la misma liga que los más grandes sin serlo. Lo malo es que no solo mienten en eso y Bono no parara de mentir en todos los campos hasta que le den el Nobel de la Paz.

– En las antípodas de Jacko, Bruce Springsteen domina el arte de ser excepcional sin dejar de parecer una persona normal. Es uno de los grandes, sin duda, pero en España lo tenemos sobrevalorado. En ningún otro país acapara tantos titulares

– Los Stones serían musicalmente inferiores a los Beatles, pero en imagen, concepto y fuerza en directo siempre fueron muchísimo mejores. Si Mick Jagger hubiera muerto joven sería aún más mítico que Elvis y Jacko juntos. Afortunadamente para él, sigue vivo.

-¿Qué papel piensa que representan en el cultura popular hoy en día? (referido a U2, Madonna, Bruce Springsteen y Rolling Stones)

– Hace mucho que Madonna ya no puede presumir de ir por delante del resto. En su último disco va por detrás de Britney y hasta de Mariah Carey. Yo creo que mataría por un hit como los últimos de Rihanna o Kate Perry.

– U2 decían que iban a reinventar el rock con su último disco y luego resulta que es una mala copia de los últimos Led Zeppelin. En lo único que han atrapado a los Stones es en convertirse en el mayor espectáculo del mundo.

– Los revivals han jugado en los últimos años a favor de Bruce Springsteen (y todavía más de U2). Incluso el concepto rock de estadio del que ellos fueron emperadores ha vuelto con inusitada fuerza. En directo cumplen, pero en disco son mejores sus imitadores

– Los Stones hace mucho que son como un desfile de la reina de Inglaterra, pero, igual que ella, no hay ningún otro monarca rockero (al menos en lo que a grupos se refiere) que haya llegado donde ellos.

-Una opinión sobre Jackson y su proyección mundial.Teniendo en cuenta que todos los citados son artistas de los 60, 70 u 80, ¿son posibles los artistas globales en la actualidad en el sentido que lo era Michael Jackson?

– Un artista de las características de Michael Jackson no es posible ni antes ni después. Y ni siquiera en esa misma época si no hubiera existido él. Pero artistas globales seguirá habiendo, por supuesto. Igual no tan grandes, pero todavía más globales

Madonna “Hard Candy” (Warner, 2008)

lunes, mayo 12th, 2008

madonna.jpg

Resulta curiosa la condescendencia con la que se suele tratar a Madonna. Como ocurre, por ejemplo, en España con Alaska, semeja que con la ambición rubia hubiera que andar con pinzas y el aplauso preparado, no vaya a ser que se quede como un reaccionario poniendo en duda su supuesta modernidad. Que no haya sacado un buen disco (álbum completo, se entiende) desde el histórico Like a Virgin de 1984 (o, bueno, bajando un poco el listón, desde Like a Prayer) debe ser una anécdota sin importancia. Y que su mérito vaya más por las canciones sueltas, el oportunismo y un rizar el rizo de la provocación (que si la religión, que si el sado, que si Evita Perón, que si la Guerra Irak… aquí todo vale) que por una solidez como artista, parece que no importe a nadie. O que nadie quiere que le importe. O que, importándole, incluso se haga de ello una virtud.

La mejor empresaria que ha dado el pop de las últimas tres décadas (eso sí que nadie lo puede negar) entrega nuevo disco, Hard candy. Llega con el trabajo hecho respecto a su puesta al día, ya que hace un par de años se puso celosa cuando se dio cuenta que Kylie Minogue le había apeado completamente el trono de pop-star de la década, mientras ella se dedicaba a besarse con Britney Spears y Christina Aguilera para reclamar atención. Miró a su alrededor vio como estaba el panorama y, previo hurto a Abba para adecuarse a la moda del sampleo descarado, salió un Confessions on a Dance Floor: puro revival ochenteno con algo de retraso, que la rehabilitación para el público más cultivado.

Este Hard Candy, vuelve a ser otro estudio de mercado y una nueva adaptación tardía a los tiempos. Como le ocurría David Bowie en los noventa, Madonna quiere ser moderna a toda costa, pero ya hay quien la supera de largo. No tanto por el hecho de hacerlo después, sino por no hacerlo tan bien. Y es que, por mucho que se ponga, no puede competir con los tórridos meneos de Nelly Furtado, la exposición de r&b de Rihanna ni el aroma callejero de Missy Elliott, pero lo intenta tirando de las mismas armas. Para ello se ha arrimado a dos de los actuales cracks de la producción mainstream, Timbaland y Pharrel Williams de The Nepturnes. Pero el resultado, lejos de ser un buen álbum, se queda en tres o cuatro temas para el compartimiento menos exigente del Ipod. Y poco más

El primer single 4 minutes, alimón con un Justin Timberlake metido en el papel de Michael Jackson, recuerda a la última tanda de sencillos de Nelly Furtado. Pero eso sí, con mucha menor efectividad y gancho. Lo mismo ocurre con Heartbeat. Más resultón es Give it 2 me, una eficaz pieza destinada para las discotecas dance de extrarradio equipadas de buen equipo de luces. Son la pequeña cara de una enorme cruz en la que se encuentran desde la horrible Spanish Lessons (un guiño a su público español que se debería haber ahorrado), la irritante Incredible o el innecesario cameo de Beat goes on con Kayne West.

Un disco totalmente hueco. O casi