La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Franc3s’

Chicharrón: «Este es un disco de amor y no queríamos vender amor»

viernes, diciembre 19th, 2014

Atención, porque uno de los mejores discos del año no saldrá en los medios musicales habituales. El homónimo debut de Chicharron nació de espaldas a ello, trenzando un hilo de emoción en la sombra y haciendo del boca a boca (que en realidad es un de corazón en corazón) su agencia promocional. El resultado es magnífico. Uno de esos proyectos que se dejan querer y que encanta quererlos. Tras ellos están Alberto Martínez, Rubén Domínguez y Diego Gende. Los tres confluyeron en este rosario de canciones, hermosas y tiritantes, que rinden tributo al fallecido Alberto Gende, diseñador gráfico de Carballo, hermano del tercero y amigo de los otros dos. Varios de los temas ya las había compuesto Alberto pensado en su exbanda Franc3s. Pero el fin de esta precipitó este desenlace. Mañana sábado los tendremos en Los conciertos de Retroalimentación junto a Ocre, el proyecto personal de Edu Poch (Nouvelle Cuisine, Elvis Negro). Hoy aquí las claves de su política sentimental.

-¿Acepta que se diga que Chicharrón es Franc3s en acústico?

-En parte, sí. Las canciones de Franc3s la mayoría las hacía yo con la guitarra acústica en casa. Luego bajábamos y empezábamos a meterle capas de ruido. Ahora no, ahora quedan cómo nacieron, que se vea el alma de las canciones. Esas canciones que estaban escritas fueron un punto de partida que nos dio para empezar algo. Los temas son míos

-¿Puede explicar esa idea de que estamos ante un disco de amor como salvación?

-Realmente son canciones de amor hacia un amigo. Cuando empezamos a hacer el disco, esas canciones me ayudaron muchísimo. Nunca lo había hecho así. En Franc3s no hablaba de cosas personales, sino de cosas que iba inventando. Esta vez no, es radicalmente personal y sentido. Cuando canto me vienen a la cabeza imágenes. Sé lo que significa cada palabra. Yo no estaba pasando un buen momento tras acabar Franc3s y hacer esas canciones fue algo que me ayudó mucho. A Diego le pasó lo mismo. Y a Rubén, también. Nos juntamos todos y lo hicimos: un disco de amor hacia Alberto. El disco tiene un concepto, con un principio, un desarrollo y un final. Todas las canciones van ordenadas en ese sentido. Es un disco conceptual de amor y de salvación.

-¿Alberto Gende era su hermano espiritual?

-Era mi mejor amigo en Carballo. Él era un diseñador gráfico reconocido. Yo veía sus carteles y una noche lo conocí. Le dije que me gustaría que hiciera el diseño de la maqueta para Franc3s. Él ni siquiera sabía qué era Franc3s [risas], pero desde esa noche nos hicimos inseparables. Iba a su casa, él venía a la mía. Teníamos cosas en común. Era como un hermano para mí, además de un tío con mucho talento. El nombre de Chicharrón es por él. Realmente a mí no es un nombre que me guste mucho, pero es un grupo que teníamos él y yo, en donde yo tocaba la acústica y él la batería. Él puso aquel nombre y, por eso, lo conservamos. Ya había sido el título de una canción de Franc3s.

-¿Le costó descartar la electricidad y centrarse en lo acústico?

-No, se trata de lo que te decía antes, de hacer algo que tenga alma. A William Burroughs una vez le preguntaron en una entrevista por todos los roqueros que iban a su casa, como Sonic Youth, REM o Nirvana. Él dijo algo así como que lo que deberían hacer todos era colgar sus guitarras eléctricas y escuchar algo que tuviera alma. Me vino esa frase a la cabeza y optamos por cambiar. A mí siempre me gustó ese tipo de música, aunque en Franc3s tendiésemos al ruido que era el punto de unión entre los tres. A mí ahora , por ejemplo me mola Sun Kil Moon, Bill Callahan o Damien Jurado.

-En alguna ocasión dijo que le influenció mucho un disco de Damien Jurado. ¿Cuál?

-El último, Brothers and Sisters Of The Eternal Son. Lo compré cuando estaba haciendo el nuestro y fue una revelación. No tenemos nada que ver, pero lo grabamos exactamente igual que él. En alguna entrevista explicó que lo registró en 40 minutos, con guitarra acústica y voz. Luego vendrían dos semanas de posproducción. Nosotros hicimos lo mismo, sin las dos semanas de posproducción, claro, porque no teníamos pasta. Pero grabamos el disco en directo con dos guitarras y voz. A partir de ahí Rubén empezó a meter cosas que le veían a la cabeza escuchando la música.

-La influencia entonces es de método, no de contenido. Lo digo porque Damien Jurado en sus dos últimos discos es un artista que parece haber encontrado la paz tras haberlo pasado muy mal. En su caso es la religión, pero a lo mejor hay alguna analogía. ¿La hay?

-A mí simplemente me encantó su disco. Estaba en un momento muy receptivo para que me emocionasen las cosas. Me pareció un disco flipante. Pero nosotros buscamos la felicidad en el amor. En la religión no, de momento [risas]. Lo nuestro es algo parecido, cuando lo estábamos grabando sentí algo muy espacial. Todo encajaba. Nunca había sentido algo así.

-De todos modos el suyo es un disco de bajonazo, ¿no cree?

-[risas] No sé, eso depende de las personas. Nos están pasando cosas muy guays con el disco. No se lo dimos a nadie de la crítica. No queríamos entrar en ningún mercado. Es un disco de amor y no queríamos vender amor. Solo se lo dimos a la gente que apreciábamos o que nos interesaba su opinión. Cada uno da su interpretación. Siempre me ha interesado muchísimo cómo ven las cosas desde fuera. Hace poco en un fanzine decían algo desquiciante, que en el disco iba de hablar con la muerte y cosas así. No sé, a lo mejor tienes tú más razón que yo. A mí me parece un disco de amor y optimista. Empieza pidiendo un deseo, luego aparece alguien, después se va. Más tarde esa persona te dice que sigas y aparece otra que te ayuda a encontrar. Y al final dice “mañana será otro día”, aunque haya sido precedido por un momento jodido. En el disco todos empezamos mal, pero nos dio paz mientras que se hacía. Ahora los tres estamos en ese momento de que “mañana será otro día”. Yo estoy muy bien.

-Existe cierta tendencia en el indie a regodearse en el sentimiento de la tristeza, la melancolía y la pérdida, sin asumirlo del todo. Luego ves al artista en las entrevistas: «No, en mi disco dejo una puerta abierta a la esperanza». Y la mayoría de las veces no se trasmite eso para nada. Su disco es el caso. Cosas como “Deseo un invierno vacío y eterno” o temas como gente llorando por la muerte de una persona no son precisamente elemento de bienestar. ¿Cómo lo ve?

-Me parece guay tu punto de vista. Lo que pienso yo no tiene porque ser lo correcto. A veces las interpretaciones ajenas te hacen pensar. Me ocurre muy a menudo. Tú escribes una cosa con un significado y, luego, quien lo recibe lo cambia totalmente y te hace dudar. El otro día vi el documental de Nick Cave de 20.000 días en la tierra. Decía que a él le interesaba hablar de las cosas que realmente no tenían explicación y que no terminaban de perfilar su significado. Yo tampoco sé lo que significa todo lo que hago. Solo te puedo decir lo que sentí. Fueron un montón de canciones que vivieron casi todas juntas a mi cabeza, casi ordenadas con el disco montado de inicio a fin. El disco es básicamente una sola canción. Y sí hay un momento en el que dice: “Deseo un invierno vacío y eterno”. Para mí significa lo más cómodo que hay: estar en el sofá, regodeándote en la tristeza y autocompadeciéndote. Eso es muy cómodo. No tener que salir, no tener que ver a nadie, no tener que hacer nada, solo estar triste. Es como Nirvana que decían “Echo de menos la comodidad de estar triste”. Pero el disco no se acaba ahí. Después de esa canción hay una, que es muy importante aunque puede que no sea la mejor, que dice “Escapé de los rayos, pero nunca vi la nube”. La idea es que la nube va a estar siempre ahí, pero el rayo no me pilló y estoy vivo. Pasaron muchas cosas pero mañana va a ser otro día. Y, luego, otro día y otro día. Me gustaría que escuchases los temas nuevos que estamos grabando. En el concierto tocaremos un par de ellas. En ellas se ve eso: nos levantamos, ya es otro día. Estamos haciendo imágenes mentales de lo que nos pasa, todas ellas en gallego.

-¿Se cambian al gallego?

-Las cuatro nuevas que vamos a sacar en un epé serán en gallego. Son muy poéticas y me apetecía probar. Cambiar es lo que le da sentido a la vida. Podemos hacer lo que nos dé la gana, así que lo vamos a hacer.

-El disco lo han hecho de espaldas a la industria totalmente con una autoproducción y sin promoción alguna. ¿Han tirado la toalla o es una cuestión de comodidad?

-No es tirar la toalla, sino todo lo contrario. Es una manera de reinvindicar otra forma de hacer las cosas. Yo ya estuve ahí, en cierto modo: discográficas, contratos, entrevistas,… Y no sé, me parece algo bastante falso. A Rubén también se lo parecía. Intentamos hacer las cosas de otra manera. Hoy todo el mundo habla de política y de lo que hay que hacer, como si lo demás no importara. Yo creo más en lo que decía Godard: no hacer cine político, sino hacer cine políticamente. Estamos, en cierto modo, haciendo eso. Realmente nos va muy guay, es curioso. El otro día fuimos a tocar en el Cachán en Santiago y estaba lleno. El momento actual de la música en Galicia es increíble. Hay grupos y una infraestructura underground de colectivos que hacen cosas pequeñas sin importarle la pasta. Nosotros nos identificamos mucho con eso. Lo que gastamos en ese disco lo vamos a recuperar al final entre el concierto de A Coruña y otro en O Grove. Estamos muy contentos porque no pensábamos que íbamos a recuperar esto.

-Son la historia indie perfecta: la gente no los conoce porque salgan en una revista, sino porque su amigo fiable se lo ha recomendado.

-Sí, para salir en una lista de esas de las revistas tienes que conseguir que todos los críticos hayan escuchado el disco y hay millones de grupos. A mí los discos que más me han gustado este año dudo que salgan en ninguna lista. Ahora en Galicia hay un momento excepcional. A mí esto me recuerda a la época del hardcore en América, de que los grupos hacían las cosas ellos, que existía una infraestructura para tocar y todo era autosuficiente. Eso me parece bonito.

-¿Se sienten partícipes de algo que va a pasar a la historia? Personalmente creo que los últimos seis años de música independiente en Galicia han sido espectaculares, incluso por encima de la Movida de Vigo.

-Sí, me siento parte de algo muy bonito. Cuando fuimos a tocar al Seara en Vigo Detrás del Marco era alucinante. Era una feria de gente haciendo fanzines, cómics, pegatinas, discos… Toda esa gente no está ganando mucho, pero ya no le interesa andar mandando cosas a las discográficas como hace años, que era la única opción que veías. Ahora no, ahora no es una buena opción, por lo menos para nosotros. Nos sentimos igual en el festival de Santiago que organizó Work On Sunday. Fue una pasada tocar allí con tanta gente. Tenías la sensación de estar viviendo algo único. Me sentía mucho mejor ahí que saliendo en una revista.

-A ver si dura…

-Es que es una pasada. Está claro que todo esto viene de atrás, que ha calado y que se ha multiplicado. Es un momento muy guay. No sé si nos salvó el disco o no, pero vital y profesionalmente estamos en un gran momento.

-¿Eso significará que las nuevas canciones serán abiertamente felices o seguiremos con la fórmula de “puerta final abierta al optimismo”?

-[risas] Eso es como lo de antes, está todo abierto a la interpretación. A lo mejor tú las escuchas y te parecen depresivas, pero yo no las veo así. Una de ellas dice en el estribillo “nada se me perdeu no abismo / o único que quero é estar contigo”. Van un poco de salir del rollo ese del rock n’ roll. No se me pierde nada en el abismo y la tristeza, solo quiero estar contigo, feliz.

-Pues es una buena filosofía de vida. Se la compro.

-Vale [risas]

El fin de una deliciosa aventura musical llamada Franc3s

martes, diciembre 10th, 2013

Franc3s en la prueba de sonido de su actuación dentro de Los conciertos de Retroalimentación en febrero del 2012

Cuando allá por 2010 este blog celebraba su segundo año de existencia lo celebramos con un concierto. No hubo dudas: una de las bandas tenía que ser Franc3s. Entonces eran una excitante célula maquetera proveniente de Carballo que muchos comparaban -unos para bien, lo más para mal- con Triángulo de Amor Bizarro. El ruido no les dejaba ver el bosque a los que incidían en su supuesta falta de originalidad. El trío formado por Alberto, María y Patuki, que ya habían sido la portada del suplemento Fugas en el 2009 dentro de un repaso a la nueva hornada de grupos del indie gallegos, estaba diseñando su propio hogar sonoro en aquellas prometedoras maquetas. Destilaban obsesión, primitivismo y un punto tétrico. El humor lo oxigenaba todo.

No gustaban a muchos, pero quienes habían cedido a sus encantos los defendían con devoción. Daba la casualidad que una parte de esos fans se dedicaban a la crítica musical, tenían blogs o montaban conciertos, multiplicando ese amor. Mucho me temo que ese era el verdadero problema, lo que escocía de verdad entre sus detractores. Aquí, en Retroalimentación, mentarlos era sinónimo de polémica asegurada (la última, hace apenas dos semanas). Una fuerza irrefrenable surgía de decenas de anónimos ansiosos de curar la ceguera de sus seguidores arremetiendo contra la banda. Algunos incluso cambiaban el nick para poder rajar doblemente desde el mismo ordenador. A Franc3s les daba igual. A las tres decenas de fans que tenían en cada ciudad, también. Las cosas que se salen de la norma suelen despertar ese tipo de reacciones.

Haciéndose paso en medio de ese ambiente viciado sacaron su primer álbum, Franc3s. Actualizaba muchos de los temas de sus demos, llenos de versos sobre cloacas, fosas comunes y mujeres desangradas. Alberto decía en una entrevista que era como entrar en una habitación en la que daba mucho miedo entrar. Permitiría al trío sacar su cabeza a nivel nacional. Sin embargo, el álbum que realmente les permitió brillar fue Campanas de Fuego Rosa. Editado el año pasado y producido por su amigo Rodrigo Caamaño (Triángulo de Amor Bizarro), perfecciona el discurso con un álbum tan alucinado como alucinante. Enamoraba sobre el plato pero, más aún, en el escenario. Lejos de los titubeos del pasado, el directo del grupo que convirtió en una especie de viaje ruidista hacia otra dimensión. Lo demostraron en su pase por Los conciertos de Retroalimentación el año pasado. Fue la actuación que menos gente reunió de todo el ciclo, apenas 50 personas. Sin embargo, el recuerdo la redondeó como la más sorprendente de todas. Compactos, concentrados y entregados a una misión, convirtieron la sala Le Club en un paraíso para muchos de los que crecieron en los noventa deseando algo parecido en Galicia. De pronto, lo ofrecían décadas después como queriendo decir que había valido la pena esperar.

A mediados de octubre los chicos presentaban su última canción, El sentido de la lucha, dedicada a su amigo, el fallecido artista Alberto Gende. Semanas antes coincidí con ellos en un concierto de Triángulo de Amor Bizarro. Hablaban de nuevos conciertos, de su nuevo integrante, de un tercer disco que nunca verá la luz. Majetes donde los haya (ojalá fuese tan fácil trabajar con todos los músicos como con ellos), Alberto, María y Patuki estuvieron ligados a este blog desde su nacimiento. Junto a Telephones Rouges fueron la única banda que ha repetido dentro del ciclo de conciertos y no era raro verlos en los bolos de los demás como público. Siempre transmitían ese punto incorruptible de apasionados de la música que siempre han estado abajo hasta que, de pronto, un día se atrevieron a subir al escenario. Ese día se empezó a escribir una maravillosa página de la música en Galicia y España que se terminó ayer, sorprendentemente, con el anuncio en Facebook de su disolución.

No quisieron dar ninguna explicación. Tampoco se la vamos a pedir. Solo volver a pulsar el play de su música deseando que, en breve, sus integrantes refloten con nuevos proyectos musicales. Que así sea.

Esos grupos gallegos que “no saben tocar”

martes, noviembre 26th, 2013

Hace unos días me dijeron que Franc3s, de los cuales soy un encendido fan y alucino con su actual directo, no saben tocar. Era obvio que la cosa iba más por desprestigiar que por ensalzar el encanto de su ruidismo rudo y primitivo. De paso, le cayeron unos piropos similares a Telephones Rouges, también favoritos personales. Unas semanas antes me vinieron con lo mismo de Srasrsra, otros que me vuelven loco en disco pero, sobre todo, encima de un escenario. Ante mi defensa de sus virtudes, me espetaron: «Esto es como si tú ves que le dan tu trabajo a una persona que no sabe escribir».

A mediados de la década pasada esa máxima siempre se la aplicaban a Triángulo de Amor Bizarro cuando uno los sacaba a colación exaltando sus virtudes. Ya se sabe: Rodrigo, Isa y sus compinches solo hacían ruido y no tenían ni un ápice de habilidad con sus instrumentos. Se decía con especial saña, sobre todo cuando la bola de fama empezaba a rodar y la banda rompía el cascarón de la escena local. Y, si nos remontamos a los noventa, aún recuerdo cómo muchos afeaban por idéntico motivo a Los Eskizos, el grupo coruñés que adoraba en mi adolescencia. Eso sí, se exceptuaba en este caso a Luis Garrido, su batería, indultado por los músicos chanes que ponían en duda la solvencia de la banda.

Imagino que todos estos no tolerarían ni en broma a los Siniestro Total de 1982. Tampoco a Aerolíneas Federales o a Viuda Gómez e Hijos. Así, recordando y trenzando, me doy cuenta de que algunos de los mejores grupos de la historia del rock gallego pues, eso, “no sabían tocar”. También parte de los que hoy me tocan la fibra.

Pues, no sé, a mí esto siempre me recordó a ese momento adolescente que manifestabas que una chica era guapa y te advertían rápidamente que su pelo estaba teñido y que llevaba kilos de maquillaje. La respuesta siempre era: ¿Y a mí qué me cuentas? Saber elegir bien el tinte y el maquillaje tenía su mérito. Canalizar así de bien esa supuesta falta destreza instrumental, también. Igual que en los noventa no encontraba por aquí rival posible sobre las tablas a Los Eskizos, ahora no doy con una sola banda capaz de hacer sombra a Triángulo de Amor Bizarro y pienso que Srssrsra es lo más grande salido en A Coruña desde ellos. Además, los Telephones Rouges me ofrecen unos huracanes de guitarras capaces de levantar el peor de mis días. Y he sentido verdaderos escalofríos con el ruidosísimo directo de Franc3s en Los conciertos de Retroalimentación.

Todo ello sin que, al parecer, ninguno de ellos sepa tocar.

Franc3s nos dejaron alucinados

sábado, febrero 23rd, 2013


Tremenda. La actuación de Franc3s anoche dentro de Los conciertos de Retroalimentación superó todas las expectativas. Decidiamente superiores a aquella prometedora banda que actuó en el segundo aniversario de este blog, los autores de Campanas de fuego rosa trenzaron un bolo para el recuerdo. Cincuenta minutos de ruido continuo, intensidad máxima y tensión. Casi sin paradas, fue una deliciosa descarga de acoples, paisajes sonoros rayados y esas canciones que sacan cabeza con gesto alucinado. De verdad, una maravillla. No se los pierdan, si los pueden ver en directo, porque el salto es muy importante.

Antes, abrieron fuego Jijiji, el proyecto paralelo de Rubena Dominguez de Telephones Rouges. Un interesante dúo de sintetizadores dando sus primeros balbuceos y obligando a apuntar su nombre en esa lista, cada vez más grande, de grupos gallegos molones.

Sí, estamos en una edad de oro de la música hecha aquí. Aprovechémosla. Gracias a los asistentes. Próxima parada: Cooper, 13 de abril en Le Club. Será el quinto aniversario de este blog.

Foto: Cris Andina

Turno para Franc3s y Jijiji en Los conciertos de Retroalimentación

viernes, febrero 22nd, 2013

Hoy es el día en el que Franc3s vuelven al escenario de Retroalimentación (22 horas, Le Club, A Coruña 5 euros). Sí, en el 2009 fueron los protagonistas del primer concierto organizado por este blog. Entonces, se trataba de soplar las velas del segundo aniversario de la bitácora cuando ni siquiera tenían disco editado. Montaron un ruido de mil demonios y encantaron. Ahora llegan con su segundo trabajo, Campanas de fuego rosa, bajo el brazo y el refrendo de una parte de la crítica que los considera una de las formaciones más excitantes del último pop nacional.

Auspiciados por Limbo Starr tras su fugaz paso por Los Enanos Gigantes, sello con el que grabaron su album homónimo de debut, el trío de Carballo conjuga las notas que han hecho de su sonido algo característico –la hipnosis, el primitivismo, el ruido y ese punto de alucine con visos de mal rollo que ya es marca de la casa– junto a nuevos caminos. Por ejemplo, el toque a lo Yo La Tengo de Cables o el punto rollizo de Orden en la sala de profesoras.

Todo ello lo interpretarán fieles a su estilo: alto y lo más ruidoso posible. Por ello no estaría de más traerse unos tapones. Antes, abrirán fuego Jijiji, el proyecto en solitario de Rubena Domínguez de los Telephones Rouges, que acaban de pasar recientemente por el mismo escenario. Una dupla apetitosa que este blog te sirve para que disfrutes y comprobar si, como ellas y él, tú también estás a favor de los círculos.

Los conciertos de Retroalimentación continúan en el 2013

miércoles, enero 2nd, 2013

El método del ensayo-error, por ahora, va dando saldo positivo. Los tres primeros recitales del ciclo Los conciertos de Retroalimentación (Unicornibot, Lendrone + Telephones Rouges y Nadadora) han salido lo suficientemente bien como para que este blog y Argonauta Producciones se animen a continuar con la aventura en el 2013. Las claves continúan siendo las mismas: darle un altavoz a los grupos más interesantes del panorama independiente gallego con recitales que sean rentables para las bandas y la sala, sin apelar a nada más que lo que los grupos sean capaces de generar. Es decir, la cantidad de público dispuesto a pagar una entrada por verlos. Por ahora la intuición ha llegado a buen puerto. Esperamos que el nuevo listado os guste tanto o más que el año pasado. Como siempre las actuaciones serán en A Coruña y la Sala Le Club. Estos son los grupos que conforman la remesa para esta primera mitad del año.

ULRICA (sábado 12 de enero, 5 euros). Tenían una deuda pendiente. En principio, iban a ser la banda encargada de inaugurar el ciclo en septiembre hasta que una lesión de su vocalista Pedro Granell obligó a suspenderlo. Desde entonces solo han actuado una vez a medio gas (sin que Pedro pudiera tocar la guitarra), por lo que esta será la oportunidad de ver a los coruñeses al 100%. La historia a estas alturas ya es conocida: un ex Eskizos se une a dos ex Diluyana, Iago Alvite y Samuel Pérez, y juntos crean una amalgama sonora que va desde el pop acústico y aterciopelado a los desarrollos progresivos. A lo largo de este año sacarán su primer álbum.

FRANC3S + JIJIJI! (viernes 22 de febrero, 5 euros). Viejos amigos de Retroalimentación, Franc3s regresan a Le Club con su nuevo trabajo Campanas de fuego rosa. Editado por Limbo Starr supone un paso adelante en el que se conjugan muchas de las claves de la banda (la hipnosis, el primitivismo, el ruido y ese punto alucinógeno que ya es marca de la casa) con algunos nuevos caminos. Por ejemplo, el toque a lo Yo La Tengo de Cables o el punto rollizo de Orden en la sala de profesoras. Les acompañará Jijiji como teloneros, el proyecto paralelo de Rubena Domínguez de Telephones Rouges, que llega con nuevas canciones y muchas ganas de impactar.

COOPER (sábado 13 de abril, 10 euros anticipada y 12 en taquilla). Saliéndose de la línea del ciclo por lo excepcional, Cooper serán los encargados de soplar las velas del quinto aniversario de este blog que arrancó su andadura en abril del 2008. ¿Qué decir de Alex Díez a esas alturas? Pues que es uno de los grandes compositores del pop de este país, que continúa estado totalmente infravalorado y que, además de un glorioso pasado con Los Flechazos, posee un no menos glorioso presente que impulsar con Cooper. Su último disco Mi Universo aún suena fresco, intenso y adictivo, y lleva mucho tiempo sin tocar en A Coruña. El suficiente como para que ni un solo fan se plantee quedarse en casa ese día.

TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO (sábado 4 de mayo). Un privilegio y un orgullo. La misma banda que en el 2006 participó en el festival Retroalimentación 06 haciendo de telonera de Sr. Chinarro llega ahora a este ciclo convertida en la mejor bandera del noise-rock del país. Aquí presentarán el disco que se está grabando en estos momentos a la órdenes de Sonic Boom (Spacemen 3), cuyo adelanto ya se ha encargado de ponernos a todos con la ansiedad por las nubes. Seguro que en escena todo estalla totalmente, dejando un concierto tan intenso y demoledor como el último que dieron en la misma sala.

Los 10 mejores discos nacionales del 2012

jueves, diciembre 27th, 2012

Por mucho que les pese, Los Punsetes son lo más parecido hoy en día a lo que fueron Los Planetas en los noventa. No por los parecidos musicales, sino por ese punto de banda indie generacional en la que un puñado de fans vuelcan muchas de sus emociones. Con su tercer álbum marcan un hito en su carrera, mostrando sólidamente sus múltiples caras en una grabación para el recuerdo. Cuando dentro de 20 o 30 años se apele a la música de este momento, Una montaña es una montaña tendrá que citarse obligatoriamente. Por todo ello, los madrileños ocupan el primer puesto de una lista con un agradable acento gallego. Sí, los sensacionales trabajos de Fantasmage, Xoel López, Franc3s, Srasrsra, Unicornibot y Telephones Rouges confirman lo que algunos venimos diciendo desde hace un lustro: que Galicia es uno de los más excitantes centros de producción musical a nivel nacional. Quizá el más importante. Otra cosa es que allá no lo puedan (o no lo quieran) ver.

1. LOS PUNSETES “Una montaña es una montaña” (Everlasting Records). Habría que ir hasta el De viaje de Los Planetas para encontrar una apertura tan efervescente en una disco de pop español como la que supone Alférez Provisional. En menos de 20 segundos el oyente, que se pregunta qué demonios le han hecho a la protagonista de la canción, está al servicio de la cima provisional de los madrileños. Con El Guincho a los mandos, el grupo saca punta a su desencanto urbano y treintañero para trenzar, uno tras otro, momentos tremendos. Con la misma soltura melódica de siempre, pero con una capacidad de impacto mucho mayor, los grandes temas y las mejores letras se suceden. Tráfico de órganos de Iglesia, Un corte limpio, Mis amigos y Los tecnócratas ya tienen sitio entre lo mejor de la música nacional de esta época. Versos como “He estado en situaciones inauditas / he visto mezclar cerveza con Licor 43”, hueco junto a “Perdón por la gente moderna /porque corro el peligro de verla y perder la razón”. Escucha el disco completo aquí.

2. FANTASMAGE “Fantasmage” (Discos Humeantes). En el 2009 un oscuro grupo vigués llamado Indómitos cosechó con su único elepé los elogios de unos pocos (2º disco del año para este blog) y la ignorancia de la gran mayoría. Ellos mismos tuvieron buena parte de la culpa: apenas hicieron nada por defenderlo en vivo. Disueltos, uno de sus integrantes, Daniel Nicolás, formó Fantasmage junto a Andrés Magán. Pasando de trío a dúo, entremezclaron punk-rock, garage de combate y letras con ecos de la serie b. Ello se plasmó en un fantástico debut que emite placenteras descargas guitarreras que, en directo, se convierten en verdadera locura. Por una vez el menos es más se revela como una verdad y no como la justificación de una limitación. Muchos lo pudieron comprobar en la fiesta del cuarto aniversario de este blog en una actuación memorable. La revista Rockdelux permite escuchar el disco en streaming aquí.

3. CUCHILLO “Encanto” (Limbo Starr). Aunque en el minielepé Duat(2010) los catalanes ya habían demostrado con éxito su tránsito al castellano, la primera aventura en formato grande de Cuchillo con su nuevo idioma se salda con nota. El trío ha sido vendido como una versión patria de Fleet Foxes, pero lo cierto es que suena como si Los Brincos se hubieran dado un baño de psicodelia-folk. Bonito hasta decir basta, Encanto es una de las joyas ocultas de este 2012. Un álbum que no pretende llamar la atención de nadie, pero que derrite el corazón de todo aquel que se acerque a él. Como el último sol de la tarde pegando en la cara en junio, Encanto resulta facilísimo de disfrutar pero complicadísimo de explicar ese mismo disfrute a quien no se haya acercado nunca a ellos. Escucha parte del disco aquí.

4. XOEL LÓPEZ “Atlántico” (Esmerarte). Primero fue el adelanto de Hombre de ninguna parte, una balsámica pieza que emitía contagiosas vibraciones positivas. Luego llegó Tierra. La ceja ya se arqueó totalmente. Si ahí no se encuentra la mejor canción escrita en castellano del año no le debe andar lejos (escúchala aquí). Y, más tarde, el álbum completo con varias maravillas. Por el viejo barrio, La boca del volcán o Desafinando amor son tres de ellas. Conclusión: el Xoel López que dejó atrás Deluxe poniendo un pie en América (y absorbiendo sus mil y una músicas) ha protagonizado la gran sorpresa del pop nacional de este 2012. Salvo alguna disfunción (Buenos Aires o Postal de Nueva York no llegan a cuajar del todo), Atlántico fluye precioso y preciso hasta llegar a El asaltante de estaciones. Un mano a mano entre The Who y Caetano Veloso, al que acuden también Os Mutantes y Carlos Santana, que dejan un final tremendo.

5. FRANC3S “Campanas de fuego rosa” (Limbo Starr). Para rizar el rizo de las comparaciones, el trío de Carballo se ha puesto a los mandos de Rodrigo Caamaño (Triángulo de Amor Bizarro) en un segundo disco que exprime al máximo su libro de estilo. La hipnosis, el ruido abrupto y las letras alucinadas se dan cita desde el primer momento, con el fabuloso single Apartamiento alquilado. Pero, además, en esta ocasión se vislumbran nuevos caminos, como los de esa placidez tan Yo La Tengo de Cables o el punto hasta bailable de Orden en la sala de profesoras. Para concluir, el grupo ha compuesto su Sister Ray particular. Trece minutos a piñón fijo bajo el título de Ritmo intestinal que prometen ser un cierre perfecto para sus directos. Entre ellos, el que darán en febrero dentro de Los conciertos de Retroalimentación. Escucha este disco aquí.

6. ARIES “La magia bruta” (B-Core). Otra delicia que ha pasado desapercibida. Ideal para poner justo a continuación del Encanto de Cuchillo, el proyecto de la ex Charades Isabel Fernández Reviriego apela a las soleadas piscodelias de Beach Boys, The Zombies u Os Mutantes. A partir de ahí logra un espléndido trabajo de pop con grandes melodías, imaginativos arreglos y unas deliciosos coros vaporosos que surgen de cuando en cuando. Todo ello servido en una portada preciosa que, en su versión en vinilo (con el disco transparente), resulta aún más bonita. Llamado a la intrascendencia en el país como España, La magia Bruta pide sin embargo oyentes cómplices. Y si todavía no lo conoces, tú puedes ser uno de ellos. Escucha el disco completo aquí.

7. HAVALINA “H” (Origami). Una trayectoria sin mucho estruendo y apoyada básicamente en el boca a boca como la de Havalina puede dejar al curioso boquiabierto en un contacto ocasional. Los conciertos de presentación de H, su trabajo del 2012, están siendo totalmente reveladores en ese sentido. El trío liderado por el excepcional guitarrista Manuel Cabezalí tiende un puente entre la oscuridad de The Cure y la garra stoner de Queens Of Stone Age y logra todo un rosario de puños cerrados, exhibiciones de air guitar de la audiencia y sudor, mucho sudor. Todo demuestra que existe un público que funciona al margen de los dictados de la prensa. El mismo que considera que en este álbum, que pide meterse dentro de sus meandros, descansan algunas de las mejores canciones del año.

8. SRRSRA “Puchao” (Discos Humeantes). Publicado in extremis, con el esperadísimo disco de debut del dúo coruñés llega el baño de frescor de la temporada. La historia ya es conocida: Zipo y Victor emiten pequeñas erupciones de punk-pop definidas como un cruce entre Lightning Bolt y Eskorbuto. Ninguna llega a los dos minutos y sus bolos apenas pasan los veinte. Pero entre fogonazos guitarreros y letras aparentemente banales pero efectivas logran que la locura se instale en la audiencia. Canciones como Comebolsas, Chica joven, Putos señora o Mojo desprenden algo que en Galicia no se recordaba desde los primeros días de Siniestro Total. Ahora toca el asalto a la Península. Escucha el disco completo aquí.

9. UNICORNIBOT “Dalle” (Matapadre). La banda de Pontevedra posee uno de los mejores directos que se pueden presenciar actualmente en España. Se pudo comprobar en su pase por Los conciertos de Retroalimentación que sirivió de presentación en A Coruña de este segundo disco que transita caminos similares a su primer paso. Totalmente instrumental se hace camino entre el post-hardcore y math rock, recoge ecos de Fugazi, Battles!, Shellac o Don Caballero y deja diez temas con títulos cachondos (Dalle que non mira, Julio Iglesias portero, Todos contra el fuego anal…) y energía a raudales. Pero, eso sí, todo ello no deja ser un complemento a lo que hacen en las tablas. Escucha el disco completo aquí.

10. TELEPHONES ROUGES “Disenso” (Matapadre / Mamma Vynila). El cuarteto de O Grove siempre tuvo un tono oscurete y ciertas reminiscencias del lado más sombrío de los ochenta en España. Todo ello se ha acentuado en un primer elepé cuyo acabado mate repelerá al curioso que, de entrada, no conecte con ello. Semeja que hubieran decido no gustarles a nadie más que a quienes tienen que gustar. Y punto. “É moi estranho ultimamente estou ailhado / máis non agardo que ninguén me faga caso” (“Es muy extraño últimamente estoy aislado / pero no espero que nadie me haga caso”) dicen en Eine Kugel, la abrupta pieza que cierra el disco como si de una declaración de principios se tratase. Llévenle la contraria y préstenle atención. El disco se lo merece. Escúchalo entero aquí.

Lo nuevo (y muy bueno) de Franc3s y Fantasmage

martes, octubre 23rd, 2012

Las listas de lo mejor del 2012 van a tener que tener toque gallego. Necesariamente. En los últimos días han surgido dos nuevas pruebas de ello. En primer lugar, Apartamento alquilado. Se trata del adelanto del nuevo disco de los carballeses Franc3s, Campanas de fuego rosa. Producido por Rodrigo Caamaño (Triángulo de Amor Bizarro) verá la luz el 19 de noviembre editado por el sello Limbo Starr. La canción reincide en sus notas de siempre: ritmos atropellados, letras obsesivas, ruido de fondo y teclados enrareciendo totalmente el ambiente. Además, lleva un emotivo homenaje consigo. Rubén Domínguez, su director, ha basado toda la imagen en las ideas del diseñador y pintor Alberto Gende, un amigo muy especial del grupo recientemente fallecido.Imagen de previsualización de YouTube
Por su parte, los vigueses Fantasmage ya hace meses que sacaron su tremendo disco homónimo (se puede escuchar on line íntegro aquí), una impactante muestra de punk-rock garagero de los que levantan a un muerto. El golpe se prolonga ahora con el videoclip de Hay Bulla. Creado por Wences Lamas, recoge material de Solos, un cortometraje de 1998 dirigido por Diego Sánchez, con la ayuda de Jaime Sánchez, Alejandro Gil y el propio Wenceslao Lamas. Con su estética serie b, sus imágenes deliberadamente emborronadas y su ritmo visual se muestra como la extensión perfecta de un temazo de guitarras cortantes e interpretación trepidante.

Por cierto, ambos grupos actuaron en el pasado en los conciertos organizados por este blog. Es un placer ver lo bien que están creciendo los chicos.

Los 10 mejores discos nacionales del 2011

viernes, diciembre 30th, 2011

Cuando todo apuntaba a que el 2011 iba a finalizar sin trabajos excepcionales en el terreno nacional aparecieron Lisabö. Y nos dejaron sin habla. Los vascos llevan desde los primeros años de la década pasada ofreciendo algunos de los momentos más intensos del rock de por aquí. Pero no por ello Animalia Lotsatuen Putzua deja de impactar. Aislados de todo, demuestran que el talento y la autosuficiencia sirven para llevar una propuesta a donde sea. Desde Irún, en su caso, al mundo. Que se preparen para quedarse boquiabiertos en todos los rincones de este. Por cierto, los discos de Za!, Cooper, Nudozurdo, Christina Rosenvinge, Nacho Umbert, Josele Santiago, El Columpio Asesino, Sr. Chinarro o Fasenouva no entraron en la lista por los pelos.

1. LISABÖ “Animalia Lotsatuen Putzua” (Bidehuts). Cantar (gritar) como si fuese la última vez. Tocar (machacar) las guitarras como si estas se tratasen de una extensión de la rabia mimsma. Golpear (destrozar) la batería con ritmos que parecen un ataque bélico. Crear (prender) bolas incandescentes de sonido. Eso es algo de lo que acoge el cuarto álbum de Lisabö, una demostración de poderío sin parangón en el panorama nacional. Volcándose a su lado más crudo, expresivo e intenso han trenzado una obra de rock total que deja sin palabras. Muy probablemente, se podrá ver en Galicia cómo se portan en el escenario la próxima primavera.

2. FERNANDO ALFARO “La vida es extraña y rara” (Marxophone). Desde aquel Los diarios del petróleo de Chucho no estaba tan inspirado el músico que en los ochenta creó los Surfin’ Bichos. Su nuevo trabajo reúne muchas de sus claves de siempre -el surrealismo, la muerte, el amor-, busca un eficaz aliado en la producción en dos planos de Raül Fernández y termina por ofrecer canciones tan atinadas como Camisa hawaiana de fuerza, El último crooner santo o El caminante kamikaze. Estas, piezas de autor que revelan su origen en cuestión de segundos, han llegado a sus fans como agua de mayo.

3. LÜGER “Concrete Light” (Marxophone). Igual que en su primer álbum, los madrileños Lüger ofrecen un batiburrillo de kraut-rock y psicodelia realmente nutritivo. Sus bucles sonoros enredan y embaucan al oyente en viaje sonoro de altos vuelos. Sin lograr reflejar en los surcos la (apabullante) intensidad de esos directos que ganan adeptos día a día, ofrecen la visión más sintética y controlada de su sonido. Lo que en su día fueron Manta Ray o Schwarz se encuentra hoy en ellos.El disco se puede escuchar y descargar gratuitamente aquí.

4. MANOS DE TOPO “Escapar al anticiclón” (Strange Ones). Continúan siendo un grupo de amor u odio. Este tercer trabajo no servirá para cambiar las opiniones de aquellos que no soportan el tono grandilocuente de Miguel Blanca, un títere llorón en manos de unas mujeres que no puede dejar de adorar. Pero sí que encantará a los que fueron fans de su primer álbum y los habían apartado poco a poco, porque estos Manos de Topo presentan un nuevo brillo estético (más consistente, menos lo-fi), versos tan geniales como “solo destacas por tus zapatos / no por tu forma de andar” y temas como para seguir queriéndolos como el primer día.

5. FRANC3S “Franc3s” (Los Enanos Gigantes). Motivo de orgullo para este blog, ya que ellos fueron protagonistas de la fiesta de aniversario del 2010. El trío de Carballo (A Coruña) ha volcado en un elepé su propuesta esquelética y ruidosa con la que le quieren mostrar al oyente ese otro mundo en la que apelan sus canciones. Mucho más radicales en sus planteamientos que sus hermanos espirituales de Triángulo de Amor Bizarro, con los que se les ha comparado mil y una vez, Franc3s desechan las melodías y los estribillos y ofrecen un chorreo de imágenes apabullantes, ritmos minimalistas y ambientes enrarecidos. Ya preparan su segundo trabajo. Por cierto, sus compañeros de aquel concierto, Telephone Rouges, acaban de sacar también un excelente epé. A ver si Mano de Obra y Srasrsra (que tocaron en la fiesta del 2011) dan el salto en breve.

6. MANEL “10 Miles per veure una bona armadura” (Universal). Tanto análisis sociológico sobre el hecho de que un grupo que canta en catalán venda discos como churros y tanto afán de trazar paralelismos en las otras comunidades con lengua propia al margen del castellano, conlleva un grave riesgo para Manel: minimizar los logros de su disco maximizando la coyuntura. Y es que estos, al margen del idioma en el que se expresen, son el trenzar un personalísimo folk-pop con cuño personal, arreglarlo con un gusto exquisito y ponerlo al servicio de una colección de canciones realmente notable. Sus últimos conciertos en Galicia sirvieron para demostrarlo una vez más.

7. VV. AA. “Galician Bizarre” (Autoedición). El excelente estado de salud del rock actual que se hace en Galicia se puede testar en este revelador recopilatorio que recoge muchos de los ecos del underground de la tierra. Desde el vómito guitarrero de Telephone Rouges a la hipnosis punk de los ya disueltos Indómitos, pasando por el ruido envolvente de The el disco (disponible en vinilo en en descarga digital gratuita aquí) ofrece muchos y variados motivos para sentir que vivimos una época de esplendor.

8. RUSSIAN RED “Fuerteventura” (Sony). Lourdes Hernández ha entregado un buen disco de pop en su segundo paso. De hechuras clásicas, ocasional tono retro y sin más intención que el de acoger buenas canciones, cumple de sobra con su papel. Suena tremendamente bien (el hombre de confianza de Belle & Sebastian, Tony Doogan, estuvo a los mandos), acoge piezas deliciosas (The Sun The Trees, Tarantino, I Hate But I Love You…) y no contiene ningún patizado. ¿Debería entonces pedir perdón la autora por haber triunfado para que el ala indie la acepte de nuevo en su corral? ¿Son objetivamente superiores los discos patrios de pop que se loan día sí y día también en la prensa a este?

9. NACHO VEGAS “La zona sucia” (Marxophone). No es el mejor disco de Nacho Vegas, pero contiene bastante razones como para no dejarlo a un lado. La principal se llama La gran broma final, una de las diez mejores canciones de la historia del asturiano. Pero también la deliciosa Lo que comen las brujas, elevada a la categoría de himno con voces infantiles, la cabaretera Cosas que no hay que contar o esa oda al al ahogar las penas en alcohol de Taberneros son otras nada despreciables.

10. DISCO LAS PALMERAS! “Nihil Obstat”(Matapadre). Agradabilísima sorpresa la proporcionada por este trío de Lugo abonado al ruido, las voces somnolientas y las baterías explosivas. Prescindiendo del bajo, Disco Las Palmeras! se presentan como outsiders sociales que buscan reafirmarse en un clima hostil, unas veces enfrentándose de cara y otras veces escapándose lo más lejos posible. Gran primer paso.

Franc3s se preguntan cómo desaparecer en un fantástico video-clip

miércoles, mayo 11th, 2011

Si hace poco celebrábamos aquí la salida del primer álbum de Franc3s, ahora toca poner una sonrisa de oreja a oreja con su nuevo videoclip. No hace sino prolongar las buenas sensaciones que transmitieron en su concierto del Festival Do Norte. Se trata de ¿Cómo haremos para desaparecer?, una brevísima pieza que recoge todas y casa una de las claves del grupo de Carballo -teclados juguetones, baterías primitivas, baño de ruido y la débil voz de Alberto guiando el cotarro- y las sirve con la personal mirada colorista de Rubén Domínguez (integrante de los fantásticos Telephone Rouges y dieñador de la portada del Año Santo de Triángulo de Amor Bizarro). Ahora solo falta que integren la coreografía en sus directos. Algún intento hubo el pasado fin de semana en Vilagarcía de Arousa.
Imagen de previsualización de YouTube